Vicente Cotino y el constructor Ortiz pidieron suprimir las ayudas a la dependencia para llenar sus geriátricos

Escrito por  Angélica Rubio

 
Vicente Cotino y el constructor Ortiz pidieron suprimir las ayudas a la dependencia para llenar sus geriátricos

 
No hay sector alguno, desde urbanismo hasta las basuras o la depuración de aguas donde no aparezca una trama corrupta con alguien del PP salpicado o directamente imputado. En el caso de los dependientes la falta de escrúpulos es absoluta para enriquecerse a costa del sufrimiento de los demás.

El saqueo de lo público para hacer rentables negocios privados que se reparten el dinero entre cuatro llega a unos niveles de escándalo de tal calibre en la Comunidad Valenciana que resultan ya difíciles de digerir: desde la visita del Papa hasta la ayuda a los pobres del tercer mundo pasando por los dependientes. No hay sector alguno, desde urbanismo hasta las basuras o la depuración de aguas donde no aparezca una trama corrupta con alguien del PP salpicado o directamente imputado. En el caso de los dependientes la falta de escrúpulos es absoluta para enriquecerse a costa del sufrimiento de los demás.

“Habrá que hacer algo para que esto se pare”
El todopoderoso empresario, promotor y constructor de Alicante, Enrique Ortiz, amigo de la alcaldesa que lleva dos años imputada y que se niega a dimitir por hacer un plan de urbanismo acorde con los intereses de Ortiz, aparece esta vez como socio de la familia Cotino, cuyo representante más famoso es Juan Cotino, actual presidente de las Cortes valenciana y ex director general de la Policía con Aznar. Los negocios y la fortuna de la familia Cotino dan para mucho.

Dentro de la Operación Brugal la policía grabó una serie de conversaciones que ahora han sido desveladas y que revelan un nuevo negocio que se traían entre manos: conseguir que la Generalitat dejara de pagar a las familias con dependientes para llenar las residencias propiedad de la familia Cotino y de Ortiz.

Se da la circunstancia de que Juan Cotino también fue conseller del Gobierno valenciano, nada más y nada menos que de Bienestar Social. Impensable que este dirigente del PP crea que la Dependencia es un derecho y un servicio público cuando su familia participa en un negocio de residencias.

Las grabaciones
En las conversaciones, cuyo contenido desveló El Mundo, se escucha a tres personas: Vicente Cotino, Enrique Ortiz y Arturo Alario, director de las residencias Savia-Gerocentros. Vicente Cotino es sobrino del actual presidente de las Cortes Valencianas y uno de los hombres más poderosos del PP valenciano.

Está grabada una conversación entre el empresario Enrique Ortiz y Vicente Cotino el 12 de febrero de 2009. El ‘sobrinísimo’ estaba en el Caribe y en esa conversación Ortiz le dice que hay que “presionar” a Joaquín Martínez, número dos de la consejería de Bienestar Social. Ortiz explica que “el conseller tiene todo el interés del mundo en llenar nuestras residencias, pero Joaquín Martínez se está tocando los cojones y le da lo mismo llenar nuestras residencias que las del tío de la boina”. Cotino le responde que verá a Martínez y se lo dirá, pero Ortiz no se conforma y recomienda a Vicente Cotino que le llama “alguien relevante” “otro conseller” y que le diga “que se tome en serio lo de esta empresa”. Es decir, que entre el sobrino de Cotino y el constructor Ortiz tienen la influencia suficiente para mover a varios consejeros autonómicos.

 
 

La patronal paga un informe contra las familias
Ese mismo día, Ortiz habla por teléfono con el gerente de las residencias, Arturo Alario. El director gerente le explica que han pedido un informe jurídico con el que se demostraría que pagar ayudas a familiares cuidadores es ilegal. Y además que ese informe lo ha pagado la patronal: “Vamos a hacerle un escrito al conseller, el conjunto de empresas de accesibilidad, diciendo ya que qué coño pasa, que se están dando ayudas a cuidadores familiares a mansalva y hemos pedido un informe jurídico a Uría Menénez (un prestigioso bufete, por cierto), además a iniciativa mía, que no lo vamos a pagar nosotros, lo va a pagar la patronal de las residencias éstas, contra los cuidadores informales familiares”.

