Lo que nadie contará hoy sobre Auschwitz

Por Miguel Ángel Rodríguez Arias

Se cumplen 70 años de la liberación del campo de la muerte, cuyo nombre evoca lo más cerca que ha llegado a estar la humanidad del mal absoluto en toda su historia.

| 25 Enero 2015 – 22:13 h.

Hablar de Auschwitz continúa siendo hoy demasiado difícil, demasiado insuficiente, demasiado sobrecogedor

@MiguelRArias

Se cumplen setenta años de la liberación del campo de la muerte de Auschwitz. Con toda probabilidad el nombre que evoca lo más cerca que ha llegado a estar la humanidad del mal absoluto en toda su historia. Y ya es decir.

Auschwitz, y los otros más de 50 “campos de la muerte” diseminados por toda la Europa ocupada, evocados al unísono con ese sólo nombre; y ello sin contar los casi 1000 campos de concentración del Tercer Reich, los más de 1150 guetos y todo lo demás.

Declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, hablar de Auschwitz continúa siendo hoy demasiado difícil, demasiado insuficiente, demasiado sobrecogedor. No hay texto ni palabras suficientes para abarcar lo que fue Auschwitz, y mucho menos en un breve artículo, es verdad.

Pero con todo me resulta demasiado inaceptable, que incluso en el día que se recuerda el 70 aniversario de Auschwitz y de todo lo que allí sucedió se permita -se promueva- olvidar que Auschwitz fue el mayor campo de trabajo forzado de la Alemania nazi y que Auschwitz fue también “IG Auschwitz”. Filial de IG Farben, el gran cartel empresarial del momento, formado por las empresas Bayer, HOECHST y BASF. Y no digo el gran cartel empresarial “alemán”, porque eso tampoco sería verdad, no hasta poco antes de diciembre de 1941 y el ataque a Pearl Harbor.

Y no podría ser verdad decir eso porque, según el propio informe oficial de la sección de investigación financiera del gobierno militar de ocupación, a las alturas de 1940 del total de las 324.766 acciones que componían el Cartel IG Farben únicamente 35.616 de éstas estaban en manos de personas con residencia en Alemania, mientras que casi el triple de esa cantidad, 86.671 acciones, estaban en manos de inversores de nacionalidad estadounidense y casi cinco veces más, 166.100 acciones, estaban en manos de ciudadanos suizos.

Esto es más de un 80% del capital social de IG Farben, fue financiado desde Wall Street y Suiza, frente a poco más de un 10% directamente alemán.

Y esa sería, precisamente, una de las razones determinantes para excluir el juicio a los responsables empresariales de IG Farben (hasta 24 altos directivos de la compañía) de los Juicios principales de Núremberg: la imposibilidad de dejar fuera de la investigación penal a otros ciudadanos de Estados Unidos, Reino Unido y otros países.

Porque los líderes nazis fueron unos monstruos y unos dementes, por supuesto que sí, pero algún día deberá terminarse de hablar también de la auténtica conspiración de Farben, Krupp y otras empresas mastodónticas, mundiales, supuestamente “alemanas” que en nombre de un “beneficio” autoreferencial y fuera de toda sensatez y humanidad, les ensalzaron y financiaron sin límite con más de tres millones de marcos de la época para que “las elecciones de 1933 fuesen las últimas elecciones de la República de Weimar” (von Schnitzler dixit) y poder hacer después “negocios” a satisfacción con el régimen nacionalsocialista y aprovechando la “oportunidad de mercado” de la invasión de casi toda Europa e “instalaciones de trabajo” como Auschwitz.

Porque tal y como señalaría el fiscal Taylor en su posterior “indictment”, durante los Juicios posteriores a Núremberg: “IG marchó con la Wehrmacht, concibió, inició y preparó un detallado plan para hacerse al amparo de ésta con la industria química de Austria, Checoslovaquia, Polonia, Noruega, Francia, Rusia y otros 18 países”.

Y por eso tampoco debería sorprender que, una vez derrotada la Alemania nazi, una de las Leyes del Consejo de Control aliado fuese, específicamente, la número 9, de 20 de septiembre de 1945, destinada a disolver por ley el Cartel IG Farben (“Beschlagnahme und Kontrolle des Vermögens der I. G. Farbenindustrie”). Ley fundamentada, según las palabras de su propio preámbulo, en la necesidad de “impedir que IG Farben pudiese representar ninguna amenaza futura a sus vecinos o a la paz mundial a través de Alemania.

Y no es que me cupiese esperar en un día como hoy ningún tipo de comunicado o petición pública de perdón por “IG Auschwitz” por parte de Bayer, HOECHST y BASF, que, a diferencia de su matriz, Farben, sí continúan hoy existiendo.

