ETA ofrece el desarme unilateral a cambio de contactos con el Gobierno para tratar el final del conflicto

La Comisión Internacional de Verificación asegura que la banda está “preparada para dialogar sobre asuntos prácticos relevantes para consolidar el proceso”
ELPLURAL.COM/EFE | 04/mayo/2012
.
La denominada Comisión Internacional de Verificación (CIV) del alto el fuego en el País Vasco ha dicho hoy que, mediante contactos directos con ETA, la organización terrorista le ha transmitido que está “preparada para dialogar”. La banda quiere establecer un contacto con el Gobierno para proceder al desarme unilateral y que se aborde la situación de los presos para conseguir una conclusión definitiva del conflicto.

Esta comisión se ha reunido entre ayer y hoy en Bilbao con las fuerzas políticas y sociales vascas, incluido el consejero de Interior del Gobierno vasco, Rodolfo Ares, y con representantes del PNV, el PSE-EE y los partidos de la izquierda abertzale, así como la patronal vasca Confebask, los sindicatos UGT, CCOO, ELA y LAB y representantes de la Iglesia. No se han reunido con el PP.

“Preparada para dialogar”
Al acabar hoy las citas, la comisión ha hecho público un comunicado en el que ha asegurado que, mediante contactos directos con ETA, ha recibido un mensaje de la organización en el que comunica que está “preparada para dialogar sobre asuntos prácticos relevantes para consolidar el proceso”. Según este grupo, la banda necesita un contacto con el Gobierno para poder proceder al desarme unilateral y que se aborde la situación de los presos para conseguir una conclusión definitiva del conflicto.

Compromiso con el fin de la violencia
Esta comisión ha afirmado que ha podido constatar que ETA continúa respetando sus compromisos con el fin de la violencia, que se siguen dando avances para consolidar la paz y también ha opinado sobre el plan de reinserción de etarras avanzado por el Gobierno, del que ha dicho: “Es un primer paso que esperamos tenga seguimiento en la misma dirección”.

Reuniones políticas
Este grupo de trabajo se reunió ayer primero por separado con varios políticos vascos, entre ellos el consejero de Interior y el comisionado del lehendakari para la convivencia, Jesús Loza, y hoy se ha reunido con la mayoría de los mismos agentes políticos y sociales en una reunión plenaria. Además de Ares y Loza, se ha reunido en estos dos días con Iñigo Urkullu (PNV), José Antonio Pastor (PSE-EE), Rufi Etxeberria (izquierda abertzale), Nuria Lopez de Guereñu (Confebask), Xabier Anza (ELA), Patxi Aguirezabala (ELA), Ainhoa Etxaide (LAB), Jon Etxeberria (LAB), Raúl Arza (UGT), Emilia Málaga (UGT), Loli Garcia (CCOO) y el obispo emérito Juan María Uriarte.

Diálogo fluido
La CIV ha agradecido la ayuda y cooperación de todos ellos en el desarrollo de su trabajo y los numerosos mensajes que ha recibido “destacando el apoyo de la sociedad vasca al trabajo de la Comisión”. Para seguir con los avances para consolidar la paz en el País Vasco, la comisión ha animado a que “todos los agentes políticos y sociales de la sociedad vasca y todos los otros actores relevantes mantengan un diálogo fluido”.
Una paz duradera
La comisión se ha mostrado dispuesta a ampliar las relaciones de trabajo positivas ya establecidas en el País Vasco y a seguir “trabajando con determinación e imparcialidad con el objetivo de contribuir a esta oportunidad histórica de una paz duradera en el País Vasco”.

La Comisión Internacional de Verificación
Esta Comisión Internacional de Verificación del alto el fuego en el País Vasco se constituyó el 28 de septiembre pasado, impulsada por la izquierda abertzale y el abogado sudafricano Brian Currin. En un principio, el Gobierno vasco no otorgó ningún reconocimiento al grupo, pero el pasado enero el lehendakari, Patxi López, reconoció que el Ejecutivo que preside había abierto una línea de comunicación con este grupo de verificadores. El Gobierno central no avala el papel de esta comisión.

Seis personas con experiencia internacional
La CIV está compuesta por seis personas con experiencia internacional en procesos de paz y en seguridad: Ronnie Kasrils (Sudáfrica), Ray Kendall (Reino Unido), Chris Maccabe (Reino Unido), Ram Manikkalingam (Sri Lanka) y Satish Nambiar (India), mientras que su coordinadora es Fleur Ravensbergen. La de esta semana ha sido su tercera visita al País Vasco, y en esta ocasión han venido todos los citados menos Ray Kendall.