Por eso el PP se cargó la Ley de Dependencia de Zapatero
La Ley de la Dependencia fue un proyecto personal de José Luis Rodríguez Zapatero, concebido como el cuarto pilar del Estado del Bienestar para atender a la parte más vulnerable de la población, los dependientes, cuyos cuidados en centros privados suponen unos gastos que solo pueden afrontar los ricos. En España, el cuidado de los dependendientes recaía y recae fundamentalmente en las mujeres, madres, esposas o hijas, que en el caso de tener que atender a un gran dependiente tienen que dedicarse en cuerpo y alma y por tanto renunciar a tener una vida laboral. Por eso, y para que el dependiente pudiera además estar en su hogar, se diseñó un doble programa de ayudas, por un lado el acceso y la subvención en residencias, y por otro el pago de un pequeño salario al familiar que cuidaba al dependiente. Además el Estado paga las cuotas a la Seguridad Social.

En cuanto el PP llegó al Gobierno, lo primero que hizo fue dejar de pagar las cuotas de la seguridad social a los cuidadores e inmediatamente después redujo las ayudas a unas cantidades ridículas. Ese era el primer objetivo: llenar las residencias.

http://www.elplural.com/2014/07/03/vicente-cotino-y-el-constructor-ortiz-pidieron-suprimir-las-ayudas-a-la-dependencia-para-llenar-sus-geriatricos/

Democracia o corrupción

Juan Antonio Molina | Periodista y escritor
.
nuevatribuna.es | 04 Diciembre 2012

Wells, Huxley, Orwell, Ernst Jünger, para no citar más que a los grandes, han advertido acerca de la posibilidad de pasar de la ideología tecnológica al armagedón totalitario, en el que los ciudadanos ya no tienen papel que interpretar. Convertido en instrumento, en medio, y no en fin, el individuo de 1984 es abolido, rechazado a lo abstracto, en un atrezzo impúdico en el que el mercado ha sustituido al hombre como asunto central. “La cuestión del siglo XX fue: totalitarismo o democracia. La cuestión de hoy es: democracia o corrupción”, escribe André Glucksmann. Y ningún daguerrotipo de la corrupción más plástico que el Estado fallido en el que los derechos cívicos, las libertades públicas, la igualdad son menos importantes que el balance de un banco. Como nos advierte Tzvetan Todorov, se trata de un sistema que “se caracteriza por una concepción de la economía como actividad completamente separada de la vida social, que debe escapar al control de la política”

El acto político queda reducido al sometimiento a esa realidad impuesta como inconcusa de las exigencias del dinero, mientras el valor de cambio se convierte en el único criterio tanto en la gestión de lo público como en el de las actitudes morales privadas. Un escenario propicio para que crezca la corrupción. Ya no existen barreras políticas ni éticas, pues la centralidad autoritaria del sistema favorece que se muestre como irreversible y, consecuentemente, actuar con toda crudeza ante una ciudadanía compelida.

Como ya no es posible un pacto que acoja las demandas de la mayoría social, sólo queda el recurso del miedo como única política. Miedo a la deuda, a quedarse en la calle, miedo al paro y al trabajo, miedo a protestar, miedo a caer enfermo, a no poder educar decentemente a los hijos, miedo a quedarse embarazada. Como anunciaba Hobbes, el terror como piedra angular de la organización de la vida. Quizá la explicación esté en lo que Michel Foucault llama el principio de Solzhenitsyn o del terror: “La gobernabilidad en estado desnudo, en estado cínico, en estado obsceno. En el terror, es la verdad, y no la mentira, lo que inmoviliza”. El Estado “reprivatizado” por intereses organizados, siempre ha sobrevivido a costa de la democracia.

