Crónica negra de la campaña electoral

Hay que ser español antes que persona

Por JUAN CARLOS ESCUDIER

Madrid 15/05/2014

Ser de extrema derecha no es tan fácil como parece. De entrada hay que elegir en qué grupúsculo militar y la cosa no es sencilla. En Cataluña se puede ser de la Plataforma de Anglada y no complicarse, pero es cruzar el Ebro y el lío está asegurado. Está Democracia Nacional, España 2000, el Movimiento Social Republicano y el Movimiento Católico Español, por poner unos cuantos ejemplos. Se puede empezar en la Asociación Cultural Rey Sisebuto por pura fonética y acabar en Alianza Nacional fusión mediante. O en Falange Española de las Jons y terminar en Falange Auténtica o en La Falange, centrifugado en sucesivas escisiones por ver quién es más ultraderechista.

A estas elecciones se presenta la España en Marcha, que es el no va más del patriotismo, y que agrupa a La Falange, la Alianza Nacional y el Movimiento Católico Español, apoyados todos ellos por el autodenominado Nudo Patriótico Español, el sindicato TNS (Trabajadores Nacional Sindicalistas) y hasta por un diario digital llamado lógicamente Patriotas.es. Uno de sus mayores activos es llevar en sus listas a varios de los valientes que la liaron parda en Blanquerna, la delegación de la Generalitat en Madrid, para boicotear la celebración de la Diada al grito de “No nos engañan, Cataluña es España”. Es una acción de la que se sienten especialmente orgullosos.

La ultraderecha patria hace esfuerzos por unirse y ganar músculo pese a la feroz competencia del PP

Animada por las buenas expectativas de sus colegas europeos, la ultraderecha patria hace esfuerzos por unirse y ganar músculo pese a la feroz competencia del PP, que cuando se pone a jugar de extremo no hay quien le gane. No cree en el sufragio universal, que es un invento nefasto de la Revolución francesa, y si va a las elecciones es para establecer “cabezas de puente en territorio enemigo”. Es antisistema. Dice estar contra el capitalismo salvaje y contra el marxismo. Y trata incluso de modernizarse, aunque sea evitando mencionar a toda costa el nombre de Franco, cuyo recuerdo se limita a algún bigote de la época que se empeña en seguir posado en el labio de un par de nostálgicos.

Este miércoles presentaban en el centro cultural Buenavista de Madrid a su cabeza de lista, Jesús Muñoz, que es el jefe de prensa del sindicato TNS y que, según parece, da de muerte en sus intervenciones radiofónicas en la Inter, la emisora de Intereconomía. No se le vio. Muñoz se recuperaba de una operación quirúrgica y, para que no se dijera que no estaba presente junto a sus camaradas, protagonizó una inusual alocución telefónica, que era como oírle por la radio pero con más ambiente, por eso de las banderas con el águila que colgaban de las paredes.

Peña: “No podemos permitir que nos pase lo que a Estados Unidos, donde los blancos son minoría” 

Muñoz, al que la propaganda de los suyos define como “un español comprometido con los problemas sociales que estamos sufriendo por la pérdida de soberanía”, hizo una declaración del europeísmo que le anima, que es el modelo de Carlos I de España y V de Alemania. “No nos sentimos europeos de esa Europa que nos dice que liberemos terroristas y violadores y perdemos el culo para hacerlo, ni de ese travesti de Eurovisión”, dijo mientras denunciaba que la representante española cantara en inglés, siendo el español “la lengua más bella” que parió Babel. Le faltó quizás introducir ahí uno de los grandes lemas de su sindicato: “Hay que ser español antes que persona”.

El enfermo no dejó títere con cabeza. Arremetió contra los traidores y los corruptos de la “autocrisis”, contra el rescate a la banca y la invasión bárbara de la inmigración, y denunció el paro, el aborto y “la golfería de los sindicatos chaperos”. La dramática situación actual, según explicó, ha conducido al “valiente pueblo español” a transformarse en una “masa informe sin agallas”. Tras su llamamiento a la unidad de los patriotas, se escuchó el primer “arriba España” de la tarde, rápidamente secundado por un público ansioso de levantar la mano.

Como se ha dicho, ser de extrema derecha en España no es sencillo. Requiere ciertas nociones de historia entresacadas de la Enciclopedia Álvarez para no perder comba en los actos públicos. Hay que conocer bien a Don Pelayo y a los Reyes Católicos y estar preparado por si los reyes godos aparecen en escena. Felipe II y el imperio en el que no se ponía el sol es materia obligatoria y, en ocasiones, hasta Alfonso X entra en el examen. Sin embargo, lo más difícil es ser patriota.

José Luis Corral: “La lucha por la patria no es un juego y si Dios nos ha creado en este momento es porque cree en nosotros”  

“Hay que vivirlo, lanzarse al agua”, insistió José Luis Corral, el presidente del Movimiento Católico Español. “La lucha por la patria no es un juego y si Dios nos ha creado en este momento es porque cree en nosotros”, añadió. Su comparación fue gloriosa. Tal y como reseñó la Guerra de la Independencia fue una sucesión de derrotas hasta la victoria final, en la que fue determinante la indomable acción de las guerrillas. Ese el ejemplo a seguir: “Venceremos cuando Dios quiera”. Como no podía ser de otra forma se gritó “arriba España” y un sentido “viva Cristo Rey”.

Lo más grande estaba por llegar. Comparecía en la tribuna Pedro Pablo Peña, jefe de Alianza Nacional, para detallar los principales hitos que les animan, especialmente el de combatir la amenaza de las inmigraciones masivas. “Hay que reclamar el derecho de sangre” toda vez que lo que está en juego es la propia identidad. “No podemos permitir que nos pase lo que a Estados Unidos, donde los blancos son minoría”, añadió. En su opinión, lo que ha de marcar el camino de Europa es el cristianismo, ya que fue la cultura grecorromana y cristiana quien puso sus cimientos. “No admitimos otra”.

