Abuso sexual de menores en la Iglesia católica: contra la fe no hay razones

JOAQUíN MAYORDOMO | 7/2/2014
 

El Papa Francisco saluda a los fieles durante la Audiencia Pública celebrada este miércoles, día 5, en la plaza de San Pedro. / Alessandro di Meo (Efe)

El tenebroso mundo de la pederastia en el seno de la Iglesia católica, sobre el que todo el mundo ha tenido información puntual y frecuente en los últimos años, pero al que nadie parecía estar dispuesto a enfrentarse para hacer justicia, ha estallado en Ginebra. El Comité de la ONU sobre los Derechos del Niño ha dicho ¡basta! y ha acusado al Vaticano de “encubrir los crímenes sexuales” perpetrados con menores en el seno de la Iglesia. En el informe publicado por este Comité se acusa abiertamente a la jerarquía eclesiástica de incumplir sus compromisos, tras adherirse, en 1990, a la Convención sobre los Derechos del Niño. Su presidenta, la noruega Kirsten Sandberg, ha señalado que las autoridades eclesiásticas han impuesto un código de silencio y prefieren preservar la reputación de la Iglesia y proteger a los responsables de los abusos por encima del interés supremo de los niños.

Así que, harta ya, la ONU ha apuntado directamente a la Iglesia con el dedo: “Los abusos”, han dicho en Ginebra, “se siguen cometiendo de forma sistemática mientras la inmensa mayoría de los culpables disfruta de total impunidad”. A lo que en las altas instancias de la Iglesia han respondido que ellos no son responsables de lo que pueda hacer cada católico… Y qué entre los 40 millones de abusos sexuales a menores que, se calcula, se cometen en el mundo cada año, son una minoría los que tiene autor religioso. ¿Y esto que tiene que ver, pregunto yo, para que se oculte y se proteja a los culpables?

Estudié en un internado de frailes y, aunque no tuve experiencias directas, algo supe de lo que ocurría en aquel mundo oscuro de hombres solos, de niños solos, de amansado erotismo y castrados sentimientos. Ya como profesional, he tenido ocasión de abordar en repetidas ocasiones los abusos sexuales a menores. Con frecuencia lo recuerdo: una de las experiencia más duras que he tenido en este oficio de contar historias fue el día que entrevisté a una madre y su hija de 15 años para escuchar como describían los abusos sexuales sufridos por esta niña y su hermana pequeña de un padre ingeniero y su panda de amigos, encabezada por un cura. Nunca lo he olvidado.

La ONU, que nada tiene que ver con la fe, sino con la ley y la razón, exige ahora a la Iglesia católica que salvaguarde a la infancia del abuso que sufre por parte de esos hombres enfermos y denuncie a los culpables. Y la Iglesia, en lugar de enfrentarse a la realidad, asumirla y depurar responsabilidades, va y se escuda en la doctrina y apela a ‘razones’ de fe para acusar a la ONU, a su vez, de interferir en la libertad religiosa. Lamentamos, dicen el Vaticano en un comunicado “ver en algunos puntos del informe un intento de interferir en las enseñanzas de la Iglesia católica sobre la dignidad de las personas y el ejercicio de la libertad religiosa”, para añadir a continuación que “protegerá los derechos de los niños según los valores de la doctrina cristiana”. Y se quedarán tan frescos… ¡Qué cinismo!

Pero, bueno, ¿es que nunca podrá la sociedad conseguir que las religiones y sus practicantes se sometan a la ley civil, en lo que atañe a comportamientos sociales? Quiero pensar que en esta ocasión —¡hago un voto de optimismo!— la Iglesia apostólica y romana va a “pinchar en hueso” en su confrontación con Naciones Unidas y, por una vez, tendrá que aceptar que la ONU le fiscalice sus cuentas éticas en relación con la justicia, en lo que a denuncia y castigo se refiere de los religiosos pederastas. Si no es así, el mundo oculto y terrible del abuso a menores seguirá engordando sus interminables listas de víctimas.

¿Víctimas? Las ha habido y las hay. ¿Las habrá siempre? Con instituciones como la Iglesia católica, es muy posible. Según Save the Children, organización internacional que se ocupa de los derechos de la infancia, en un país como España —¡moderno, desarrollado y desinhibido sexualmente a tenor de lo que opinan los jerarcas de la Conferencia Episcopal!— un 23% de las mujeres y un 15% de hombres han sufrido algún tipo de abuso o agresión sexual antes de los 17 años. Aunque hoy otras fuentes, como la Asociación de Mujeres para la Salud, que esta cifra la elevan hasta el 30%. Lo que si es verdad, independientemente de las cifras, es que el abuso sexual de menores (niñas, niños; da lo mismo) es práctica extendida, común a la mayoría de sociedades y países. Y es que, en una sociedad regida por hombres, con sus códigos y normas machistas, el abuso sexual cometido con menores se oculta primero y después se manipula hasta culpabilizar a las víctimas. Hasta tal punto ocurre esto, que una amplia mayoría social piensa, casi siempre, que la víctimas es la culpable o que ésta se inventa el abuso; algo que aún es más grave. Y para muestra, este ejemplo, que no me resisto a rescatar aquí de un reportaje que publiqué en El País, en 2006. “Yo era una niña, y él era mi padre. Cuando al fin lo denuncias, todos te dan la espalda, nadie te cree y te tiran como a una muñeca rota… Si somos las víctimas, ¿por qué lo perdemos todo? Perdemos al padre y a los abuelos; a los primos, a los amigos… Ni los jueces nos creen”.

Pues así están las cosas. Por eso el comportamiento de la autoridad vaticana en este tema es tan deplorable. Con la salud de los menores no se juega; porque éste, que nadie lo dude, es asunto de salud también. Una gran mayoría de las personas que sufren abusos sexuales viven luego una vida extraña, en la que los desequilibrios emocionales y secuelas psíquicas son permanentes.

