Gaza, asesinatos directos e indirectos.

PALESTINA Devastación tras la ofensiva israelí

Parón en los hospitales de GazaLa crisis energética en la Franja es tal que sólo hay seis horas de electricidad al día

Varios hospitales se han visto obligados a tener que dejar de realizar operaciones

Varios palestinos en el hospital de Deir al-Balah, el pasado julio.

Varios palestinos en el hospital de Deir al-Balah, el pasado julio.AFP
ISABEL PÉREZEspecial para EL MUNDOGaza

Actualizado: 24/10/2014

En la Franja de Gaza los cortes de electricidad de 18 a 20 horas al día, la escasez y el alto precio del diésel que sirve para producir energía con los generadores eléctricos han provocado una crisis aguda en los hospitales que el ministerio de Salud en Gaza ha intentando paliar sin resultado. El hospital de Beit Hanun y el hospital de la Media Luna Roja en Rafah ya han desconectado los aparatos de las salas de operaciones y cancelado todas las citas quirúrgicas. El poco combustible que queda se guarda para urgencias.

El hospital de Beit Hanun ofrece sus servicios sanitarios de Medicina general, Medicina interna o cirugía pediátrica a más de 300.000 habitantes, todos ellos de la zona norte de la Franja de Gaza. Este hospital todavía se recupera de los bombardeos israelíes que sufrió durante la ofensiva militar israelí ‘Margen Protector‘. Al finalizar la guerra, comenzaron inmediatamente su reconstrucción, haciendo lo posible por encontrar el material necesario. Médicos, enfermeros y enfermeras emprendieron también su trabajo. Sin embargo, desde hace tres días, las salas de operaciones están inoperativas y las máquinas apagadas. “Hace dos días, cuando vimos que nos quedaban solo 400 litros de diésel, decidimos cancelar todas las operaciones. Con cortes de electricidad diarios de 18 horas utilizamos mucho más combustible para el generador del hospital. Así que, esos 400 litros se reservan para casos de extrema urgencia“, cuenta el doctor Bassam Abu Warda, director del hospital.

Combustible israelí

El único combustible que entra a la Franja de Gaza es el israelí. Su precio es alto y la cantidad para cubrir las necesidades de la Franja, insuficiente. El acuerdo de alto el fuego estima que Israel debe facilitar la apertura de los pasos fronterizos con la Franja y la entrada de material necesario.

El Centro Palestino para los Derechos Humanos (PCHR en sus siglas en inglés) ha enviado un comunicado urgente advirtiendo al presidente palestino, Mahmud Abbas, y al Gobierno que si no toman medidas urgentes “el deterioro desastroso y grave [de los centros de salud] afectará a los pacientes palestinos en toda la Franja de Gaza”.

“Los establecimientos del ministerio de Salud palestino en la Franja de Gaza sufren una crisis real debido a la paralización de la central eléctrica que fue bombardeada por las fuerzas israelíes el 28 de julio de 2014. Hay una aguda escasez de diésel que se utiliza para los generadores en los hospitales, clínicas y centros de primeros auxilios debido a los cortes de energía”, apunta el centro.

La degradación de una crisis antigua

El doctor Iyad Zaqut, director Administrativo del mayor complejo médico de la Franja, el Hospital Shifa, también confiaba en que las condiciones del alto al fuego mejorasen la situación en los hospitales. “La crisis de combustible es aguda y no es nada nuevo. Estábamos esperando a que, después de que el gobierno de unidad nacional se formase en junio la situación fuera a mejorar, pero llegó la agresión contra Gaza y la crisis empeoró. Según el acuerdo de alto al fuego el suministro de combustible, entre otras cosas, tenía que ser mayor. Aunque lo cierto es que nosotros sólo tenemos diésel para los tres próximos días. La crisis está también afectando al movimiento de ambulancias y otros vehículos,” explica Zaqut.

El complejo Shifa es el hospital público más grande de Gaza. Cuenta con 760 camas, cubre toda la ciudad de Gaza y tiene especialidades que no existen en el resto de la Franja. En la clínica externa recibe diariamente entre 600 y 650 pacientes, en los departamentos obstetricio e internos entran 900 pacientes diariamente.

“Los esfuerzos del ministerio han ayudado a retrasar esta crisis unas horas o unos días en algunos hospitales”, explica el doctor Ashraf al-Qidra, portavoz del ministerio de Salud que estos días está inmerso en reuniones urgentes para afrontar la crisis. “El sistema de salud de Gaza está en continuo deterioro. Después de la guerra hemos entrado en una crisis más aguda que la que teníamos antes“.

Durante la ofensiva militar israelí de este verano 17 hospitales, públicos y privados, fueron dañados por los bombardeos en diferentes grados. Lo mismo ocurrió con 26 centros de cuidados primarios o con 36 ambulancias que fueron objetivo de ataque a pesar de portar heridos. “La reconstrucción del sistema de salud necesita llenar el vacío que ya había antes de la guerra -afirma el doctor Al-Qidra-. La donación de varios donantes terminó a principios del mes de octubre y no hay suficientes fondos para comprar combustible para los hospitales y centros de salud en la Franja de Gaza.”