Ante el irracionalismo de la racionalidad del mercado, que sólo ve al hombre como un precipitado de la economía, es necesario clamar por la resurrección de las ideologías, pues en momentos como éste su tarea no sería exclusivamente política, sino también moral.

http://www.nuevatribuna.es/opinion/juan-antonio-molina/democracia-o-corrupcion/20121204205428084976.html

Estorbaban

Aníbal Malvar
Rosa y espinas, 01dic 2012
.

Pocas horas antes de que Soraya Sáenz de Santamaría anunciara que el Gobierno incumplirá la ley, y no ajustará las pensiones de los jubilados a la subida del IPC, un matrimonio de viejos de 78 y 77 años se suicidaba en Granada para dejar de estorbar a sus hijos. Habían comprendido el mensaje antes de tiempo. Estorbaban.

La palabra estorbar no es mía. La decía mucho a sus vecinos ese hombre que se suicidó ayer, y mató a su mujer con consentimiento de ella: que estorbaba. Que estorbaban. A todo el que le quisiera oír, le decía que estorbaban. Así que la palabra estorbar no es mía, insisto. Pero la demagogia, sí. La demagogia de relacionar aquí el suicidio con la estafa gubernamental a los viejos sí que es mía. Violentamente mía. Torticeramente mía. Navajeramente mía. Y no hay razón ni pensamiento que me baje de la cabalgadura desbardada de mi demagogia de hoy.

Los periodistas solemos llamarle sucesos a estas cosas sangrientas que pasan. Y no. No son cosas que pasan. Los sucesos son la visceralización salvaje de una injusticia, de una anomalía, de una cicatriz gangrenada de la sociedad. Estos dos viejos de Granada le han venido a decir con la muerte, a sus cuatro hijos, o sea, a todos nosotros, que estorbaban, que eran juguetes rotos, peceras vacías ocupando sitio en el desván, radiadores fríos. Lo que han venido a decir estos viejos es que hay gente que se cree que estorba. Y yo no sé si no estará muy podrida una sociedad que esconde gente que estorba. Gente que se cree que estorba. Gente que no quiere estorbar más. Gente que no quiere, según la RAE, ponerle más dificultad u obstáculo a la ejecución de algo, molestar, incomodar.

Sin descabalgar del potro de mi demagogia, voy a coger ahora también las bridas del sensacionalismo, y a destripar aquí que la vieja estaba impedida y el hombre enfermo, y que escribieron dos notas. Aunque no las he leído, malicio que en esas dos notas nada se decía de la defenestrada ley de dependencia. Presiento más probable la caligrafía rotunda del verbo estorbar.

Y ahora, al potro desbocado de mi demagogia y a la yegua desbardada de mi sensacionalismo, se les une en cabalgada la mula del sentimentalismo barato, de la lacrimojigatería fácil, del topicismo sollozoide: estos dos viejos de 78 y 77 años, que estorbaban, habían trabajado durante 50 años, habían criado a cuatro hijos y habían pagado durante décadas esos impuestos a fondo perdido que les librarían del hambre, del asco, de la dependencia, de la humillación, cuando llega ese momento en que la vida nos encalla en esa extraña playa en donde estorbas a las olas.

Ella escribió su nota de despedida primero. Él apuntó a su mujer con la escopeta. ¿Qué le diría él a ella antes de disparar? ¿Qué se dirían? No sé. Disparó. Después él escribió su nota. Y dirigió el cañón contra su cabeza. Los dos, en sus notas, pidieron que los incinerasen juntos. Así ya no estorbaban. Estoy muy orgulloso de mí mismo. Creo que acabo de vender un montón de periódicos desvelando estos detalles con tan filigraneras prosas. Qué incomparable estilo. Qué precisión en los detalles.

