¿Es Bankia una estafa o lo es la democracia?

Arturo González

28 may 2012

Sé que es durísimo decirlo, pero, en mi opinión, si no se aclara y resuelve la gestión de Bankia, la democracia española será una estafa.
Como siempre, y contra el criterio de casi todos ustedes, los únicos que pueden hacer luz en el asunto serían los jueces. He dicho serían, no que vayan a serlo. La justicia española es rogada, esto es, no puede actuar si alguien no lo insta. Los partidos políticos mayoritarios cerdean por distintas razones y no parece que vayan a solicitarlo. Izquierda Unida debería hacerlo, pero tampoco se la ve con ánimo expeditivo. Entre todos ni siquiera son capaces de poner en marcha una comisión de investigación parlamentaria, que, además, se convertiría en una carrera de obstáculos, zancadillas y frustraciones por sus intereses bastardos.

Una vez más el Parlamento español renuncia a congraciarse con los ciudadanos. Incluso el ministro de Justicia, señor Gallardón, manifiesta la simpleza y tontería de decir que Bankia irá al Congreso en el momento oportuno. Ya estamos con el famoso ‘momento oportuno’, o sea, nunca, o sea, cuando ya sea ineficiente. Y digo tontería o estupidez porque tendría gracia que dijera en el momento inoportuno. Momento que además deciden ellos unilateralmente y sin contar con la exigencia popular. ¿Hay mejor momento que éste o es preferible esperar a que prescriban todas las responsabilidades?

¿Tenemos derecho los ciudadanos a saber qué ha pasado en este gravísimo asunto para la economía española y si se han cometido delitos tales como estafas, apropiaciones indebidas, falsedades documentales y alteración de balances o administración desleal?
La Fiscalía, como institución a las órdenes del Gobierno aun dentro de su cacareada autonomía, no va a actuar y abrir investigación que dé paso a la intervención judicial. Fina y astutamente el Gobierno se lo impedirá, y la Fiscalía Anticorrupción se limitará a algunos casos de cobros por pensiones d jubilación e indemnizaciones en Cajas, que es otro y menor asunto.
Se tirarán la pelota unos a otros y se echarán la culpa entre ellos, pero nadie hará nada en el mayor escándalo de la democracia, que puede poner al país, si no lo ha puesto ya, contra las cuerdas del desastre económico, que, naturalmente, o mejor dicho, antinaturalmente, pagarán los ciudadanos y no los beneficiarios. El PSOE no se libra de su culpa con la simulación de decir que ni un euro para Bankia si los gestores no van al Congreso. Sabe que es una queja inútil, pero no presenta en el Juzgado de Guardia los papeles y petición para que la justicia actúe. Se confabula para que por fin sepamos que la crisis es un problema financiero, y no solo por Bankia, para tener contento al gran capital a cambio de estrujar y asfixiar a los ciudadanos inocentes y condenarlos a la miseria.
Solo esos seres tenebrosos llamados jueces podrían conseguir que la democracia no sea una estafa, pero tienen que permanecer en sus sillas esperando a que alguien honesto los saque a bailar. Porque esto, diría un buen demagogo, se arreglaba en un plazo razonable metiendo en la cárcel, a título preventivo como si fueran manifestantes, a tres o cuatro responsables. Pero ni esa satisfacción le darán a los ciudadanos en un asunto, Bankia, capital para la credibilidad del país, aunque muchos, por no afectarles o creer que no les afecta, no comprendan y no le den la importancia que encierra.
¿Esto nos lo vamos a tragar también?

http://blogs.publico.es/arturo-gonzalez/2012/05/28/%C2%BFes-bankia-una-estafa-o-lo-es-la-democracia/

La ONU alerta del desmantelamiento de los niveles de protección social en España

La organización internacional recuerda al Gobierno que las reformas no pueden socavar derechos adquiridos
ELPLURAL.COM / EFE | 21/mayo/2012
.
Un Comité de la ONU expresó hoy su preocupación por la reducción de los niveles de protección de los derechos económicos, sociales y culturales en España, a raíz de la adopción de medidas de austeridad para hacer frente a la crisis. El Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (DESC) publicó sus observaciones finales sobre la situación en España en el periodo 2004-2009, aunque el documento recoge recomendaciones e inquietudes relacionadas con las recientes políticas anticrisis.

El DESC recomienda al Gobierno español revisar las reformas adoptadas para garantizar que la austeridad no socave derechos consolidados y que sea una política temporal, y expresa su preocupación por el “desproporcionado” impacto que tiene sobre los individuos y los colectivos desfavorecidos y marginados. Estos individuos y colectivos son, para este comité de la ONU, “los pobres, las mujeres, los niños, las personas con discapacidad, los adultos y los jóvenes desempleados, las personas mayores, los gitanos, los inmigrantes, y los solicitantes de asilo”.

El 21,8% por debajo del umbral de la pobreza
El DESC cifró en un 21,8 % el porcentaje de la población española que vive por debajo del umbral de la pobreza, y advirtió de que “en el contexto de la crisis económica y financiera, se ha incrementado considerablemente el índice de personas en riesgo de pobreza”. Las observaciones finales hacen alusión asimismo al desahucio en España de miles de personas por impago de sus hipotecas a otro fenómeno producto de la crisis económica que comenzó en 2008. Recomienda en este sentido al Estado español impulsar una reforma legislativa que “faculte la dación de la vivienda en pago de la deuda hipotecaria, de modo que esta opción no dependa únicamente de la discrecionalidad de las entidades bancarias”.