Los centros de salud de la Franja necesitan aproximadamente 700.000 litros mensuales, unos 25.000 litros al día. Los largos cortes de electricidad ponen en peligro la vida de miles de pacientes, como los pacientes en cuidados intensivos, los que sufren de insuficiencia renal y usan máquinas de diálisis o los bebés. “Si los neonatos en las incubadoras pasan tres o cuatro minutos seguidos sin electricidad sufrirán daños parciales en el cerebro que causará retraso mental”, explica el doctor Al Qidra.

“Desgraciadamente, el acuerdo de alto al fuego no está reparando la situación como debería ser -continúa el doctor Al Qidra-. Los pacientes no pueden ser trasladados fuera para recibir tratamiento, los materiales desechables o medicamentos no entran en cantidades suficientes. Prácticamente, nada ha cambiado.”

http://www.elmundo.es/internacional/2014/10/24/544a568f268e3eb9028b457f.html?cid=SMBOSO25301&s_kw=facebook

“El Gobierno español tiene las manos manchadas de sangre palestina” (Manu Pineda)

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
  • El brigadista Manuel Pineda, miembro de Unadikum, estuvo en Gaza durante la ofensiva israelí del pasado verano y cuenta de primera mano qué vio allí: “Hay ciudades que han desaparecido enteras. No hay electricidad, no hay medicamentos. No hay material de construcción para reconstruir viviendas”. Se muestra muy crítico con el Gobierno español y califica de “terrorismo” las acciones de Israel contra la Franja
  • “También nos hemos reunido con IU, que dicen que apoyan la causa palestina, pero si los acuerdos entre la Junta de Andalucía e Israel se llevan a efecto e IU sigue perteneciendo a ese gobierno, consideraremos que IU tiene también las manos manchadas de sangre de palestinos. Nosotros no estamos casados con nadie”

Manuel Pineda (Málaga, 1965) es un activista que reside habitualmente en Gaza desde septiembre de 2011. Estando allí ha vivido las dos últimas ofensivas contra el pueblo israelí, la operación Pilar Defensivo (que se saldó con más de 170 fallecidos y 1.300 heridos) y la del pasado verano, Margen Protector, en la que murieron más de 2.000 palestinos y unos 70 israelíes. Es miembro de las brigadas internacionales de Unadikum, con las que protege sobre todo a campesinos y pescadores gazatíes durante su jornada laboral. Este jueves estuvo en Jerez ofreciendo una charla e incluso participó en la marcha estudiantil que recorrió las calles del centro.

¿Cual es su labor en Gaza? ¿Cómo protegen a los gazatíes?

La manera de protegerlos es ponernos de escudo humano. Ellos van a trabajar a unos 300 metros de la valla y llegan los soldados, o a veces ni llegan, hay unas torretas que disparan por infrarrojos, y disparan contra los campesinos. Nosotros nos podemos delante de los campesinos cuando están trabajando. Cuando estamos nosotros evitamos que los hieran o los maten. No evitamos que disparen, pero disparan cerca de los pies o al aire. Algunas veces, cuando hemos estado protegiendo a un tractorista, a mí me han disparado en medio de las piernas. Una vez me volaron el talón de un zapato. Ellos saben que somos europeos y sabemos que no nos van a matar. Esos disparos tienen como objetivo asustarnos, disuadirnos, pero en el sitio que estamos no hay heridos ni muertos. Nuestro trabajo en el campo empieza a las 5:30 o 6:00 horas y acaba a las 10:00 o las 11:00 horas, en verano terminamos antes porque hace mucho calor. A partir de ahí quedamos libres el resto del día y a los brigadistas que vienen con nosotros les hacemos conocer cual es la realidad de la mayor cárcel al aire libre del mundo. Se ponen en contacto con los refugiados, con prisioneros que han puesto en libertad, con la familia de los que siguen secuestrados, hacemos que visiten a las familias de chiquillos que han quedado malheridos, que vean con sus ojos los efectos de la guerra. ¿Sabes qué nos pasa? Cuando hablamos de números hablamos de 1.200 muertos, 11.000 heridos, 529.000 personas que han tenido que dejar sus casas por los bombardeos… Hablamos de números y eso deshumaniza. Nosotros preferimos que la gente vaya y le ponga cara a las víctimas. La mayoría de la gente tiene una imagen muy distorsionada de Gaza. Muchos brigadistas vienen y se sorprenden cuando ven edificios y bloques de viviendas. ¿Dónde creen que vive la gente? Muchos piensan que van a llegar y se van a encontrar unas cuantas jaimas y barbudos con metralletas.

¿Cómo es la situación en Gaza ahora?