“En nuestras filas no caben liberales y demócratas”, añadió un crecido Peña, que rozó la apoteosis con su proclama final: “Queremos abolir la Constitución y la Monarquía”. Arreciaron los aplausos.

Pasaban las nueve y cuarto de la noche cuando se dio por concluido el acto con la concurrencia puesta en pie saludando a la manera fascista las alegres notas del himno nacional. Era la hora convenida porque el empleado del centro que les acogía terminaba su jornada y la extrema derecha, otra cosa no tendrá, pero respeta los horarios. Faltaba sólo la foto de familia con los patriotas más jóvenes y animosos. No llevan camisa nueva sino camisetas y los más elegantes, el tradicional polo de Lacoste. En España empezaba a anochecer.

http://www.publico.es/520890/hay-que-ser-espanol-antes-que-persona

Algo huele a podrido en el Reino de España

Enric Sopena

Enric Sopena
Cabos Sueltos

 

 

 

El director de la Guardia Civil, don Arsenio Fernández de Mesa y Díaz del Río, ha sido acusado de conexión con la trama Gürtel. El actual senador Francisco Granados, que fuera persona de la mayor confianza de su protectora, Esperanza Aguirre, resulta que tenía en Suiza una cuenta de 1´5 millones de euros.

 

La mano derecha de Aguirre
La conducta de Fernández de Mesa exige una investigación judicial rigurosa al máximo, porque no parece que se pueda ser jefe de los guardias y, en paralelo, presunto delincuente. Acordémonos de Roldán, en la época de Felipe González. Se equivocó González pero Roldán terminó en prisión. Aguirre, por su parte, debería haber explicado ya por qué un sujeto como Granados fue, durante mucho tiempo, su mano derecha.

 

El régimen de Rajoy
También lo fue, y lo sigue siendo, el sucesor de Aguirre, Ignacio González. Por cierto, en la actualidad este González es presidente del Gobierno de Madrid, bajo sospecha de ático marbellí, según se lo espetó Pedro J. Ramírez, en directo y desde la COPE, poco antes de ser -él también- decapitado por el régimen de Mariano Rajoy y sus populares.

 

Desde el caso Naseiro hasta nuestros días
“Algo está podrido en el Reino de Dinamarca”, dejó escrito Shakespeare. Lo mismo o similar podría decirse respecto al Partido Popular y a su Gobierno. Por activa o por pasiva, la derecha española rebosa corrupción desde el caso Naseiro hasta nuestros días. Y lo que viene a ser más asqueroso, por decirlo con suavidad, es que las oleadas de podredumbre se van escampando por todo el país y, mientras tanto, la mayoría de las cárceles no están llenas de políticos y políticas, salvo Luis Bárcenas.

 

El tesorero infiel de sospechoso recorrido
Pero Bárcenas no pasaba por ahí y cayó de pronto en la tentación. El tesorero infiel hace más de veinte años que manejaba, de un modo u otro, los dineros fraudulentos que circulaban en Génova 13. Y Rajoy lo protegió hasta el final como todo mundo sabe. Lo trató como a un rajá a uno de los nuestros, simplemente caído en desgracia. Esta continua degradación de la democracia es muy peligrosa. El PP procede del franquismo. No lo olvidemos.

 

Enric Sopena es director de ELPLURAL.COM
En Twitter es @enricsopena

http://www.elplural.com/2014/02/19/algo-huele-a-podrido-en-el-reino-de-espana/

Propaganda y letargo ciudadano

28 enero 2014 | Categorías: Estatal, Opinión | |

Antonio Aramayona – ATTAC España

El 16 de enero pasado el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, insistía en la necesidad de que el Gobierno español realice pronto una “segunda ronda” de reforma del mercado laboral para completar la “recuperación del país”. El aparato propagandístico gubernamental, encabezado por el ministro de Guindos, trató de explicar de inmediato a la ciudadanía que “ahondar en la reforma laboral” significa “perfeccionar”, “simplificar” y “flexibilizar” aún más las diferentes modalidades de contratación, sin hacer mención del erial laboral de precariedad y explotación en que están convirtiendo al país, la falta de crédito, el tamaño descomunal de la deuda pública –camino del 100% del PIB– o la inasumible tasa de paro laboral. Con tanto ahondar en la reforma laboral, olvida el Gobierno del PP la “primera regla de excavación” de la ley de Murphy: “si estás en agujero deja de cavar”.

Funcionan la propaganda y la manipulación mediante la presentación machacona de una sola cara o color de la realidad. El primer verso del mantra actual repetido por el PP es que ya estamos en la recuperación de la crisis gracias a las “reformas” o “ajustes” realizados, cuando en realidad solo se recupera la economía de las grandes empresas y las grandes fortunas (cada vez más ricas, como denota la creciente desigualdad social en nuestro país), y solo el pueblo llano, especialmente el sector de la población más desfavorecida, sufre las medidas perpetradas para “equilibrar” el déficit. Simultáneamente, el presidente de la Comisión Europea, José Manuel DurÒo Barroso, quien acaba de recibir el Premio Carlos V, recalcaba la necesidad de una reforma fiscal que contribuya a la salida de la crisis; en realidad, una reforma fiscal en la que las grandes empresas y fortunas sigan pagando insultantemente poco amparándose en triquiñuelas legales concebidas a tal efecto, y sea el pueblo liso y llano el que cargue básicamente con las nuevas medidas impositivas. Por supuesto, de regulación de los mercados financieros, paraísos fiscales, blanqueo de dinero o de los enormes beneficios obtenidas por buena parte de las empresas del Ibex 35, ni una palabra.