“Desalojos forzosos sin las debidas garantías legales”
Para el Comité es preocupante “que se sigan realizando desalojos forzosos sin las debidas garantías legales, sin que las personas afectadas sean consultadas previamente, y sin que se les ofrezca una alternativa de alojamiento o compensación”. Sobre las pensiones, el DESC constata que en muchos casos son inferiores al nivel mínimo de subsistencia, sobre todo en el caso de las mujeres que reciben pensiones de viudedad más bajas. Preocupación muestra igualmente por las dificultades de las mujeres, en función de su lugar de residencia, para acceder al aborto de conformidad con la ley, y por “los impedimentos burocráticos y temporales que obligan a muchas mujeres a acudir a clínicas privadas”.

Inquietan recortes regionales en la lucha contra la violencia de género
En lo referente a los derechos de las mujeres, el DESC expresa también su inquietud por “la persistencia de altos niveles de violencia doméstica y otras formas de violencia de género, a pesar de los esfuerzos del Estado para prevenirla”. Inquietan especialmente a este Comité “los recortes presupuestarios que han afectado a los procesos de apoyo y acompañamiento a las víctimas en algunas comunidades autónomas”.
Por último, el DESC denuncia “la persistencia de actitudes hostiles e intolerantes” hacia inmigrantes y gitanos -”inclusive por parte de los agentes de la fuerza pública”- y lamenta las modificaciones de la Ley de Extranjería que “recortan los derechos” a la sanidad pública de los inmigrantes en situación.

La historia interminable: Policía española agrede salvajemente a manifestante detenido

por Kaos.

Martes, 15 de Mayo de 2012
La historia interminable o el cuento de nunca acabar, como prefieran. La policía española, una vez más, como cada vez que hay algún tipo de intervención policial contra concentraciones pacíficas, agrede salvajemente a un ciudadano. Además, los tratos degradantes en comisaría siguen presentes.

Como en las peores dictaduras, los ciudadanos del estado español deben temer a los cuerpos y fuerzas de seguridad del estado, esos que, supuestamente, deben estar para velar por su seguridad. Sin embargo, una vez más, las imágenes grabadas por ciudadanos en las calles, vuelven a demostrar la realidad de los hechos: en este estado la policía, en especial los agentes de los cuerpos antidisturbios, tienen carta blanca para actuar con toda la violencia que consideren oportuna contra los ciudadanos indefensos, gozando para ello de total impunidad y con el consentimiento, cuando no el mandato, de los jefes policiales, así como de los políticos de turno.

Una vez más, y ya es norma habitual, un policía agrede salvajemente a un ciudadano, esta vez a uno de los detenidos durante los desalojos en Sol, al que el agente golpea brutalmente en la cabeza en, al menos, dos ocasiones, una mediante un puñetazo salvaje, y otra golpeando con la cabeza del detenido contra el furgón policial. Salvajismo y barbarie torturadora en su pura esencia.

Para más inri, el agente, cobarde y desalmado, golpea al chico cuando, piensa él, nadie puede verlo, para que no queden “huellas” de su agresión, y nadie pueda si quiera denunciar su actitud fascista, totalitaria y propia del matón de barrio que debe ser.

Esto, a su vez, nos lleva a pensar en todo lo que esos pobres ciudadanos deben sufrir en las comisarías una vez son trasladados allí tras su detención, esa comisarías, donde, allí sí, nadie puede ver lo que hacen, pues el estado español se niega a poner cámaras de vigilancia en ellas, tal y como le han recomendado decenas de veces diferentes organismos de Derechos humanos, incluída la propia ONU.

Pero saben que si pusieran tales cámaras, estos policías, cuyas manos están acostumbradas al maltrato y los golpes, que actúan ya sistemáticamente de tal manera (como demuestran vez tras vez las imágenes que vemos en las calles con manifestantes y detenidos), se verían en serios problemas, incluídos también, por supuesto, los políticos y los jueces que toleran y no hacen absolutamente nada para acabar con estos maltratos policiales, propios, como decimos, de las peores dictaduras.

La democracia en el estado español es una de las mentiras más gordas jamás inventada. Nunca la ha habido, y nunca la habrá mientras el estado no ponga freno a estas conductas intolerables. Un estado donde sus ciudadanos temen a los agentes de la policía, donde saben que, por el simple hecho de salir a protestar en las calles, pueden acabar siendo maltratados por agentes policiales en la misma calle o cualquier comisaría, jamás podrás ser una democracia. La democracia es otra cosa muy diferente y se basa, antes de nada, en el respeto a los derechos humanos, cosa que en el estado español brilla, y cada vez más, por su ausencia.