Tengo mucho interés en que quede claro que cuando no hay una operación en marcha, de estas a las que les ponen nombres ridículos, también hay agresiones. Sobre Gaza hay agresiones cada día. Cada día se dispara contra campesinos, contra pescadores, tres, cuatro, cinco veces por semana se bombardea en Gaza, se mata gente, pero al no haber de forma masiva, eso no sale en los medios de aquí. Han muerto cerca de 2.200 personas directamente por bombardeos o en las 24 horas posteriores a los bombardeos. El número de muertos ya es muy superior, y el que va a haber en los próximos meses debido a las heridas… Cuando hablamos de heridos no nos referimos a que tienen un dedo roto o un arañazo, nos referimos a gente con el cráneo abierto que ha perdido masa encefálica, nos referimos a más de 3.000 niños heridos, muchos de ellos con la columna vertebral rota, muchos han perdido las piernas o los brazos, muchos con la cabeza abierta… Estamos hablando de 11.000 heridos de ese modo, en una zona en la que no entran los medicamentos y los hospitales no tienen electricidad. Los 2.000 muertos estos pueden ser una anécdota comparado con lo que va a venir en estos próximos meses. Lo que pasa que estas van a ser muertes más silenciosas. Las muertes bajo las bombas son dramáticas, son terribles, pero ellos tienen al menos el consuelo de que sirve para denunciar la agresión israelí, para denunciar a sus verdugos.

¿Allí era libre de moverse por todo Gaza o tenía limitaciones?

Total libertad. La misma libertad que pueda tener un palestino. Allí el problema que teníamos era que caen bombas y te matan. El problema o la ventaja es que eso no te quita libertad porque no hay ningún sitio seguro. Han bombardeado doce hospitales, en uno estábamos como escudo humano, lo bombardearon con nosotros dentro. Israel avisó que iba a bombardear el hospital y nosotros nos metimos dentro para protegerlo. Había 50 enfermos, se evacuaron a los 33 que estaban en mejores condiciones, pero había 17 que estaban mal, y de esos 16 estaban en coma. Avisamos a nuestro Gobierno, avisé al cónsul español en Jerusalén, y avisamos a Israel en una rueda de prensa de que nos metíamos internacionales allí. El hospital lo echaron abajo, tuvimos que desenganchar a los enfermos como pudimos, porque avisaron a las 20:45 y a las 21:00 horas empezaron a bombardear. Los sacamos quitándoles las máquinas, metiendo a los 17 en dos ambulancias, evacuándolos en medio de los escombros y el humo para llevarlos a otro hospital. Uno de los enfermos no soportó el viaje. Ese caso fue más conocido porque habíamos internacionales y eso evitó que mataran a los enfermos. En Gaza hay muchos hospitales pero no tienen nada que ver con los de aquí. La gente cuando tiene problemas serios tienen que ir a otros. Allí te encuentras quirófanos en los que operan con la luz de un móvil porque no tienen electricidad y te están abriendo la barriga y la luz del cirujano es la linterna del móvil.

¿Se palpa en las calles de Gaza odio a Israel?

Imagínate. Allí no hay una familia a la que no le hayan matado varios miembros. Hablar de Israel allí es como hablar del demonio. La gente tiene mucho resquemor a la postura de la democracia occidental. Un ejemplo, iba con una compañera venezolana, a la que le preguntaban de donde era y le decían: Ahh, el comandante Chávez, Maduro. Era como un amigo. ¿Y tú de dónde eres? De España… ¿Eres del Madrid o del Barcelona? Era como mejor hablar de otras cosas, no de lo que hace tu Gobierno. Es vergonzoso lo que hacen los gobiernos europeos que son gobiernos títeres de EEUU.

¿Qué le pareció la postura del Gobierno de España durante el conflicto?

Estoy harto de decir que el Gobierno español tiene las manos manchadas de sangre palestina. El Gobierno español le vende bombas a Israel, bombas que Israel utiliza para destrozar las cabezas de los niños palestinos. Una vez que ha utilizado esa arma le revende armas al gobierno español con el sello de comprobado en batalla. Sí, esta bomba la he tirado y ha reventado la cabeza de los niños, es eficaz. Hace poco publicó El País un artículo que decía que el gobierno español vende armas a Israel por 12 millones y le compra por 400 millones. Es un gobierno cómplice del terrorismo israelí. Lo que pasa es que luego hace gestos, vende armas y luego manda unas pocas de tiritas a los niños para que se tapen las heridas. Me parece un ejercicio extremo de hipocresía. La función que tenemos es denunciar esa hipocresía y esa complicidad. Estoy invitado a comparecer en el Parlamento Europeo en noviembre para decirle a los europarlamentarios que son cómplices del terrorismo israelí. Nuestra asociación está nominada a los Premios del Ciudadano Europeo y ya te digo que después de la intervención creo que vamos a tener pocas posibilidades (risas).

La operación militar israelí sobre Gaza coincidió con el anuncio de un gobierno de unidad palestino. ¿Hubo intención de impedir que se produjera esa unidad?

La operación no empezó con el gobierno de unidad, ese fue el motivo real. Luego, ellos mismos (Israel) abrieron la caza del árabe, empezaron a linchar a gente, secuestraron en pocos días a 800 palestinos, muchos de ellos parlamentarios. Un tercio del parlamento palestino está en cárceles israelíes. Empezaron a matar gente, la provocación iba a más, lo que hizo que estallara todo. Los colonos hacen lo que hacen los paramilitares, son gente armada hasta los dientes. Los seis colonos secuestraron a un niño de 12 años, lo torturaron de forma sádica y antes de que muriera le hicieron beber gasolina y le metieron fuego. Eso ya hizo que la gente estallara y empezara a lanzar cohetes contra territorio ocupado. Lo que origina todo esto es el anuncio del Gobierno de unidad nacional que acababa con dos años de división irresponsable por parte de los dirigentes palestinos.