Pero sí que considero que “IG Auschwitz” representa un motivo muy real de preocupación acerca de la necesidad de los “límites y controles” del poder corporativo en el mundo actual y la actual insuficiencia de los instrumentos de Derecho penal internacional ante todo ello.

Y que, un día como hoy, resulta demasiado inaceptable, y arriesgado para el futuro, que ni siquiera se mencione la fundamental responsabilidad desempeñada por estos otros actores empresariales en el crimen sin fondo de Auschwitz. No olvidemos tan fácilmente lo que no queramos que se pueda volver a repetir en este nuevo siglo XXI.


Por Miguel Ángel Rodríguez Arias | Experto en Derecho Penal Internacional

http://www.nuevatribuna.es/articulo/mundo/nadie-contara-hoy-auschwitz/20150125203920111666.html

Agradecimiento por los premios Dardos

dardos

dardos

Debo hacer un alto en mi camino para mostrar mi agradecimiento público a Loretta Maio, creadora del precioso blog https://lorettamaio.wordpress.com/, escritora y poeta (poetisa me suena como de rango menor) argentina que ha tenido la amabilidad y generosidad de concederme por segunda vez el premio Dardos, premio concedido por blogueros  premiados para agasajar a otros blogueros por el esfuerzo de crear y mantener un blog y animar a continuar en la labor.

¡Gracias Loretta por ese honor que me otorgas con tanto cariño!

He de decir que no creo en los merecimientos de ganadores de otros premios pero este es una muestra de cariño y de ánimo más que consideración de triunfo.

El primer dardo que me lanzó, imagino que para despabilarme por haberme adormilado un poco con el blog, al parecer opinó que no había hecho suficiente efecto así que me ha lanzado de nuevo otro que, no sé cual sería la diana, pero me ha dado justo en el corazón.

Sé que no soy merecedor de esos premios pero en este blog hay muchas personas que se merecen esos premios y muchos más, así que en su nombre lo acepto encantado.

Lo dedico a los verdaderos héroes que hacen posible este blog: a toda la gente que lucha, aun a riesgo de su vida, por los derechos humanos, contra cualquier tipo de injusticia y de opresión.

A los periodistas que se juegan a veces el pellejo para denunciar esas injusticias y que son los que hacen posible que refleje  esas noticias en este blog.

A los pueblos y gentes oprimidas y masacradas por defender sus tierras y derechos y en general a todos los oprimidos y cuanta gente trabaja en su favor.

Para todos ellos este premio junto con mi admiración y agradecimiento.

La aceptación del premio lleva implícito nominar otros blogs con dicho premio pero ya lo he dedicado a quien más merece un premio aún mayor que este, así que me abstengo de seguir la cadena de nominaciones, lo que espero sea comprendido y perdonado.

Muere un preso saharaui a causa de tortura en la Cárcel Negra en la ciudad ocupada de El Aaiun

IMG-20150127-WA0008Ciudad ocupada de El Aaiun, 27/01/2015 (SPS)

Falleció en la tarde de ayer lunes en la cárcel Negra de El Aaiun, el preso saharaui Abdul Baqi Aliyen Antahah a consecuencia de torturas y maltratos recibidos en la cárcel a manos del personal penitenciario marroqui, según informan fuentes del Ministerio de los Territorios Ocupados y la Diáspora.

Según la misma fuente, Abdul Baqi, de  22 años de edad, cumplía una pena de un año y medio desde su detención hace un mes, pero “su rechazo e inconformidad con las pésimas condiciones de la cárcel donde se humillan a diario los detenidos saharauis eran la causa de llevarlo a una celda de aislamiento donde fue  salvajemente torturado”.

La  misma fuente, señaló que Abdul Baqi había sido torturado desde el pasado miércoles cuando fue aislado en régimen de aislamiento, y desde el viernes se encontraba en estado de inconsciencia total y no recibió ninguna atención sanitaria lo que lo que condujo a su muerte.

En el mismo contexto, todos los presos saharauis en las diferentes cárceles marroquíes siguen sufriendo una política de represión sistemática por parte del personal de las prisiones, vedados de los derechos más básicos reconocidos internacionalmente.