Hablando de propaganda, Wert en España y Serrat en Aragón se amparan en que sus leyes y recortes buscan aumentar “la calidad de la enseñanza” (eso significa “CE” del acrónimo LOMCE) cuando en realidad atentan contra la calidad educativa la disminución del número de docentes y personal de apoyo en los centros, de becas y de ayudas, la reducción presupuestaria, la merma de horas de docencia de contenidos racionales y científicos reforzando, a cambio, las horas dedicadas a las creencias y al adoctrinamiento religioso, etc. Pero la propaganda funciona y se atreven a emplear los más gruesos argumentos para intentar justificar la adopción de unas decisiones políticas en materia de educación que fortalecen principalmente la red privada de enseñanza, dedicada a la multisecular formación de los hijos de las élites económicas y políticas. Ni Wert ni Serrat han pisado una sola vez un aula de Primaria o Secundaria, que desconocen por completo, pero son obedientes, cumplen los dictados de sus amos y repiten sin descanso el ideario propagandístico que les van proporcionando. Sorprendentemente, en el mundo educativo, en cualquiera de sus fases y etapas, no se mueve ni dios: allí trabajan muchos de los profesionales que más se quejan y lamentan, pero menos actúan. Ya lo dejó escrito Brecht: “Frente a los irreflexivos que nunca dudan, están los reflexivos, que nunca actúan”.

Todo el mundo habla de lo ocurrido en el barrio burgalés de Gamonal, pero España dista mucho de parecerse a Gamonal. La propaganda, el miedo, la comodidad, la indiferencia, el egocentrismo tienen paralizada a la inmensa mayoría de la ciudadanía, que nada hace porque, recordando el poema de Martin Niemöller, de momento no es judía ni comunista ni sindicalista (de los sindicalistas de antaño, claro).

¿Qué tiene que pasar para que la ciudadanía se ponga en pie y luche por los derechos que le están arrebatando? ¿De qué sirve un sindicato de clase o un partido de izquierda, si no encabeza esa rebelión (activa, permanente, aunque siempre no violenta)? ¿Cómo aguanta un trabajador una jornada de ocho o diez horas en negro, sin seguridad y por una miseria de salario? ¿Cómo soportan unos padres de familia no poder dar de comer o vestir dignamente a sus hijos? ¿O un joven que vive en un piso viejo mediante el método de la patada a la puerta, sin trabajo, sin agua y electricidad propias, sin expectativas de futuro? ¿Qué clase de estómago necesita un agente de policía para que parte de su trabajo consista en reprimir las protestas y las reivindicaciones del pueblo? ¿Cómo se queda el cuerpo después de llamar “paz social” a esta penosa situación de letargo y parálisis de la población?

Ya lo dijo Goethe en su Fausto: “Lo que llamáis espíritu de los tiempos, en el fondo no es sino el espíritu de los amos”.

Profesor de Filosofía

Artículo publicado en El Periódico de Aragón
La Utopía es posible

http://www.attac.es/2014/01/28/propaganda-y-letargo-ciudadano/

Represión sexual en Burgos

por Comunidad LGTB de Burgos

Domingo, 26 de Enero de 2014

 

La comunidad LGTB de Burgos denuncia las agresiones que gays, lesbianas y transexuales, vienen sufriendo desde hace años en la ciudad, por parte de grupos fascistas y neonazis.

 

Esto unido a la ausencia de políticas LGTB por parte de todos los grupos municipales lleva a situaciones de ostracismo y formas, refinadas o no, de violencia.  Algunos grupúsculos fascistoides se organizan para agredir a personas LGTB que, por miedo a afrontar un proceso judicial y volver a ser el objetivo de nuevos ataques, no denuncian, quedando- en la mayoría de los casos- impunes estas acciones.

 La comunidad LGTB advierte que, hasta el momento, estos trágicos sucesos han quedado- en la mayor parte de los casos-  silenciados u obviados. La crisis y la vuelta al armario en trabajos y lugares de ocio hace de la comunidad LGTB burgalesa casi un ente invisible, siempre fragmentado.

Los últimos sucesos  han ocurrido en el parque de La Isla, cuando homosexuales que  transitan por el mismo y lo usan como discreto lugar de encuentro, fueron agredid@s. Los ataques se producen también en parques como Fuentes Blancas, La Quinta y La Isla, además de en  las zonas de esparcimiento, algunos bares o el pinar de Cortes, donde se han producido agresiones con piedras, insultos  y hostigamientos continuos.

Los ataques se producen de madrugada y especialmente en los momentos en que las personas LGTB expresan su sexualidad, ligando, practicando cruising o simplemente mostrándose afecto en público, lo que ha conllevado en disputas y peleas provocadas por personas homófobas y de extrema derecha que pretenden que Burgos siga siendo una ciudad sitiada a gays, bolleras, transexuales, presas de un miedo  propio de otros tiempos, amenazados/as con la invisibilidad.

Así, son simbólicamente expulsados/as de la ciudad, obligándoles a exiliarse hasta ciudades grandes donde poder ejercer y mostrar su sexualidad en libertad.

Comunidad LGTB de Burgos

http://www.kaosenlared.net/secciones/s2/guerracriminalizacionrepresion/item/79230

Clamor político, social y ciudadano contra la ‘ley de la patada en la boca’

La ‘ley de la patada en la boca’ eleva el clamor contra el bienio antisocial del PP

LUIS DíEZ | 20/11/2013
Manifestaciones como la celebrada el 29 de septiembre de 2012 en las inmediaciones del Congreso, a la que corresponde la imagen, serían sancionadas con una multa de hasta 600.000 euros. / EfeManifestaciones como la celebrada el 29 de septiembre de 2012 en las inmediaciones del Congreso, a la que corresponde la imagen, serían sancionadas con una multa de hasta 600.000 euros. / Efe

Los movimientos sociales, las centrales sindicales, casi toda la oposición parlamentaria, dos asociaciones de jueces y fiscales, tres organizaciones de periodistas y el sindicato mayoritario de la policía consideran “un despropósito” los planteamientos del nuevo proyecto de ley orgánica de Seguridad Ciudadana con el que el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha decidido sustituir la ley Corcuera de 1992. El anteproyecto fue conocido la víspera del segundo aniversario del triunfo electoral del PP por mayoría absoluta y se ajusta el inveterado principio de que “si no nos quieren, que nos teman”. Para infundir miedo a los manifestantes contempla multas gubernativas de 30.000 hasta 600.000 euros contra los escraches, las manifestaciones no comunicadas y contra otras “infracciones muy graves”, como la “filmación y difusión de imágenes de agentes de las fuerzas de seguridad en el ejercicio de su trabajo que atenten contra el derecho a su honor o su imagen y que puedan poner en peligro su seguridad o la de la intervención policial correspondiente”.