El abuso sexual de menores es un drama, una tragedia, que entre otras cosas refleja esa parte animal que todavía los humanos llevamos dentro. Los propios abusadores han sido antes víctimas de abusos, en la mayoría de los casos; de ahí que sean incapaces de aceptar, ni siquiera de reconocer, ese comportamiento perverso. Esto es lo que choca: “Quién abusa sexualmente de un menor cree, con frecuencia, que no está haciendo nada malo, porque es la experiencia sexual que él ha tenido”, me decía en una ocasión, el pediatra y especialista en abuso a menores, Juan Gil. Por eso, según decía este experto, apenas se denuncia un 2% de los casos. Y, quizá también por eso, la Iglesia, amparada en esa fe intangible que la mueve, prefiera mirar para otro lado y quien abusa… Pues que siga abusando “en otra parroquia o en otro país”, como le recuerda la ONU, cuando la acusa de no hacer nada a este respecto.

http://www.cuartopoder.es/atusalud/abuso-sexual-de-menores-contra-la-fe-no-hay-razones/2678

Violencia sexual en la República Democrática del Congo (RDC)

Imagine un orfanato de 300 niños abandonados por haber sido fruto de violaciones sexuales. Ahora imagine una aldea donde solo en el último año fueron violados 11 bebés de entre seis meses y un año y 59 infantes de entre uno y tres años.

La historia de la violencia sexual en los conflictos es tan antigua como la guerra misma. No distingue fronteras, condición étnica, religión ni edad.

La población de la República Democrática del Congo (RDC) conoce demasiado bien el sufrimiento de la violencia sexual. Según un informe del Ministerio de Género, solo en 2012 se reportaron 15.654 casos, un aumento de 52 por ciento en relación a 2011.

De estos delitos, 98 por ciento se perpetraron contra mujeres. En las zonas congoleñas de conflicto, la edad promedio de las sobrevivientes es menor a 21 años, y un tercio tienen entre 12 y 17 años. El año pasado, 82 por ciento de todas las víctimas no habían completado la escuela primaria.

Estos no son solo números. Se trata de niños concebidos en violaciones y abandonados, y también de mujeres y niñas que día a día soportan las secuelas físicas y emocionales de semejante agresión, y de hombres y niños que sufren en silencio la vergüenza y el estigma asociados a este delito.

Todos los sobrevivientes deben recibir la atención necesaria, y todos los actores involucrados deben unir fuerzas para permitir que reconstruyan sus vidas y evitar que estos hechos se repitan.

No fue este conflicto el que creó el flagelo de la violencia sexual que hoy enfrentamos en la RDC. Las raíces, en especial la desigualdad de las mujeres y el abuso de poder, han estado ahí durante siglos.

En la RDC y en todo el mundo, la violencia de género es el abuso más prevalente, pero menos reportado, de los derechos humanos.

El conflicto genera inseguridad y un entorno de impunidad, lo que a su vez exacerba la violencia sexual preexistente.

Para erradicar efectivamente la violencia sexual en los conflictos debemos redoblar la promoción de los derechos femeninos como derechos humanos, y crear mecanismos viables que pongan fin a la impunidad y envíen un potente mensaje de que este abuso de poder, extremo y dominante, no se tolerará. Debemos hablar fuerte y claro: se juzgará y se castigará.

La violencia sexual en situaciones de guerra, como la que vive el oriente de la RDC, presenta desafíos únicos. Según el último informe del secretario general (de la Organización de las Naciones Unidas, ONU) solo en esa parte del país operan más de 44 grupos armados, algunos procedentes de países vecinos.

Casi todos estos grupos han estado implicados en delitos sexuales. También se acusa a efectivos de las Fuerzas Armadas y de la policía. En este contexto, resulta particularmente complejo atraer a una amplia variedad de actores estatales y no estatales para garantizar que las violaciones no se usen como arma de guerra.

Los costos económicos y humanos de estos delitos y de otras formas de agresión de género son tremendos: incluyen la pérdida de vidas y sustentos, el rechazo de familias y comunidades y graves consecuencias para la salud reproductiva y mental, incluso con riesgo de muerte.

Pero la violencia sexual no es inevitable.

El gobierno de la RDC ha reconocido estas consecuencias y ha tomado medidas para modificar el discurso público ante este problema. En 2006 aprobó una ley que amplió la definición de violencia sexual y promovió sanciones más severas para los perpetradores.

En 2009, el país desarrolló la Estrategia Nacional sobre Violencia de Género, y en marzo de este año el gobierno y la ONU firmaron un comunicado conjunto, exponiendo las acciones concretas que las autoridades adoptarían para erradicar estos delitos.

Todos estos son pasos en la dirección correcta, pero es necesario hacer mucho más. Las leyes tienen que aplicarse, y se debe juzgar y condenar a los agresores.

Hacer que impere la ley en un territorio inmenso donde el derecho consuetudinario es, en muchos lugares, la única autoridad reconocida, representa un enorme desafío para las instituciones y los actores concernidos en el combate a la impunidad.

Sin embargo, la RDC no está sola en esta lucha. El sistema de la ONU, que incluye las fuerzas de mantenimiento de la paz, también tiene una responsabilidad directa en apoyar y facilitar las iniciativas nacionales.

Asumimos esta misión conjunta para la RDC para profundizar el compromiso político, potenciando la participación de las instituciones democráticas, los dirigentes políticos y la sociedad civil.

Nuestro objetivo es que los compromisos asumidos y el trabajo hecho por el gobierno y la ONU marquen una diferencia en las vidas de mujeres, niñas, niños y hombres que viven con temor cada día.

Nos comprometemos a trabajar hacia la eliminación de la violencia sexual en la RDC.

Para lograr avances significativos, necesitamos el apoyo de la comunidad internacional, de todo el sistema de la ONU y del gobierno. También abogamos por una mayor atención de los donantes en los servicios básicos para los sobrevivientes, que incluyan educación, atención de salud, refugio, sustento y otras acciones psicosociales.

La violencia sexual en la RDC dista de haber terminado, pero trabajando juntos podemos poner fin a lo que durante mucho tiempo constituyó el mayor silencio de la historia, y escribir su capítulo final.