Detalles. Los sucesos son detalles. Recuerdo que, no hace tanto, en los periódicos discutíamos mucho si se deberían publicar ciertos sucesos, ciertas fotografías, que pudieran enfangar el plácido himeneo vital del amable burgués dominguero. Sucedió con los malos tratos. ¿Se debía publicar a las mujeres muertas o no se debía publicar a las mujeres muertas? Los más delirantes, o sea, algunos directores ultracatólicos o paleotroskistas, argumentaban que dar publicidad (decían publicidad) a estos asesinatos era incitar al macho español a mayores zarandeos y arrojamientos balconales de la hembra. Al final, ganó el pulso el reportero sensacionalista, de calle, manchado de vísceras, huidor de despachos y de reuniones. Y, de repente, por acumulación de páginas sucias, la sociedad española se dio cuenta de que aquellas excéntricas y coagulantes disensiones maritales pasaban todos los días, y en todas las casas, y que realmente la violencia del macho era un problema social terrible, una lacra, como dicen los horteras, un cáncer que castrar.

Ayer nos enteramos, gracias a este matrimonio granadino que estorbaba y al que pocos periódicos sacaron, de que un país con un PIB per cápita de 24.217 euros alberga en sus salones del ángulo oscuro a viejos que estorban, a desahuciados que estorban, a parados que estorban, a inválidos que estorban, a médicos que estorban, a profesores que estorban, a investigadores que estorban, a obreros que estorban, a estafados que estorban. Van consiguiendo, y no poco a poco, que nos convirtamos de ciudadanos a estorbos, con todas las tentaciones que a un estorbo se le suponen, como ayer nos demostraron esos dos estorbos granadinos.

La alcaldesa pedánea de Casa Nueva, lugar donde sucedieron las muertes, lo comprendió enseguida. Y dijo ayer: “Quiero lanzar un mensaje a los mayores para que nunca piensen que son un estorbo para sus familias”. Lo dijo con loable intención, pero no es eso. A su frase le falta demagogia para ser verdad, estimada alcaldesa pedánea. Le falta amarillismo. Le falta víscera y le falta sensacionalismo. Le falta lacrimojigatería para vender periódicos y comprar votos. Le falta transgresión y veneno. Le falta decir que los asesinos de los que estorbamos no se esconden en desiertos lejanos ni en montañas remotas, sino que se sientan en las poltronas de los ministerios y de los bancos. Vaya mierda de artículo. Ojalá nunca nadie hubiera tenido que sentirse obligado a escribir esta mierda de artículo. Que ni siquiera estorba.

http://blogs.publico.es/rosa-espinas/2012/12/01/estorbaban/

Voy a llevar a mi hijo a la puerta de la casa de Ruiz Gallardón

Por Blanca Escudero

Tengo un hijo discapacitado, Guillermo. Tiene 30 años y un autismo con grado de dependencia del 77,5%. Es totalmente dependiente.

Hace siete años que estamos esperando que le den plaza en una residencia, ya que su padre pasa de 70 años y yo tengo 63. Dentro de muy poco no podremos cuidar de nuestro hijo. La esperanza es vana, ya que el Gobierno actual ha dicho (y apoyado con hechos) que la Ley de Dependencia es insostenible. Insostenible va a ser la situación en la quedan muchas familias, como la nuestra, que no tienen dinero suficiente para hacerse cargo de sus hijos dependientes. Hablando claro: tendrán que tenerlos en casa y si los padres enferman o mueren, pues que el dependiente lo haga también; en mi caso, mi hijo moriría de inanición. Hablando más claro todavía: nos jodemos.

He escuchado al ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, decir que quiere abolir prácticamente todos los supuestos de aborto, entre ellos el terapéutico, porque todos los embriones, también los “defectuosos”, tienen derecho a nacer. Tal cosa pasará en la misma España donde están recortando todos los derechos sociales para los que más lo necesitan, para los dependientes. Nacerán miles de niños dependientes como mi hijo, con discapacidades congénitas perfectamente detectables en el embarazo, y la sociedad no se hará cargo de ellos.

Yo me pregunto, ¿el señor Ruiz Gallardón tiene un hijo discapacitado? ¿Alguien en su entorno privilegiado los tiene? Si es así, seguramente no tendrá ningún problema ni de presente ni de futuro, ya que tiene suficiente dinero para ocuparse de ese problema gravísimo y, en muchos casos insoluble, que tienen muchos ciudadanos que no disfrutamos de sus privilegios.

