¡A todas las mujeres del mundo, sed fuertes!

Esta es la historia de Kim Bok-dong, surcoreana de 90 años de edad a quien el ejército japonés se llevó de su pueblo natal durante la Segunda Guerra Mundial. Fue sometida diariamente a abusos sexuales, en lo que se conoce como “confort woman” o mujer de solaz para capricho y satisfacción de los soldados. Una mujer valiente que alza la voz para denunciar estos abusos.

Kim Bok-dong – “Confort woman” que habla públicamente de la esclavitud sexual a la que fue sometida por soldados japoneses durante la Segunda Guerra Mundial

04/01/2013

Kim Hak-soon fue la primera superviviente en hablar públicamente del sufrimiento como "confort woman". © Consejo Coreano de mujeres afectadas por la esclavitud sexual del ejército de Japón

Kim Hak-soon fue la primera superviviente en hablar públicamente del sufrimiento como “confort woman”. © Consejo Coreano de Mujeres Reclutadas por Japón para la Esclavitud Sexual

Tenía 14 años cuando me vi arrastrada a la fuerza a la esclavitud sexual por el ejército japonés. Dijeron que me contratarían como operaria de fábrica, pero en vez de eso nos llevaron a muchas hasta Taiwán, Hong Kong, China, Malaisia e Indonesia. Yo estaba con la comandancia del ejército, así que prácticamente fui a todas partes con ellos.

No tengo palabras para describir lo que me hacían los soldados todos los sábados, desde el mediodía hasta las cinco de la tarde; y los domingos, de ocho de la mañana a ocho de la tarde. Al final del día no podía ni incorporarme. Tras ocho años de suplicio me pusieron a trabajar en un hospital del ejército. Su intención era ocultar cualquier prueba sobre las “confort women”.

Ni siquiera me enteré de que la guerra había terminado. Cuando volví a casa tenía 22 años. ¿Cómo iba a contarle a nadie lo que me había sucedido? Mis padres no dejaban de decirme que me casara, pero no podía. Al final tuve que decirles la verdad. Al principio no me creyeron, y después dijeron que, al menos, había sido afortunada por sobrevivir a todo aquello. Han transcurrido varias décadas desde el fin de la Segunda Guerra Mundial y Japón todavía no ha dado una respuesta adecuada. Si nuestro propio gobierno no se esfuerza en este asunto, ¿con quién vamos a hablar? Ésa es la razón de que sigamos luchando.

Me impliqué en el movimiento de las “confort women” en cuanto se formó, por tanto hace 20 años. Un día estaban pidiendo informes de las “confort women” que habían sobrevivido. Así que llamé. Vinieron a verme unas personas y algunos periodistas. No recuerdo la fecha exacta, pero el Consejo Coreano de Mujeres Reclutadas por Japón para la Esclavitud Sexual llegó hasta mí y desde entonces estoy con ellas. Al principio fue realmente difícil, pero no podía quedarme cruzada de brazos cuando todas esas personas acudían todos los miércoles a manifestarse por nosotras. Ahora yo también protesto todos los miércoles ante la Embajada. Reclamamos a gritos al gobierno japonés que pida perdón. En este tiempo hemos establecido lazos afectivos entre nosotras, como no podía ser de otra manera.

Cuando asistí a la Conferencia Mundial de Derechos Humanos de la ONU en Viena en 1993, muchas mujeres de todo el mundo gritaron con nosotras, por nosotras. Aprecio sinceramente el apoyo de otros Estados. Hablan como si estuvieran dispuestos a trabajar a nuestro lado ya mismo. Pero pienso que deben presionar más a Japón si de verdad quieren ayudarnos. Y no parece que sepan que esto no sólo les sucedió a mujeres coreanas. Todos los países cuyas mujeres lo sufrieron deben cooperar más activamente en la protesta contra la negación del gobierno japonés. Todos esos países probablemente conocen los delitos y saben que estuvo mal. Deben cooperar [entre ellos] y pedir a Japón que acepte recomendaciones y dé importancia al reciente proceso deexamen periódico universal de la ONU. Estoy deseando que, en vez de palabras, tomen más medidas que ayuden a mantener la presión sobre Japón.

Imagen de Lee Doo-soon, confort woman, (84), Tongyoung. © Paula Allen
Imagen de Lee Doo-soon, confort woman, (84), Tongyoung. © Paula Allen

Han pasado varias décadas pero nada se ha resuelto. Cuando oigo hablar de simpatizantes en todo el mundo me siento muy agradecida, y gracias a eso tengo esperanza en que esta lucha pueda terminar pronto. Confío en que cada vez más gente alce su voz para que este asunto se resuelva. Debemos permanecer fuertes y no rendirnos. También pido a las mujeres jóvenes y a los estudiantes que se sumen a nuestra lucha por la justicia: vuestras voces y acciones serán enormemente apreciadas.

Yo ya tengo 90 años, y lógicamente esto me fatiga. Pero quiero recibir en persona las disculpas del gobierno japonés. No lo hago por dinero. Sólo quiero que el gobierno japonés lamente sus acciones, asuma la responsabilidad de lo que hicieron, nos pida perdón a todas y respete nuestros derechos humanos.

A todas las mujeres del mundo, sed fuertes. ¡No a la guerra! ¡ No a la violencia contra las mujeres!

http://www.eldiario.es/amnistiaespana/todas-mujeres-mundo-fuertes_6_86851319.html

“Muchos funcionarios judiciales y políticos son cómplices de la trata de mujeres para la prostitución”

Susana Trimarco, la ‘madre coraje’ que persiguió durante años en Argentina a los que secuestraron a su hija para esclavizarla en prostíbulos, ha visto cómo los jueces absolvían a todos los imputados. ‘Público’ ha hablado con ella en Buenos Aires

ANA DELICADO Buenos Aires 16/12/2012

Susana Trimarco, con una foto de su hija. Detrás, imágenes de muchachas argentinas desaparecidas. LA NACIÓN

Susana Trimarco, con una foto de su hija. Detrás, imágenes de muchachas argentinas desaparecidas. LA NACIÓN

Unas 60.000 mujeres son víctimas de la explotación sexual en Argentina, forzadas a ejercer la prostitución en al menos 8.000 prostíbulos diseminados por todo el territorio. Pero ninguna persona ha sido condenada hasta ahora por el delito de trata.