Con la muerte de Abdul Baqi Anthah, el número de saharauis muertos en las cárceles marroquíes en los dos últimos años  llega a ocho y sin que se haga la mínima investigación para determinar las causas de esas muertes y castigar a los culpables.(SPS)

http://porunsaharalibre.org/2015/01/muere-un-preso-saharaui-a-causa-de-tortura-en-la-carcel-negra-en-la-ciudad-ocupada-de-el-aaiun/

Argentina. Con la frente alta

07 Dic 2014
Escrito por  Paula Jiménez España

Imagen: Sebastián Freire

 Alejandra Sardá, la revulsiva que contra su propia conveniencia rompió la crisálida del activismo L, cuenta lo que hizo y lo que sigue haciendo, veinte años después.
 Tras encumbrarla como una de sus máximas referentes, la militancia lésbica de los ’90 le dio la espalda, cuando se puso en pareja con un activista gay. Creó entonces el primer grupo de bisexuales de la Argentina y se fue del país poco después. La ley de matrimonio igualitario la trajo de regreso: volvió para casarse con su novia india. Alejandra Sardá, la revulsiva que contra su propia conveniencia rompió la crisálida del activismo L, cuenta lo que hizo y lo que sigue haciendo, veinte años después.Alejandra Sardá, ex integrante de Lesbianas a la vista y activista estrella de los ’90, tiene el pelo completamente blanco. Cuando vivió en Holanda –en parte por trabajo, en parte para convivir con Rádica, que quiere decir Luna, su novia india– descubrió esa belleza poco frecuente en la Argentina: rostros de mujeres todavía jóvenes iluminados por el plata de sus canas. Y decidió dejar de teñirse. Hace pocos años volvió a Buenos Aires y esta tarde, con su cabellera blanca, espera sentada en el café La Paz a que hagamos la entrevista. Tiene el gesto juvenil de entonces, la sonrisa inalterable y, como entonces, su hablar es claro, se entiende el porqué de su inolvidable paso por la militancia. Las cosas han cambiado –cuenta– pero no tanto: se puede decir que pese a haberse apartado del activismo Sardá no abandonó nunca el paño. Desde hace largo tiempo es coordinadora del Programa de fondos de mujeres de la financiadora Mama Cash –una entidad que subvenciona a grupos feministas o de derechos de las mujeres de todo el mundo– y previo a esto fue asesora de una iniciativa de AWID (Asociación para los derechos de la mujer y el desarrollo) que profundizó en el cruce entre fundamentalismo religioso y derechos, principalmente los sexuales.

¿Cómo definirías el fundamentalismo religioso?

–Es la instrumentación de una religión para adquirir o preservar poder político, que es poder económico. Toda religión tiene una parte espiritual, totalmente válida para quien la siente así, y tiene sus expresiones revolucionarias que van en contra del status quo, y que son brutalmente reprimidas. Y están también las expresiones que se acomodan a los poderes fácticos, son profundamente instrumentales y terminan siendo fundamentalistas. Tenés el fundamentalismo católico, evangelista, musulmán, judío, budista, de cualquier religión.

Y todas intervienen en la cuestión de la sexualidad. ¿De qué manera?

–Lo que se busca es poder político y económico, y uno de los elementos centrales es controlar la reproducción, porque la reproducción es la población. Entonces el sometimiento de las mujeres y la condena social a las minorías no reproductivas –olvidémonos por un momento de las maternidades alternativas y la reproducción asistida, pensemos con un esquema más tradicional– es lo que a esta gente le interesa. Quien decide quiénes se reproducen quiere que la mayoría “sana”, étnica o religiosa, se reproduzca para dominar el territorio y que la minoría “no sana” no lo haga. Para eso necesitás mujeres convencidas de que reproducirse es un deber, o sometidas para que no puedan legal y socialmente –por eso las leyes de aborto– tener proyectos que anulen o limiten su reproducción.

Pero el tema de las maternidades lésbicas, al menos en Occidente, se les escapa como posibilidad de control…

–Eso es para ellos de un nivel de aberración tal que directamente esa gente no tiene que existir. No vamos a discutir si se pueden reproducir o no: se tienen que curar. Casi todos estos fundamentalismos tienen dispositivos de “cura” de la homosexualidad. Las famosas clínicas en América latina están dirigidas por grupos religiosos. Donde esto ha saltado a la luz, en Ecuador, en Perú, en Brasil, siempre hay un grupo religioso ligado con ello. Hace muchos años se hizo un tribunal de derechos humanos en Lima sobre el tema de las clínicas en Ecuador.

¿Cómo ves el tema en Argentina, en relación con la elección del papa Francisco?

–Mi sensación es que en los últimos años se ha logrado un consenso social, sobre todo en el tema lesbianas, gays y bisexuales; la cuestión trans es otra cosa. Consenso al que no le afecta demasiado el Papa o el no Papa. Por supuesto que me van a decir: el crimen de Pepa Gaitán. Claro que sí. Nada es absoluto, toda sociedad tiene bolsones de violencia y los va a tener siempre. Pero la ventaja de ser una señora grande es que no puedo negar los cambios. Soy de la gente que marchaba y alrededor había un vacío. Ahora los partidos políticos tienen su idea de la diversidad sexual, una puede pensar que hacen teatro, pero por lo menos hacen teatro. Yo me casé con una chica, voy de lo más macro a lo más mínimo…

De criminales a señoras casadas¿Tu pareja es de la India, no?