Vean el vídeo abajo y juzguen ustedes mismos. Les dejamos, además, el comunicado de la Asamblea de Sol sobre el trato dado a los detenidos de estos días en las comisarías madrileñas:

Las personas detenidas en el desalojo de la Puerta del Sol y calles aledañas en la madrugada del 13 de mayo, han puesto en conocimiento de los abogados y abogadas de la Comisión Legal Sol que les han asistido que han sido objeto de tratos degradantes en dependencias policiales. Entre los hechos narrados cabe destacar que:

1.-Gran parte de las personas detenidas han sido obligadas a permanecer en el patio de la comisaría de Moratalaz, esposadas y mirando cara a la pared, durante varias horas

2.-Una de las personas detenidas ha sido agredida por funcionarios policiales, que le han propinado varias bofetadas en presencia de otros detenidos y detenidas, a los que se ordenó mirar para otro lado

Estos hechos previsiblemente serán puestos en conocimiento del juez de guardia en la mañana de hoy, que tendrá que abrir diligencias con el fin de investigar los hechos y depurar las responsabilidades a que hubiere lugar.

Pese al claro objetivo represor y desmovilizador de estas prácticas, el programa de actividades y talleres previstos para los próximos días por parte del movimiento 15M se mantendrá. Animamos a la ciudadanía a seguir participando de los mismos, denunciando un sistema que antepone intereses económicos y de control social a los derechos fundamentales de las personas. ¡Nos vemos en la plazas!

Comisión Legal Sol

Video relacionado

 width</span>=”640″ height=”360″ src=”http://www.youtube.com/embed/Rj1SegRy9U0?feature=player_embedded” frameborder=”0″ allowfullscreen>
Ver también en El Plural

“La crisis es un punto de inflexión, nunca se vuelve al antes de la crisis”

Entrevista a Josep Maria Antentas y Esther Vivas a raíz de la publicación de “Planeta indignado. Ocupando el futuro”
Mayo se viene, o mejor dicho, ya esta instalado como un mes bastante noticioso en cuanto a política se refiere, comenzó con la conmemoración del día de los trabajadores, para no tardar en volver a la palestra con el encuentro del Banco Central Europeo en Barcelona y está pronto a conmemorar un año del recordado 15M. Quizás no sea coincidencia entonces que Esther Vivas y Josep Maria Antentas lo hayan elegido para lanzar su segundo libro en colaboración; Planeta Indignado, Ocupando el futuro (Editorial Sequitur), que viene a analizar el impacto de la actual crisis y los alcances del movimiento del 15M. Nos citamos en un café para conversar un poco de los temas que abarcan en su estudio y que desde el próximo 7 de mayo podrá ser adquirido en librerías.

Ayer participaron en la marcha del 1 de mayo anticapitalista ¿cómo vieron este primer día del trabajo del gobierno de Mariano Rajoy?

Josep Maria Antentas: Yo creo que el hecho de que hubiera más gente de lo habitual en las manifestaciones es un reflejo del clima político que hay, lo que era previsible después de la pasada Huelga General. Este 1 de mayo ha sido cómo una fecha de transición y prefigura un mes de mayo en el cual van a haber nuevas luchas sociales, empezando por las que se preparan desde el movimiento del 15M y seguramente también habrá nuevas convocatorias sindicales. Creo, entonces, que esto es reflejo de que la lucha contra el gobierno de Mariano Rajoy ha empezado bastante rápido. Y lo que hemos visto desde la Primavera Valenciana hasta ahora es que rápidamente la reacción a este nuevo gobierno ha comenzado y que éste será un mes en el cual veremos cómo las luchas sociales van a seguir remontando frente a las políticas de recortes anuciados de “cada viernes”.

Esther Vivas: Lo que hemos visto es que desde que emergió el movimiento de los indignados las razones de la indignación han ido a más, a la vez que se han intensificado la ofensiva para recortar derechos económicos, sociales y democráticos y esto ha llegado a un extremo inimaginable hace algún tiempo. Todo esto ha dado más razones a la gente para salir a la calle y movilizarse. Y lo que hemos visto, también, es que estas medidas de privatizaciones han ido acompañadas de medidas que criminalizan a la disidencia política y social, que se basan en la política del miedo. Esto ha quedado patente en la manifestación del 1 de mayo anticapitalista, donde el objetivo del enorme despliegue policial era intimidar y coaccionar: identificando a las personas que acudían la manifestación, preguntándoles por su ideología, etc. Hay dos conceptos claros que me señalaban, uno es el de “respuesta” y el otro es que la gente “no ha tardado en manifestarse ante el nuevo gobierno“. Pero el gobierno tampoco ha tardado en aplicar sus reformas. ¿Cómo puede generarse una opción que no solo actúe como reacción ante las medidas ya tomadas?

Josep Maria Antentas: Tenemos una situación donde la dinámica global del movimiento es una dinámica defensiva frente a una serie de ataques sociales que no tienen parangón en décadas, y hay un intento de defenderse ante este ataque. Pero al mismo vemos que el movimiento tiene una cierta lógica ofensiva que es muy disruptiva. Por ejemplo, cuando se ocupa el rectorado de la universidad para que no se apruebe el presupuesto. Entonces el movimiento se está defendiendo frente a una agresión pero de forma disruptiva. O sea, estamos en una fase irregular donde hay una reacción a un ataque sin precedentes, pero que aún siendo defensiva esta reacción tiene estos elementos de contraofensiva.

Y respecto a estos ataques y viendo la mano de esta administración, ¿qué es lo que se espera al fin de este gobierno?