Con semejante escenario, Argentina aguardaba esta semana el desenlace de uno de los casos más emblemáticos sobre tráfico de personas que recuerde el país gracias a la lucha de una mujer,Susana Trimarco, que lleva más de una década buscando a su hija María de los Ángeles (“Marita”) Verón, desaparecida el 3 de abril de 2002 en la provincia norteña de Tucumán cuando tenía 23 años.

La expectación social se transformó en conmoción y rabia cuando se dio a conocer el fallo judicial. El trío de magistrados encargado del caso absolvió por unanimidad a los 13 acusados, algunos ex policías, que habían sido imputados por el secuestro y explotación sexual de Marita Verón. Miles de personas salieron a manifestarse en varias ciudades del país, protestas que se volvieron violentas en Tucumán y en la capital argentina.

“No, no esperaba esa sentencia”, reconoce a Público Susana Trimarco, el rostro más visible en Argentina de la guerra contra la trata de personas. “¿Cómo iba a esperar semejante injusticia? Pero por cosas que fueron pasando en los diez meses que duró el juicio, se nota que el tribunal fue demasiado complaciente con los acusados”, observa.

La sentencia de la Cámara Penal de Tucumán es el último varapalo de un sistema judicial que despierta toda su desconfianza. “Hace más de 10 años que vengo reclamando por mi hija, por que investiguen”. Ahora emprenderá un juicio político contra los tres jueces. “Todavía no he escuchado sus fundamentos, pero para mí hay algo raro. He recibido cartas diciendo que los magistrados habían sido comprados por los acusados. Hay que investigar”, sostiene.

Es testigo de esta lucha su nieta de 13 años, Micaela Sol, hija de Marita Verón. “Micaelita se ha criado durmiendo en un banco y en un rincón de la entrada de los tribunales esperando que me dieran una respuesta de cómo iba la investigación de mi hija”, indica.

“En la actualidad se están tomando muchas medidas para perseguir el delito de trata de personas, desde el punto de vista de las fuerzas de seguridad y desde organismos judiciales”, admite. “Pero todavía falta bastante por hacer, en particular en las investigaciones por parte de los fiscales, para que se desarticulen las redes delictivas y se condene a los tratantes”.

Disfrazada de proxeneta

La “complicidad  de muchos funcionarios judiciales y políticos” con la explotación sexual, según sus propias palabras, ha intentado boicotear su búsqueda desde el principio. Trimarco contó durante el juicio cómo los obstáculos comenzaron en el mismo momento de interponer la denuncia en comisaría. Primero le indicaron que la denuncia debía presentarla el marido de Marita. “Después nos dicen que no tenían papel (…) Después que no había cinta, que estaban las ruedas pinchadas, que no tenían nafta [gasolina]. Mi marido le hizo arreglar la rueda y les dio plata para la nafta, y asi logramos que se mueva la policía”, contó por entonces.

Tras recibir una llamada anónima que la puso sobre la pista de las redes de trata, y consciente de que se movía en terreno peligroso, Trimarco decidió investigar por su cuenta. Se infiltró como supuesta proxeneta en cuatro prostíbulos y así conoció de primera mano aquel submundo del que pudo rescatar ,sólo en los primeros cuatro años, a 129 mujeres.

“Buscando a mi hija viajé a España y rescaté a muchas chicas en Burgos. Las redes de trata operan a nivel mundial y ningún país está libre”Mientras Trimarco intentaba dar con el paradero de Marita Verón, su caso empezó a recibir cierta atención pública. En 2007 constituyó una fundación que lleva el nombre de su hija, María de los Ángeles, y que hasta ahora ha salvado a más de 400 mujeres de las bandas de explotación sexual.

“En el camino que llevo andando en estos casi 11 años, descubrí este delito aberrante y no podía quedarme de brazos cruzados viendo cómo las víctimas sufrían la desprotección luego de ser rescatadas. Por eso creé la fundación, para darles asistencia integral. Desde hace cinco años seguimos por ese camino”, concluye.

Trimarco ha sido víctima de dos intentos de asesinato y de varias amenazas de muerte. No han sido suficientes para detenerla. “Buscando a mi hija he viajado a España y he rescatado a muchas chicas en Burgos. Las redes de trata operan a nivel mundial y ningún país está libre de ella”, advierte.

Redes sobre las víctimas

Según la Oficina de Rescate y Acompañamiento, organismo dependiente del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, más de 3500 víctimas han sido rescatadas en unos 1700 procedimientos judiciales desde la sanción de la Ley de Trata de Personas en 2008.

Luján Araujo, responsable de comunicación de la fundación que dirige Trimarco, destaca a Públicoque están a la espera de juicio más de 1.200 supuestos integrantes de redes de trata. “Argentina es un país federal, por lo que no están centralizadas las leyes y la Justicia. Al no estar capacitados todos los juzgados en los casos de trata, no se los juzga bajo ese delito”, indica.

Entre los funcionarios judiciales y las fuerzas de seguridad hay además mucha resistencia para investigar,  “al margen de los esfuerzos del Ministerio de Seguridad y del Gobierno a capacitarse, a sensibilizarse, y a intervenir en el delito de trata de la manera correcta”.

Araujo explica que existe un procedimiento sobre cómo asistir a las víctimas.  “Las fuerzas intervinientes a veces tratan a las víctimas como prostitutas en caso de explotación sexual, cuando hay un protocolo de cómo acercarse a las víctimas, que son amenazadas y entrenadas sobre lo que tienen que decir a la hora de ser interrogadas por las autoridades”.

Las mujeres son secuestradas en las regiones norteñas más pobres y llevadas a las ricas del centro y el oesteLas provincias del norte de Argentina –Tucumán, Santiago del Estero, Chaco, Salta, Jujuy–, más vulnerableseconómicamente, son las llamadas “regiones de origen”, de donde provienen la mayoría de las mujeres sometidas a las redes de trata.

Las provincias de destino, en cambio, son las más desarrolladas económicamente: Buenos Aires, Córdoba y Mendoza  (centro y oeste del país), “y el cordón petrolero en la Patagonia [en el sur] donde están los trabajadores de petróleo con alto poder adquisitivo“, aclara la portavoz de la fundación, que se financia con fondos públicos y privados.

La organización Casa del Encuentro estima que todavía existen en Argentina más de 700 mujeres y niñas desaparecidas víctimas de las mafias de trata.

Despertar político

El caso de Marita Verón ha levantado un revuelo de tal magnitud que sobre el caso se pronunció hasta la presidenta Cristina Fernández, inmersa a su vez en el litigio judicial que finalmente ha decretado la constitucionalidad de la Ley de Medios en una causa que impulsa Clarín, el mayor grupo mediático del país.