Eliminar la violencia de género y empoderar a mujeres y niñas constituyen la esencia de los cambios que este país debe adoptar para alcanzar la paz y el desarrollo.

http://periodismohumano.com/sociedad/discriminacion/violencia-sexual-en-la-rdc.html

Mujeres frente a Dios y sus hombres

Nazanín Armanian

Punto y seguido, 17 mar 2013

 Fumata rosa, contra el humo negro y blanco del Vaticano. Así, las activistas católicas exigían la ordenación sacerdotal de la mujer. Ellas ya conocían la inquietante respuesta de la Santa Sede: es igual de pecaminoso el sacerdocio femenino que la pederastia. Equiparación cuya intención no ha sido ofender (¡aun más!) a las mujeres, sino rebajar el grado de la criminalidad que hay en el abuso a decenas de miles de niños.

El Vaticano como Estado es el único del mundo donde las mujeres aun no tienen derecho a voto. Pero, aunque se tiñan de rosa todas las instituciones religiosas del mundo y con mujeres en sus cónclaves, no cambiará nada si los textos sagrados, la fuente principal de la violencia física, psicológica y económica que sufre la mujer en nombre de Dios, no se conviertan en objeto de estudios críticos. Las interpretaciones “progresistas” que menosprecian la inteligencia y el conocimiento de la audiencia, solo retrasan aun más estas reformas tan necesarias para los derechos de las propias mujeres creyentes. Estas instituciones arcaicas, oscuras y con ideas antinaturales, han sobrevivido a lo largo de la historia, principalmente, gracias a la manipulación de los complejos sentimientos religiosos de sus feligreses, utilizando la pedagogía del terror terrenal y celestial, esperanza, castigo y recompensa, dependencia económica, etc., y  quienes las gestionan no cambiarán su estructura si hasta hoy les ha dado magníficos beneficios sin traba alguna.

No deja de ser otra trampa que las activistas judías, cristianas y musulmanas presenten su afán de manejar el poder, como la lucha “feminista” sin reformar la mirada vejatoria y misógina de dichos textos hacia la mujer.  Si no, se convertirán en otro transmisor de la visión del hombre  primitivo sobre la mitad de la humanidad.

Las llamadas “feministas islámicas”, nacieron en la década de 1990 en Irán, una vez que fue aplastado el movimiento laico de la mujer. Eran esposas e hijas de las autoridades del país, que empezaron a sufrir en su propia piel lo que significa ser considerada menor de edad eternamente con incapacidad mental incluida, y necesitada de un tutor varón aunque tuviera 50 años y varios títulos universitarios. Sus intentos de “interpretar” las leyes coránicas a favor de la mujer fueron frustradas: ningún ayatolá estaba dispuesto a ceder ni un ápice de los derechos divinizados masculinos. Pues, el problema principal no está en los líderes-hombres de la religión, sino en la propia cosmovisión y por ende en su “programa” político-social.

¿Cómo ven estas mujeres los mil y un consejos de  los “Libros” a los hombres sobre cómo oprimir, golpear, torturar, violar y matar a las mujeres, incluso sin motivo alguno? Todos conocéis el relato de Lot del libro Génesis, el mismo utilizado por los homosexuales cristianos cuando intentan dar otra explicación al motivo de la destrucción de Sodoma. Sería tema de otro artículo la homosexualidad en la Biblia y en el Corán. Lo que nos interesa aquí es mostrar hasta qué punto un hecho escalofriante de un relato tantas veces narrado, no ha levantado la ira de nuestras “activistas”, cuando Lot dice: “Yo tengo dos hijas que no han conocido varón; os las sacaré fuera, y haced de ellas como bien os pareciere; solamente que a estos varones no hagáis nada, pues que vinieron a la sombra de mi tejado”.

Qué clase de padre puede proponer a unos hombres violar a sus dos hijas que, siendo vírgenes, deberían tener menos de 12-13 años, pues a esta edad ya estarían casadas. Si tan hospitalario era, ¿por qué no se ofreció él mismo? Han integrado la violencia contra la mujer en nuestras culturas hasta tal punto que han anulado nuestra capacidad de reaccionar ante tales barbaries. Ahora que la derecha está devolviendo a Dios a las aulas, podría analizar cada uno de los capítulos de los libros sagrados, sin complejo, censura y miedo.

Que expliquen a los creyentes cómo puede llegar a ser profeta un señor como Abraham, que abandona a su propia esposa e hijo pequeño en el desierto para que muriesen de hambre y sed. Hoy estaría acusado de maltrato y dos intentos de asesinato. Y aun hay madres que ponen el nombre “ibri” y derivados, a sus recién nacidos.

La plaga de pederastia que azota a la Iglesia no es fruto del celibato —la mayoría de los violadores de niños están casados e incluso abusan de sus propios hijos—, sino del machismo que autoriza al hombre ejercer el poder sobre la mujer y sobre los niños. Se trata de un  patriarcado que durante siglos ha sido santificado bajo la firma del propio Creador.

No hace mucho, la religión se presentaba como la última garante de la moral y ética en una sociedad capitalista que había creado a un nuevo Dios: el dinero. A los jefes religiosos hoy no les queda ni eso. Han podido servir a la vez “a Dios y a Mammón”, y a otras divinidades y demonios terrenales sin despeinarse.

Que las “feministas” religiosas pretendan aplicar la misma versión arcaica-patriarcal de su religión agravará el problema de la discriminación de la mujer.

De Creadora a criadora

Hubo un tiempo en que Dios fue mujer. Varios miles de figurillas encontradas en Mesopotamia, Sumeria y Susa, Perú, Rusia y China muestran hasta qué punto ellas dominaban el cielo de aquella gente y sin duda también su tierra.  Eran las Creadoras, pese a que en la exposición titulada Siete mil años del arte persa y organizada por CaixaForum habían puesto la etiqueta “mujer” debajo de cada estatuilla: ¿Qué afán de negar su dimensión divina? Si se trataba de “mujeres”, ¿por qué no han encontrado miles de figuras de hombres, niños o ancianos? Al admitir la existencia de aquellas deidades, tendrían que cambiar su relato “creacionista” con la de “evolución de la especie” y de la sociedad humana, y eso despojaría la santidad y la eternidad al patriarcado.