Artículos relacionados

 

http://www.elplural.com/2012/05/04/eta-ofrece-el-desarme-unilateral-a-cambio-de-contactos-con-el-gobierno-para-tratar-el-final-del-conflicto/

La izquierda ‘abertzale’ manifiesta su “profundo pesar” por las víctimas de ETA

Batasuna hace por vez primera autocrítica por su posición política con respecto a los afectados por el terrorismo, pero no reclama a la banda que se disuelva

 San Sebastián 26 FEB 2012

De izquierda a derecha, el exdirigente etarra Antxon Etxebeste; el diputado general de Gizpukoa, Martin Garitano, y el abogado Iñigo Iruin, esta mañana en el Kursaal. / JUAN HERRERO (EFE)

Reconocimiento al dolor causado a las victimas de ETA y justicia especial para un periodo de transición. La izquierda abertzale acaba de presentar en el Kursaal de San Sebastián su “nueva aportación” para consolidar el fin de ETA en la que con el nombre de Viento de soluciónquiere romper el bucle en el que ha entrado la situación tras el anuncio etarra del 20 de octubre de cese definitivo de la violencia.

Mientras el Gobierno asegura que no habrá acercamiento de presoshasta que ETA no anuncie su disolución definitiva, la izquierda abertzaleconsidera estos imprescindibles y reclama incluso, sin llegar a citarla por su nombre, un amnistía (“es necesaria la vuelta al hogar de todos y todas las presas y exiliadas, procediendo a adoptar las medidas necesarias para que, tras un largo periodo de ausencia, puedan adecuarse a la vida ordinaria”).

Por primera vez, la antigua Batasuna hace autocrítica en detalle sobre su actitud a lo largo de este medio siglo de terrorismo con las víctimas de ETA. En este sentido, manifiesta “su profundo pesar tanto por las consecuencias derivadas de la acción armada de ETA” como por su posición política con respecto a las víctimas “en la medida en la que haya podido suponer aunque no de manera intencionada, un dolor añadido o un sentimiento de humillación” para estas.

El texto pide a ETA su desarme, pero no su disolución

En el documento, difundido en euskera, castellano, francés e inglés, los radicales aceptan que mediante sus declaraciones o actos han podido “proyectar una imagen de insensibilidad frente al dolor causado por las acciones de ETA” y que les ha “faltado hacia unas víctimas la sensibilidad mostrada con otras”.

Aunque asegura que no quiere hacer una equiparación entre víctimas, cita como “un hecho histórico que nadie puede negar” las muertes producidas “por fuerzas parapoliciales, terrorismo de Estado, represión, políticas de tirar a matar, torturas y tratos inhumanos”.

El texto supone un paso más de los que la izquierda abertzale viene dando desde que suscribió el Acuerdo de Gernika, pero sigue planteando reclamaciones básicas para la antigua Batasuna como el final de la política penitenciaria “totalmente inhumana”, la “imperiosa” legalización de Sortu o que concluya definitivamente la “política de represión, acoso policial y detenciones contra militantes independentistas, así como los juicios y los encarcelamientos”.

El texto pide a ETA que “deshaga sus estructuras militares” y ponga sus armas “fuera de uso”, pero no llega a reclamar a la banda su disolución. Y esta petición la plantea de forma paralela a la exigencia a los Estados español y francés para que se “deshagan” o “readecúen” los “operativos armados y represivos creados para el conflicto”, alusión a la exigencia tradicional abertzale de que abandonen Euskadi el Cuerpo Nacional de Policía y la Guardia Civil. Igualmente propone pra ese escenario de “construcción de la paz” el final de la legislación antiterrorista.

Como ya se había adelantado, la propuesta incluye la creación de unacomisión de la verdad similar a las puestas en marcha tras conflictos como el de Sudáfrica. Esta comisión debería ser, según sus promotores, internacional, independiente, “políticamente imparcial, con una participación abierta y sin ningún tipo de exclusión”. A ella le correspondería analizar “las causas y consecuencias del conflicto y los abusos cometidos durante el mismo”.

La declaración incluye también una demanda para que se desarrolle lo que llama un modelo de “justicia transicional”, sistema que se ha aplicado en situaciones de grandes vulneraciones de derechos humanos como Colombia o Sudáfrica, entre otros. La incorporación de ambas demandas, estrechamente ligadas, es interpretada en medios políticos vascos como fruto de la influencia del grupo que encabeza el abogado sudafricano Brian Currin sobre la izquierda abertzale. El propio Currin fue miembro de la Comisión de la Verdad de Sudáfrica.

Finalmente, el texto plantea la apertura de un diálogo entre todas las fuerzas políticas de Euskal Herria que incluya reconocer como básico el derecho de autodeterminación.