El anteproyecto recoge las apreciaciones de varios dirigentes y parlamentarios del PP que, como su secretaria general, María Dolores de Cospedal, calificaron de “actos filoterroristas” las protestas de los desahuciados por los bancos al quedar en paro y no poder pagar las hipotecas. También recoge la filosofía del exalcalde de Madrid y actual titular de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, y de su correligionaria y adversaria interna Esperanza Aguirre, contra la “ocupación de los espacios públicos” que, como los miles de jóvenes indignados del movimiento 15M resistieron durante dos meses y medio en la Puerta del Sol. Aunque las convocatorias sean pacíficas y tengan por objeto la reivindicación de derechos básicos como el empleo o la vivienda, los gritos ante el domicilio de un político se consideran coacciones similares a las que durante años soportaron los cargos públicos de partidos no nacionalistas en el País Vasco durante “la socialización del dolor” por parte de la banda terrorista ETA.

Contra la PAH y el 15M

El anuncio de mano dura, con multas gubernativas desorbitadas, incendió las redes sociales y convirtió la etiqueta en Twitter #LeyAnti15M en una manifestación de indignación de miles de ciudadanos. Algunos colectivos llamaron a manifestarse el jueves con antorchas ante el Congreso de los Diputados, precisamente el lugar que, junto con las Cámaras Autonómicas, está expresamente vedado en el anteproyecto como lugar de protesta. La dirigente de la Plataforma Antidesahucios (PAH), Ada Colau, que anunció en julio pasado el cese de los escraches ante los domicilios de políticos, convocó una jornada de desobediencia, “comenzando por un escrache virtual” al ministro del Interior. “El día en que el Consejo de Ministros apruebe la ley anti 15-M queda convocada jornada de Desobediencia General: no tenemos miedo, Fuera La Mafia”, escribió en Twitter. En otro mensaje dijo que esa ley “es una muestra más de cómo el PP, en lugar de escuchar las demandas ciudadanas, prefiere asfixiar la democracia con represión”.

El anteproyecto, que podría ser aprobado el próximo viernes por el Consejo de Ministros, contempla sanciones de 1.000 a 30.000 euros por “infracciones graves” como “alterar el orden público encapuchado o con cualquier elemento que dificulte la identificación” y “amenazar, coaccionar, vejar e injuriar a la policía en manifestaciones u otro tipo de protestas”. Y aprovecha ese apartado para añadir una amplia gama de situaciones que van desde un botellón que moleste a unos vecinos al hecho de “ofrecer y aceptar los servicios de prostitución” en lugares públicos por los que puedan pasar menores de edad y en los arcenes de las carreteras que puedan generar inseguridad vial. Con ello, no sólo serán sancionados quienes compren sexo en la calle sino quienes lo ofrezcan en persona. No así, quienes lo hagan en anuncios de pago en los periódicos de información general, cuya compra y lectura no está prohibida a los menores.

Rechazo parlamentario y policial

Si el 15M y otros movimientos sociales interpretaron el producto prelegislativo como “una salida autoritaria” de un partido como el PP que tiene “un problema con la democracia y los derechos humanos y lo está acreditando con su legislación”, IU y el PSOE rechazaron de plano el texto. El portavoz del PNV, Aitor Esteban, anunció también su rechazo aunque prefirió esperar al texto definitivo. La vicesecretaria general del PSOE, Elena Valenciano, dijo que estamos ante una “ley de represión ciudadana”, y la portavoz en el Congreso, Soraya Rodríguez, advirtió: “Con nosotros que no cuenten”, y manifestó la oposición a la pretensión del Gobierno de “castigar, reprimir y restringir los derechos de los ciudadanos por vía gubernativa”, en conductas que no están en el Código Penal ni los jueces consideran delictivas. “Eso es propio de regímenes no democráticos”, recordó. Si en Twitter, la norma ya había sido bautizada como “ley anti 15M”, el portavoz adjunto de Izquierda Plural, Joan Coscubiela, le añadió otro apellido al recordar que si la ley Corcuera fue llamada “de la patada en la puerta” ésta es la ley de la patada en la boca.

Frente a la defensa de los policías, el Sindicato Unificado de Policía (SUP), mayoritario en el CNP y especialmente en las Unidades de Intervención (los antidisturbios), hizo saber que se trata de un mal pretexto, pues, según su portavoz, José María Benito, ya cuentan con la cobertura del Código Penal para sancionar las agresiones y amenazas a los agentes y con la ley reguladora del derecho de reunión y manifestación. Incluso el Código Penal contempla penas de prisión para algunas conductas ahora incluidas en la nueva norma. Tras recordar que las manifestaciones no autorizadas ya están castigadas y también se sanciona a los encapuchados y a los que llevan objetos contundentes, añadió que “bajo la apariencia de proteger a los policías, de lo que se trata es de proteger a la casta política y evitar los escraches”.

