ETA ofrece el desarme unilateral a cambio de contactos con el Gobierno para tratar el final del conflicto

La Comisión Internacional de Verificación asegura que la banda está “preparada para dialogar sobre asuntos prácticos relevantes para consolidar el proceso”
ELPLURAL.COM/EFE | 04/mayo/2012
.
La denominada Comisión Internacional de Verificación (CIV) del alto el fuego en el País Vasco ha dicho hoy que, mediante contactos directos con ETA, la organización terrorista le ha transmitido que está “preparada para dialogar”. La banda quiere establecer un contacto con el Gobierno para proceder al desarme unilateral y que se aborde la situación de los presos para conseguir una conclusión definitiva del conflicto.

Esta comisión se ha reunido entre ayer y hoy en Bilbao con las fuerzas políticas y sociales vascas, incluido el consejero de Interior del Gobierno vasco, Rodolfo Ares, y con representantes del PNV, el PSE-EE y los partidos de la izquierda abertzale, así como la patronal vasca Confebask, los sindicatos UGT, CCOO, ELA y LAB y representantes de la Iglesia. No se han reunido con el PP.

“Preparada para dialogar”
Al acabar hoy las citas, la comisión ha hecho público un comunicado en el que ha asegurado que, mediante contactos directos con ETA, ha recibido un mensaje de la organización en el que comunica que está “preparada para dialogar sobre asuntos prácticos relevantes para consolidar el proceso”. Según este grupo, la banda necesita un contacto con el Gobierno para poder proceder al desarme unilateral y que se aborde la situación de los presos para conseguir una conclusión definitiva del conflicto.

Compromiso con el fin de la violencia
Esta comisión ha afirmado que ha podido constatar que ETA continúa respetando sus compromisos con el fin de la violencia, que se siguen dando avances para consolidar la paz y también ha opinado sobre el plan de reinserción de etarras avanzado por el Gobierno, del que ha dicho: “Es un primer paso que esperamos tenga seguimiento en la misma dirección”.

Reuniones políticas
Este grupo de trabajo se reunió ayer primero por separado con varios políticos vascos, entre ellos el consejero de Interior y el comisionado del lehendakari para la convivencia, Jesús Loza, y hoy se ha reunido con la mayoría de los mismos agentes políticos y sociales en una reunión plenaria. Además de Ares y Loza, se ha reunido en estos dos días con Iñigo Urkullu (PNV), José Antonio Pastor (PSE-EE), Rufi Etxeberria (izquierda abertzale), Nuria Lopez de Guereñu (Confebask), Xabier Anza (ELA), Patxi Aguirezabala (ELA), Ainhoa Etxaide (LAB), Jon Etxeberria (LAB), Raúl Arza (UGT), Emilia Málaga (UGT), Loli Garcia (CCOO) y el obispo emérito Juan María Uriarte.

Diálogo fluido
La CIV ha agradecido la ayuda y cooperación de todos ellos en el desarrollo de su trabajo y los numerosos mensajes que ha recibido “destacando el apoyo de la sociedad vasca al trabajo de la Comisión”. Para seguir con los avances para consolidar la paz en el País Vasco, la comisión ha animado a que “todos los agentes políticos y sociales de la sociedad vasca y todos los otros actores relevantes mantengan un diálogo fluido”.
Una paz duradera
La comisión se ha mostrado dispuesta a ampliar las relaciones de trabajo positivas ya establecidas en el País Vasco y a seguir “trabajando con determinación e imparcialidad con el objetivo de contribuir a esta oportunidad histórica de una paz duradera en el País Vasco”.

La Comisión Internacional de Verificación
Esta Comisión Internacional de Verificación del alto el fuego en el País Vasco se constituyó el 28 de septiembre pasado, impulsada por la izquierda abertzale y el abogado sudafricano Brian Currin. En un principio, el Gobierno vasco no otorgó ningún reconocimiento al grupo, pero el pasado enero el lehendakari, Patxi López, reconoció que el Ejecutivo que preside había abierto una línea de comunicación con este grupo de verificadores. El Gobierno central no avala el papel de esta comisión.