La propiedad privada y la aparición de los primeros guerreros-héroes acabaron con el poder de las mujeres y también con las deidades femeninas. Las tablillas que muestran rostros de mujeres barbudas, exhiben este periodo de transición. A partir de ahora, solo eran “creadoras” de los herederos del hombre. Tarea tan primordial que en el islam una madre puede pedir recompensa económica al marido por amamantar a los hijos en común. ¿Un chollo? No: ella nunca es tutora de sus propios hijos. Se los arrancan cuando quieran.

Sorprende que las mismas mujeres menospreciadas por sus dioses, que les colocan en el Décimo Mandamiento junto con otras propiedades del hombre: el buey y el asno, sean las más fieles. Pues, obediencia más resignación, quizás sea igual a algo de paz en la “otra” vida.

En las sociedades capitalistas avanzadas las mujeres son el “segundo sexo” y se enfrentan a un techo de cristal para avanzar; donde la religión tiene peso, caen en la categoría de “subgénero” y se enfrenta a un techo de hormigón armado.

Este mundillo tenebroso vuelve a necesitar más Luz y más Razón.

http://blogs.publico.es/puntoyseguido/666/mujeres-frente-a-dios-y-sus-hombres/

 

El ‘santo’ Vaticano ha tenido entre sus muros logias ocultas, chanchullos mafiosos y escándalos de corrupción

Enric SopenaEnric Sopena
Cabos Sueltos, 22/02/2013
.

El 20 de mayo del año 1974, el entonces cardenal de París, el teólogo jesuita Jean Daniélou [1905-1974], murió de un súbito infarto poco después de llegar a  la casa de la prostituta Mimí Santoni. Daniélou  fue nombrado perito en el Concilio Vaticano II por el Papa Juan XXIII. Protegido después por Pablo VI, que lo designó obispo y más tarde cardenal.

Juan Pablo I
Daniélou gozaba de un gran prestigio en los ámbitos más o menos centristas de la Iglesia católica de aquella época. Era cercano a los planteamientos -a menudo dudosos por sus titubeos y sus escrúpulos- de Pablo VI.  El Pontificado de Montini terminó mal. Su sucesor, Juan Pablo I duró 33 días y falleció, según algunos observadores, no precisamente de muerte natural. Juan Pablo I dio muestras de querer regenerar de una vez  la Santa Sede.

Ahorcado en un puente de Londres
El escándalo de la quiebra del Banco Ambrosiano, fundado por la Iglesia católica en 1896, estaba presidido por Roberto Calvi y se hundió. En 1982 fue Calvi encontrado ahorcado en uno de los puentes de Londres. El Vaticano, en aquel tiempo, era  epicentro de la mafia, de negocios ilícitos, de la masonería agresiva, ubicada en la logia P2, manejada por una élite de políticos y de clérigos.

El banquero de Dios
El hombre fuerte en el Vaticano fue el cardenal norteamericano, Paul Marcinkus un vividor, sin moral y sin ética, llamado el banquero de Dios. Fue presidente del Banco Vaticano. Otro personaje que entraba y salía de la Santa Sede era Michael Sindoma, dirigente la mafia italoamericana  Esos años de plomo provocaron un hastío monumental respecto a la cúpula de la religión católica.

Lo peor de lo peor
Ahora el sexo de los clérigos ha vuelto a mancillar a quienes predican las supuestas bondades del celibato y, en cambio, abusan vilmente de menores, que es lo peor de lo peor -lo más asqueroso, lo más vomitivo, lo más abominable, lo más alejado de la doctrina de Jesús de Nazaret-;  follan como locos y muchos se lían con homosexuales comprados para satisfacer así la homosexualidad siempre oculta de capellanes, párrocos, prelados, cardenales y váyase a saber en relación con los Papas que, durante la historia del cristianismo, tuvieron mas hijos e hijas que una familia numerosa de la actualidad.

La de Dios es Cristo
A finales del siglo XX, se montó la de Dios es Cristo, y nunca mejor dicho, a propósito de los dineros del Vaticano y, en general, de la Iglesia. Detrás de las casullas, las sotanas y los diversos disfraces de los curas y sus superiores, ha aparecido ahora un nuevo escándalo,  no  tanto en este caso por el dinero como por el sexo. O para ser más exactos por el poder terrenal, que es el objetivo en la mayoría de los jerarcas eclesiásticos, aunque aparentemente sólo -dicen en clave farisaica-  ellos no se meten en política, pero apoyan a la derecha.

Benedicto XVI y Rajoy
Benedicto XVI ha dimitido por su edad y, sobre todo, al conocer el dossier -que le han preparado cuatro cardenales de su confianza-. El Papa, en este sentido, se ha comportado bastante mejor que Mariano Rajoy. Primero, ha investigado. Luego ha comprobado la putrefacción que se expande en el Vaticano y, asumiendo su grave error de no haberlo hecho antes, ha dimitido con dignidad.

Este catolicismo, un tabú
El Vaticano no es el faro de la Iglesia católica, sino el nido de sátrapas y fariseos.  O se da un golpe de timón de arriba abajo, sin complejos y sin contemplaciones, y  regresando a los orígenes, o desaparecerá en breve. Los que de inmediato se apresuran a insultar a los que venimos señalando que esta Iglesia no es la de Cristo, sino la de los que mataron a Cristo, son los responsables de haber convertido el catolicismo en un tabú para los humildes y un homenaje a los poderosos.

Cristianos de base
Eso poco tiene que ver con los cristianos de base, con los misioneros y misioneras en su mayoría, y todos  cuantos son gente buena y de buena fe. De este sector debería salir el futuro Papa. De los teólogos de la Liberación. No de los falsarios y de los cínicos

Enric Sopena es director de ELPLURAL.COM

http://www.elplural.com/2013/02/22/el-santo-vaticano-ha-tenido-entre-sus-muros-logias-ocultas-chanchullos-mafiosos-y-escandalos-de-corrupcion/

El ‘Cuervo’ tenía un cheque español

Un talón de 100.000 euros de la Universidad Católica de Murcia, entre los objetos robados

El presidente: “He dado 49 millones de euros en 15 años”

.