La mandataria salió a rechazar “el divorcio entre la sociedad y la Justicia” y a pedir la “democratización” de esta última. Luego ordenó agilizar en la Cámara de Diputados una modificación a la Ley de Trata de 2008 que ha estado frenada un año y medio, cuando en el Senado había sido aprobada en 2011.

Este miércoles se prevé la sanción definitiva de un proyecto que entre otros aspectos, castiga con penas de cuatro a seis años de cárcel al proxeneta o al que “promueva o facilite la prostitución de una persona”. En caso de víctimas menores de edad, los castigos serán de 10 a 15 años de prisión.

Lisa Kristine: Imágenes de la esclavitud moderna

Durante los últimos dos años, la fotógrafa Lisa Kristine ha viajado por el mundo documentando las realidades de la esclavitud moderna.

Aquí comparte imágenes -de mineros en el Congo, de pilas de ladrillo en Nepal…- que iluminan la situación de los 27 millones de esclavizados en todo el mundo.

05.11.2012

Aquí  Lisa Kristine comparte imágenes -de mineros en el Congo, de pilas de ladrillo en Nepal- que iluminan la situación de los 27 millones de esclavizados en todo el mundo.

http://periodismohumano.com/sociedad/libertad-y-justicia/lisa-kristine-imagenes-de-la-esclavitud-moderna.html

“No me sentía humana. Mi dueño me trataba como un animal”

DÍA INTERNACIONAL DE LA NIÑA

Bishnu Kumari, nepalí de 19 años, fue esclava doméstica durante dos años para pagar la deuda de su padre

ANNA FLOTATS Madrid 10/10/2012Bishnu Kumari, ayer en Madrid. A. F.

Bishnu Kumari, ayer en Madrid. A. F.

“Tenía nueve años cuando mi padre pidió 30 euros para construir una pequeña casa. No pudo pagar la deuda y tuve que trabajar como esclava doméstica”. Así empezaron los dos años de horror que Bishnu Kumari, nepalí de 19 años, vivió al lado de los que sigue llamando sus “propietarios”. Bishnu fue kamalahari, una tradición reconocida oficialmente como ilegal aunque ampliamente practicada, en la que los padres usan a sus hijas para pagar deudas. Bishnu conseguía para su padre 1.500 rupias nepalesas al año (cerca de 15 euros).

“Me sentía como si no fuera humana. Mi dueño me trataba como un animal”. Aunque han pasado diez años, Bishnu recuerda perfectamente cómo “dormía en el suelo en un cuarto pequeño”, cómo se “despertaba a las cuatro de la mañana para hacer el trabajo doméstico, incluyendo lavar la ropa, limpiar la casa, cuidar al bebé de la familia y realizar labores agrícolas”. Lo contó este miércoles delante de una sala repleta de personas que acudieron a la presentación de la campaña Internacional Por ser niña de la ONG Plan, que ha logrado que Naciones Unidas declare el 11 de octubre como Día Internacional de la Niña para dar visibilidad a millones de menores que viven en situación de vulnerabilidad y sin acceso a la educación.

Al recordar que durante dos años fue “explotada, discriminada y torturada”, Bishnu no pudo evitar las lágrimas, que le impidieron seguir con su discurso. “Yo quería ir al colegio, tener las mismas oportunidades que la gente rica”, explicó luego a Público. Según el informe de la ONG Plan Por ser niña: aprender para la vida, 75 millones de niñas como ella no van a la escuela y una de cada tres no accede a la educación secundaria. En vez de ir al colegio y jugar con otros niños y niñas, Bushni se convirtió en una sirvienta maltratada. “Mi dueños me pegaban. Además, los niños escupían en mi comida y su padre no les regañaba, sino que me pegaba a mí”, recuerda. El 90% de los menores que trabaja en el servicio domésticos son niñas de edades comprendidas entre los 12 y los 17, según el informe de Plan.

“El día que empecé a estudiar, volví a nacer”, cuenta Bishnu

Bishnu ni siquiera tenía el apoyo de su familia: “Mi madre sufría mucho por mi situación, pero mi padre sentía alivio porque tenía el dinero para pagar el préstamo”, explica la joven, quien asegura que, a pesar de todo, nunca perdió la esperanza y creyó siempre en la justicia. Finalmente, en 2004, fue rescatada por Plan, que logró convencer a sus padres para que la sacaran de esa casa.

De nuevo en su hogar, Bishnu tuvo que decidir entre trabajar para ayudar a su familia o estudiar, como deseaba, para convertirse en abogada. Gracias a Plan, obtuvo una beca y ahora cursa segundo de bachillerato. “El día que empecé a estudiar volví a nacer. Esta es mi nueva vida”, explica una Bishnu feliz, “estar alfabetizada me hace sentir segura y empoderada”.

Ahora Bishnu piensa en el futuro. Pero no sólo en el suyo propio: “Quiero ser abogada para ayudar a la gente que sufre, como sufrí yo, para que todas las niñas tengan oportunidades”. Desde que fue rescatada de su infierno particular, esta joven forma parte de un grupo de 2.000 antiguas kamlaharis que, entre otros colectivos locales, ha logrado rescatar de la servidumbre y escolarizar posteriormente a cerca de 12.000 chicas. En este sentido, Plan reclama que la Educación Primaria obligatoria y gratuita de calidad dure nueve años en lugar de seis, “para generar un impacto positivo en el mundo laboral y para que, a la vez, las niñas puedan desarrollar mejor sus capacidades en la edad adulta”.

Noticias relacionadas

Reclaman una lucha global contra la explotación sexual

DIA CONTRA LA EXPLOTACIÓN SEXUAL Y LA TRATA
.
La ONU, explica la responsable de Inmigración en el PSOE, estima que dos tercios de las víctimas de trata son mujeres, y el 79% lo son para su explotación sexual.
.
nuevatribuna.es | 23 Septiembre 2012 – 17:11 h.
.

La trata de personas y la prostitución son “formas de esclavitud en pleno siglo XXI”. Así lo consideran la Secretaria Federal de Igualdad del PSOE, Purificación Causapié, y la Secretaria Federal de Inmigración, Marisol Pérez, que hoy, 23 de septiembre, con motivo del día contra la explotación sexual y la trata de personas, reclaman “perseguir la explotación sexual con una estrategia clara de tolerancia cero”, tal y como ya acordó su partido en una resolución en su 38 Congreso Federal.