Jorge_Verstrynge_escrache_Sáenz_SantamaríaVerstrynge, durante el ‘escrache’ organizado por la PAH ante la vivienda de Sáenz de Santamaría. / K. Rodrigo (Efe)

El detonante: escrache a Santamaría

Desde La Moncloa y el Grupo Popular se realizaron grandes esfuerzos en demostrar que la nueva ley “tiene mucho que ver” con la tramitación en paralelo del nuevo Código Penal. Y es que, según recalcó el portavoz del PP en el Congreso, Alfonso Alonso, “pretende compensar la desaparición de penas de cárcel para determinadas conductas”. No concretó qué conductas han dejado de ser punibles. Pero, en todo caso, la codificación de los cincuenta artículos del anteproyecto sancionador administrativo se ha realizado medio año después de que se concluyera el borrador del nuevo Código Penal.

En concreto, y según fuentes gubernamentales, la elaboración del nuevo texto de Seguridad Ciudadana comenzó después de que en julio pasado el titular del juzgado número 4 de Madrid, Marcelino Sexmero, archivara la denuncia presentada por Ivan Rosa Vallejo, esposo de la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, por el escrache que promovió la PAH a las 18:20 de 5 de abril pasado en las cercanías de su domicilio, en la colonia del Parque de la Fuente del Berro, en Madrid. En la protesta participaron 27 personas, entre ellas el otrora político conservador Jorge Verstrynge. El juez entendió que “no se produjo ningún delito ni acto violento”. El humor de la vicepresidenta –que cuando se produjo el escrache estaba  en casa con su marido y su madre, quien daba la merienda a su nieto de 18 meses–, estalló como un globo de helio ante el veredicto, y el cambio de timbre que el helio genera en la voz humana fue suficiente para que el ministro del Interior, Fernández Díaz, entendiera la necesidad de ponerse manos a la obra.

Jueces contra la “ley de excepción”

El resultado fue también criticado por dos asociaciones de jueces. El portavoz de la Francisco de Vitoria, precisamente Sexmero, calificó de “desproporcionadas” algunas multas y opinó que “parece una ley de excepción, que no va en consonancia con la democracia y recuerda la ley de vagos y maleantes del franquismo”. Su colega Joaquim Bosch, de Jueces para la Democracia coincidió en la apreciación sobre las “multas desorbitadas” y estimó que el objetivo del Gobierno parece ser el de “desalentar a los ciudadanos a ejercer derechos fundamentales”. Coincidió con Sexmero en que cuando la administración se convierte en “juez y parte” y además las tasas judiciales obstaculizan la apelación a la justicia, estamos en una situación “muy cercana” a la indefensión. Bosch se mostró convencido de que el Gobierno promueve la nueva ley porque “ha visto frustradas sus aspiraciones” de que los tribunales castiguen los escraches y las manifestaciones pacíficas junto a edificios públicos. La portavoz de la Asociación Independiente de Fiscales, Lucía Girón, recordó que “las medidas para garantizar la seguridad no pueden cercenar la libertad de expresión y de manifestación”.

http://www.cuartopoder.es/laespumadeldia/2013/11/20/la-ley-de-la-patada-en-la-boca-eleva-el-clamor-contra-el-bienio-antisocial-del-pp/

Vuelve el fascismo, promovido desde el PP

El tablero global

Carlos Enrique Bayo

 

 

11 oct 2013

A nuestro ministro del Interior le parece que “no hay que generar alarma social” ni cuando los neonazis atacan la delegación de la Generalitat en Madrid y causan cinco heridos. Pero un escalofrío está recorriendo la espina dorsal de Europa porque, una vez más, y otra vez en medio de una gravísima crisis económica y de valores, la ultraderecha escala desenfrenada hacia el poder político… incluso en Francia, donde algunas encuestas ya colocan en primer lugar para las próximas elecciones europeas al Frente Nacional de Marine Le Pen.

 

En cambio, Jorge Fernández Díaz sostuvo tras el asalto al Centro Cultural Blanquerna que ese auge neofascista “no responde a la realidad”. Como es costumbre con las declaraciones de los ministros del PP (que parecen vivir en una realidad aparte) inmediatamente después (incluso antes) los hechos han desmentido rotundamente sus afirmaciones… quizá fundadas en una cierta incapacidad para distinguir el fascismo de la política neoliberal de su propio partido.

 

Previamente, en agosto, el líder de las juventudes del PP de Xátiva, Xesco Sáez, apareció haciendo el saludo fascista en su perfil de Facebook y no sólo no fue sancionado sino que incluso recibió el respaldo de las Nuevas Generaciones de otras localidades. Así que poco puede extrañar que la nueva campaña en vídeo lanzada ahora por los conservadores #SomValencians incluya un vídeo en el que aparecen militantes de los ultraderechistas España 2000 y Grup d´Acció Valencianista.

 

Nada más comenzar los calores del verano, el Gobierno de Rajoy empezó a retratarse: primero, la televisión pública de todos los españoles, RTVE, utilizó el apelativo “caudillo” para referirse al dictador fascista; y después del interregno de agosto, el Ejecutivo avaló que se siga llamando “Generalísimo” a Francisco Franco, como se hace en el Museo del Ejército del Alcázar de Toledo, por “estrictos criterios museográficos”. Todo ello para mantener las tesis del politólogo franquista Juan Linz al servicio de la Guerra Fría, como explicaba magistralmente en Público hace poco el profesor Vicenç Navarro.

 

Infunde espanto que todo esto ocurra en nuestro país –no sólo impunemente para los promotores de la ideología fascista, sino bajo el amparo del partido en el poder– mientras el resto del mundo civilizado trata de contener el resurgir de ese ideario tan querido por los actuales dirigentes del Partido Popular. Cuando la Justicia argentina dicta orden internacional de arresto contra torturadores del franquismo por crímenes de lesa humanidad, la Fiscalía española se niega a cumplir los compromisos jurídicos internacionales de España, aduciendo el indefendible argumento de que “hace mucho tiempo” que ocurrieron esas monstruosidades imprescriptibles. Cuando la mismísima ONU exige a España que acabe con la “impunidad en los casos de desapariciones forzadas ocurridas durante la Guerra Civil y la dictadura”, nuestro ministro de Exteriores responde que “estudiará con cuidado” el asunto, y vuelve a enterrar esa aberración en un cajón, como si 130.000 desaparecidos y decenas de miles de niños robados fueran peccata minuta. Igual que el Gobierno español ha hecho cada vez que la comunidad internacional le ha exigido que repudie la barbarie fascista del franquismo.