Seis personas con experiencia internacional
La CIV está compuesta por seis personas con experiencia internacional en procesos de paz y en seguridad: Ronnie Kasrils (Sudáfrica), Ray Kendall (Reino Unido), Chris Maccabe (Reino Unido), Ram Manikkalingam (Sri Lanka) y Satish Nambiar (India), mientras que su coordinadora es Fleur Ravensbergen. La de esta semana ha sido su tercera visita al País Vasco, y en esta ocasión han venido todos los citados menos Ray Kendall.

Artículos relacionados

 

http://www.elplural.com/2012/05/04/eta-ofrece-el-desarme-unilateral-a-cambio-de-contactos-con-el-gobierno-para-tratar-el-final-del-conflicto/

Una decisión política en manos de jueces

Isaac Rosa, 18 mar 2011

“Afortunadamente no es la instancia política quien va a resolver la cuestión, sino que corresponde a los tribunales.” -Elena Valenciano, portavoz del Comité Electoral del PSOE-

Por lo que vemos y oímos estos días, si la decisión de legalizar Sortu estuviese en manos del lehendakari, del PSE, del resto de partidos salvo el PP, de la mayoría de ciudadanos vascos, o de los movimientos sociales y los sindicatos vascos, estaría claro el resultado: Sortu participaría en las elecciones de mayo, pues todos se han pronunciado abiertamente a favor, o cuando menos han expresado dudas sobre una ilegalización.

Pero claro, digan lo que digan unos y otros, la decisión no está en sus manos porque, como recuerda a diario el gobierno, es una decisión judicial, corresponde a los tribunales, a los jueces del Supremo, ya que somos una democracia con división de poderes y tal.

Es cierto que serán los jueces de la sala 61 los que suban o bajen el pulgar, pero no tengo tan claro que se trate de una decisión judicial pura ante la que sólo cabe esperar, y luego acatar. En realidad, desde que se aprobó la ley de partidos hace diez años se han sucedido las decisiones políticas: la propia aprobación de la ley, las reformas que la han endurecido, y por supuesto las sucesivas peticiones de ilegalización por parte del gobierno de turno, incluida ésta última, que presentan la abogacía del Estado y la fiscalía de parte del gobierno.

Tan política es la decisión, que sus consecuencias van a ser inequívocamente políticas: a corto plazo, la composición de muchos ayuntamientos vascos, que dependerá de si están presentes todas las opciones políticas. A medio plazo, el proceso de paz, que saldrá reforzado o dañado. Y a más largo plazo, el próximo gobierno vasco, pues el actual PSE-PP se basa en un parlamento que no representa el verdadero reparto de fuerzas.

Sin embargo, hay algo cierto: aunque sea una decisión política y con consecuencias políticas, en último término se deja en manos de jueces. Y con el Supremo hemos topado, con una sala 61 que vista su trayectoria dará previsiblemente la patada a Sortu.  Así que amenizaremos la espera del Constitucional canturreando el mismo estribillo: “corresponde a los tribunales la decisión”.

http://blogs.publico.es/trabajarcansa/2011/03/18/una-decision-politica-en-manos-de-jueces/

El final de una época

COLABORACIÓN

POR JOSÉ MANUEL CASTELLS, PEDRO IBARRA, JON OLASKOAGA, JOXERRAMON BENGOETXEA Y XABIER EZEIZABARRENA, PROFESORES UPV/EHU –

Martes, 15 de Febrero de 2011

Ha estallado la paz era el título de una novela referida al final de la Guerra Civil (1936-39). Algo similar, salvando las distancias, podía ser aludido en estos momentos a nuestra vida política, puesto que existe el estallido y hasta el temblor de las mentes.