Esther Vivas: Por un lado, la dinámica que estamos viendo es la de una de creciente intervención por parte del Banco Central Europeo, la Comisión Europea… en lo que son las economías periféricas de la Unión. Desde este modo, vamos a ver qué pasa con el Estado español. Está claro que hay presiones importantes de los llamados mercados, del poder económico y financiero, la Unió Europea, Alemania… y estas presiones van a continuar y van a implicar mayores medidas de recortes.

Al mismo tiempo, estamos viendo la actitud prepotente del gobierno de Mariano Rajoy en la imposición de estas medidas cuando afirma que “viernes tras viernes continuarán habiendo recortes”. Esto nos recuerda a la época del gobierno de Aznar, cuando nos llevó a la guerra de Irak con el 90% de la opinión pública en contra. Y esta prepotencia la vemos, también, en el gobierno catalán, con la política represiva del consejero Felip Puig. Y esta dinámica va a ir a más. Entonces lo que tenemos que ver es cuál será la respuesta social.

Si hace algunos años nos hubieran preguntado por la emergencia de un movimiento como el del 15M no lo hubiéramos imaginado, como tampoco hubiéramos imaginado la envergadura de los recortes que se están llevando a cabo, que llegan incluso a reformar algo que siempre nos han vendido como “intocable” como la constitución para poner techo al déficit público.

Josep Maria Antentas: Estamos en un momento de excepcionalidad histórica en donde lo que está en cuestión es todo un modelo de sociedad. El problema no son sólo los recortes, sino que, tras los mismos, hay una voluntad de cambio en el modelo social donde se quiere que el capital gobierne sin límites y sin freno.

En este sentido la crisis es un punto de inflexión, un antes y un después, y nunca se vuelve al antes de la crisis. Se sale de la crisis en un sentido o en otro. Y ahí están las distintas opciones. La del 15M que apuesta por un cambio de modelo en un sentido solidario y de justicia social y la del capital que apuesta por más desregulación y menos límites para si mismo.

¿Hacia dónde se encamina el Estado español? ¿Hacia uno de corte netamente neoliberal?

Josep Maria Antentas: Todo depende de quién gane en ese choque que estamos viviendo. El capital, por un lado, pretende “latinoamericanizar” Europa, o almenos la Europa mediterránea, en lo que se refiere a la desigualdad, los pocos derechos sociales. La salida a la crisis, pero, no está prefigurada de antemano. Asistimos a un choque entre opciones de sociedad distintas. De momento es el capital el que está avanzando, pero el movimiento es fuerte aunque todavía no ha alcanzado una fortaleza suficiente para provocar un cambio de paradigma. No hay que asumir entonces de forma fatalista que el cambio que propone el capital es inevitable.

Y en ese escenario, ¿en qué puede gravitar la elección francesa?

Esther Vivas: Creo que independientemente de que cambie el gobierno en Francia, la dinámica va a ser la misma. Aquí hemos visto que cuando estaba el gobierno del PSOE y ahora el del PP, más allá de algunas medidas puntuales, las políticas económicas son exactamente las mismas, por ello es necesario plantear alternativas políticas a las actuales. Y éste es también uno de los retos de este ciclo que se abre.

Hoy el descontento se está dando en distintas partes del mundo, la Primavera Árabe, las protestas estudiantiles en Latinoamérica, pero también el capital está organizado globalmente. ¿Cómo evalúan lo que está pasando fuera de las fronteras?

Esther Vivas: Yo creo que hay una perspectiva global de la protesta. Desde mi punto de vista el 15M surge a raíz de todo lo que estábamos viendo en el mundo árabe. Cuando figuras como Ben Alí en Túnez o Mubarak en Egipto cayeron por la presión social, por la movilización popular y la protesta, esto hizo que aquí la gente empezara a plantearse un “nosotros podemos”. La ocupación de la plaza Tahrir se tomó como un referente así como Islandia y las movilizaciones en Grecia. Vemos, así, como el movimiento tenía una perspectiva internacional que quedó claramente puesta de manifiesto en la jornada global del 15 de octubre y que veremos otra vez ahora con las jornadas de protesta del 12 y 15 de mayo. Y hay que avanzar en esta dirección porque, cómo bien dices, el capital es global y las resistencias tiene también que serlo.

Josep Maria Antentas: Hay una estrategia política del poder para justificar una intensificación de la represión y una política de criminalización muy fuerte, donde se disminuye el estado social por un lado y se aumenta el estado policial por otro.

La represión busca el miedo, hacer que la gente no vaya a las manifestaciones porque se va a encontrar con problemas, y crear miedo entre los propios activistas porque se están jugando la piel porque “vamos a ir a por vosotros”. Se intenta separar la opinión pública mayoritaria de los sectores más activistas, pero esto a veces les puede funcionar y otras veces no y puede tener un efecto inverso al deseado. Hasta ahora la represión ha sido tan desproporcionada que ha fracasado en su intento. Por ejemplo, fue tan exagerada la respuesta político-mediática-policial tras los hechos del Parlament de Catalunya, el 15 de junio, que al final la población no se creyó la mentira. La clave es no encerrarse en uno mismo ante el asedio del poder, sino tener una respuesta unitaria y lo más fuerte y amplia posible para evitar que el movimiento se aísle del grueso de la sociedad.

* Entrevista publicada en la revista r@ambla.