Se me ha ocurrido una idea: voy a llevar a mi hijo a su puerta, como hacían en el pasado las mujeres que no podían mantener a sus hijos. Que me lo cuide él, que le dé un futuro él, que le pague sus atenciones y que cada día, desde que se levante de la cama hasta que se vaya a dormir, vea a un discapacitado, sienta lo que sentimos sus padres y nunca más pueda dormir tranquilo.

http://www.eldiario.es/zonacritica/2012/07/27/voy-a-llevar-a-mi-hijo-a-la-puerta-de-la-casa-de-ruiz-gallardon/

Carta a Gallardón

 

 

Usted no se lo va a creer, señor ministro. Pero yo me quedé embarazada con 25 años a miles de kilómetros de distancia. Con una mano delante y otra detrás. Y decidí tener a mi hija.

Ahora, diez años después, sé que es lo mejor que hice en mi vida. Soy tan pesada con las maravillas de las que soy testigo cada día que hasta he hecho un hashtag (#mipreciosahija) con el que lleno mi twitter a la menor cosa que le escucho, o que hace, o que me cuenta.

Por lo tanto, y aunque no fuera estrictamente necesario porque no hay que parir para opinar –el raciocinio no es como lo de comer huevos–, tengo razones más que suficientes para dirigirme a usted en esta materia, y con todo mi instinto maternal como equipación extra. Y me voy a explicar con todas las palabras que sean necesarias, despacito y sin subordinadas para que pueda usted seguir bien el ritmo.

La Ley Orgánica 2/2010 de Salud Sexual y Reproductiva y de la Interrupción Voluntaria del Embarazo, que es sobre la que usted está presentando ahora un anteproyecto, establece en su artículo 13 que en cualquiera de los supuestos, “se realice con el consentimiento expreso y por escrito de la mujer embarazada o, en su caso, del representante legal, de conformidad con lo establecido en la Ley 41/2002″.

Y si nos vamos a lo concreto, por ejemplo al caso de la interrupción libre dentro de las primeras 14 semanas de gestación, el marco de actuación dentro de la legalidad se especifica más aún, siendo necesario a) que se haya informado a la mujer embarazada sobre los derechos, prestaciones y ayudas públicas de apoyo a la maternidad, y  b) que haya transcurrido un plazo de al menos tres días, desde la información mencionada en el párrafo anterior y la realización de la intervención.

Lo que le quiero decir, señor ministro, es que la vigente es una ley de libertades, no de obligaciones. Una mujer, frente a un embarazo no deseado o –déjeme que imagine– incluso deseado pero insostenible en una situación económica o social insuficiente para la crianza de un hijo, tiene en este texto la garantía de que las instituciones le ayudarán a afrontar la situación, asistirle en información, pero también con recursos si decide que no puede seguir adelante. Y algo importante: todo esto sin ser señalada como criminal.

Desgraciada, zorra, puta, malnacida, asesina… puedo seguir, si necesita más ejemplos. Estas son las palabras que hace años, no tantos, tenían que aguantar las mujeres que defendían la libertad (de nuevo) de elegir de acuerdo a unos términos cuándo y cómo ser madre. Porque esto es lo que un Ministerio de Justicia tiene como labor fundamental de cara a sus ciudadanos: asegurar que todos somos iguales en obligaciones, pero también en derechos.

Usted ahora nos viene con que la “malformación de un feto no será un supuesto de aborto” en el texto que está a punto de presentar, que será aprobado verbigracia con la mayoría absoluta de la que disfruta su grupo parlamentario: “Hay que dar el mismo nivel de protección a un concebido sin ningún tipo de minusvalía o malformación, que a aquel del que se constate que carece de algunas de las capacidades del resto de concebidos”. Sobre esto, van dos consideraciones:

1. Proteger al concebido como le llama usted es algo que, por descontado, un Gobierno ha de llevar a cabo. De la misma manera que también al “concibiente” y permítame aquí la analogía contractual. No tenga usted la desvergüenza de asimilar las posibilidades de toda madre que conciba en España sin tener en cuenta su nivel social y económico. Y he dicho social también, que no todo es dinero –también educación PÚBLICA con programas de prevención, y acceso a ayudas y protección social PÚBLICAS–.