 

No hay interlocutor alemán, francés, británico, estadounidense, italiano, nórdico… que no muestre su horror e incredulidad cuando se entera de que España es el único país del mundo donde se niega toda reparación, cualquier tipo de justicia, incluso el mero consuelo de dar entierro digno a sus familiares fusilados o torturados hasta la muerte por una dictadura filonazi, a las víctimas de esa monstruosidad franquista que hoy sigue defendiendo el PP. Las instituciones jurídicas continuadoras de ese régimen dictatorial, mal llamadas hoy “Administración de Justicia”, cercenan todo intento de hacer verdadera justicia e incluso inhabilitan a los jueces que se rebelan ante tamaña injusticia, insensibles e indiferentes al escándalo internacional que eso provoca. Como bien dijo Baltasar Garzón a la juez argentina María Servini, “en España no hay ninguna posibilidad de investigar el franquismo”.

 

No sólo eso, sino que las autoridades del PP están exaltando hasta el propio nazismo, como han hecho en un mercadillo amparado por el ayuntamiento en el colegio público Príncipes de Asturias de Quijorna (comunidad de Madrid), justificando que “la exposición no está pensada para fijarse en las cruces gamadas, sino en símbolos militares”. Es decir, los miembros del Partido Popular equiparan a todo Ejército con el significado de la parafernalia hitleriana. Lo asombroso es que Alemania –más todavía Israel– se sientan a gusto colaborando con semejante Gobierno negacionista del fascismo franquista y colaboracionista con los neonazis españoles.

 

Por todo ello, la Historia condenará a este PP neofascista, pero también a los gobernantes de otros países que le son cómplices.

http://blogs.publico.es/eltableroglobal/vuelve-el-fascismo-promovido-desde-el-pp/627?src=lmvn

Los recortes en Sanidad Pública matan

Sí, ya sé que el título es duro, pero es así. Guste o no, la Sanidad Pública se ha recortado de forma insoportable y eso ha hecho que su razón de ser: cuidar la salud de la población, quede diezmada.Una Sanidad Pública que era la envidia de otros países y que se tomaba como ejemplo por su calidad y su bajo coste, comienza a hacer aguas por esos recortes evitables.

Y no voy a hablar de algún caso concreto con el fin de que no se diga que hago demagogia, que pretendo ante una cuestión excepcional, poner en solfa la calidad de la Sanidad Pública.

Por eso, lo mejor es remitirse a los datos objetivos. Y los hay que son muy claros. Por ejemplo, el caso de las listas de espera que han pasado de 76 a 100 días de media. Nadie podrá negar que, independientemente de la manipulación de los datos, como hace la C.A.M., ese aumento da lugar a que en esos días de más, se pueda agravar la situación de los enfermos.

Las intervenciones quirúrgicas si se retrasan hacen que aumenten los riesgos que corren los enfermos. Pueden sobrevenir agravamientos que provoquen o bien la urgencia de la intervención, o bien la defunción del paciente. Y, esto es algo que se irá notando más cada vez. Estos datos de lista de espera se refieren a finales de 2012, lo que hace suponer que en 2013 empeore la situación.

El otro dato importante es el de la esperanza de vida. Por primera vez, desde que se obtiene este dato, este índice baja. Un dato alarmante que coincide con los grandes recortes que se han acometido en la Sanidad Pública en 2012. Se trunca una tendencia a vivir más tiempo, de forma peligrosa, que viene determinada por las nuevas condiciones sanitarias, puesto que no ha habido otras variables que la puedan haber provocado.

recortes-sanidad

Con estos datos sólo se puede llegar a la conclusión que da título a este artículo: Los recortes matan. Y no es sólo un eslogan, ni algo que pueda ocurrir en el futuro, ya ha empezado a ser realidad, algo que está sucediendo, algo que se había anunciado desde diversos colectivos y que ahora, por desgracia, se ve confirmado.Y lo que es más grave, se siguen tomando medidas que agravarán la situación. Un ejemplo claro es la privatización de la Sanidad pública que se está produciendo en Madrid. Sin querer entrar en temas ideológicos, la prueba se puede ver contrastada en el Reino Unido, donde desde que Thatcher privatizó la Sanidad Pública, su calidad ha dado unos resultados espeluznantes: entre 400 y 1200 muertes producidas por negligencias médicas de la Sanidad privada en los últimos cuatro años. Tal es el escándalo, que el mismo primer ministro, Cameron, ha pedido disculpas en el parlamento. Y ese es el ejemplo que nuestros queridos gobernantes peperos quieren seguir.

Jugar con la Sanidad, recortando su presupuesto, trae consigo la muerte, y eso hay que decirlo alto y claro. Porque este gobierno ha tomado decisiones que lo facilitan. Hoy más que nunca el apellido de la ministra de Sanidad se hace realidad.

Salud y República

http://rafa-almazan.blogspot.com.es/2013/08/los-recortes-en-sanidad-publica-matan.html

Mis muertos, tus muertos. Nuestros muertos

Leire Diez Castro | Teniente Alcalde de Vega de Pas (Cantabria)
nuevatribuna.es | 25 Agosto 2013 – 11:42 h.
 

Estaba claro que la gripe aviar era perjudicial para la salud pero de lo que nadie nos advirtió fue de la “crisis avícola” que convierte gaviotas en aguiluchos. Y de esas mezclas de especies que se hacen buscando cosas raras salió esa rara avis entre gaviota y cabeza sin neuronas pero con pollo, el “gavioaguilucho” que muchos de éstos que se llaman Nuevas Generaciones (NNGG) y acusan una degeneración neuronal incompatible con la democracia, padecen y exhiben sin pudor.