+ info: http://esthervivas.com

Crueldad e insumisión

Campo abierto, 27/abril/2012
.
Las últimas medidas del Partido Popular nos permiten entender con claridad algo que parece obvio pero que no siempre todo el mundo tiene en mente. La desigualdad económica no es que sea injusta, es que es cruel, de una crueldad insoportable para cualquier persona que aun conserve una pizca de humanidad. Lo que se está comenzando a llevar a cabo es una demolición de cualquier mínima protección social primero para las personas más pobres y enseguida para cualquiera que no sea rico, que pasará si no a una situación de pobreza, sí a una situación de vulnerabilidad económica grande; cualquiera podrá estar a merced de cualquier imprevisto: una enfermedad grave, el desempleo de unos años, puede hundir su vida y la de su familia. De esta manera, la persona en cuestión queda paralizada por el miedo, sin capacidad para protestar o para enfrentarse a la injusticia. Se pretende acabar con las vidas desechables y mantener en servidumbre a todas las demás.

Los ancianos tendrán que pagarse parte de sus medicamentos y ahora, las personas que tengan que someterse a tratamientos de diálisis o contra el cáncer y que vivan fuera de las ciudades tendrán que pagarse el traslado a los hospitales. ¿Con qué van a hacerlo? ¿Con pensiones de 500 euros? (Doce millones de personas viven con menos de 500 euros mensuales) Viudas o agricultores jubilados con pensiones exiguas que les mantienen al borde de la miseria van a tener que elegir entre la subsistencia básica y pagarse el taxi o la ambulancia para recibir lo que el PP acaba de considerar “no urgente”. Así se morirán antes, que ya ha dicho el FMI que vivimos demasiado. Lo mismo vale decir de los inmigrantes sin papeles a los que se les arrebatan derechos humanos básicos. Si no puedes pagar no comas, no te sanes, no te eduques, muérete. Y naturalmente, al mismo tiempo, bajan los salarios, bajan las pensiones, suben los impuestos (ahora sí, a cambio de nada) pero no de los ricos de verdad.

La política de derechas es inhumana. El neoliberalismo es una cultura del sufrimiento para la mayoría de la población. Me resulta repugnante ver a las personas del PP comunicando asépticamente medidas que implican dolor, empobrecimiento, miedo, inseguridad y vulnerabilidad para millones de personas sin que se les mueva un músculo sino, al contrario, plagando sus explicaciones de mentiras justificadoras que aún lo hacen más repugnante. Pretenden hacer pasar el sufrimiento por esperanza, no se puede ser más miserable.  La gente tiene que entender que esta avalancha de injusticia y de crueldad no es el resultado de una fenómeno natural inevitable, sino el resultado de una política planificada y ejecutada por los poderosos para expropiarnos; para hacerse ellos más y más ricos, para hacer negocio de todo lo que nos roban, de la sanidad, de la educación, de la posibilidad de tener servicios accesibles a la mayoría y sueldos dignos.

Mientras, Esperanza Aguirre tiene la desfachatez de decir que accionar el freno de emergencia de un metro parado como protesta por la subida del precio del mismo pone en riesgo la vida de los viajeros. En esa acción de protesta nadie corrió peligro. Imposibilitar el acceso a la sanidad y a servicios básicos pone en riesgo real la vida y la salud de cientos de miles o de millones de personas. La protesta no sólo es legítima sino que es necesaria. Y recordemos, además, que al mismo tiempo que nos empobrecen el PP está subido a una oleada represiva que pretende criminalizar cualquier protesta incluso la pacífica. No nos queda más que la insumisión, penada o no.

Beatriz Gimeno es escritora y expresidenta de la FELGT (Federación Española de Lesbianas, Gays y Transexuales)

http://www.elplural.com/2012/04/27/crueldad-e-insumision/

¿Vendrán por ti, por mí, por todos?

111

Hay una estrategia del miedo, para desactivar la movilización social contra el desmantelamiento del Estado social
27/abril/2012
.
Apenas tomada posesión del cargo de Consejero de Interior del Gobierno catalán, Felip Puig mostró sus intenciones en una entrevista, prometiendo ir “hasta donde la ley permite, y un poco más”.

A estas alturas de su mandato, pocas dudas caben sobre su fidelidad a esta premisa. El más reciente ejemplo puede hallarse en la decisión de crear un sitio web para fomentar la delación ciudadana, anunciada al calor de los disturbios que en Barcelona empañaron el transcurso de una huelga general seguida, por lo demás, de forma masiva y pacífica.

Son muchas las voces que cuestionan el fondo y la forma de la última decisión de Puig, ya desde el ámbito estrictamente jurídico, como desde otros muchos. No es de extrañar, pues la web que Interior ha pergeñado es de dudosa legalidad, e incluso de dudosa constitucionalidad, ya que puede entenderse que atenta contra los derechos a la intimidad y a la presunción de inocencia. Estas dudas han sido expresadas por portavoces del Colegio de Abogados de Barcelona, de Jueces para la Democracia, así como por numerosos académicos del ámbito del Derecho Penal, preocupados por las implicaciones y consecuencias que tenga, tanto por la escasa o nula utilidad para combatir el delito, como por la vulneración de derechos individuales que supone, como por la agresión que representa para nuestro sistema de derechos y garantías.