¿Qué han supuesto los 50 días de ofensiva que hubo entre julio y agosto?

La situación en el ámbito humanitario está bastante peor. Gaza está ahora mismo en una situación catastrófica. Hay ciudades que han desaparecido enteras. No hay electricidad, no hay medicamentos. No hay material de construcción para reconstruir esas viviendas. Se espera un invierno duro en el que hay mucha gente que no tiene un techo donde cobijarse. En este sentido ha servido para destruir aún más a una población que estaba bastante destruida. En el ámbito político ha servido para quitarle la careta a Israel. Y para quitarle la careta a nuestro Gobierno. Las charlas que voy dando no tienen un objetivo plañidero, no vengo para hacer a la gente llorar. Escucharme tiene el valor de que he estado allí y lo he visto de primera mano, pero no voy a aportar ninguna información que la gente no sepa. La asunción de Palestina y Oriente Medio no pasa por la pacificación con Israel porque es imposible. O sea, tú no puedes vivir con un escorpión en tu casa porque un escorpión en cuanto pueda te va a matar. Lo tienes que matar, o tú lo matas o él te mata a ti. La pacificación de Oriente Medio pasa por la desaparición de Israel. Y pasa porque los territorios históricos palestinos pasen a ser de Palestina, y que allí convivan musulmanes, judíos, cristianos y ateos como yo, y no que los judíos tengan más derechos que la gente de allí. Allí los musulmanes no tienen los mismos derechos que los judíos. No pueden ir por las mismas carreteras, ni ir a los mismos colegios, ni acceder a los mismos sitios. Eso lo hace Israel con el consentimiento y apoyo de la comunidad internacional. Hay que decirle a nuestro Gobierno que si sigue apoyando a esa entidad terrorista son cómplices de terrorismo. Durante la masacre, el Gobierno se vio obligado por las movilizaciones en la calle a anunciar una moratoria para no vender armas a Israel, una moratoria que duró agosto y septiembre, ya se ha acabado. El 7 de octubre se publicó en el BOE un nuevo acuerdo en materia militar entre el Gobierno español y el régimen israelí. Ponemos el ejemplo de varios países latinoamericanos que están dando ejemplos de decencia: El gobierno venezolano, con Chávez al frente, en la operación Plomo Fundido expulsó al embajador del país. Ahora han sido los gobiernos chileno, brasileño, ecuatoriano y salvadoreño. Estamos pidiendo a nuestro Gobierno que imite la decencia y dignidad de esos gobiernos y que eche al embajador sionista de aquí porque es un embajador de una entidad terrorista.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

A través de su cuenta de Twitter (@Manu_Abu_Carlos) iba contando todo lo que veía en Gaza, ¿cree que medios como éste sirven para concienciar a mucha gente sobre lo que pasa?

No me gusta decir esto porque parece que está uno echándose flores, pero ha sido fundamental la presencia de internacionales allí. Los medios de comunicación ofrecen un discurso bastante distorsionado de la realidad, escriben al dictado de Israel en la mayoría de los casos. La mayoría de la gente que escribe sobre Gaza no está en Gaza, está en Jerusalén, y escriben lo que cuentan los voceros israelíes. Distorsiona mucho lo que está pasando realmente. Esta vez hemos tenido más posibilidad de ir enviando noticias casi al minuto, nos ha permitido romper ese cerco mediático. Hay cosas que no han podido callar. Hay medios muy de derechas que han contactado con nosotros. He participado en tertulias de la Cope. El ABC sacó un artículo sobre el papel de los internacionales allí que parecía que lo estaba escribiendo Mundo Obrero. Ha sido tan malo lo que ha hecho Israel y ha sido tan imposible evitar que se supiera… Creo que ha sido bastante eficaz nuestra presencia allí.

¿No siente miedo estando allí? ¿Cómo lo supera?

Si no tuviera miedo estaría para que me encerraran. No tener miedo en una situación como esa es de locos. Nuestro miedo es menor en el sentido de que lo único que arriesgo es mi vida. La mayoría de los gazatíes el terror que tiene no es por su vida sino por la vida de sus hijos. Te pongo un ejemplo: A partir de un momento casi todas las familias deciden encerrarse en un cuarto de su casa, esperando que no le caigan las bombas pero también esperando que si les caen los maten a todos juntos. No querían dejar más familias rotas, como hay muchas. Hay una familia, la As-Samuni, que perdió en la operación Plomo Fundido a 29 miembros. En la operación Pilar Defensivo hubo dos familias que perdieron muchos miembros. La familia Ardhalu perdió a diez. Han sido casi 90 las familias que han muerto enteras. Cuando hablamos de desaparecer enteras no nos referimos al padre, la madre y un niño. Las familias tienen muchos hijos. Cuando se casan, las niñas se van a vivir con el marido y los niños hacen un piso encima de los padres. Cada vez que bombardean a una familia destruyen a varias generaciones. Tengo hijos y los comprendo perfectamente. Por eso me permitía ciertas licencias que si tuviera allí a mis hijos no me las podría permitir.