La degeneración llega a tal punto que algunos de estos “mozos” lamentan la muerte de Franco como si ésta se hubiera producido ayer por la tarde.

Y, claro, de padres gatos, hijos michinos. De tiparracos que aplauden en un pleno municipal las ejecuciones de Franco sin que a sus compañeros de bancada les sangraran oídos y ojos, a herederos del régimen que se mofan de estafados de preferentes o jalean banderas fascistas.

En esta espiral por ser el más bobo, el menos demócrata y el más ancestro de los homínidos no reparan gastos. Si unos se fotografían con banderas del aguilucho los otros levantan la mano y los “listos de la clase” arremeten contra los muertos y sus familias. Para el PP y NNGG son travesuras.

Para mí son delitos que debieran estar castigados con la misma cárcel que castiga a la izquierda abertzale si esto es de verdad un estado de derecho (en minúsculas pequeñas). Sí, cárcel para quien comete los mismos delitos. El tiempo no mitiga el dolor de las víctimas que llevan llorando decenios a sus familiares asesinados y enterrados en cal viva en las cunetas de las carreteras. Por mucho que intenten pisar con sus cochazos su memoria, no lo lograrán porque ésta no se puede comprar el dinero. Porque, aunque lo intenten, jamás podrán mercantilizar con el dolor verdadero de no poder haber ni dado digna sepultura a quien perdió su vida peleando por la libertad que ultrajan estos hijos de aguilucho convertidos en gaviota.

Porque todos los muertos no son iguales para el PP y les molesta profundamente que para los “rojos” sí lo sean. Y es que una servidora no atisba a ver la diferencia entre el tiro en la nuca en nombre de ETA o de Franco como tampoco sé qué separa a los que enaltecen la labor de ETA y los que jalean los fusilamientos franquistas. Y eso sólo puede suceder por un déficit en la convivencia democrática y el respeto a los Derechos Humanos (sí, en mayúscula). Apliquemos la medicina que tanto ha recetado el PP tantas veces a la izquierda abertzale: hasta que aprendan a convivir con las reglas democráticas y dejen de enaltecer la violencia fascista, que sean ilegalizados.

Hay buena gente en el PP, lo sé, pero mientras callen ante estos tipos, estarán otorgando. Y yo, la verdad, me movería –y mucho- para salir de esta foto.

Y ¿saben de lo que me siento verdaderamente orgullosa? De que jamás he visto a nadie de Juventudes Socialistas alegrarse de los asesinatos. Ni de ETA, GAL, o de aberración semejante. Ni a nadie del PSOE teniendo que justificar semejantes actitudes. Eso nos separa, la sensibilidad.

 La ciudadanía quiere compromisos. Entre otras cosas, me comprometo a luchar contra el fascismo.

Porque los muertos duelen. Todos.

http://www.nuevatribuna.es/opinion/leire-diez-castro/mis-muertos-tus-muertos-nuestros-muertos/20130825112530095814.html

Rajoy y verdad son una pareja imposible

Enric Sopena
Enric Sopena

José Manuel García-Margallo es un bocazas que ejerce como fracasado ministro de Asuntos Exteriores. Además, se dedica a ser portavoz personal de su amigo Rajoy. Margallo ha anunciado ahora que “Mariano Rajoy comparecerá cuando lo considere oportuno para tranquilizar a la opinión pública”.

 

Cabreo y vergüenza ajena
Debió Margallo haber dicho lo que dijo, pero evidentemente debió decirlo al revés. La opinión pública es la que debe tranquilizar al todavía presidente del Gobierno de España Es la opinión pública la que está soliviantada, y con notoria razón, porque el espectáculo de la corrupción del PP nos provoca cabreo y vergüenza ajena.

 

Ni una sola explicación solvente
Desde que saltó a la palestra la trama Gürtel y, poco más tarde, desde que se conoció el caso Bárcenas, Rajoy no ha dado ni una sola explicación solvente acerca de todo cuanto estaba pasando delante de sus narices. La opacidad de la derecha creció a toda velocidad. Nunca nadie del partido -en la actualidad gobernante- ha hablado acogiéndose a la verdad de los hechos.

 

Lugares comunes
Niegan la mayor, se enredan entre ellos para tapar agujeros repletos de presuntos delitos, ovacionaron a Bárcenas cuando pareció que se iba. Mientras tanto, Rajoy o calla o se aferra a lugares comunes. O literalmente se esconde.

 

El ridículo
El presidente, cuando no lee el Marca, lee La Razón y ABC. Y así le van las cosas. Si leyera The Economist o The Financial Times, entre otros medios de comunicación extranjeros, tal vez se daría cuenta de que no hace más que el ridículo. Tan patriota como sus tiralevitas, Rajoy y la cuadrilla de cuatreros que le bailan el agua se han especializado en hundir a España. Somos el hazme reír de países vecinos. La estólida Marca España, tan jaleada por Margallo y Rajoy, ya no sirve para nada.

 

Aun con su mejor voluntad
The Financial Times le envió este mensaje a Rajoy: “Es imperativo que el presidente español comparezca en el Parlamento y diga la verdad sobre lo que sabe”. Nuestro colega británico, sin embargo, se equivocó aun con su mejor voluntad. Sepa que Rajoy y verdad son una pareja imposible.