Cualquier restricción de estos derechos debe estar legalmente amparada,  motivada, y debe ser proporcional al fin perseguido, lo que no parece suceder en este caso. No es admisible la comparación con los carteles habituales en aeropuertos y edificios oficiales, puesto que en éstos se reproducen fotografías de personas sobre las que penden órdenes de búsqueda y captura, o bien de criminales fugados.

Cabe recordar que en esta web se exhiben fotografías de personas que ni tan siquiera están imputadas, e incluso de algún menor de edad. No queda acreditado en qué condiciones fueron obtenidas las imágenes, ni por quién, difícilmente se pueden contextualizar, y en algunos casos las conductas observadas son de escasa o nula entidad.

Sin embargo, la propia inclusión de las imágenes en el sitio web, al que por cierto se accede pinchando en un banner un tanto sugestivo y alarmista, las sitúa ya en la picota e induce a pensar aquello de “algo habrán hecho”. Por ello, el método tiene algo de inquisitorial, sembrando en primer lugar la sospecha, e imponiendo de entrada una pena de banquillo anticipada, en forma de exposición de su imagen en los medios de comunicación y en la red.

No es casualidad que, incluso para el caso de quienes hayan sido hallados culpables de la comisión de un delito, que no es el caso, nuestra jurisprudencia sea totalmente refractaria a permitir la publicación de listas de delincuentes. ¿Merecen menor protección quienes quizá no hayan cometido delito alguno?

Llegados a este punto, me siento obligado a señalar que la delación es un potente corrosivo social, dado a la utilización desviada por razón de rencillas personales, y muy peligroso para nuestras libertades civiles. Sí ha sido, en cambio, un instrumento muy útil para la dominación social o la eliminación del disidente, en manos de poderes no democráticos –desde el intenso uso que le dio el franquismo o el estalinismo, hasta a la caza de brujas del senador McCarthy, por no buscar más ejemplos–.

Tiene la particular cruzada de Puig contra los que no duda en calificar como guerrilla urbana o antisistema algo de esperpento y mucho de estrategia política.

En primer lugar, no se nos escapa que el Consejero de Interior se ha pasado los diecisiete meses que lleva en el cargo abonando la especie de que en Barcelona había anidado un grupo de unos pocos centenares de profesionales de la violencia que se organizan para actuar en cualquier acto masivo, desde manifestaciones a celebraciones deportivas. La policía los tiene perfectamente identificados, según ha presumido Puig reiteradamente, advirtiendo a renglón seguido que no habría espacio para la impunidad. No me atrevo a preguntar por qué, estando perfectamente identificados estos violentos, no se han podido evitar sus desmanes mediante adecuados dispositivos policiales, que deben garantizar también –aunque a veces el Sr. Puig lo olvide–, el libre ejercicio de los derechos de huelga y manifestación que nos asisten. Pero sí me pregunto para qué se requiere entonces un sitio web como el que ha puesto en marcha.

Sin embargo, quisiera que este árbol no nos impidiera ver el bosque. Es conocido, desde tiempos inmemoriales, que el miedo es el gran aliado del poder. Se sirve de él para conseguir lo que de otro modo sería francamente difícil de obtener. Lo estamos experimentando en cada amenazante disyuntiva que se nos plantea: austeridad o caos, precarización o paro y, en última instancia, como saben bien los estudiantes de Valencia –el enemigo ¿recuerdan?–, conformidad o represión.

Existe, en este sentido, una estrategia del miedo, para desactivar la movilización social contra el desmantelamiento del Estado social, consistente en criminalizar y deslegitimar a quien disiente. Así debemos leer los anuncios de reforma del Código Penal que realiza el Ministro del Interior, Fernández Díaz, que pretende tipificar como atentado a la autoridad hasta la resistencia pasiva. En esta clave debe entenderse el deseo de CiU de regular el derecho de huelga, o las insinuaciones respecto a nuevas regulaciones del derecho de reunión o de manifestación.

De Fernández Díaz hemos oído que “ha habido que forzar el ordenamiento jurídico” para poder acordar prisión provisional para alguno de los detenidos en la última huelga, y de Puig que “ya no vale decir yo pasaba por allí”, y que hay que conseguir “que haya más gente que tenga más miedo al sistema”.

¿A qué viene tanto interés en aparentar mano dura? A lo rentable electoralmente que resulta el populismo punitivo, dirán algunos con razón. También les sirve para tratar de esconder su ineficacia a la hora de proteger unos derechos sin lesionar gravemente los de todos, dirán otros, también con razón. Pero por encima de todo, lo que se quiere con tanto aspaviento es ocultar a toda costa el profundo conflicto social que surge del sufrimiento que se causa a los más, tan sólo para aplacar la obscena codicia de los menos.

Ferran Pedret i Santos es el Secretario de Movimientos Sociales del PSC

De la España democrática a la España represiva

.
Cabos Sueltos, 25/abril/2012
.
El Gobierno del Partido Popular ha puesto en marcha la máquina de los recortes sociales. Necesita imperiosamente dinero y para conseguirlo castiga y ataca el flanco más débil de la sociedad, que está forjado por una parte de la clase media y, en su conjunto, por la clase trabajadora. Los que cobran menos y los que están parados son las víctimas de una situación evidentemente injusta. La ciudadanía en general se encuentra muy enfadada.