–Sí. Y estoy muy agradecida por la ley de matrimonio. Vivía en Holanda en 2010 y no sé si acá se habló de las parejas con doble nacionalidad, pero para nosotras fue la posibilidad de volver a la Argentina. En la India somos criminales, acá señoras casadas. Con Rádica vivíamos en Holanda por mi trabajo y porque nos quedaba en el medio. En Argentina, cada vez que me venía a ver no se podía quedar más de 45 días, y con muchos requisitos. Con la ley pudimos volver. El día que nos casamos había una parejita hétero en el registro, también casándose, y nos abrazamos los cuatro. Creo que la ley fue posible porque durante años mucha gente hizo un trabajo de hormiga para generar este nivel de convivencia social. En Argentina se montó por un desarrollo social y eso no puede cambiar por más que el Papa llegue a donde llegó.

¿Dónde conociste a Rádica?

–En una conferencia internacional, en Italia. Yo estaba con alguien, pero ¿viste cuando marcás a alguien y te decís: no por ahora? Trabajaba con un grupo de la India que se llamaba CREA y siempre me fijaba a ver si estaba Rádica en la lista de invitadxs, hasta que coincidimos por fin. Ella estaba en otra cosa cuando nos conocimos, tenía una relación complicada y no quería dos quilombos. Me vio y dijo: sólo puedo con uno. Pero esa segunda vez yo ya no era un quilombo y ella resolvió su situación rápido. Tuve varias experiencias alternativas y diversas de relaciones y llegó un momento que dije: no puedo. Es maravillosa la teoría, la sigo apoyando, admiro a la gente que lo logra, pero…

¿Estás hablando del poliamor?

–Sí. Yo lo hice mal, lastimando gente y perdiendo gente muy valiosa. Decidí en un momento que no tengo la capacidad. No vivo lo mío como una maravilla; es lo que cada una puede. Me parece válida la opción de no hacerlo si no se puede. Durante años tuvimos una relación a larga distancia, de la mitad del mundo a la otra. Lo que nos ayudó es que nos encontramos con más de cuarenta años ambas y muchas cosas vividas, algunas hermosas y otras no. Y nos preguntamos profundamente: ¿justifica esto que hagamos tremendo quilombo y tragedia?

¡Parece que sí! ¿Vos viviste también en la India?

–Pasé seis meses allá y todos los años voy porque para mí es mi segundo país. Tengo amigas maravillosas y la familia de Rádica es una rara avis. El papá y la mamá son de dos religiones diferentes –que eso es una cosa muy revolucionaria– y el de ellos fue un matrimonio por amor, hace más de cincuenta años. Allá se suelen arreglar los matrimonios. Ellos son gente con una mentalidad no estándar y a mí me tratan como a una hija. La India ya tuvo sus primeras marchas del Orgullo. Yo estuve en la primera, en Delhi, y éramos pocas personas. Había feministas aliadas y gente del VIH. Allá hay una ley que penaliza la sodomía y se aplica mezclada con una cuestión de clase, como acá los edictos policiales; es una ley anacrónica que jamás se va a aplicar a una persona de clase media, pero es un instrumento de la policía para proceder contra las personas trans, sobre todo contra las trabajadoras sexuales. Crimen y castigo

¿Vos por qué te alejaste del activismo Glttb?

–Sinceramente la cuestión de los niveles de agresión pudo conmigo y con mucha gente. Llega un momento en que es muy fuerte esto de destruirnos no sólo a nivel político sino también personal. Es un activismo personal, no estás defendiendo los bosques sino cosas de tu propia vida. Y no soy una pobre víctima. He dañado a mucha gente también, es una dinámica de relacionamiento. No sé si esto continúa pasando. Lo he hecho y me lo han hecho a mí. Tiene que ver con el verticalismo, con la desesperación, con la marginación, con la intolerancia.

Eras activista lesbiana y empezaste a salir con un activista gay. Esto fue un problema para vos por la inflexibilidad de las organizaciones de los años ’90, ¿verdad?

–De las organizaciones y de las personas. Además tiene que ver con otra dinámica de nuestro movimiento, que es la cuestión de las figuras que ocupan un lugar de referente. Yo terminé huyendo de eso. Que te pongan en ese lugar es devastador, porque tu vida te deja de pertenecer. Hubo gente que por ese episodio me decía: no te puedo mirar porque vos eras un referente para mí. Yo pensaba: ¿y qué culpa tengo? Hoy en día la gente moriría de risa. Una cosa que me fascina de lxs jóvenes es la posibilidad de no definirse, esto de la fluidez del deseo. Lo más gracioso es que cuando a mí me pasó llevaba años fuera del closet y nadie podía decirme, como me decían, que no me animaba a asumirme como lesbiana. ¡Es ridículo! En ese momento la única gente que no se asustó fue la gente trans, porque imaginate que con las cosas que les pasan en la vida por lo que menos se preocupan es por quién se acuesta con quién. Hay cosas más serias que eso.