Hágame un favor y revise el estado de su móvil: quizá como su colega Montoro en el caso del rescate de Valencia, no le funciona su plan de datos y no le ha llegado el email o whatsapp correspondiente en el que Ana Mato le informa de que la Ley de Dependencia ha saltado por los aires en la última oleada de recortes.

Esta ley garantizaba lo siguiente (o lo intentaba luchando una por una con las autonomías que, señor ministro, gobernadas por su partido, ponían todas las trabas posibles a la aplicación de una ley aprobada y publicada, qué cosas): se  financiarán “los servicios que necesitan las personas dependientes, bien por sufrir una enfermedad o accidente invalidante o al llegar a la vejez. La dependencia personal es la incapacidad funcional para el desarrollo de actividades de la vida diaria y por requerir ayuda para su realización”.

Ahora improvise alguna frase que me convenza de que estos niños con malformaciones tendrán una vida digna, y también sus madres y familias. Si el Gobierno del que usted forma parte no se hará cargo, ¿nos derivará a la caridad de la Iglesia católica, esta que no se ha pronunciado aún sobre el deterioro sistemático y sin vuelta atrás del Estado de bienestar y la igualdad entre los individuos que está llevando a cabo su Gobierno desde Moncloa?

2. No concreta de qué tipo de protección estamos hablando en los embarazos con malformaciones y que desarrollará en la ley. Se ha dicho varias veces que su anteproyecto se asimilará a la Ley 9/1985 que articulaba la interrupción del embarazo en nuestro país antes del 2010.

En ella, el tercer supuesto regulado hablaba de  ”malformaciones o taras, físicas o psíquicas, en el feto (supuesto eugenésico)”, y el plazo legal para llevar a cabo estos abortos cubría hasta la semana 22 de gestación. ¿Qué es lo que nos está queriendo decir hoy, señor ministro? ¿Que va a retroceder jurídicamente aún más en el tiempo? Déjeme decirle que, más allá de lo reaccionario y amarillento de este supuesto si es que es así, los datos de finales de los 70 previos a la regulación del 85 son demoledores: según datos del Tribunal Supremo, en 1976 se llevaron a cabo 300.000 abortos clandestinos, con resultado de muerte de 3.000 mujeres.

3.000 mujeres en un año. Se lo puedo escribir tantas veces como quiera. Es una cifra que duplica, por ejemplo, los muertos por accidente de tráfico en 2011.

Además de posicionarse de una forma tan mezquina de cara a la sociedad que juró usted proteger delante de la Constitución, la Biblia y el rey –yo solo legitimo una de las tres para esto, y es más que suficiente–, es una desfachatez por su parte que hable de que la ley del 2010 es ”éticamente inconcebible”.

Lo inconcebible es que usted se empeñe en tratar a la mujer como un ser deambulante sin capacidad para decidir sobre su cuerpo primero y sobre su forma de vivir su vida después. Y que tergiverse tanto los conceptos: “La maternidad libre hace a las mujeres auténticamente mujeres”.

Esta frase que pronunció usted en marzo en el Congreso de los Diputados será por lo que muchos ciudadanos le recordemos, y fíjese que sus obsesiones faraónicas que hemos tenido que sufrir tantos años en Madrid, y su intentona de ejemplificar al político erudito y sensible a la cultura le han hecho competencia. Nada comparable, desgraciadamente.

Pero déjeme que termine cómo empecé: hablando de mi hija. Usted no tiene ni idea –es que ni se acerca– de las conversaciones que tenemos las mujeres con el espejo cuando descubrimos que estamos embarazadas. No se imaginará nunca cómo visualizamos todas las posibilidades, las prácticas y emocionales, cómo se paraliza nuestra vida anterior intentando colocar esta nueva situación en un futuro a nueve meses en que sí o sí, el peso recaerá en nosotras porque así sigue empeñada nuestra sociedad que sea.