Hay motivo, y mucho, para el descontento. No sólo no va bajando la ira de millones de ciudadanos, sino que aumenta. Quienes se están cargando la cohesión social se sientan en el Consejo de Ministros.  Así lo señala el portavoz del PSC en el Parlamento catalán, Miquel Iceta.

Magnífico artículo, Iceta
En un magnífico artículo suyo, publicado en la revista El Siglo, Iceta subraya: “Han bastado cien días para que Mariano Rajoy rompiera sus principales promesas. Ha subido los impuestos, abaratado el despido y anunciado recortes en Sanidad y Educación, precisamente aquello que se comprometió a no tocar. Y la confianza no sólo no ha vuelto, sino que se ha desplomado”.

La confianza de los mercados, je, je, je
“No olvido tampoco que el PP alcanzó la victoria asegurando que con Mariano Rajoy nuestro país recobraría inmediatamente la confianza de los mercados. Si la situación no fuese tan grave podríamos reírnos de ellos sin parar”, añade el dirigente socialista  Iceta.

La vía de la represión
Habría que agregar otra deriva muy peligrosa que manejan los populares. Empiezan los conservadores a tratar de conseguir por la vía de la represión lo que no logran los  por la vía política, como acaba sucediendo siempre. El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, parece creer emular a Camilo Alonso Vega, durísimo ministro de la Gobernación [en la actualidad, Interior], durante los últimos años de la dictadura.

Don Camulo
La perseguida oposición al régimen franquista denominaba a este ministro de Franco, con  sorna y desprecio, don Camulo. ¡Que diferencia el comportamiento de Alfredo Pérez Rubalcaba, cuando fue ministro de Interior y la de Fernández Díaz! El PSOE procura siempre el diálogo y el pacto. El PP, todo lo contrario.

Restringiendo libertades
Fernández Díaz, y su equipo más cercano, con algún que otro neocon en los puestos de mando, se dedican a restringir -cambiando determinadas leyes- las libertades a cuenta del orden público. Lo que dicho recientemente es una prueba de la represión emergente en la España de la derecha, en la España de Rajoy

El 15-M
Ha avisado de que cargará contra el 15-M, cuando llegue a la Puerta del Sol –territorio aguirrista–  “porque las acampadas son actos ilegales”. Por cierto, siendo Rajoy ministro de Interior, permitió las acampadas de cerca de 1.500  exempleados de Sintel en la Castellana, que duró nada menos que seis meses.

Xenofobia, como Le Pen y Sarkozy
La xenofobia inunda las soflamas de los populares, haciendo el juego a Marine  Le Pen y también a Nicolás Sarkozy. Un grupo muy reducido de estudiantes fueron vetados ayer para que no entraran a la sesión que se celebraba en el Parlamento de Extremadura, donde comparecía la consejera de Educación.

IU, mirando hacia otro lado
Se les tildó, mediante “informes policiales” –probablemente sacados de la manga de algún popular– de “violentos y provocadores de altercados” a estos jóvenes de Extremadura. Hay que precisar que los diputados de IU miraron hacia otro lado. Lamentable.

Enric Sopena es director de ELPLURAL.COM

http://www.elplural.com/2012/04/25/de-la-espana-democratica-a-la-espana-represiva/

La represión sigue en aumento: informes policiales sobre estudiantes, amenazas al 15-M…

El ministro del Interior avisa de que no permitirá acampadas en la Puerta del Sol.- Universitarios extremeños se quedan sin entrar al Parlamento porque la Policía les acusa de ser “violentos y provocar altercados”
M.T. | 25/abril/2012
.
La represión sigue en aumento: informes policiales sobre estudiantes, amenazas al 15-M...
El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz. EFE/Archivo
Los aires de autoritarismo del Gobierno de Mariano Rajoy ya empiezan a notarse a medida que avanza la ‘primavera caliente’ que se espera ante sus recortes. Las medidas más represivas no están todavía aprobadas pero el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ya ha avisado hoy de que no va a permitir ni una sola acampada en la Puerta del Sol, como planea hacer el 15-M. En Extremadura se ha impedido hoy la entrada a representantes de la asociación estudiantil Alcampus con la excusa de que el presidente de la Cámara tenía “informes policiales” sobre ellos en los que se alertaba de que eran “violentos y provocadores de altercados”.

Hoy en el Parlamento extremeño se celebraba una sesión plenaria para que la consejera de Educación y Cultura, Trinidad Nogales, explicara dónde va a aplicar los recortes para cumplir la cifra de 3.000 millones que ha exigido el ministro José Ignacio Wert.

Recortes en Educación
Después de anunciar los ya típicos aumentos de la jornada laboral para profesores o el incremento de la ratio de alumnos por aula, Nogales ha defendido que se haga una “reflexión en profundidad” sobre “qué universidad necesita Extremadura” y ha invitado a la UEx a participar en dicha “reflexión sobre su futuro”.

A las puertas
Gestos de diálogo para la galería mientras fuera del Parlamento de todos los extremeños seis estudiantes, representantes de la asociación Alcampus, se quedaban fuera, sin poder escuchar los recortes con que les castigaba la consejera. La semana pasada avisaron a los servicios de la Cámara de su intención de acudir al Pleno, a pesar de que no es necesario, pues se puede asistir a las sesiones con sólo identificarse en la entrada.