A partir de ahí abriste el primer grupo de bisexuales que hubo en el país…

–Sí. En aquella época nosotras no teníamos noción del poder de los medios. Le pasó a Ilse con las lesbianas y a mí con la cuestión bisexual. Fui a un programa de televisión a hablar y di el teléfono de mi casa. Yo era psicóloga y no paraba de sonar el ring, me acuerdo de cómo me miraban mis pacientes. Se armó un grupo, la cosa se abrió y después hubo otra gente que lo retomó, y hoy es un tema que no asusta a nadie, por suerte. Y para mí es una bendición. Yo milité para que las cosas por las que militaba desaparecieran. Que nadie se asuste porque alguien sea bisexual me parece un logro del activismo, no un logro mío sino de mucha gente, incluso de la gente joven que ni siquiera se pone el cartel de bisexual, que me parece mejor todavía. A mí, en cambio, me tocó la prehistoria, donde era todo un escándalo.

Al poco tiempo te fuiste del país, ¿verdad?

–En ese momento me cayó del cielo una oferta para trabajar en una ONG internacional y sentí que si hacía de mi activismo mi trabajo iba a estar protegida, porque en un trabajo una no pone tanto la piel. Y esto me llevó años entenderlo. Antes el activismo era lo que se hacía a la noche y los fines de semana, con el alma. Y como era el amor y la pasión y la vida, te mataba. En cambio, en el laburo los mecanismos eran más racionales y también había reglas de juego. Si a mí una jefa me insultaba, como yo era una empleada, las leyes laborales me defendían; en cambio, en los grupos de lesbianas, no tenía nada. Hay gente que se ha ocupado de investigar –y esto también es muy interesante– cómo el poder informal puede llegar a ser mucho más despótico que el formal.

Activismo de ayer y de hoyAntes mencionaste, respecto de la Argentina, que la cuestión trans es otra cosa. ¿A qué te referías exactamente?

–La ley que tenemos es maravillosa, pero está treinta años por delante de nuestra sociedad. Las aberraciones que la gente dice de las personas trans… Siempre hubo una cuestión de clase en el activismo trans que no la hay con el resto del activismo. Yo misma en mi época sabía que era una persona “potable” y usé conscientemente esto para hacer visibles los temas que nos importaban.

¿Ser potable significa ser blanca, de clase media, profesional..?

–Por supuesto. Ahora hay espacio para una diversidad de voces, de cuerpos, de todo. Pero en algún momento tenía sentido estratégico que hubiera gente “potable” porque había que abrir puertas y no quiere decir que una fuera mejor. Claro que cuando tenés esa condición de “potabilidad” es importante que te cuides de no obstruir otras voces. Porque hay un momento en que esas voces tienen que dar un paso al costado y compartir el espacio con las otras.

¿Y cómo ves el activismo actualmente?

–A mí me gustaría estudiar la relación entre el activismo y el Estado. Yo he escuchado gente de mi época decir con una concepción cavernícola: ahora ya no hay activismo, lo único que hay son empleados del Gobierno. Si decís eso estás descalificando lo que hace la gente ahora que está militando en condiciones completamente distintas de las nuestras. Para mí está pasando una cosa más compleja e interesante.

¿Y qué dirías que está pasando?

–Entre otras cosas, hay subsidios que vienen del Estado y es algo que hace veinte años era impensable. Es cierto también que hay mucha gente que, como el Estado encarna banderas de su lucha activista, siente que puede llevarla adelante siendo parte del Estado, esto es algo nuevo para el movimiento lgttb. Nosotros cuando empezamos teníamos a Menem, no había alternativa más que enfrentarlo. Yo a este gobierno no lo enfrentaría. Entonces me intriga y me gustaría saber cómo se reformula esto. Las instancias de negociación son otras. A mí lo que me alarmaría sería si eso que me parece en principio positivo –unir la lucha de sector a una lucha más amplia– implicara restricciones para el colectivo glttbi. Como persona rasa no tengo esa información. Ojalá no pase. Durante mucho tiempo he sido parte de esa gente que defendió en espacios regionales la inclusión de lxs activistas de Cuba porque para muchas organizaciones no podían formar parte por ser consideradxs funcionarixs del Gobierno. Todo el mundo está subvencionado por algo, salvo un colectivo anarquista que está subvencionado por la gente que compra sus fanzines. Lo que hay son grados de dependencia y todo depende de quién te subvenciona y qué te exige. Y además como ahora trabajo en sector de financiamiento, de esto sé algo.