Sin embargo, sentando unos primeros trazos delimitadores de la situación, formularemos una constatación: el indudable júbilo que nos embarga, puesto que ya no es la esperanza, sino la estricta realidad de tiempos mejores o, si se quiere, superadores de épocas denigrantes. Estamos en las puertas de un nuevo tiempo, en un nuevo país, más venturoso ciertamente.

Sensación jubilosa que no impide la crítica por su tardanza en llegar. Ya en las conversaciones de Argel, el representante de ETA señaló que el tiempo corría en su contra, por lo que se debía llegar a acuerdos. No fue así, como es notorio, y la degradación social fue en paulatino aumento, llegando al paroxismo con aquella ponencia que preconizaba la generalización del sufrimiento. El pensar que nos podíamos haber ahorrado tales horrores es una pesada losa que, sin embargo, no puede impedir la prosecución en el camino abierto hacia la paz.

Debemos también reconocer el mérito de los impulsores de la plataforma de la izquierda abertzale. Con sus máximos líderes todavía en prisión; con un estado de Derecho utilizando todo tipo de armas jurídicas; con una caverna mediática dotada de su beligerancia habitual; con el terrible madrileñismo político, han sido capaces, justo es reconocerlo, de llevar a cabo una reflexión profunda y madura y, por todos los síntomas, sincera. Negar esta realidad es propio de posiciones irreductibles carentes de contenido. Con su pan se lo coman, pero el futuro inmediato les pasará factura.

Puesto que ya siguen oyéndose con reiteración voces del pasado, con los mismos ecos, incluido el estereotipo de la tregua trampa, tan caro a ciertos politicastros. El empecinarse en afirmar que sigue incólume el terrorismo, que ETA está tan amenazante como siempre, etcétera, pueden ser eslóganes con beneficiosos efectos, electorales o de otro tipo, pero su colusión con la realidad es demasiado evidente. En todo caso, la irracionalidad y el infantilismo que destilan estos postulados son síntomas propios de otro tiempo, situaciones que se pretende mantener a ultranza. La campaña mediática al servicio de la caverna se anuncia ya a corto plazo con sus clamores de siempre. Nada nuevo bajo el sol, sólo que ahora la realidad está cambiando, y rápidamente.

Salvemos las voces de venganza de quien ha sufrido mucho porque se les ha asesinado familiares y amigos. ¿Cómo no entender tales resquemores? Y, sin embargo, son muchas las voces también de los que han sembrado, pese a los odios, amplias simientes de reconciliación. El futuro nos dirá si somos capaces de superar la estela de la violencia, para cuyo logro el nuevo partido debe cumplir un objetivo ciertamente esencial para todos: embarcarnos al barco de la paz.

Aboguemos por la normalización de la vida ciudadana vasca con todas las corrientes ideológicas, emergiendo a la superficie y manifestándose abiertamente. La ruptura del binomio los nuestros/los enemigos será también un paso adelante en la auténtica normalización convivencial. El nuevo escenario político está ahí, a la vuelta de la esquina, en la dirección del irresistible avance hacía la convivencia y la democracia. Congratulémonos todos por ello.

http://www.noticiasdenavarra.com/2011/02/15/opinion/colaboracion/el-final-de-una-epoca

Desde la universidad, en defensa de la paz y de la justicia

Tribuna Abierta

Miembros de Elkarbide, asociación universitaria por la paz y el diálogo en el conflicto vasco, por P. Idoyaga, X. Ezeizabarrena, J.R. Bengoetxea, A. Lizarralde, J.M. Castells, J. Olaskoaga, P. Zabalo y M. De la Fuente

Lunes, 27 de Septiembre de 2010

Un grupo de personas, preocupadas por las recientes prohibiciones de manifestaciones, han decidido convocar una nueva para el sábado 2 de octubre. Además de reclamar el derecho de manifestación, dos reivindicaciones presiden esa convocatoria: “Ninguna imposición, ninguna violencia” y “Sí a los derechos humanos, civiles y políticos”. Quienes suscribimos este escrito, miembros de la asociación de profesorado universitario Elkarbide, apoyamos esa convocatoria porque creemos que se sitúa en el espacio público en el que hoy, en toda Euskal Herria, deben situarse las prioridades políticas: en la defensa de la paz y de la justicia.