Imagino que se alegra entonces del nacimiento de plataformas como Jerez con Palestina.

Claro. Felicitamos a todos esos movimientos. Tenemos que estar pendientes, movilizándonos. La presidenta de la Junta, Susana Díaz, se reunió con el embajador de Israel, anunciando que iba a llevar a cabo una serie de acuerdos con el régimen israelí y se hicieron protestas contra eso. Se llegó a publicar el acuerdo en la web de la Junta y a raíz de las movilizaciones populares se quitó, pero no han renunciado a la firma de esos acuerdos. También nos hemos reunido con IU, que dicen que apoyan la causa palestina, pero si estos acuerdos se llevan a efecto e IU sigue perteneciendo a ese gobierno consideraremos que IU tiene también las manos manchadas de sangre de palestinos. Nosotros no estamos casados con nadie.

http://www.larepublica.es/2014/10/manu-pineda-el-gobierno-espanol-tiene-las-manos-manchadas-de-sangre-palestina/

[Genocidio sionista] Israel, responsable de crímenes de guerra, se retira impunemente de Gaza. La Franja ha quedado devastada

Escrito por 

 

MOHAMED ABED/AFP MOHAMED ABED/AFP

A las 8 entró en vigor la tregua de tres días, y con el correr de la jornada los palestinos de Gaza fueron saliendo de sus casas o refugios en busca de abastecimiento en una región devastada tras 29 días de ataques israelíes por aire, mar y tierra. Ahora, el asesino sionista debe responder por sus crímenes.

Si Israel cumple la tregua, será el periodo de calma más prolongado en casi un mes de ataques y enfrentamientos que provocaron casi 1.900 muertos y unos 10.000 heridos entre los palestinos y palestinas, en su mayoría civiles, y 67 víctimas fatales israelíes, en su mayoría soldados.

UNICEF dio cifras espeluznantes ayer al informar que la cantidad de niños y niñas asesinadas superan las 409, además de tres heridas. Muchos niños y niñas han quedado además sin familia (asesinadas también por Israel), por lo cual se abre otro capítulo de emergencia humanitaria.

De aquí al jueves, mediadores de Egipto tienen previsto mantener contactos separados con una delegación palestina presente en El Cairo desde hace varios días y con otra de funcionarios israelíes arribada hoy a la capital egipcia, informó la agencia de noticias estatal egipcia MENA.

Enviados palestinos anticiparon ayer duras negociaciones con Israel para acordar un alto el fuego duradero en Gaza, que sufrió otra demoledora ofensiva militar israelí a principios de 2019 y otra menos intensa en 2012, aunque ninguna de ellas tan letal y prolongada como la lanzada el 8 de julio pasado.

Los palestinos demandan un cese de las hostilidades, la retirada total de los soldados con que Israel invadió Gaza a partir del 17 de julio, el levantamiento del bloqueo militar que Israel impuso a ese territorio hace siete años y ayuda internacional para reconstruir toda la zona.

La agencia de noticias palestina Wafa informó hoy sobre gestiones en curso para tratar de organizar una conferencia de donantes internacionales para la reconstrucción de Gaza, posiblemente en Noruega en septiembre próximo.

Egipto e Israel impusieron el bloqueo de Gaza luego de que Hamas conquistó la región y echó a las fuerzas de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), del presidente Mahmud Abbas, cuya autoridad quedó limitada a los territorios de Cisjordania, separados de Gaza por Israel.

Pero el movimiento islamista y el partido laico Al Fatah, de Abbas, firmaron este año un pacto de reconciliación y formaron un gobierno de unidad nacional, y Hamas insinuó hoy que Abbas podría tener un papel en Gaza en los esfuerzos de reconstrucción de la región costera, donde viven 1,8 millones de personas.

“Sabemos que tenemos un gobierno de unidad nacional que puede encargarse de la conferencia de donantes y de la reconstrucción, pero implementarla sobre el terreno requerirá una cooperación nacional”, dijo Izzat Rishq, dirigente de Hamas y miembro de la delegación palestina presente en el Cairo.

La delegación palestina está liderada por un miembro de Al Fatah,  Azam Al Ahmed, que responde a Abbas, pero también incluye a representantes de Hamas y otros grupos armados de Gaza.

Un eventual retorno de Abbas o de sus funcionarios de primera línea a Gaza serviría para dar garantías a Israel y Egipto, permitiendo un alivio del bloqueo, según analistas.

Las autoridades de Gaza cifran en 1.867 los muertos -más de 400 de ellos niños- y en más de 10.000 los heridos por la ofensiva israelí, aunque estiman que la cifra puede crecer en los próximos días al removerse los escombros de miles de casas bombardeadas, de las cuales más de 1.000 fueron completamente destruidas.

“La ofensiva ha tenido un impacto catastrófico y trágico en los niños. Murieron 392 niños y 2.502 resultaron heridos. Si tenemos en cuenta lo que estas cifras representan para la población de Gaza, es como si hubieran muerto 200.000 niños en Estados Unidos”, afirmó Pernille Ironside, jefa de la Oficina de Unicef en Gaza.