¿Son muchas las organizaciones de lesbianas que reciben financiamiento de Mama Cash?

–Tenemos limitaciones porque nosotras damos financiamiento en todo el mundo. Las lesbianas son prioridad y también los grupos trans, incluidos los hombres trans. Esto para un fondo feminista ha sido una lucha. Es una de las cosas que a mí me endilgan. Me consideran un arma del capitalismo para desfinanciar el movimiento lésbico y darle todo el dinero al Ostram. Por supuesto que no, que jamás me he ocupado de esto. Primero no tengo ese poder, segundo, que tampoco lo haría. Pero sí es cierto que una de las primeras cosas que me interesaron trabajar en esta área fue concientizar a las financiadoras feministas para empezar a separar feminismo de “mujerismo” y que entendieran que apoyar a los movimientos que cuestionaban la concepción binaria de género era parte de nuestra agenda. Con muchxs compañerxs, como Lohana Berkins y Mauro Cabral, trabajamos mucho con los fondos de mujeres que hoy en día financian personas trans y con las financiadoras de derechos humanos y progresistas.

¿Cómo han influido los avances en materia de género para las políticas financiadoras?

–El mundo de hoy es complejo, ya no podemos seguir hablando de “apoyamos a las mujeres”. Si apoyamos a las mujeres podemos llegar a apoyar a las que están contra el aborto. Tenemos una agenda feminista, de género y derechos humanos. Hay que cuantificar todo mucho. Porque agenda de género también es cualquiera. Ya no alcanza con decir mujeres, o género. Es muy interesante, las cosas ya no son tan lineales.

http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/soy/1-3738-2014-12-06.html

 Modificado por última vez en Domingo, 07 Diciembre 2014
 http://www.kaosenlared.net/america-latina-sp-1870577476/al/argentina/101648-argentina-con-la-frente-alta

España sigue deportando menores posibles refugiados

Zacarias, maliense de 17 años, es deportado de forma ilegal por la Guardia Civil a Marruecos tras pasar la valla de Melilla, según informa Prodein

El menor relata también el trato violento que recibió en un intento de entrada anterior por parte del ejército marroquí.

_________________________________________________

En Periodismo Humano llevábamos cuatro años documentando la violación continua de derechos humanos en Melilla.

http://periodismohumano.com/migracion/espana-sigue-deportando-menores-posibles-refugiados.html

El peluche del hambre: Preludio de una Navidad española

29 Nov 2014
Los rostros de estas familias cabizbajos, avergonzados por ese trance de no tener, de haber sido saqueados con reformas laborales, desahucios y desempleo generado por un gobierno de sinvergüenzas.

Venían de ese lugar donde cada día las colas de familias pidiendo comida inundan la calle donde vivo, traían varios carritos de la compra y uno de supermercado con alimentos, juguetes usados, una bicicleta pequeñita con las ruedas pinchadas, algunos peluches grandes, manchados, un poco sucios, de los juegos de otros/as niños/as, que un día les dieron su cariño, dispuestos al lavado para la noche de reyes, para que otros/as niños/as sin nada no caigan en el desconsuelo, no pierdan la ilusión en ese mundo mágico que también nos están robando, saqueando unos tipos viciosos, unas tipas presumidas, que se peinan con laca y ganan millones cada mes, que viajan en coche oficial, gozan de hoteles de lujo, vuelan en primera clase, gastando el dinero de todos/as con tarjetas visa oro de uso ilimitado.

Los rostros de estas familias cabizbajos, avergonzados por ese trance de no tener, de haber sido saqueados con reformas laborales, desahucios y desempleo generado por un gobierno de sinvergüenzas.

Les miré unos segundos disimuladamente, no quería que se sintieran mal, pero percibí esa desolación de haber perdido todo, de sobrevivir en bancos de alimentos o entidades caritativas.

Caras del hambre, tristes, sin esperanzas de cambio, sometidas a una banda política tramposa, sin escrúpulos, dispuesta a todo, hasta de matar de hambre, de suicidios por razones económicas, para seguir reventando de dinero robado sus vergonzosas cuentas corrientes.

Me quedé unos momentos observando, se perdieron calle arriba, varias madres y padres, una señora mayor muy delgada, gente triste, como millones en todo el estado español, que ven como se acerca de nuevo una Navidad de miseria, hambre y corrupción política generalizada.

Luego en el supermercado un tipo que trabajaba en charcutería predicaba a favor del gobierno, decía que si ganaba la izquierda las elecciones habría una especia de dictadura comunista. El personaje, posiblemente con un contrato basura de menos de 600 euros al mes, insistía en “que valía más malo conocido que otro por conocer, que al menos los gobiernos del PPSOE, aunque robaran, respetaban la democracia”.