Informes policiales
Sin embargo, cuando han acudido hoy se les ha impedido la entrada alegando que no había sitio suficiente. Lo que era falso, como han podido comprobar gracias a las imágenes tomadas en el interior por los periodistas. Lo sorprendente ha llegado cuando, según ha narrado a ELPLURAL.COM el presidente de Alcampus, Felipe González, les han dicho que no podían entrar porque el presidente de la Cámara tenía “informes policiales” de ellos en los que se asegura que son “violentos y provocadores de altercados”.

“Actos ilegales”
Mientras, en Madrid, el principal instigador de la criminalización de los opositores, el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, advertía de que no permitirá acampar al 15-M en la Puerta del Sol porque “las acampadas son actos ilegales”. El movimiento reivindicativo había anunciado su intención de volver a la emblemática plaza entre los días 12 y 15 de mayo para conmemorar las protestas que hace un año hicieron que decenas de miles de ciudadanos salieran a la calle para pedir una sociedad más justa.

Las acampadas que Rajoy no veía
Parecía difícil pero el Gobierno de Mariano Rajoy se está empeñando en ser más autoritario que el de José María Aznar. Las “acampadas” que ahora pretende disolver el ministro del Interior no parecían tan dañinas con el anterior Ejecutivo del PP. A finales de enero del año 2001, cerca de 1.500 exempleados de Sintel plantaron sus tiendas en el Paseo de la Castellana. Allí estuvieron durante más de seis meses, exigiendo los salarios que se les debían. A los pocos meses de iniciarse la acampada, se convirtió en ministro del Interior el mismo Mariano Rajoy que ahora echa mano de medidas represivas. Pero en aquel entonces nadie se atrevió a desalojar a los despedidos de Sintel.

http://www.elplural.com/2012/04/25/la-represion-sigue-en-aumento-informes-policiales-sobre-estudiantes-amenazas-al-15-m/

Uso y abuso de la democracia

Arturo González

Puntadas sin hilo, 21 abr 2012

Como saben, he sido y aún sigo siendo firme defensor de la Constitución y de la teoría y práctica que contempla a España como una democracia. Pero está empezando a cuartearse mi voluntad. Porque no hay nada peor que una dictadura encubierta en las formas de la democracia:

Controlar y condicionar exhaustivamente y a capricho los medios de comunicación no es muy democrático.

Convertir el Parlamento en un inútil combate tampoco lo es.

Endurecer las actuaciones policiales y sus coberturas legales hasta que los ciudadanos sientan temor ante cualquier expresión de libertad colectiva o individual deja mucho que desear en una buena y justa organización de un sistema político.

Que los principales partidos políticos babeen con las aventuras del Jefe del Estado dista mucho del vigor democrático exigible. Y que se mantenga a ultranza la duda de si la institución monárquica es la deseada por el pueblo y no contrastarlo en consulta sienta la base para el descontento de las nuevas generaciones y una parte importante de la actual.

Recortar las posibilidades de buena salud de la gente es innoble y mercantil, y negar atención sanitaria a inmigrantes ilegales convierte en repulsivos a los políticos que toman tal decisión, aparte de la monstruosidad ética, conceptual y repelente al desconocer que ningún ser humano es ilegal, tenga o no tenga papeles.

Cerdear con la economía en la educación es infamia y muestra el valor y aprecio que estos individuos, incluso despidiendo a miles de maestros, conceden a lo que debería ser lo más sagrado de toda actuación política. Que además anticipa el nulo deseo de alcanzar acuerdo en lo ideológico, verdadera clave de la ejemplaridad democrática de un país.

Cebarse en los económicamente débiles y proteger a los poderosos es simplemente de canallas, con la vergüenza nacional añadida de amnistiar fiscal y penalmente a los grandes defraudadores. Y reducir los derechos laborales hasta el esperpento social y capitalista es establecer la discordia de clases, por mucha apatía y resignación obligada que aún muestren los afectados, que algún día resucitarán.

Culpar de todo al anterior y ocultar la catástrofe de tus gobernantes autonómicos es un acto miserable y una coartada repugnante, de no muy largo alcance, pues algún día tendrán que asumir su propia responsabilidad.

Someterse en todos los aspectos a la Iglesia católica y a sus Congregaciones más poderosas es humillante para España, nefasto para sus finanzas, y la aleja de los países importantes.
Gobernar sin luchar contra la corrupción de su partido y aledaños es altamente sospechoso.

Cercenar la cultura es escuetamente de bestias.

Recortar y no aumentar la inversión en ciencia te hunde definitivamente en el pozo del atraso.

Empobrecer sin límites a un país es de ineptos.

Es muy duro ser demócrata en estas condiciones. Aunque todavía no se haya articulado un sistema mejor, pero creer que se está en posesión de la verdad y no dialogarlo ni discutirlo con nadie te convierte en abusador de aquello para lo que los ciudadanos le han autorizado, el falso cheque en blanco de cuatro años de duración, y utilizar el Boletín Oficial del Estado como ametralladora contra el pueblo, te convierte en dictador. Tantas cosas malas y ni una sola buena. El PP y el Gobierno han convertido España en una fábrica de antidemócratas.

http://blogs.publico.es/arturo-gonzalez/2012/04/21/uso-y-abuso-de-la-democracia/

Noticias relacionadas: Intervenciones de los altos cargos del PP negando recortes sociales y el copago (El Plural.com)