Al entrar hoy en vigor la tregua, Gaza recuperó el silencio  luego de casi un mes de bombardeos, y los residentes se animaron a abandonar sus casas o refugios de desplazados para inspeccionar la magnitud de los daños causados por los ataques israelíes.

En Ciudad de Gaza, donde las calles estuvieron desiertas durante el conflicto, los autos volvieron a circular y los comercios que quedaron en pie, así como también los mercados callejeros, abrieron sus puertas, informó la agencia de noticias EFE.

La reconstrucción de Gaza, donde los daños materiales fueron valorados en más de 5.000 millones de dólares, llevará varios años, estimaron hoy funcionarios palestinos.

“Nunca vi este tipo de destrucción antes”, dijo el jefe del Comité Internacional de la Cruz Roja, Peter Maurer. “Me siento profundamente conmocionado por lo que vi y enojado porque no pudimos prevenir lo que ocurrió”, señaló.

Si bien las organizaciones humanitarias aceleraron el envío de alimentos y medicinas, advirtieron que sus medios son insuficientes ante tanta destrucción en el enclave.

Asimismo, recordaron que los hospitales de Gaza están abarrotados y literalmente colapsados por el alto número de víctimas.

“La gente está empezando a dejar los refugios de la ONU”, escribió en Twitter el vocero local de UNRWA, Chris Gunness.
Por primera vez bajó levemente el número de refugiados, hasta los 267.970 en 90 alojamientos de la ONU, agregó.

Por su parte, la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Navi Pillay, le exigió hoy a Israel que asuma sus responsabilidades por “las crecientes evidencias de crímenes de guerra” ejecutados por el Ejército en la Franja de Gaza.

En tanto, el canciller palestino, Riad Malki, dijo hoy que su gobierno quiere demandar lo antes posible a Israel ante la Corte Penal Internacional (CPI) por crímenes de guerra.

 

http://www.kaosenlared.net/component/k2/93443-genocidio-sionista-israel,-responsable-de-cr%C3%ADmenes-de-guerra,-se-retira-impunemente-de-gaza-la-franja-ha-quedado-devastada

Noam Chomsky, Rigoberta Menchú y otros 62 intelectuales exigen embargo militar a Israel

Escrito por  Kaos. Solidaridad con Palestina

Según destaca el comunicado de los intelectuales, “la capacidad de Israel para poner en marcha este tipo de ataques devastadores con impunidad proviene en gran parte de la vasta cooperación militar internacional y del comercio de armas que Israel mantiene con gobiernos cómplices de todo el mundo.”

La carta fue publicada por el diario ‘The Guardian‘, en donde figuras públicas como la guatemalteca Rigoberta Menchú o el argentino Adolfo Pérez Esquivel, ganadores del Nobel de la Paz, lamentan que Israel haya desatado “una vez más toda la fuerza de su Ejército contra la población palestina”.

Los firmantes de la carta exigen un embargo militar inmediato a Israel por su ofensiva en la Franja de Gaza.

“Hacemos un llamado a las Naciones Unidas y a los gobiernos de todo el mundo a tomar medidas inmediatas para aplicar a Israel un embargo militar integral y legalmente vinculante, similar al impuesto a Sudáfrica durante el apartheid,” señala el comunicado.

Entre los firmantes se encuentra el Premio Nobel de la Paz de la Argentina, Adolfo Pérez Esquivel, así como sus colegas Desmond Tutu, de Sudáfrica, Rigoberta Menchú, de Guatemala, Mairead Maguire, de Irlanda, Jody Williams, de Estados Unidos, y Betty Williams, de Irlanda del Norte.

“Israel ha desatado una vez más toda la fuerza de su ejército contra la población palestina cautiva –arranca el texto–, sobre todo en la sitiada Franja de Gaza, en un acto inhumano e ilegal de agresión militar. El actual ataque de Israel contra Gaza hasta el momento ha matado a muchos civiles inocentes, ha causado cientos de heridos y devastado la infraestructura civil, incluido el sector de la salud, que ya estaba gravemente deteriorado.”

Según destaca el comunicado de los intelectuales, “la capacidad de Israel para poner en marcha este tipo de ataques devastadores con impunidad proviene en gran parte de la vasta cooperación militar internacional y del comercio de armas que Israel mantiene con gobiernos cómplices de todo el mundo.”

También firmaron el texto el músico británico Roger Waters, la escritora estadounidense Alice Walker, el teólogo de la liberación brasileño Frei Betto, el sindicalista sudafricano Zwelinzima Vavi, su colega brasileño Joao Antonio Felicio, el filósofo esloveno Slavoj Zizek, el académico israelí Nurit Peled, el británico ex presidente del PEN Gillian Slovo y la escritora india Gita Hariharan.

“A partir de 2008, EE.UU. comenzó una ayuda militar a Israel que rondará 30 mil millones de dólares, mientras que las ventas militares anuales israelíes al mundo llegan a miles de millones de dólares. En los últimos años, los países europeos han exportado armas a Israel por valor de miles de millones de euros, y la Unión Europea ha financiado a las empresas militares y a las universidades israelíes con becas de investigación en el ámbito militar por un valor de cientos de millones de euros”, señala el comunicado.