La gente lo miraba como aburrida, una señora vestida de negro solo se animó a susurrar algo ininteligible, una especie de crítica a quienes estaban produciendo tanta pobreza. El “ejemplar” empleado con su gorro blanco seguía con su particular mitin, un runruneo aburrido, patético, demasiado monótono, similar al discurso de las televisiones del régimen español, repeticiones ensayadas: bolivarianismo, ETA, terrorismo, marxismo, reparto de la riqueza, cuernos y rabos del diablo rojo, lo de siempre, ahora que echan tanto de menos los coches bombas, los lucrativos votos del miedo, en unos tiempos en que ya todo el mundo sabe que siempre fueron ladrones/as compulsivos/as.

El viento en el exterior removía un ambiente irrespirable, varias familias más bajaban la calle con bolsos vacíos, directos al lugar del reparto. La gran superficie recién inaugurada por flamantes, sobrecogidos/as alcaldes y concejales/as irradiaba ruido de bullicio, ese olor a consumo navideño que ya comienza a impregnar el ambiente de basura, hipocresia y egoísmo.

El niño del peluche sucio y usado esperaba en casa, no le dijeron nada, lo entretuvieron en la habitación del hermano con parálisis cerebral, lo llevaron para esconder los juguetes encima del viejo ropero de la abuela, solo había comido a las 4 de la tarde medio pan con mantequilla, la nevera seguía medio vacía como casi siempre.

http://viajandoentrelatormenta.blogspot.com.es/

Tomado de: http://www.kaosenlared.net/secciones/s/derechos-humanos/101126-el-peluche-del-hambre-preludio-de-una-navidad-espa%C3%B1ola

España gastó 5 millones de euros para entrar en el Consejo de Seguridad

LUIS DíEZ | Publicado: 17/10/2014 06:09

El ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, ayer, durante la celebración de la Asamblea General de Naciones Unidas. / Efe

España ha logrado con tres votos más de los necesarios, y en la tercera votación de la Asamblea General de la ONU, la plaza en el Consejo de Seguridad para el bienio 2015-2016 que se disputaba con Turquía y Nueva Zelanda. En la campaña para acceder al sanedrín donde se toman las decisiones geoestratégicas sobre la paz y la seguridad mundial, el Gobierno ha gastado unos cinco millones de euros, los dos últimos en la recta final, este año. El resultado fue acogido con evidente satisfacción por el presidente Mariano Rajoy, quien destacó la confianza de la comunidad internacional en nuestro país, y con un “Spain is back” (España ha vuelto) por el ministro de Exteriores y jefe de la delegación, José Manuel García-Margallo.

Las notas de las agencias destacan lo reñido de la votación. Para los dos sillones asignados a Europa y otros países desarrollados había tres candidatos. En la primera votación sólo pasó Nueva Zelanda, que obtuvo 145 votos y superó ampliamente los dos tercios exigidos (128 del total de 193 países miembros). España se quedó en 121 y Turquía en 109. En la segunda votación, Turquía bajó a 73 pero España sacó 120 y no superó el listón de 128 más uno, de modo que se realizó otra votación y a la tercera fue la vencida: España 132 papeletas y Turquía 60.

Aunque el Gobierno español había intensificado en las últimas semanas las decisiones tendentes a obtener la confianza del área de influencia anglosajona, especialmente de Estados Unidos y Reino Unido, con su anticipo de enviar 300 militares a Irak para ayudar a combatir a las milicias del Estado Islámico, la importancia de Turquía como un aliado imprescindible para intervenir contra el EI convertía al país de Tayyip Erdogán, promotor con José Luis Rodríguez Zapatero, del diálogo de las civilizaciones, en un rival de primer orden.

Sin embargo, el hecho de que todavía no haya dado su visto bueno definitivo a la utilización de la base de Incirlik para las operaciones de los estadounidenses contra las milicias del EI y, sobre todo, de que el martes pasado haya bombardeado a los kurdos del PKK que luchan contra la guerrilla yiadista del EI, ha pesado decisivamente en las votaciones. A ello se suma que Turquía formó parte del Consejo de Seguridad hasta 2010.

España, aunque no ha cumplido las recomendaciones del grupo de trabajo de la ONU sobre las desapariciones forzadas del franquismo, ha hecho valer su condición de sexto contribuyente neto a la ONU, su participación en las misiones de paz –en estos momentos tenemos 600 cascos azules en Líbano, vigilando la frontera con Israel– y, sobre todo, su realidad como potencia media que actúa como puente de diálogo entre Europa y América Latina y facilita el diálogo entre la UE y el sur del Mediterráneo.