Por parte de la izquierda abertzale han asistido Joseba Permach, Pernando Barrena, Rufi Etxeberria, Joseba Alvarez, Maribi Ugarteburu, Jone Goirizelaia y el diputado general de Gipuzkoa, Martin Garitano. También han estado presentes representantes de las otras formaciones políticas firmantes del Acuerdo de Gernika, como Patxi Zabaleta de Aralar, Ikerne Badiola de EA, Oskar Matute de Alternatiba, el diputado de Amaiur Xabier Mikel Errekondo, y la secretaria general de LAB, Ainhoa Etxaide.

Asimismo, han acudido el viceministro de la Presidencia para Monitoreo y Evaluación de Sudáfrica y parlamentario de African National Congress ANC Kopeng Obed Bapela, el también miembro de este partido Robert McBride y el parlamentario del Sinn Féin Alex Maskey.

Antes de la lectura de la declaración, que corrió a cargo de Maribi Ugarteburu, hubo música, danza y varios vídeos con imágenes de ruedas de prensa de la izquierda abertzale, el Acuerdo de Gernika o la Declaración de Aiete. Obed Bapela y Maskey, que fueron traducidos al euskera, destacaron la importancia de que todos los partidos se comprometan en un diálogo “pacífico y democrático” para lograr la paz.

http://ccaa.elpais.com/ccaa/2012/02/26/paisvasco/1330257673_697162.html

 

Los líderes internacionales por la paz responderán a ETA esta semana

EP – Lunes, 27 de Septiembre de 2010

Los mediadores internacionales tienen previsto responder “a lo largo de esta semana” al último comunicado de ETA, en la que la banda terrorista se muestra dispuesta a adherirse a “un alto el fuego permanente y verificable” e “ir más lejos”, pero condicionado a que el Gobierno se pliegue a sus exigencias.

MADRID. ETA hacía público esta posición en una entrevista con el diario ‘Gara’, su tercera comunicación en dos semanas y horas después de que la izquierda abertzale, Eusko Alkartasuna, Aralar y Alternatiba, entre otros grupos sociales y organizaciones en el País Vasco, suscribieran el documento ‘Para un escenario de paz y soluciones democráticas’ en la localidad vizcaína de Gernika, un acuerdo en el que le reclaman una “declaración de ETA de un alto el fuego permanente, unilateral y verificable por la comunidad internacional como expresión de voluntad para un abandono definitivo de su actividad armada” al entender que “Euskal Herria está viviendo la posibilidad de encauzar el conflicto político y la confrontación violenta hacia un escenario de paz y soluciones democráticas”.

La banda terrorista ya había dejado clara su disposición para reunirse con los mediadores internacionales que suscribieron la denominada Declaración de Bruselas en la que, a finales de marzo, un grupo de personalidades con experiencia en la mediación internacional de conflictos, incluidos cuatro premios Nobel, reclamaron a la banda un alto el fuego verificable internacionalmente y, al Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero, que respondiera con un nuevo proceso de diálogo para “resolver las diferencias y alcanzar una paz duradera” si ETA aceptaba dicho alto el fuego.

Entre los firmantes de la declaración, mayoritariamente irlandeses y sudafricanos, hay cuatro premios Nobel de la Paz: el ex presidente sudafricano Frederick de Klerk, el arzobispo de su país Desmond Tutu, el ex primer ministro irlandés John Hume y la activista norirlandesa Betty Williams.

También la suscribieron los ex primeros ministros irlandeses John Hume, Mary Robinson y Albert Reynolds, así como el jefe de gabinete de Tony Blair cuando éste era primer ministro británico, Jonathan Powell, o el ex secretario general de Interpol, Raymond Kendall, así como nueve académicos especialistas en procesos de paz, fundamentalmente de universidades estadounidenses.

El pasado 18 de septiembre ETA, a través del diario Gara, hizo pública su disposición a reunirse con los mediadores internacionales que suscribieron la Declaración de Bruselas precisamente con el objetivo de analizar conjunamente “los pasos” que se requieren para lograr “una solución democrática al conflicto vasco” y se mostró dispuesta a abordar, “incluidos los compromisos que debe adoptar” la propia banda terrorista.

“UNA PROPUESTA INTEGRAL”

La banda terrorista planteó entonces a la comunidad internacional la necesidad de impulsar “una propuesta integral” para solucionar “el conflicto vasco”, más allá de “pasos parciales”, en la que haya compromisos de todas las partes y se desarrolle una negociación y dejó clara su disposción para analizar “conjuntamente” los pasos a seguir para su “resolución”.

El mediador sudafricano Brian Currin, impulsor de la Declaración de Bruselas, se comprometió en un comunicado a remitir a los mediadores internacionales este segundo comunicado de ETA, publicado íntegramente al día siguiente en los diarios ‘Gara’ y ‘Berria’.

Información relacionada

http://www.noticiasdenavarra.com/2010/09/27/politica/los-mediadores-internacionales-respondern-esta-semana-al-ltimo-comunicado-de-eta