Los intelectuales acusaron a los países emergentes de apoyar de palabra a Palestina mientras financian las campañas represivas de Israel. “Las economías emergentes, como India, Brasil y Chile, aumentan rápidamente su comercio y cooperación militar con Israel, a pesar de que afirman apoyar los derechos palestinos.”

Entre los firmantes también aparecen Federico Mayor Zaragoza, ex director general de la Unesco, de España; Chris Hedges, periodista, Premio Pulitzer 2002, de EE.UU.; Boots Riley, rapero, poeta, productor de artes, de EE.UU.; y Noam Chomsky, filósofo, analista político, de EE.UU.

http://www.kaosenlared.net/secciones/s/derechos-humanos/92601-noam-chomsky,-rigoberta-mench%C3%BA-y-otros-62-intelectuales-exigen-embargo-militar-a-israel

Una farsa y 11 motivos detrás de la agresión israelí a Gaza

Punto y seguido

Nazanín Armanian, 21 jul 2014

 

“¿Qué pasaría si, dentro de una semana, fuesen secuestrados tres jóvenes de 14 años en una de las colonias?”, fue la pregunta-profecía lanzada por Tamir Pardo, jefe del Mossad, una semana antes de la desaparición de los tres jóvenes israelíes en Cisjordania, según publica el diario israelí Haaretz (Mossad chief’s chillingly prescient kidnap prophecy).

¿Insinúa Haaretz que se ha tratado de una guerra de bandera falsa?  ¿Que Netanyahu ha utilizado los 18 días de sufrimiento de los familiares de los chicos dándoles esperanza de encontrarlos vivos, a sabiendas de que estaban muertos, mientras detenía a cientos de activistas palestinos, mataba, mutilaba y dejaba sin hogar a miles de civiles inocentes?

Claro está que la reconstrucción oficial de los hechos es bastante difícil de creer: unos israelíes suben a un coche de matrícula palestina (¿o era israelí?) en Cisjordania, después piden ayuda a través del teléfono móvil,  pero a pesar del protocolo de guerra contra el terror en un país en estado de alerta constante nadie toma en serio su petición de socorro;  después de la detención (y seguramente de la tortura) de unos 600 palestinos “implicados” Israel seguía sin saber de los jóvenes, y no supo el lugar en el que estaban enterrados hasta 18 días después. Tampoco explicaron por qué los secuestradores no pidieron un rescate (como sí hizo Hamas tras capturar al soldado Guilad Schalit en 2006 para liberarlo en 2011 a cambio de cerca de mil hombres, mujeres y niños palestinos detenidos por Israel), o por qué nadie reclamó la autoría del crimen. Dieciocho días ha sido tiempo más que suficiente para acosar a los palestinos, culpar a Hamas sin ninguna investigación, prueba o indicio, y lograr el apoyo de la opinión pública interna y mundial para lo que se había planeado con anterioridad.

Si esta hipótesis se descarta, quedan otros posibles autores: los lobos solitarios, contra los que Hamas lucha, o el Estado Islámico de Irak y Levante (EIIL), que reclamó la autoría del secuestro. Según Edward Snowden, el EIIL fue fundado por el Mossad, EEUU y Reino Unido con el objetivo de crear un avispero que involucre a los estados musulmanes de la región, protegiendo a Israel. En su macabro avance, esta semana lapidaron a dos mujeres sirias.  (ver: 23 observaciones sobre la nueva guerra líquida de EEUU en Irak).

A pesar de que Hamas comete asesinatos contra la población civil israelí, este crimen no lleva su marca. De hecho, los lanzamientos de cohetes se habían reducido a unos cinco por mes en 2013, cuando en 2007 eran cerca de 200. Junto con Al Fatah estaba formando el Estado palestino, y un hecho de tal calibre dañaría severamente su imagen ante los políticos occidentales que habían apoyado la fundación de dicho Estado. Sea como fuere, Netanyahu ha echado mano al Plan Dagan (elaborado en 2001) que prevé el uso de la muerte de civiles israelíes para justificar operaciones militares contra enemigos.

“Netanyahu es un mentiroso”, dijo una vez Nicolas Sarkozy, harto de artimañas y chantajes del político hebreo.  Para encontrar una magnífica descripción gráfica de la realidad distorsionada palestina está el artículo del periodista israelí Noam Sheizaf, titulado Why I object to this military campaign, even as missiles fall on my city.

Los porqués de la actual masacre

Durante los últimos años los distintos gobiernos israelíes han atacado Gaza para conseguir más apoyo de los belicistas en vísperas de elecciones, para preservar una coalición de gobierno, acallar las voces de protesta interna, desviar la atención pública de un escándalo o entrenar a sus tropas en un campo de batalla real, entre otros motivos. La actual agresión busca los siguientes objetivos nacionales, regionales e internacionales:

1. Limar las fricciones políticas de su régimen, además de permitir que un Netanyahu acusado por algunos socios del Gobierno —como el ultraderechista moldavo Avigdor Lieberman, exministro de Asuntos Exteriores— de fracasar en el intento de atacar a Irán,  o de impedir que el Estado palestino ganase legitimidad en la ONU, se presente de nuevo como un hombre duro. Liberman dimitió el 6 de julio por considerar blanda la lluvia de misiles y bombas que caían sobre la franja, forzando así al primer ministro a lanzar la ofensiva terrestre, a cambio de seguir dándole estabilidad a su Gobierno.