La secretaria de Igualdad incide en el compromiso socialista para eliminar la prostitución “y cambiar el modelo social de dominación y de desigualdad real que la hace posible”

“Los hombres y las mujeres socialistas aspiramos a una sociedad sin explotación sexual y estamos comprometidos a trabajar para eliminar la prostitución y cambiar el modelo social de dominación y de desigualdad real, entre hombres y mujeres, que la hace posible”, asegura Causapié, que ha recordado que desde el Partido Socialista “estamos elaborando e impulsando propuestas en este sentido y estamos convencidos de que hay que incidir en reducir la demanda, y concienciarnos todos de que la compra de servicios de prostitución contribuye al establecimiento, en nuestro país, de mafias que se lucran de mujeres a las que han secuestrado sus derechos”.

Por su parte, Marisol Pérez, recuerda también que toda trata de personas, “sea para la explotación sexual, sea para explotación laboral, es un fenómeno global que requiere un acuerdo y planteamiento comunes a todas o la amplia mayoría de las naciones, y medidas específicas para cada país”. La OIT -señala Pérez- ha denunciado recientemente que la trata afecta a más de 20 millones de personas: “mujeres y niños se ven obligados a viajar por todo el mundo a fin de ganar el oro para otros: ellos son víctimas de la trata de los seres humanos”. La mayoría de estas personas perseguían un sueño: ganar dinero y poder ayudar a sus familias.

Este negocio se encuentra entre los tres más rentables del mundo: sólo la trata mueve más de 32.000 millones de dólares al año porque, en muchos casos, cuenta con complicidades oficiales y la indiferencia de la sociedad.

Las dos dirigentes recuerdan que los últimos esfuerzos de los Gobiernos socialistas: el Plan Integral de lucha contra la Trata de Seres Humanos, el Protocolo Marco de Protección Marco de Protección de las Víctimas de Trata, la reforma del Código Penal y el Reglamento de Extranjería (RD 557/2011), aprobados por los últimos Gobiernos socialistas, han mejorado sustancialmente los instrumentos de lucha contra la trata de personas, en España, y abierto las vías necesarias de cooperación con otros países, en los que las mafias y las redes internacionales también operan.

No obstante, ante esta realidad inhumana y devastadora, no caben medias tintas: “tenemos que luchar para erradicar la trata de personas y la prostitución. Sus raíces son profundas y el eliminarlas un asunto complejo pero es la única vía”, concluyen.

http://www.nuevatribuna.es/articulo/sociedad/reclaman-una-lucha-global-contra-la-explotacion-sexual/20120923171128081449.html

Artículo relacionado: Trata de mujeres (Periodismo Humano)

Cada hora desaparecen en México de 3 a 4 niños

Daniel Blancas Madrigal, 2012-07-23

En promedio, de tres a cuatro niños desaparecen cada hora en nuestro país, según las últimas cifras obtenidas por el Senado de la República.

Lo mismo si es secuestro o robo, sustracción ilegal, extravío o huida voluntaria, los padres afectados coinciden en que se trata del dolor más lacerante con el cual apenas es posible sobrevivir… Un dolor multiplicado ante la indiferencia e incapacidad de autoridades, en especial de la Procuraduría General de la República.

Aunque a principios del mes pasado el gobierno federal formalizó la inclusión de México al proyecto “Alerta Amber”, cuyo objetivo es conformar una red institucional para la búsqueda temprana y localización de menores, además del desdén de instancias policiales y ministeriales, el problema encierra falta de legislación en la materia y de una base de datos confiable, así como métodos sofisticados de enganche y rapto por parte del crimen organizado.

Hoy, señalan asociaciones y centros dedicados a la recuperación de víctimas, la mayor incidencia apunta a bebés y a chicas adolescentes a quienes se les sigue el rastro en células dedicadas a la trata de personas.

“El mayor número de reportes que nos llegan son de niños o bebés robados en hospitales y de jovencitas entre 12 y 18 años desaparecidas en diversos puntos del país, casi a diario nos enteramos de un caso de este tipo”, describe María Elena Solís, fundadora y presidenta de la Asociación Mexicana de Niños Robados y Desaparecidos, quien durante 15 años de trabajo ha ayudado a que más de mil niños regresen a sus hogares.

Las malas noticias llegan de todos los estados, de sur a norte, sin distinción.

DISFRAZ. Vete quitando las vendas de las piernas, voy a bañar al bebé y en un rato regreso por ti —dijo la mujer vestida de enfermera a Marisela García, originaría de El Águila, Veracruz, y quien horas antes había sido mamá por tercera vez; la primera, de un varón…

Era la madrugada del 9 de mayo de 2012 en el Hospital Regional de Poza Rica. Marisela interrumpió las caricias a su pequeño en brazos y lo entregó a quien, después se sabría, usó una bata de enfermería supuestamente pérdida entre el personal médico para consumar el robo.

Tras analizar en retrospectiva cada detalle de lo ocurrido, los  padres han acusado la participación delictiva de directivos y trabajadores del sanatorio, pero a pesar de datos y descripciones aportadas y a más de dos meses de la sustracción, la investigación en la Procuraduría estatal se mantiene estancada.

“Mi exigencia es que investiguen a todo el personal del hospital, ahí está el responsable, ¿por qué no hay vigilancia, por qué no hay cámaras?… Se trata de bebés, no de objetos”, señala entre suspiros doña Marisela.

Basa sus sospechas en la facilidad con la que la impostora ingresó al hospital y sala de maternidad, en declaraciones contradictorias de doctores y enfermeras, en la ausencia del personal de guardia al momento del robo, en la negativa a su esposo y madre para entrar a la visita, en la presencia extraña de una mujer vestida de civil un día antes de los hechos y en la famosa bata extraviada.

“Todo fue planeado, hubo acuerdos y no es la primera vez que pasa: con el mío, se han perdido cuatro recién nacidos en el mismo hospital, pero nadie dice nada porque tienen miedo”, revela.

Tras la desaparición, su esposo, don Onésimo Reyes de Luna, descubrió una puerta de cristal sin cerradura ni vigilancia que conducía al estacionamiento, la cual fue sellada hasta dos días después del robo. Aunque también él está convencido del contubernio, prefiere las súplicas: “Éramos felices hasta el momento en que se llevaron a mi niño, lo esperábamos con mucho amor y pido de corazón que me lo regresen, que no me maten de esta manera”.