Con el fin de atraer el voto de varios países de Oceanía especialmente amenazados por las consecuencias de la contaminación de la atmósfera y el cambio climático, el ministro Margallo realizó una gira en septiembre pasado y manifestó su compromiso de luchar contra esa amenaza cierta desde el Consejo de Seguridad. Luego ya, para no ahuyentar el voto británico, algunos medios subrayan el hecho de que Felipe VI se haya olvidado de mencionar la reivindicación de Gibraltar (un clásico) en su primera y reciente intervención ante la Asamblea General.

La última de las cuatro veces que España ha formado parte del Consejo de Seguridad data del bienio 2003-2004, con José María Aznar de jefe de Gobierno y la ministra de Exteriores Ana Palacio de jefa de delegación. El mandato coincidió con la decisión de Estados Unidos y Reino Unido de invadir Irak, a pesar de la oposición de la mayoría del Consejo. Palacio se significó por su ardorosa defensa de la invasión, superando al entonces secretario de Estado norteamericano Kolin Powell.

La decisión de optar al quinto mandato la tomó en 2005 el entonces presidente Zapatero y se convirtió en 2012 en un objetivo principal de la política exterior de Rajoy, con una imputación de créditos presupuestarios de medio millón de euros anuales desde aquel ejercicio. El ministro Margallo ha calificado de “muy modesta” su campaña, en la que ha trabajado un comité especial en Madrid y Nueva York. Con España, que sustituye a Luxemburgo, se suman a los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad (Estados Unidos, Rusia, China, Francia y Reino Unido) los representantes de Venezuela, Nueva Zelanda, Chad, Chile, Jordania, Lituania, Nigeria, Angola y Malasia como miembros no permanentes.

http://www.cuartopoder.es/laespumadeldia/2014/10/17/espana-gasto-5-millones-de-euros-para-entrar-en-el-consejo-de-seguridad

‘The Wall Street Journal’ se ríe de la concesión de la medalla policial a la Virgen

Con cierta mofa, el diario recuerda en su reportaje que “la última agraciada con la medalla de Oro al Mérito Policial en España nunca salió a patrullar ni hizo un arresto”.

PÚBLICO Madrid 08/10/2014

Captura de la web de 'WSJ' sobre su reportaje a la polémica decisión de Interior.

Captura de la web de ‘WSJ’ sobre su reportaje a la polémica decisión de Interior.PÚBLICO

http://www.publico.es/548811/the-wall-street-journal-se-rie-de-la-concesion-de-la-medalla-policial-a-la-virgen

Suecia reconoce el Estado palestino

infolibre Actualizada 03/10/2014El nuevo primer ministro sueco, Stefan Lofven.

El nuevo primer ministro sueco, Stefan Lofven.
 
El primer ministro sueco, Stefan Lofven, ha anunciado este viernes que su nuevo Gobierno de centro-izquierda reconocerá al Estado palestino. Suecia se convertirá así en el primer país que anuncia esta decisión como miembro de la Unión Europea (Hungría, Polonia y Eslovaquia ya reconocían a Palestina antes de entrar en la Unión).La Asamblea General de Naciones Unidas aprobó el reconocimiento de facto del Estado de Palestina en 2012, pero la Unión Europea y la mayoría de los países de la UE todavía no lo habían reconocido oficialmente.

“El conflicto entre Israel y Palestina solo se puede resolver con la solución de dos estados, negociado de acuerdo con las leyes internacionales”, ha dicho Lofven durante su discurso inaugural ante el Parlamento este viernes.

“Una solución de dos estados requiere reconocimiento mutuo y una voluntad de coexistencia pacífica. Por tanto, Suecia reconocerá el estado de Palestina”, ha añadido.

La decisión del nuevo Gobierno de centro-izquierda servirá para impulsar las ambiciones de Palestina. En los círculos internacionales, Suecia es un país con una reputación demostrada como mediador en asuntos internacionales y una voz influyente en la política de exteriores europea. Por tanto, se espera que otros países se sumen a su postura próximamente.

No obstante, también es posible que Israel critique la decisión y que Estados Unidos y la Unión Europea se mantengan al margen y sigan defendiendo que el estado de Palestina solo puede nacer de un proceso de negociación.

Los palestinos quieren crear un estado independiente en Cisjordania y Gaza, con su capital en Jerusalén Este. Las fronteras de Gaza están claramente definidas, pero los territorios exactos que constituirán Palestina en Cisjordania y Jerusalén Este solo se podrá determinar a través de las negociaciones con Israel en una solución de dos estados, que actualmente se encuentran suspendidas.

http://www.infolibre.es/noticias/mundo/2014/10/03/suecia_reconoce_estado_palestino_22209_1022.html