El presidente de la Universidad Católica de Murcia, José Luis Mendoza, besa la mano del obispo Reig Plà, en Murcia en 2008. / Marcial Guillén

Cada año, con motivo del Óbolo de San Pedro, José Luis Mendoza se acerca al Papa. Acude desde hace 15 años a entregar un cheque que la Iglesia debe destinar a los pobres. Eso hizo el pasado 26 de marzo en La Habana, durante la visita de Benedicto XVI a Cuba. “Esta vez no pude ver al Santo Padre, que llegaba al día siguiente, y le entregué el cheque en un sobre cerrado al nuncio de Su Santidad”, cuenta por teléfono. Mendoza, de 62 años, casado y con 14 hijos, que ha levantado una poderosa universidad católica en Murcia, recuerda que él mismo redactó el talón: “Lo escribí yo. Está a nombre de ‘Su santidad el Papa Benedicto XVI-Óbolo de San Pedro”. Para este miembro del Camino Neocatecumenal (los Kikos), 100.000 euros es una cantidad modesta. Desde que hace en 1997 comenzó con la práctica, asegura que ha donado “unos 8.200 millones de pesetas” —casi 50 millones de euros— a “la Iglesia y los pobres”.

La Universidad Católica de San Antonio, en Murcia (UCAM), siempre ha presumido de tener línea directa con el papa Ratzinger. “Mi mujer y yo somos consultores del consejo pontificio para la familia. Y sí, hemos estado bastantes veces con él, que vino a Murcia antes de ser Papa. Es un regalo de Dios conocerle de cerca”, explica este hombre afable.

Fue en el precioso monasterio del siglo XVIII que la Universidad tiene por sede en la huerta de Murcia donde en 2010 el obispo colombiano Darío Castrillón implicó a Juan Pablo II en el encubrimiento de pederastas.

Abierta en el curso 1997-1998, esta universidad propiedad de la fundación que preside Mendoza ha crecido sin parar y tuvo el año pasado 13.000 alumnos. El centro no conoce los recortes que azotan a la pública. En su camino, y siempre con apoyo del Vaticano, se ha enfrentado incluso al obispo de la diócesis y a la Universidad pública. Ganó siempre.

Juan Antonio Reig Plà, durante años obispo de Cartagena, intentó controlar la universidad. Consideraba que no podía estar en manos de laicos y que la tutela debía ser suya. Pero Mendoza se opuso y se enfrentó a él abiertamente. Da prueba de su poder que Reig Plà fue trasladado a Alcalá de Henares en 2009, en pleno conflicto.

También la Universidad de Murcia intentó, sin éxito, frenar la expansión de un centro que recuerda a la Universidad de Navarra, del Opus Dei. La UCAM fue sumando titulaciones. La más polémica la consiguió recientemente: Medicina, que impartirá a partir de este curso para “formar médicos en los valores del cristianismo. En contra de la cultura de la muerte, la eutanasia y el aborto”. La matrícula ronda los 9.000 euros. El consejero de Universidades de Murcia, José Ballesta, fue durante años rector de la Universidad pública y un firme opositor a la UCAM. La comunidad de Murcia, del PP, llegó a poner anuncios en prensa contra el centro. Ello no ha impedido la victoria de Mendoza y de su centro privado.

Mendoza es uno de los hombres más poderosos de Murcia. Nacido en Cartagena hace 62 años, estuvo con su mujer de misionero en la República Dominicana entre 1990 y 1993. “Me fui con ocho hijos y volví con 11. Vivíamos en zonas muy pobres y dormíamos bajo mosquiteras sin agua ni luz. Allí vi lo que hacía la Iglesia con el Óbolo de San Pedro y decidí que cuando pudiera contribuiría”. Ha dejado en herencia todas sus propiedades a la Iglesia. Ahora prepara ahora una universidad en Cuba y otra en Roma.

Mendoza ignoraba que su talón estuviera en manos de El Cuervo. Pero aclara: “El cheque ha sido cobrado”. Sobre si son estos cheques los que engrasan su relación con Roma y le dan tanto poder, sonríe: “Eso es que la gente habla. Yo solo cumplo con mi obligación de cristiano de ayudar en función de mis posibilidades”.

http://internacional.elpais.com/internacional/2012/08/13/actualidad/1344885284_761602.html

El Vaticano, incapaz de frenar la hemorragia de escándalos

La nuevas revelaciones aportan pistas sobre el paradero de la chica de 15 años desaparecida en 1983

El mayordomo del Papa habría actuado durante los últimos meses como agente doble

,  Roma,  5 jun 2012

Paolo Gabriele junto al Papamóvil el pasado mes de abril en la Plaza de San Pedro / ALBERTO PIZZOLI (AFP)

Cuando el diablo se aburre, mata moscas con el rabo. Dos semanas después de la detención de Paolo Gabriele, el Vaticano sigue sin explicar cuándo, desde cuándo, por qué y para quién robó el mayordomo infiel la correspondencia secreta del Papa. En consecuencia, los periodistas —en el papel del diablo— se han puesto a rebuscar por su cuenta y lo que empieza a surgir, en medio de la hemorragia incontenible de filtraciones, es un agujero insondable de escándalos interconectados. Un topo que antes de su detención hizo de agente doble. Una muchacha de 15 años desaparecida hace tres décadas y cuyo rastro vuelve ahora para señalar a un supuesto obispo pedófilo. Y un banquero de Dios caído en desgracia y perseguido hasta la deshonra por un grupo de cardenales furiosos. La interconexión es un pequeño Estado de 40 hectáreas gobernado por hombres ya ancianos cuya teórica función es administrar los asuntos de Dios en la Tierra.

Paolo Gabriele sigue detenido, aunque también esto es una cuestión de fe. Nadie sabe a ciencia cierta qué derechos asisten al mayordomo, si ha declarado realmente o si no, si lo ha hecho asistido de abogado, si ha llegado a algún tipo de acuerdo con su empresa que es a la vez su Estado, su policía y su juez. Tan es así que el portavoz de lo abogados de Paolo Gabriele es también el portavoz del Papa, Federico Lombardi, un hombre, por lo general, de pocas palabras. Por tanto, todo lo que se sabe del filtrador detenido es lo que se filtra, valga la redundancia. Y, según los últimos datos, Paolo Gabriele, el traidor, el topo, habría actuado durante los últimos meses de agente doble.