Enric Sopena es director de ELPLURAL.COM

http://www.elplural.com/2013/07/20/rajoy-y-verdad-son-una-pareja-imposible/

El darwinismo escolar o la ‘ley Wert’

AGUSTíN MORENO | 18 de julio de 2013

Firma_documento_derogación_Ley_Wert

Alevosamente, en el verano, como se hacía en el franquismo, con los centros educativos cerrados, se han rechazado esta semana en el Congreso de los Diputados once enmiendas a la totalidad a la LOMCE. Son la expresión de la soledad del PP y de la absoluta falta de consenso. Refleja la incapacidad del ministro para alcanzar algún acuerdo con alguien que no sea su elefantiásico ego y su sectarismo ideológico. Porque no estamos hablando de otra cosa: llegó sin tener ni idea de educación y se va a ir sabiendo menos. Para ocultarlo, utilizó en el debate parlamentario gruesas descalificaciones hacia la oposición: ruido y furia que expresa su total incompetencia. Tiene su mérito tener a todo el mundo en contra, menos a Rouco y a la patronal privada, y conseguir de la oposición una declaración solemne donde se compromete a derogar la ley en cuanto puedan.

De ella se han dicho muchas cosas: que es privatizadora, confesional, recentralizadora, poco democrática, que ignora al profesorado, etc. Pero el espíritu de la ley, eso que dice Wert que no hemos captado, es su ideología neoliberal y su carácter segregador que refuerza los patrones de desigualdad social. Esta ley está informada por dos grandes motivos: el negocio y la ideología.

Se trata de convertir el derecho público fundamental a la educación en un servicio económico a prestar por el mercado y que entra en el campo de la competencia. De ahí el carácter privatizador de la ley para entrar en un rico pastel que en España, según los últimos datos del INE de 2010, supuso un beneficio de casi 700 millones de euros para los centros privados de enseñanza. Es un nuevo y jugoso nicho de negocio que permite obtener fondos públicos e  ingresos regulares, apalancamientos financieros, cesiones de suelo, cobrar cuotas abusivas y obtener beneficios fiscales.   Por ello vemos a grandes compañías que nada tienen que ver con la educación (son de construcción, seguridad o limpieza) pujar para la gestión privada de escuelas infantiles en la comunidad de Madrid.

Pero, sobre todo, son razones ideológicas las que están detrás de la ley Wert. Por una parte, una cierta aristocratización de la educación. No les gusta la mezcla social y para ello refuerzan la red privada-concertada, no solo para atender las reivindicaciones de la Iglesia católica, sino porque no quiere ciudadanos formados, informados, críticos y comprometidos con el cambio para la mejora de su sociedad. Parece que parten del prejuicio de que la escuela pública crea ciudadanos más a la izquierda, algo que puede ser cierto en la medida en que se produce cierta segregación de clases por la doble red. En su ignorancia o  servidumbre hacia la Iglesia católica no quieren saber que los países del norte y centro de Europa los ricos llevan también a sus hijos a la escuela pública, donde conviven todas las clases sociales y se refuerza el sentimiento de pertenecer a una misma colectividad. Y encima su éxito escolar es mayor en los rendimientos del alumnado.

El gobierno del PP nos está lanzando el mensaje de que hemos estudiado por encima de  nuestras posibilidades. Sociales y económicas, se entiende, no en relación al talento del que tanto le gusta hablar al ministro. En su lógica de contables neoliberales, no tiene sentido invertir más en educación, que para ellos es un gasto. Hay que  poner en coherencia el sistema educativo con un mercado de trabajo precario y en rotación, y con una sociedad poco cohesionada y desigual. Y para ello se propone una escuela segregadora y clasista, donde la excelencia no sea para todos, sino para unos pocos. Si ponemos en relación esta filosofía educativa con la política de becas y la afirmación de Wert de que se dedique a otra cosa el estudiante que saque menos de un 6,5; o la afirmación de su secretaria de Estado de Investigación, Carmen Vela, de que no hay que formar a más científicos, podemos colegir que para Wert la escuela para todos es como dar margaritas a los cerdos.

La segregación clasista de la LOMCE se produce por varias vías: los itinerarios tempranos y la disminución de la  comprensividad para todos, el refuerzo de la doble red (pública y privada-concertada), las reválidas, los bachilleratos de excelencia, la especialización de los centros para que compitan unos con otros, la publicación de las pruebas externas, la segregación por sexos en centros que reciben fondos públicos, etc. Cabe destacar en este sentido determinados programas bilingües como el de la Comunidad de Madrid, que nadie ha evaluado, y que pueden producir tal segregación que convierten la escuela en un riesgo para una parte del alumnado. El elemento que une todas estas medidas es la elitización de la enseñanza y la ruptura del principio pedagógico de trabajar con grupos heterogéneos, que es lo natural, algo que avala la comunidad científica internacional como lo más eficaz para la equidad y el éxito en los resultados generales. La filosofía segregadora conduce a un aumento del fracaso escolar, solo evitable a través de trampas estadísticas en las que está pensando el ministro Wert, como considerar exitoso, escolarmente hablando, no sacar el graduado en Educación Secundaria Obligatoria, aquellos a los que se derive a un itinerario de poca monta como la Formación Profesional Básica.

La ley quizá se apruebe finalmente con la mayoría absoluta del PP y con todo el mundo en contra, aunque en política los tiempos se aceleran y ya veremos cómo acaba el caso Rajoy-Bárcenas. En cualquier caso, nada está perdido. Porque no puede durar una ley impulsada por el ministro peor valorado de la democracia y que ha tenido tanto rechazo social y político. Habrá que seguir denunciando esta ley y debatiendo entre la comunidad educativa sobre la escuela que queremos. Que no puede ser otra que la escuela de tod@s y para todo@s, pública, laica, inclusiva, gratuita, que asegure el derecho a educarse y a aprender con éxito de todo el alumnado. Esta es la diferencia de enfoque en el que radica la verdadera excelencia. Es decir, todo lo contrario que el sistema educativo que diseña la ley Wert, que es puro darwinismo escolar al servicio del darwinismo social, económico y político. Por eso no tiene futuro una ley sectaria que hace retroceder la igualdad entre los ciudadanos.

http://www.cuartopoder.es/laespumaylamarea/el-darwinismo-escolar-o-la-ley-wert/139