Unas semanas antes de que la bomba de ETA en la T4 del aeropuerto de Barajas pusiera música de entierro al anterior proceso de paz, desde Elkarbide propusimos públicamente cuatro medidas para dar estabilidad a los deseos ciudadanos de paz y justicia:

-La humanización del conflicto que exigía el reconocimiento de las víctimas de ETA y de los atentados de la extrema derecha, el acercamiento de presas y presos de ETA a Euskal Herria, la supresión de la incomunicación y el cumplimiento de protocolos garantistas para las personas detenidas en comisarías.

-El cese definitivo de todo tipo de acciones armadas de ETA, así como de la kale borroka.

-La derogación de la Ley de Partidos con la consiguiente legalización de la izquierda abertzale y que todas las personas y todas las corrientes políticas pudieran actuar en la vida pública o ejercer representación en la misma sin ningún tipo de amenazas.

-El reconocimiento de vías jurídicas para que la ciudadanía vasca, teniendo en cuenta la diversidad de administraciones institucionales en que está dividida, pudiera ejercer el derecho a decidir las propias relaciones entre tales administraciones, así como con las de otras naciones y pueblos de su entorno.

Conviene recordar que, pese a los grandes avances de los acuerdos de Loiola, aquella tregua sufría ya una profunda erosión en la que el inmovilismo del Gobierno de Madrid tenía mucha responsabilidad. Por eso, también dijimos que cada actor político (los Gobiernos de España y Francia, el Gobierno Vasco, el Gobierno de Navarra, los partidos o corrientes políticas y ETA) debía tomar de forma unilateral lo que en ese cuadro de decisiones correspondía a cada cual. Que todo lo que fuera establecer acuerdos entre tales actores políticos sería positivo, pero que esto no podía seguir funcionando como excusa para atrasar la hora de la paz y de la justicia, hora para la que las decisiones irreversibles, aun siendo individuales, eran garantía insustituible.

Hoy seguimos pensando lo mismo. Pero cada momento de la historia suele tener un punto de inflexión que si se toma bien puede ayudar a mejorar todo un proceso. Hoy y aquí, que la manifestación solicitada para el 2 de octubre pueda celebrarse y sea multitudinaria, puede ser ese punto de inflexión y puede convertirse en un lugar de convergencia entre quienes desde distintas sensibilidades anhelamos la paz y la justicia.

Quizá desde algún lugar de la Administración se diga que manifestaciones como ésta sólo hacen el caldo gordo a ETA. Sinceramente, no. Todos los pasos que el día 2 de octubre caminen hacia adelante en manifestación, estarán dejando a ETA fuera del escenario político, relegada en exclusiva, fuera de la política, para resolver con el Estado el fin de la violencia, las cuestiones sobre desarme y presos y todos esos pasos estarán exigiendo que no haya una sola persona amenazada por ella. Y cada uno de esos pasos adelante estará exigiendo e imponiendo un escenario donde ningún sector de la izquierda abertzale se vea privado de uno solo de sus derechos a la expresión y representación política, ni detenido, encarcelado o condenado por ejercerlos. Esto será la manifestación del 2 de octubre y por eso la apoyamos.

Queremos mirar, también, a nuestra universidad y queremos reivindicar sus deberes a favor de la paz y de la justicia hoy y ahora. Las instituciones universitarias deben ocupar su propio espacio en este proceso y lo deben hacer de una manera pública y, en todo lo que se pueda, publificada; un espacio eminentemente ético, cívico e intelectual orientado a propiciar cuantas medidas favorezcan el fin de la violencia y el pleno ejercicio de los derechos humanos e impulsen para ello el diálogo y la participación social.