2. Impedir la formación de un Estado palestino, debilitando la infraestructura de Hamas, dañando su credibilidad y provocando que surjan nuevas brechas entre Al Fatah y Hamas, para acabar con la unión entre ambas formaciones. Tel Aviv no busca la destrucción de la organización derechista-islámica; la necesita para que siga gestionando el gueto de Gaza, para que impida el caos o que grupos descontrolados tomen protagonismo, y para que sirva de pretexto para atacar a los palestinos cada dos por tres.

3. El objetivo real de la agresión no es Hamas, “el terrorista”, sino el pueblo palestino, como en su día hizo Israel con el Líbano, Irak, Sudán, Libia o Siria.

4. Radicalizar a Hamas y provocar un conflicto interpalestino. Una mala idea, ya que un Hamas debilitado y acorralado no tendría nada que perder en una batalla tan desigual, en una sociedad tan peligrosamente frustrada. Tel Aviv piensa que podrá reinar en un estado de guerra permanente en la zona.

5. Hacer pedagogía del terror, en este caso dirigida a Mahmud Abbas, por atreverse a pedir el reconocimiento de su Estado en la ONU y acercarse a Hamas.

6. Apoderarse de los yacimientos de hidrocarburos en Palestina (ver: Israel detrás del gas de Gaza). En enero pasado, Mahmud Abbas y Putin negociaron la explotación del yacimiento del gas de las aguas de Gaza por Gazprom.

7. Librarse de la presión de Obama y Kerry, que les exigían esfuerzos en el proceso de paz con los palestinos, además de parar los nuevos asentamientos (ver: Israel: Aquí mando yo). Este ataque no sólo significa arruinar el plan de paz estadounidense, sino que además es un claro mensaje a Obama:  sin el apoyo de EEUU Israel es capaz de lanzar destructivas guerras sin que nadie, ni en Occidente ni en Oriente, tenga agallas de impedírselo o de amonestarle.

8. Recibir más ayudas militares de sus socios occidentales: Obama añadió otros 500 millones de dólares a la partida de 30. 000 millones prevista para el periodo 2009-2018, entre otras entregas militares.

9. El temor a que un Estado palestino se acerque a Moscú (como lo están haciendo Cuba y los países exsocialistas de Asia Central), ahora que su pueblo ha sido casi abandonado por los países árabes, Turquía e Irán.

10. Exhibir su poderío en la región, con la complicidad de Egipto, aprovechando la catastrófica situación en la que se encuentran: Libia, Sudán, Siria e Irak agonizan como estados y naciones; el Líbano carece de gobierno; Hizbollah está entretenido en la lucha contra los terroristas en Siria (ver: Siria es una trampa), e Irán se encuentra ocupado con las negociaciones con EEUU sobre el programa nuclear (la prioridad de Teherán es romper las sanciones económicas y dar una imagen más amable y menos radical).

11. Siendo uno de los principales fabricantes mundiales de armas, le interesa probar nuevos artefactos: un gas venenoso en 2001, el fósforo blanco con efectos de napalm en 2009, y el uso de explosivos de metal inerte denso ahora.

Se trata de emplear la guerra para conseguir objetivos que no ha podido lograr desde la política.

Nueva situación, nuevas políticas

A pesar de la propaganda israelí, Gaza/Palestina no es Hamas, una organización de derechas religiosa, con grandes sombras y poca luz en sus acciones sociales y político-militares. Hombres y mujeres laicas, creyentes de diferentes religiones, feministas o pacifistas forman parte de la resistencia palestina (ver: Lenin en Palestina), y teniendo en cuenta los profundos cambios en la zona, trazarán nuevas tácticas y estrategias para conseguir sus objetivos.

El resultado de esta guerra-masacre está siendo un triunfo militar de Israel contra los petardos de Hamas, a la vez que un fracaso estratégico por los crímenes cometidos contra la humanidad; un aumento de los sentimientos antiisraelíes (y antioccidentales) en la región y un duro golpe a Hamas y Al Fatah, que cae como víctima política, acusada con o sin razón de colaboracionista.

Avanza la construcción de un Nuevo Oriente Medio diseñado por el imperialismo estadounidense e Israel, edificado sobre los cuerpos calcinados de cientos de miles de personas, en el que un Gran Israel nacería si consigue hacerse con los territorios, el petróleo y el agua que pertenecen a sus vecinos.

Ante el arrollador poderío de este país y sus socios occidentales, los palestinos no pueden lanzarse a batallas suicidas y emitir declaraciones pasionales propias de políticos aficionados como que “continuará su lucha hasta la última gota de sangre”. En ocasiones, habría que dar un paso atrás para luego dar dos hacia adelante.

http://blogs.publico.es/puntoyseguido/1798/una-farsa-y-11-motivos-detras-de-la-agresion-israeli-a-gaza/