SIN OFICIO. La insensibilidad y falta de coordinación entre autoridades investigadoras y compañías telefónicas para obtener el sabaneo de celulares —registro detallado de llamadas y mensajes enviados y entrantes— es una constante en los casos en los cuales las víctimas son adolescentes…

María Fernanda Tlapanco Uribe, una estudiante de secundaria de 14 años, desapareció la tarde del 19 de abril de la colonia Nativitas. La última vez que la vieron fue en una parada de autobús frente a su escuela.

A casi 90 días de la ausencia y tras una cascada de peticiones erróneas por parte de la policía, no ha sido posible obtener el sabaneo de su móvil, indispensable en la indagatoria.

“La compañía telefónica ha rechazado ya cinco veces los oficios judiciales para la entrega del documento, porque no llevan las firmas adecuadas, porque no refieren artículos de la ley, porque se giran a instancias incorrectas; he ido a suplicar que me ayuden, porque se trata de la vida de mi hija y nada… Se ha combinado el mal trabajo del MP y la burocracia y desinterés de la telefónica”, afirma doña Rocío Uribe, mamá de Fernanda.

Sin ningún adelanto en las diligencias, en la Policía Ministerial la versión es la misma: “Que mi hija se fue con un hombre porque es bonita y tiene buen físico o porque estaba embarazada, pero siempre les diré que es falso, porque ella era feliz, vivía con sus padres y hermano a la espera de su fiesta de 15 años, una niña feliz no se va de su hogar”.

La senadora del PAN Adriana González Carrillo, quien fue una de las principales promotoras de la aplicación de la Alerta Amber a nivel nacional, asegura que esta respuesta se repite casi en todos los casos…

“Lo común cuando se presenta la denuncia es que las autoridades digan que la menor desapareció porque tenía una relación secreta, un embarazo, una adicción o problemas en casa, pero en la mayoría de los expedientes nos encontramos con chicas que tenían buenas calificaciones, que no se llevaron pertenencias ni tenían dinero y entonces hay elementos para concluir que están en una situación de trata”.

Advierte que estas redes delincuenciales “obligan a las mujeres, principalmente a las niñas robadas, a prostituirse con la amenaza de que si se niegan o si huyen, las asesinarán, a ellas o a sus familiares. Son simples esclavas y por la explotación no reciben dinero”…

De los más de 150 mil niños desaparecidos de 2007 a 2011, según los datos del Senado, el 58 por ciento tienen entre cuatro y 12 años, y casi dos terceras partes son del sexo femenino…

Extravío: cuando el menor se pierde por descuidos de padres o tutores.

 Sustracción: cuando padres o familiares en conflicto se llevan a los niños.

Secuestro o robo: cuando bandas organizadas plagian a los pequeños para pedir rescate o cometer diversos delitos.

 Ausencia voluntaria: cuando las víctimas se van de casa por maltrato o abuso sexual de alguno de sus padres o familiares.

http://www.cronica.com.mx/nota.php?id_nota=677990

 

Las ONGs denuncian que hay 400 millones de niños esclavos

Las organizaciones critican esta situación y piden un esfuerzo mayor contra este fenómeno

PÚBLICO.ES Madrid 16/04/2012

Cerca de 400 millones de niños viven en situación de esclavitud, muchos de ellos trabajando en la fabricación de productos que se comercializan en Europa y el resto de Occidente.

Organismos y ONG internacionales denuncian la situación de estos niños y piden que se luche contra este fenómeno para no abandonarles a su suerte.

Muchas empresas multinacionales explotan a niños en países con escasos recursos y altos niveles de pobreza. La Confederación Española de Religiosos (Confer) recrimina este aspecto y señala que “puede que los plátanos que comemos y el café que degustamos estén empapados del sudor de muchos niños y niñas latinoamericanos o africanos”. Denuncian que, indirectamente, la esclavitud infantil forma parte de nuestras vidas.

“Puede ser que las alfombras que pisamos estén tejidas por esclavos paquistaníes; cortinas, camisas, joyas y otros manufacturados podrían ser fruto del trabajo oculto y forzado de menores de la India; balones y juguetes de nuestros niños podrían gotear sangre de tantos menores asiáticos y caribeños”, detallan.

Las organizaciones denuncian las situaciones precarias en las que estos niños viven y piden un esfuerzo mayor ya que, pese a los años de lucha, la legislación internacional, las denuncias y los programas de apoyo la esclavitud existe y sigue moviendo millones de euros al año.

Conciencia social

UNICEF presenta un vídeo con las historias de cuatro jóvenes que fueron víctimas de la trata y la explotación con el fin de concienciar a la sociedad sobre este tema. El documental se grabó en Tapachula y en la ciudad de México y relata los engaños y las explotaciones a las que se les sometió.

Estas historias, por el momento, tienen un final feliz ya que han conseguido escapar de los abusos a los que estuvieron expuestos.

Homenaje a Iqbal Masih

El Día Mundial contra la Esclavitud Infantil tiene esta fecha para homenajear a Iqbal Masih, un niño esclavo paquistaní de 12 años que logró liberarse de sus “amos” y luchó por la liberación de otros niños hasta que le asesinaron el 16 de abril de 1995, por la mafia de los fabricantes de alfombras para los que trabajaba.

Este niño fue “cedido” por su padre con tan sólo cuatro años a la empresa, a cambio de un préstamo de 600 rupias, unos 12 dólares. Durante seis años, Iqbal trabajó doce horas cada día, encadenado al telar y sufriendo los golpes de sus jefes cuando se dormía o se despistaba.

Noticias relacionadas

http://www.publico.es/internacional/429655/las-ongs-denuncian-que-hay-400-millones-de-ninos-esclavos

El “delito moral” de las mujeres afganas

Mursal, una hermosa joven de 19 años que se fue de su casa escapando de un esposo con problemas psiquiátricos, es apenas una de las tantas mujeres y niñas que ahora en Afganistán, según las nuevas leyes, pasaron a ser culpables de delitos de “moralidad”.

09.04.2012 · IPS · Giuliana Sgrena · KAbul (Afganistan)

Mujeres en Afganistán archivo (Santiago Lyon /AP Photo)

Huir del esposo se considera un “delito moral”, por el que cientos de afganas han sido encarceladas, y otros cientos corren el riesgo de recibir sentencias similares.