Además la universidad, con el compromiso activo de todos los componentes de la comunidad universitaria, deberían convertirse en un espacio en el que la defensa pública y activa de la paz y la justicia se ejerciera con la máxima participación de sus miembros (y no sólo de sus instituciones), con el diálogo y con acuerdos. Quienes suscribimos este documento nos comprometemos, especialmente, con este nuestro deber universitario.

http://www.noticiasdenavarra.com/2010/09/27/opinion/tribuna-abierta/desde-la-universidad-en-defensa-de-la-paz-y-de-la-justicia

Los líderes internacionales por la paz responderán a ETA esta semana

EP – Lunes, 27 de Septiembre de 2010

Los mediadores internacionales tienen previsto responder “a lo largo de esta semana” al último comunicado de ETA, en la que la banda terrorista se muestra dispuesta a adherirse a “un alto el fuego permanente y verificable” e “ir más lejos”, pero condicionado a que el Gobierno se pliegue a sus exigencias.

MADRID. ETA hacía público esta posición en una entrevista con el diario ‘Gara’, su tercera comunicación en dos semanas y horas después de que la izquierda abertzale, Eusko Alkartasuna, Aralar y Alternatiba, entre otros grupos sociales y organizaciones en el País Vasco, suscribieran el documento ‘Para un escenario de paz y soluciones democráticas’ en la localidad vizcaína de Gernika, un acuerdo en el que le reclaman una “declaración de ETA de un alto el fuego permanente, unilateral y verificable por la comunidad internacional como expresión de voluntad para un abandono definitivo de su actividad armada” al entender que “Euskal Herria está viviendo la posibilidad de encauzar el conflicto político y la confrontación violenta hacia un escenario de paz y soluciones democráticas”.

La banda terrorista ya había dejado clara su disposición para reunirse con los mediadores internacionales que suscribieron la denominada Declaración de Bruselas en la que, a finales de marzo, un grupo de personalidades con experiencia en la mediación internacional de conflictos, incluidos cuatro premios Nobel, reclamaron a la banda un alto el fuego verificable internacionalmente y, al Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero, que respondiera con un nuevo proceso de diálogo para “resolver las diferencias y alcanzar una paz duradera” si ETA aceptaba dicho alto el fuego.

Entre los firmantes de la declaración, mayoritariamente irlandeses y sudafricanos, hay cuatro premios Nobel de la Paz: el ex presidente sudafricano Frederick de Klerk, el arzobispo de su país Desmond Tutu, el ex primer ministro irlandés John Hume y la activista norirlandesa Betty Williams.

También la suscribieron los ex primeros ministros irlandeses John Hume, Mary Robinson y Albert Reynolds, así como el jefe de gabinete de Tony Blair cuando éste era primer ministro británico, Jonathan Powell, o el ex secretario general de Interpol, Raymond Kendall, así como nueve académicos especialistas en procesos de paz, fundamentalmente de universidades estadounidenses.

El pasado 18 de septiembre ETA, a través del diario Gara, hizo pública su disposición a reunirse con los mediadores internacionales que suscribieron la Declaración de Bruselas precisamente con el objetivo de analizar conjunamente “los pasos” que se requieren para lograr “una solución democrática al conflicto vasco” y se mostró dispuesta a abordar, “incluidos los compromisos que debe adoptar” la propia banda terrorista.

“UNA PROPUESTA INTEGRAL”

La banda terrorista planteó entonces a la comunidad internacional la necesidad de impulsar “una propuesta integral” para solucionar “el conflicto vasco”, más allá de “pasos parciales”, en la que haya compromisos de todas las partes y se desarrolle una negociación y dejó clara su disposción para analizar “conjuntamente” los pasos a seguir para su “resolución”.

El mediador sudafricano Brian Currin, impulsor de la Declaración de Bruselas, se comprometió en un comunicado a remitir a los mediadores internacionales este segundo comunicado de ETA, publicado íntegramente al día siguiente en los diarios ‘Gara’ y ‘Berria’.

Información relacionada

http://www.noticiasdenavarra.com/2010/09/27/politica/los-mediadores-internacionales-respondern-esta-semana-al-ltimo-comunicado-de-eta