En 2003 a mí se me ocurrió ir al Ayuntamiento de Madrid a pedir asistencia social y salí con una amenaza de la responsable del servicio: “Tendremos que ponerte un investigador para confirmar que no entra ningún otro sueldo en tu casa”. Entonces usted era mi alcalde, y en usted se delegaba este área. La permanente sospecha de ciudadano fraudulento para recortar el gasto viene de lejos, y el votante no lo vio venir, o hizo oídos sordos. Le ahorro la sensación de ofensa que me acompañó bastante tiempo. Ahora es usted mi ministro de Justicia y pretende decirme cuándo, cómo y por qué he de parir, sea lo que sea lo que haga con el crío después.

¿Sabe una cosa? Me encantaría que usted tuviera alguna hija a la que mirar a los ojos y explicarle esto (dé gracias que son cuatro varones). A mí se me ocurren muchas formas de adjetivar lo que está usted haciendo con mis derechos: míos, nuestros. Pero soy una persona elegante y lo dejo aquí.

http://www.eldiario.es/zonacritica/2012/07/22/carta-a-gallardon/

Los recortes de Rajoy: subida de 3 puntos del IVA, sin paga de Navidad para los funcionarios, recortes en dependencia…

Ha buscado compensar con gestos populistas, como la reducción de número de concejales o las ayudas a partidos sindicatos y empresarios
F. Medina | 11/julio/2012
.
Mariano Rajoy esta vez sí ha cumplido con su palabra, con el que quiere que sea una de sus máximas, el de ser previsible. Y ha ratificado uno tras otro, los recortes que los últimos días se habían ido encargando de filtrar la gente de su entorno a los medios de comunicación.

Reformas fiscales
La principal de estas medidas, una que el PP negó siempre que haría cuando estaba en la oposición, y también estando ya en el Gobierno, la de la subida del IVA. Desde la tribuna del Congreso, Mariano Rajoy ha anunciado la subida de 3 puntos del IVA general, que pasará del 18 al 21%. El del reducido, 2 puntos, del 8 al 10, y tan sólo mantendrá el superreducido, para unos pocos productos, que se mantendrá en el 4%. Se suprimirá, además, el año próximo, la deducción por la compra de vivienda.

La subida del IVA ha pretendido compensarla el Presidente anunciando la rebaja de un  punto de las cotizaciones sociales. También ha anunciado Rajoy subidas en los impuestos del tabaco, y en las cargas medioambientales, “el que más contamine, tiene que pagar más”, ha venido a decir. Del total de sus medidas fiscales, el presidente del Gobierno ha anunciado que espera que el Estado consiga 65.000 millones de euros.

Reformas laborales
En materia de empleo Rajoy ha anunciado que el Gobierno va a entrar en una revisión del sistema de compensaciones en el desempleo. Una revisión que ha presentado como una forma de “evitar desincentivar” la búsqueda de desempleo.

Y que él ha concretado en un anuncio: se mantendrán los 24 meses como máximo de percepción del seguro del desempleo, y los primeros 6 meses esta percepción se mantendrá como hasta ahora,  pero a partir de este sexto mes, la percepción del seguro caerá del 60% al 50% de la percepción.

Igualmente, el presidente ha anunciado que llevará al Pacto de Toledo lo antes posible un proyecto de ley para abordar el tratamiento de las jubilaciones anticipadas.

Reformas para los trabajadores del sector público
Como se había adelantado, el Presidente del Gobierno ha confirmado que se va a suprimir este año la llamada “paga de Navidad”de los funcionarios. Ha dicho también que se impondrá una mayor flexibilidad en el empleo público, facilitando, por ejemplo, la movilidad, reduciendo los días de libre disposición. Todo con la mente puesta en una reducción del número de empleados públicos.

Una reducción que irá acompañada de una reforma de la propia administración, en la que se propone una reducción de empresas y fundaciones públicas a nivel estatal.

Reformas de la Administración
Pero que también quiere que se refleje en las administraciones locales y autonómicas. Mariano Rajoy ha anunciado que debe ser meta básica evitar duplicidades de servicios entre las administraciones, y para ello ha anunciado, para empezar, una revisión y mayor control de los ayuntamientos. En este sentido ha anunciado el control de los sueldos de los alcaldes, una reducción del 30% de los concejales, y un más duro control de sus cuentas.