Tras ser descubierta su traición, la Gendarmería vaticana habría pactado con él la identificación de sus compinches. Solo así se explicaría el hecho de que el tal Paoletto, de 46 años, casado y con tres hijos, conservara en su apartamento de la ciudad del Vaticano tres cajas repletas de documentos secretos. En los últimos días antes de su detención, el mayordomo habría seguido filtrando cartas de Benedicto XVI pero ya bajo la supervisión de Domenico Giani, el superpolicía al frente de la Gendarmería. A cambio de su colaboración, Paolo Gabriele habría obtenido la promesa de un indulto papal no muy lejano y el compromiso de que su familia pueda seguir viviendo en Vía Porta Angelica, al resguardo del muro vaticano.

En la misma casa, por cierto, que la madre de Emanuela Orlandi. La muchacha desapareció en 1983 junto a la basílica de San Apolinar. Solo tenía 15 años. Su padre era funcionario vaticano y desde siempre se especuló con que detrás de su desaparición estuviese el terrorismo internacional –el turco Alí Agca había atentado dos años antes contra Juan Pablo II— o las siempre turbias cuentas del Vaticano. Hasta se temió que los restos de la muchacha estuviesen en la misma tumba que Enrico de Pedis, el último jefe de la banda de la Magliana, enterrado hasta hace unos días en una cripta de la basílica de San Apolinar, como si se tratase de un cardenal. En los últimos días, y a la luz de las filtraciones, el rastro de la muchacha vuelve a conducir al Vaticano. Las nuevas pistas conducen a Boston, a una dirección postal de un supuesto cardenal pedófilo. La madre de Emanuela, que se cruza en el zaguán con la esposa del mayordomo, sigue rogándole a Benedicto XVI qué le diga lo que sabe. Pero el Papa calla. Su silencio mereció la pasada semana un sonoro abucheo de una parte de las personas congregadas en la plaza de San Pedro. Un hecho grave, jamás visto.

La explicación oficial de lo que está sucediendo se circunscribe a los tres datos aportados por el padre Federico Lombardi, portavoz del Vaticano. El mayordomo ha iniciado la declaración formal. La imputación es de “robo con agravante”, que puede conllevar una pena de hasta ocho años de reclusión. Según la legislación vaticana, la “custodia cautelar” puede mantenerse durante 50 días prorrogables a otros 50. Lombardi, como no podía ser de otra manera, añadió que todo es secreto. Todo, claro está, menos lo que se filtra. Y de un tiempo a esta parte, el Vaticano, además de escenario de una feroz guerra de poder entre cardenales, es un gran emisor de documentos secretos. Una hemorragia de escándalos que el Vaticano no acierta a frenar.

La primera reacción, marca de la casa, fue el silencio. La segunda, en la voz del Papa citando a Jesús de Nazaret, mostraba una cierta indiferencia: “Cayó la lluvia, se desbordaron los ríos, soplaron los vientos y se abatieron sobre aquella casa, pero no cayó, porque estaba fundada en la roca…”. La tercera reacción, más terrenal, fue la que, el lunes por la noche, se apañó el secretario de Estado del Vaticano, el cardenal Tarcisio Bertone. Hizo llamar a un entrevistador de la RAI y, con las respuestas escritas en un papel, ofreció cómodamente su versión: “Ataques han existido siempre, también en los tiempos de Pablo VI, aunque ahora parece que son más feroces, hirientes y organizados”. No dijo por quién. Bertone tuvo palabras de afecto para Benedicto XVI –“es un hombre manso, de gran fe y de gran oración que no se deja intimidar por los ataques”–, aunque en la práctica su firma ha servido para alejar del Vaticano a grandes colaboradores del Papa. Sobre todo a aquellos –el arzobispo Carlos María Viganò, el propio Gotti Tedeschi— cuya función consistía en poner luz sobre los muy sucios dineros del Vaticano. Sigue leyendo

“Mi novio me vendió por 6.000 €”

Una prostituta y una policía

Una policía toma los datos a una prostituta detenida en un club de Madrid. (POLICÍA NACIONAL)
  • D. FERNÁNDEZ. 14.07.2011

Bica, Liliana, Verónica y Arica han compartido un destino, más bien una tragedia. Engañadas, vejadas y amenazadas, las cuatro fueron obligadas a prostituirse en España durante años. Las cuatro proceden de los principales países donde las mafias se nutren actualmente de meretrices para ‘trabajar’ en España: Rumanía, Paraguay, Brasil y Nigeria. Las cuatro han contado sus historias a 20 minutos.

El engaño

El drama de nuestras protagonistas comienza incluso en sus propios hogares. Bica, rumana, 24 años, fue vendida por su novio por 6.000 euros. “Me dijeron que sería camarera y que me pagarían toda la documentación”. Verónica, 26 años, brasileña, pensaba que venía a España a cuidar a una mujer mayor: “Confié en una amiga, incluso me enseñaron la foto de la persona a la que iba a cuidar”.

Me dijeron que sería camarera y que me pagarían toda la documentación Arica, nigeriana, 26 años, ni siquiera preguntó. La posibilidad de venir a Europa y encontrar un futuro mejor fue suficiente aliciente para emprender el viaje. Liliana reconoce que todas las chicas que vinieron de Paraguay sabían a qué venían, pero nunca “en estas condiciones”. En Paraguay “muchas familias están vendiendo a niñas de 16 y 17 años que se pueden hacer pasar por mayores”, explica Rocío Nieto, directora de la Asociación para la Reinserción de Mujeres Prostituidas (Apramp).

El viaje

“Chicas de Rumanía, Bulgaria, Moldavia…, incluso rusas, suponen ya el 70% de las que hay en nuestro país”, señalan fuentes policiales. Las nacionales de Rumanía y Bulgaria pueden moverse libremente por Europa. “Yo pasé por Hungría, Austria, Alemania y Francia antes de llegar a España”, explica Bica. Las latinoamericanas vienen en avión, pero no en un vuelo directo a España, que tiene más controles. Liliana hizo escala en París y Verónica en Lisboa. Ambas en grupos, como si fueran turistas. El viaje de Arica fue toda una odisea. “Duró un año, salí con 19 años y llegué con 20. Mi último trayecto fue en patera“.