“Cuando tenía 11 años me obligaron a casarme con un hombre mentalmente enfermo. Yo todavía era una niña y no tenía ninguna información sobre el sexo y el matrimonio. Me acababa de escapar de mi casa porque la segunda esposa de mi padre me pegaba”, dijo Mursal.  Los recuerdos de esos años todavía están frescos en su mente. Los evoca desde un refugio de mujeres en Kabul, lejos de su antiguo hogar.

“Mi madre falleció cuando yo tenía un año, y desde entonces mi vida ha sido un infierno. Es por eso que hace nueve vine a este refugio. Un año después, mi padre llegó y me obligó a ir a Maidan Shar, a vivir con mi prima. Un mes después me casé”, relató. ”Como mi esposo tiene muchos problemas mentales, la gente empezó a decir que yo era una prostituta. Una noche empezaron a gritar frente a mi casa, así que me fui y estoy aquí desde hace tres días”, dijo.

Al verla usando un vestido con un hermoso bordado y un pañuelo que parecen no combinar con el humilde entorno, no se puede evitar pensar que Mursal huyó llevando sus posesiones más preciadas sobre su espalda, y poco más.  Ahora quiere divorciarse, pero sabe que no será fácil obtener el consentimiento de su esposo, que cambia según su ánimo inestable y las opiniones de quienes lo rodean.

De todos modos, ella está segura de que quiere volver a casarse, esta vez con un hombre de Kabul.  ”Los hombres de la ciudad son mejores que los de las aldeas”, dijo esperanzada, con lágrimas en sus ojos.

Convivir con el abuso o morir

A las mujeres como Mursal no les quedan muchas alternativas al matrimonio, porque una mujer que vive sola en Afganistán es considerada una prostituta aunque tenga otro trabajo.

Afortunadamente, el refugio en el que vive, administrado por la organización no gubernamental Humanitarian Assistance for the Women and Children of Afghanistan (HAWCA, Asistencia humanitaria para las mujeres y los niños de Afganistán), brinda clases donde se enseña a leer y escribir, así como cursos de modista. Dos de las mujeres del refugio incluso se hicieron policías.

Hace dos años, una propuesta de cambio de legislación estuvo cerca de hacer clausurar todos los refugios privados y de ubicarlos bajo el control del gobierno, pero protestas multitudinarias lograron que se llegara a un acuerdo por el cual las autoridades solo administrarían los “refugios abiertos” y las organizaciones no gubernamentales se ocuparían de los “cerrados”. Hasta ahora, el gobierno no abrió ningún refugio propio, así que los ministerios y la policía continúan enviando a mujeres en peligro a los centros que están a cargo de organizaciones no gubernamentales.

Mujeres Afganas /AP

En Kabul hay solo tres de esos refugios operativos, y en todo Afganistán son 14, que no son adecuados para satisfacer las necesidades de las cada vez más sobrevivientes de la violencia doméstica.

Las mujeres también recurren a la autoinmolación como manera de evitar los abusos domésticos, prefiriendo morir de manera dolorosa que seguir adelante con una vida de sufrimientos.

El hospital Istiqlal de Kabul inauguró un departamento especial para quemados, 90 por ciento de los cuales son mujeres. La mayoría de estas víctimas sucumben a la severidad de sus quemaduras. Pero las pacientes quemadas no siempre son víctimas de autoinmolaciones. Ocurre bastante a menudo que quienes les prenden fuego son sus propios esposos, o parientes políticos. Por ello, se informa a la policía sobre todas las quemadas, para que se inicien las investigaciones pertinentes, dijo Harir, médico en el hospital Istiqlal.

Lamentablemente, la mayoría de los miembros de la fuerza policial están mal equipados para manejar las denuncias por violencia doméstica que presentan las mujeres. Y a ellas mismas les preocupa ser violadas por algún efectivo.  Para abordar esta situación, HAWCA realiza cursos para educar a los policías, “pero no es fácil cambiar un legado cultural”, dijo a IPS la presidenta de la organización, Selay Ghaffar.

Ghaffar también admitió que las matanzas por honor siguen siendo un problema importante, “en muchos casos ocultado por la tribu o la comunidad (y que nunca salen a la luz). La niña o la mujer simplemente desaparece”. ”En otros casos, el (movimiento extremista) Talibán se hace cargo de la ejecución, lapidando a la niña”, agregó.

También hay casos generalizados de torturas. ”Sarah Gul fue torturada por su esposo porque se negó a hacerse prostituta”, relató a IPS la afgana Malalai Joya, ella misma víctima de al violencia estatal en represalia por obtener un escaño en el consejo de ancianos de la región de Farah.  A ella la golpearon luego de que pronunció un discurso contra los señores de la guerra del Talibán, mientras algunos parlamentarios gritaban: “¡Viólenla!”. Ahora su caso es famoso en todo el país.

Gulnaz, una mujer de 21 años, también se hizo conocida en el ámbito nacional por presentar una demanda ante la policía luego de ser violada por su primo político, que resultó ser un hombre poderoso de la comunidad local.  En vez de arrestar al perpetrador del delito, la policía condenó a Gulnaz por adulterio. La alternativa que tenía para no cumplir su sentencia a tres años en prisión era casarse con el hombre que la había violado. Ella se negó.

Trato inconstitucional

Estos “delitos morales” están determinados por un procedimiento legal que no está contenido en la Constitución, sino más bien determinado por vagos conceptos religiosos.  A consecuencia, ahora cuando las mujeres huyen de sus casas son sentenciadas a prisión. Denunciar que fueron violadas hace que las etiqueten como adúlteras y negarse a un matrimonio forzado es un delito.

Los líderes religiosos afganos emitieron una declaración para limitar las ya escasas libertades femeninas. Por ejemplo, una mujer no puede hablar con un hombre desconocido, y el esposo está autorizado a golpearla si ella no obedece. Este documento es apoyado por el presidente Hamid Karzai, quien prohibió que se publicara la versión inglesa en el sitio web del gobierno.

Todo esto está ocurriendo bajo el “control” de la comunidad internacional y de varias fuerzas armadas que todavía están muy presentes en Afganistán.

Más de “10 años después de la caída del Talibán (que gobernó el país entre 1996 y 2001), la situación de las mujeres empeora día a día”, dijo la senadora Bilqis Roshan, que cotidianamente recibe malas noticias sobre las mujeres de su región de Farah.  ”La mayoría de los senadores son señores de la guerra y fundamentalistas religiosos, así que es muy difícil asumir posiciones a favor de los derechos de las mujeres. Pero por lo menos puedo plantear el tema y elevar la voz de mi pueblo”, agregó.

http://periodismohumano.com/mujer/el-delito-moral-de-las-mujeres-afganas.html

Trabajo esclavo en la India: tres empresas españolas están incluidas en la ‘lista negra’

INDITEX, EL CORTE INGLÉS Y CORTEFIEL
Sábado, 24 de Marzo de 2012

ElConfidencial.com > España >

Trabajo esclavo en la India: tres empresas españolas están incluidas en la 'lista negra'
Una menor elabora prendas de vestir en una fábrica textil del estado indio de Tamil Nadu

Niñas y adolescentes trabajando sin contrato, privadas de libertad y en condiciones insalubres durante más de 72 horas a la semana por un salario de 0,88 euros al día, del que sólo podrán disponer cuando hayan transcurrido de tres a cinco años y que servirá para pagar su dote matrimonial. Ese es el sombrío escenario laboral de miles de jóvenes del estado de Tamil Nadu, al sur de la India, que son empleadas en condiciones que rozan la esclavitud por empresas textiles de aquel país que luego suministran sus productos a grandes firmas internacionales, entre ellas las españolas Inditex, El Corte Inglés y Cortefiel.

Un exhaustivo y documentado informe elaborado por el prestigioso Centre for Research on Multinational Corporations -una organización independiente holandesa sin ánimo de lucro que escruta a las grandes multinacionales- y el India Committee of the Netherlands -una ONG del mismo país impulsora de la campaña Clean Clothes (Ropas Limpias) contra la explotación vinculada al comercio textil- saca los colores a algunos de los gigantes mundiales de la moda por comerciar con esa presunta red de trabajo esclavo. Entre ellos, Tommy Hilfiger, Timberland, H&M, Marks&Spencer, Diesel, Gap, C&A, El Corte Inglés, Inditex -propietaria de Zara- y Cortefiel.

El informe, titulado Captured by cotton (Atrapadas en el algodón), relata el proceso de reclutamiento de miles de niñas y jóvenes indias de entre 14 y 20 años por los grandes fabricantes textiles de Tamil Nadu. La inmensa mayoría de ellas pertenece a los Dalit, la casta más baja de la India, considerada impura y dedicada a tareas marginales con míseros salarios: limpiadores, lavanderos, artesanos callejeros… Las adolescentes son atraídas por sus empleadores con falsas promesas de una vida mejor que incluye comida y alojamiento en las mismas factorías, y empujadas por sus padres por el reclamo de un salario diferido que cobrarán al acabar sus contratos para costear su dote y contraer matrimonio.

Prácticas prohibidas

El pago de una dote fue prohibido por ley en la India en 1961, pero sigue siendo una práctica muy habitual en las zonas rurales y más deprimidas del país. Muchas familias contraen elevadas deudas para poder hacer frente a ese gasto, con la esperanza de que sus hijas -y ellos mismos- salgan de la miseria si logran casarse. En esas condiciones de marginación y pobreza extrema, la oferta de un salario con el que pagar su dote y tres comidas al día es un argumento más que suficiente para que los reclutadores textiles de Tamil Nadu logren atraer cada año a miles de jóvenes a lo que se ha bautizado como Plan Sumangali (la palabra tamil sumangali se aplica a las mujeres solteras que aspiran a casarse, ser felices y verse colmadas de bienes materiales).

De las cuatro grandes fábricas manufactureras que copan la producción en ese estado indio citadas en el informe -Eastman Exports, SSM India, Bannari Amman Group y KPR Mill-, Eastman Exports tiene entre sus principales clientes a Inditex, El Corte Inglés y Cortefiel. Los autores del estudio, elaborado sobre el terreno con entrevistas a más de un centenar de empleadas y ex trabajadoras, además de sindicalistas, miembros de ONG’s y académicos, revelan que ese conglomerado indio tiene 24 centros textiles y una capacidad de producción de seis millones de prendas de ropa interior al día y otros seis millones de pantalones, faldas y vestidos al mes.

Un portavoz oficial de El Corte Inglés reconoció ayer a El Confidencial que Eastman Exports es uno de los proveedores de la firma presidida por Isidoro Álvarez, pero aseguró que la compañía india ya ha abandonado las prácticas del Plan Sumangali y ha superado con éxito dos auditorías internacionales BSCI (Business Social Compliance Initiative), un sistema ideado por las grandes multinacionales para evitar auditorías múltiples y redundantes a sus principales suministradores. “Eastman Exports, según las auditorías BSCI, sólo comete ahora algunas infracciones leves“, añadió el citado portavoz.

Jornadas laborales interminables

El informe Captured by cotton admite, en efecto, que Eastman Exports suprimió en 2010 el pago diferido a sus trabajadoras, pero añade a continuación que éstas sufren aún prácticas abusivas, muy cercanas a la explotación laboral, por parte de la compañía india. Entre otras, una semana laboral de 72 horas, con jornadas forzosas de 12 horas diarias durante los picos de producción y sin recibir a cambio compensación económica; libertad de movimientos estrictamente restringida al interior del complejo textil, que sólo pueden abandonar una vez al mes y bajo vigilancia; contratos exclusivamente verbales que son frecuentemente violados por la empresa y prohibición expresa de afiliarse a un sindicato.

Desde Inditex, por su parte, aseguraron que el informe fue analizado en junio de 2011 por la Ethical Trading Initiative (ETI), una organización internacional con sede en Londres que combate la explotación laboral, y de la que forma parte la multinacional gallega fundada por Amancio Ortega. “Inmediatamente se adoptaron acciones preventivas para impedir que cualquiera de las situaciones de riesgo señaladas en el informe se pudieran llegar a producir”, señaló ayer un portavoz de la compañía. “Tras nueve meses de trabajo, el resultado final apunta a que las situaciones de riesgo están ahora monitorizadas y se persiguen de forma eficaz las irregularidades”, añadió.

Precisamente el pasado miércoles, durante la presentación en Madrid de los resultados de Inditex en 2011, un periodista de la televisión pública francesa France 2 preguntó al presidente de la compañía, Pablo Isla, por qué permite el trabajo infantil en algunos de sus proveedores indios, y aseguró que la cadena emitirá en mayo un documental en el que supuestamente se demuestra que Inditex tolera la explotación de niños de 14 años. Isla respondió que esas preguntas eran “improcedentes” y estaban “fuera de lugar”.