Las deudas

Todas asumen deudas impagables con las mafias que las traen. “Tuve que pagar el viaje, la documentación y la deuda crecía. Yo no me quedaba ni con el 20% de lo que ganaba semanalmente. Y nos cambiaban de clubes por toda España”, explica Bica. Las latinoa-mericanas tenían que devolver en torno a los 35.000 euros. “Yo estuve en clubes de Extremadura y Galicia”, apunta la brasileña.

“Yo, en locales donde debía trabajar 21 días al mes las 24 horas del día”. La deuda de Arica era mayor, de 50.000 euros.

Las amenazas

Es lo peor, convivir con el miedo, y saber que no puedes protestar ni escapar. Extranjera en un país extranjero. “Las mafias búlgaras y las nigerianas son muy violentas», afirma la Policía. “Yo he visto cómo a una compañera le quemaban el pelo y a otra le cortaban un dedo para que todas aprendiéramos”, señala Bica.

Las amenazas eran constantes. Lo peor es que amenazan con hacer daño a tu familia El vudú hace mella en las nigerianas, muy supersticiosas. En marzo de este año, la Policía desarticuló en Sevilla una mafia nigeriana que incluso retenía a un bebé de dos años de una de las prostitutas, un rehén para que la chica siguiera en la calle. “Las amenazas eran constantes, y alguna paliza he visto. Lo peor es que amenazan con hacer daño a tu familia“, asegura Liliana. Las mafias chinas, otra fuente de prostitución en auge, también son peligrosas. Obligan a las chicas a estar recluidas en pisos y a prostituirse las 24 horas del día los 7 días de la semana. “Las mafias chinas ofrecen cada vez más chicas muy jóvenes y a los precios más baratos”, se lamenta Rocío Nieto.

La salida

Es lo más difícil. España ofrece a las chicas que denuncian a su mafia protección como testigo protegido, alojamiento y autorización para residir en nuestro país. Pero al final no denuncian ni el 5%, dicen en la Policía. “Hay que ofrecerles alternativas, un hogar, un trabajo, si no es muy complicado que denuncien”, explica Rocío Nieto. Apramp acoge ahora a 48 chicas, aunque en 27 años ya han pasado por allí 3.100 mujeres.

Reuniones contra los anuncios

El Gobierno sigue manteniendo contactos con los grupos parlamentarios para consensuar la reforma legal que suprima los anuncios de prostitución. 20 minutos fue el primer diario en España que decidió eliminar estos anuncios en sus cabeceras. Luego se sumaron otros medios, como La Razón y Público. Para Rocío Nieto, de la asociación Apramp, es vital erradicarlos: “Lo malo es el contenido de los mismos, que facilita la prostitución a los clientes anónimos. Los demandantes se convierten en proxenetas, porque piden características y servicios concretos sobre las chicas”.

http://www.20minutos.es/noticia/1110016/0/mafia/prostitutas/extranjeras/

Presentan ante la Comisión Europea una iniciativa contra la trata de niños y adolescentes

BARCELONA, 28 Jun. (EUROPA PRESS) –

La Asociación Catalana por la Infancia Maltratada (Acim) y la asociación internacional Ecpat contra la prostitución y pornografía infantil han presentado ante la Comisión Europea una iniciativa histórica contra la trata de niños y adolescentes con fines sexuales.

Ecpat –End Child Prostitution, Child Pornography and Trafficking of Children for Sexual Purposes–, junto a la empresa The Body Shop, ha presentado a la comisaria europea de Interior, Cecilia Malmström, un total de 2,3 millones de firmas recogidas en toda Europa a favor de la citada lucha.

La reivindicación pasa por la puesta en marcha de medidas por parte de los estados miembros que favorezcan la implementación de la Directiva Comunitaria sobre la prevención y lucha contra la trata de seres humanos y la protección de las víctimas en la legislación.

http://www.europapress.es/epsocial/ong-y-asociaciones/noticia-presentan-comision-europea-iniciativa-contra-trata-ninos-adolescentes-20110628143254.html

¿Quién le pone el cascabel al gato?

SANTIAGO CARRILLO 04/06/2011

Nos sorprende la facilidad con la que en Europa la socialdemocracia y los hombres políticos en general se han rendido a los mandatos del sistema financiero y han aceptado seguirlos resignadamente. Por eso atribuimos un gran valor a las palabras de Santos Juliá: “La nueva clase financiera, sin embargo, es desalmada: no bien el Estado ha acudido a su rescate y ya vuelve a repartirse, sobre las ruinas provocadas por ella misma, los millones de dó1ares como si aquí no hubiera pasado nada. Y si la vieja burguesía hubo de avenirse a un compromiso, es claro que a esta nueva clase el Estado no sabe o no puede protegerla de su propia codicia; no le queda más opción que destruirla”. Y el autor de este artículo hace una pregunta que es clave: ¿Quién le pone el cascabel al gato? O lo que es lo mismo, ¿de dónde pueden salir las fuerzas que supriman este poder desalmado?

Quizá haya que promover una ventolera que saque de su modorra a los Gobiernos que no reaccionan ante las exigencias de ese poder irresponsable.

Y permítaseme decir que ante la decepción de los políticos es la intelectualidad la que debe asumir responsabilidades, dirigiéndose al pueblo como lo han hecho el francés Stéphane Hessel y José Luis Sampedro y ahora Santos Juliá. Ante el hechizo que parece haber dormido en un sueño profundo a los Gobiernos y a los líderes políticos, debe ser la intelectualidad progresista quien desarrolle el nuevo pensamiento político capaz de movilizar al pueblo.

La intelectualidad y el mundo del trabajo y la juventud unidos tendrían fuerza suficiente para romper el hechizo. Hay que asumir el papel del viejo topo de hoy. En el fondo estamos ante un cambio de época que exige la entrada en liza de fuerzas intelectuales más dotadas que los políticos de a diario y exige también una alianza de los dos sectores más creativos de la sociedad: las fuerzas de la cultura y el mundo del trabajo.