Por último, un portavoz de Cortefiel, otra de las firmas españolas que comercia con Eastman Exports, señaló que la compañía textil india “es un proveedor de clase A que cumple todos los certificados y que no está dando problemas”. El mismo portavoz añadió que Cortefiel “no ha detectado esas deficiencias que menciona el informe”, y que el grupo -propietario de marcas como Springfield, Women’secret o Pedro del Hierro- “no tolera en sus proveedores comportamientos socialmente inaceptables”.

La explotación de las trabajadoras inmigrantes en Jordania

Mujer

ONG redoblan esfuerzos en Jordania para proteger los derechos de las 140.000 trabajadoras domésticas que cada año llegan de Filipinas, Indonesia y Sri Lanka

Exponen las terribles condiciones laborales que padecen en los hogares ricos que las emplean.

29.02.2012 · IPS · Myriam Merlant · (Jordania)

La mayoría de los trabajadores inmigrantes son mujeres. En los últimos 30 años, su presencia en el país se disparó: en 1984 había apenas 8.000 trabajadoras domésticas migrantes en Ammán, y ahora hay 10 veces más.  Este aumento puede explicarse parcialmente por un crecimiento económico que ha permitido que las mujeres jordanas dejen de realizar las tareas domésticas y, desde la perspectiva de los empleadores, por el entusiasmo de muchas familias por contratar mano de obra barata a la que poder explotar a gusto.

A menudo privadas de libertades básicas y de contacto con el mundo externo, las trabajadoras migrantes se encuentran en una situación de vulnerabilidad extrema, especialmente por no hablar el idioma local y por estar básicamente atadas a sus empleadores, que a menudo las obligan a firmar “contratos laborales” que ellas no comprenden.

La imposibilidad de volver a casa

Gracias al trabajo incesante de organizaciones no gubernamentales como el Centro Adaleh y Tamkeen, que archiva las demandas de las trabajadoras y los casos de violaciones laborales, finalmente están saliento a la luz los detalles de estos acuerdos abusivos. ”Los empleadores no están preocupados”, explica la directora de Tamkeen, Linda Al Kalash, quien en 2011 ganó el Premio de los Derechos Humanos de la República Francesa. ”Ellos explotan y perpetran toda clase de violaciones contra sus trabajadoras domésticas: privación total o parcial de salarios, restricción de libertades, jornadas interminables, ningún día libre, insultos, incluso abusos físicos y sexuales”, explicó Al Kalash.  Según ella, la cantidad de demandas de trabajadoras ya llegó a 500 este año.

“Por lo general, las demandas se dirimen en un tribunal”, nos cuenta, agregando que la confiscación de los pasaportes de las trabajadoras es una práctica común que requiere un debate legal. Sin embargo, el simple hecho de presentar demandas no siempre arroja resultados para la demandante. Primero, el Ministerio de Empleo tiene que reconocer las violaciones, y a menudo decide ignorarlas. Las mujeres también son habitualmente maltratadas por las fuerzas de seguridad, que no respetan los derechos legales de las trabajadoras domésticas extranjeras. ”En Jordania siempre hubo muchos derechos para las mujeres, pero solo en los papeles”, observó Sabbah.

De hecho, en 2009 Jordania ratificó convenios internacionales contra el trabajo forzado y el tráfico de personas, mientras que las trabajadoras domésticas se integraron al Código Laboral jordano antes, en 2008. Sin embargo, el país todavía tiene que ratificar la Convención Internacional sobre la Protección de los Derechos de Todos los Trabajadores Migratorios y de sus Familiares. Mientras, las trabajadoras domésticas ven cerrarse rápidamente la ventana de oportunidades para la preservación de sus derechos.

Cuando una de ellas escapa de la casa donde trabaja, no tiene a dónde ir y se encuentra atrapada por la deuda acumulada de multas por día no trabajado, especialmente si su permiso legal de trabajo expiró y si vive a merced de su empleador. Incapaces de pagar ese dinero, a menudo estas mujeres terminan detenidas. ”Hasta el momento, 35 trabajadoras domésticas han estado en prisión durante alrededor de un año, porque acumularon las multas astronómicas y ninguna puede pagar su pasaje de regreso”, dijo Sabbah.

El rol crucial de la sociedad civil

El Centro Adaleh y Tamkeen trabajan con todas las partes involucradas en la crisis: ministerios, fuerzas de la seguridad pública, personal carcelario y agencias de intermediación, entre otros. En 2010, Adaleh reunió los fondos necesarios para enviar a ocho trabajadoras detenidas de regreso a sus países de origen y se logró clausurar tres agencias intermediarias. La organización no gubernamental también obligó a muchos empleadores a pagar los salarios retenidos. El mismo año, Tamkeen obtuvo la autorización del Ministerio de Empleo para que los trabajadores migrantes abrieran cuentas bancarias y para hacer cumplir regulaciones básicas sobre el trato a los trabajadores indocumentados.

Uno de los proyectos más exhaustivos implica reforzar el marco legal existente sobre la mano de obra migrante. A este fin, Adaleh formó un frente unido de expertos legales para asistir a los trabajadores en su lucha por sus derechos. También en Tamkeen hay abogados competentes para defender la implementación de los convenios internacionales en tribunales jordanos. ”Intentamos obligar a quienes deben ejecutar las leyes a cumplir realmente (con su responsabilidad) publicando declaraciones, testificando sobre violaciones en los medios de comunicación, demandando a los perpetradores ante tribunales. A veces todo lo que se requiere es una simple llamada telefónica para garantizar que las autoridades adecuadas implementen la ley”, reveló Al Kalash.

La campaña por los derechos de las trabajadoras domésticas también incluye crear conciencia pública sobre el tema. Actualmente hay esfuerzos en curso para educar a la policía sobre cómo tratar con reales o potenciales víctimas de abusos, influir en la opinión pública sobre el problema, afianzar los vínculos entre las organizaciones no gubernamentales y el sistema carcelario, y trabajar de cerca con los gerentes de las agencias intermediarias y el personal de las embajadas.

Según Al Kalash, el mayor desafío será cambiar la “mirada desdeñosa” hacia los inmigrantes.Las jordanas en particular tienen una actitud extremadamente negativa hacia las mujeres inmigrantes.

Al Kalash dijo a IPS que las trabajadoras domésticas a menudo son víctimas de sus empleadoras jordanas, que probablemente se desquitan de años de represión y dominio masculino atacando a las únicas personas que son más vulnerables que ellas.

Leer también

Los modernos esclavos de Oriente

http://periodismohumano.com/mujer/la-explotacion-de-las-trabajadoras-inmigrantes-en-jordania.html