México – Roban un niño al día; salvan a la tercera parte

En 2010 desaparecieron 366 menores en el país, se encontraron 100. Lamentan la falta de una fiscalía especial

Carlos Quiroz

CIUDAD DE MÉXICO, 22 de mayo.- Durante 2010, en México  se reportó la desaparición de 366 menores. Menos de la tercera parte (sólo 100) pudo regresar a su hogar.

En total, y pese a la carencia de cifras oficiales, se calcula que en el país hay alrededor de 20 mil niños y adolescentes extraviados.

Esta situación ha motivado que el gobierno federal instaure un sistema de alarma y rastreo que surgió entre la sociedad texana, tras el secuestro y asesinato de una niña en 1996.

Se llama Alerta Amber y “es un protocolo para darle a conocer a la población casos similares e involucrar a toda la comunidad en la búsqueda de los niños”, explicó Felipe Zamora Castro, subsecretario de Asuntos Jurídicos y Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación.

María Elena Solís Gutiérrez, presidenta de la Asociación Mexicana de Niños Robados y Desaparecidos, indicó: “El problema es que en México no tenemos un banco de datos nacional. Si te robas un niño en el DF lo sacas al Edomex y tienes que recurrir a un oficio de colaboración. Es más fácil encontrar un carro”.

La Alerta Amber es activada por las procuradurías cuando se confirma el robo.Los medios de comunicación interrumpen su programación y dan a conocer el caso.

Sólo hallan a uno de cada 3 niños robados

Durante 2010 la Asociación Mexicana de Niños Robados y Desaparecidos, A.C., reportó 366 menores extraviados: sólo 100 regresaron a casa, gracias al trabajo de la organización.

Aunque no existen cifras oficiales, se estima que hay alrededor de 20 mil menores
desaparecidos en México, pero de lo que se trata es de que no haya uno más, por ello el gobierno federal implementó en el país la Alerta Amber.

“Alerta Amber nació en 1996, en Texas, derivado del caso de la niña Amber Hagerman, que paseando en su bicicleta fue secuestrada y asesinada, y a raíz de ese caso, que conmocionó a su comunidad, los locutores de radio se pusieron de acuerdo para establecer un protocolo para darle a conocer a la población casos similares e involucrar a toda la comunidad en la búsqueda de los niños”, explicó Felipe de Jesús Zamora Castro, subsecretario de Asuntos Jurídicos y Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación.

De esta manera, se multiplica el esfuerzo y se logra actuar con mayor rapidez para encontrar al menor, ya que actualmente en el país el robo de menores está tipificado como privación ilegal de la libertad y corresponde investigarlo al fuero común, y sólo se convierte en delito federal cuando existe asociación delictuosa para cometerlo.

“El problema es que en México no tenemos un banco de datos nacional. Por ejemplo, si te robas un niño en el DF y lo sacas al Edomex, tienes que acudir a un oficio de colaboración a la Procuraduría, para que, por ejemplo, si llega a haber alguna pista del niño pues entonces se pueda trabajar.

“Es más fácil encontrar un carro, y de hecho hay agencias especializadas, fiscalías de robo de autos, pero no hay fiscalías de robo de niño. Imagínate donde estamos, ¿no?”, señala María Elena Solís Gutiérrez, presidenta de la Asociación Mexicana de Niños Robados y Desaparecidos, A.C.

La Alerta Amber se activa en casos concretos: la víctima tiene que ser menor de 18 años, encontrarse en peligro de sufrir daño grave y contar con la información suficiente para identificarlo y saber en qué circunstancias desapareció.

“Cuando se reúnen estos requisitos, el enlace de la Procuraduría activa la alerta, emite la comunicación a las redes sociales y a los medios de comunicación para que interrumpan su programación y den a conocer el caso concreto”, señaló Zamora Castro.

La Alerta Amber se emite a nivel estatal, y dependiendo del asunto puede darse a nivel nacional, e incluso internacional, en caso de que se trate de tráfico de personas.

La desaparición de los menores de edad no sólo se da por robo, también se da por sustracción, cuando el niño o niña es víctima de la guerra entre los padres durante o después del divorcio; cuando el menor huye de casa o bien cuando queda en la orfandad por algún acto delictivo o accidente.

Por eso la Alerta Amber no se aplica en todos los casos, sin embargo sí cuenta con mecanismos para ayudar a encontrar a los menores ausentes por otro motivo distinto al robo o secuestro.

“En el caso de Estados Unidos ya se han logrado acuerdos con empresas que distribuyen pan, leche, cereales, y es muy común que todas las familias en sus casas, durante el desayuno, estén viendo los datos concretos de un niño extraviado, y eso nos permite difundir la información para poder recabar los datos necesarios.

“Estamos en el proceso de capacitación de funcionarios. En cuanto a los ajustes de los protocolos de acción, los que existen nos fueron compartidos por el gobierno de Estados Unidos, y necesitan hacerle los cambios necesarios para la intervención de las autoridades mexicanas en este caso”, subrayó el subsecretario de Gobernación.

Asimismo, se está en pláticas con los medios de comunicación y las empresas para formar convenios que permitan difundir las imágenes de los niños desaparecidos, y quieren aprovechar los avances tecnológicos, como internet y las redes sociales, para difundir la información.

Actualmente Alerta Amber funciona en Baja California, Nuevo León y Tamaulipas, mientras que en el Distrito Federal se está avanzando en su implementación. El propósito es que se extienda a todo el territorio nacional.

“La meta que nos hemos establecido es que esté funcionando ciento por ciento a principios de 2012. Eso no nos limita para que durante estas semanas, estos meses, durante determinados casos concretos, podamos avanzar en estos temas”, expresó el subsecretario Zamora Castro.

“Lo importante es que la sociedad se involucre en el proyecto, porque gracias a una llamada las familias pueden salir de ese infierno que es perder a un ser querido”, aseguró María Elena Solís, una de las mujeres más experimentadas en la búsqueda de menores ausentes, aunque hoy en día también está siendo requerida por familiares de adultos desaparecidos en el norte del país, principalmente en Tamaulipas.

“Tengo otro tipo de denuncias, que son jóvenes de 18, 24, 30 años, que en muchas ocasiones salen a la frontera con sus carros y ya no regresan”, detalló.

Notas relacionadas

http://excelsior.com.mx/index.php?m=nota&id_nota=738777