Ha anunciado que habrá que reforzar los servicios dados por las Diputaciones provinciales, que no hace mucho se hablaba de suprimir, para dar los servicios a los ayuntamientos que no puedan aportarlos por sí mismos. En esta línea de control, ha pedido también a las Comunidades Autónomas, que tomen medidas para facilitar la austeridad y evitar duplicidades.

Medidas populistas
Más allá de su efectividad, Rajoy se ha cuidado muy mucho de presentar también, entre todos estos recortes, una serie de medidas que podrían calificarse de populistas.

Por ejemplo, no ha dejado de  pedir, cuando anunció que los funcionarios no cobrarían la paga de Navidad este año, que también renuncien a ella los diputados y senadores… lo que ha provocado los aplausos desde los escaños de su partido.

Igualmente, al hablar de la reforma de la función pública, justo después de anunciar que iba a movilizar y reducir los días de libre disposición de los funcionarios, corrió a decir que se reducirá el número de los liberados sindicales.

También Rajoy aprovechó el anuncio de que los presupuestos de 2013 traerán un recorte en el 20% de las subvenciones a partidos, sindicatos y agrupaciones empresariales, para a continuación colocar que se revisarán los gastos y requisitos de la ley de la dependencia.

Un griego y su madre enferma se suicidan acuciados por la crisis

Vivían en Atenas y decidieron arrojarse desde un quinto piso debido a sus problemas económicos y a las necesidades de la anciana, que tenía 90 años y sufría alzhéimer

PÚBLICO.ES Madrid 24/05/2012

Una mujer deposita flores en el lugar donde el jubilado griego Dimitris Christoulas se suicidó en abril. EFE

Una mujer deposita flores en el lugar donde el jubilado griego Dimitris Christoulas se suicidó en abril. EFE

Dos suicidios más en la larga lista de una Grecia atenazada por la crisis económica. Después del sonado caso de un jubilado que decidió pegarse un tiro frente al Parlamento porque no quería verse revolviendo bolsas de basura en busca de un bocado que llevarse a la boca, el país heleno está consternado después de que un hombre de 60 años acabase ayer con su vida al saltar desde el tejado de un edificio.

Junto a él se mató su madre, una enferma de alzhéimer de 90 años, informa Athen News. Entre el quinto piso desde donde se tiraron y el suelo mediaba una existencia plagada de estrecheces.

La tasa de suicidios ha aumentado en Grecia, pero no es un fenómeno reciente. En julio pasado, el ministro de Salud, Andrea Loverdo, aseguró que la subida era “dramática” y la cifró en un 40%. El motivo, la crisis que sufre su país desde 2008. En sólo tres años, pasó de ser la más baja a la más alta de Europa debido a los problemas de depresión y ansiedad que sufre la población por la coyuntura económica, informaron en diciembre las autoridades sanitarias y los expertos psiquiátricos. Grecia registraba entonces 2,8 casos por cada 100.000 habitantes. El año pasado, la duplicaba.

Las causas de suicidio, según los psiquiatras, son las deudas, el paro y el miedo al despido 

“Nunca se debe a un solo motivo”, declaró a The Guardian la psiquiatra Eleni Beikari. “Pero casi siempre citan como causa las deudas, la falta de trabajo y el miedo al despido”. La ONG para la que trabaja, Klimaka, pasó de atender diez a cien llamadas al día de ciudadanos desesperados. La mayoría, personas de mediana edad, aunque Beikari precisó que las más problemáticas son los varones de 40 a 45 años.

Hombres, en definitiva, con el orgullo y la dignidad maltrechos. Buena parte de ellos, residentes en la isla de Creta y en la región de la Ática, donde se encuentra Atenas, según EP.

Salto al vacío cogidos de la mano

Los últimos suicidas saltaron al vacío cogidos de la mano, aseguraron algunos testigos. Eran vecinos del barrio ateniense de Metaxourgio, donde vivían en un primer piso, aunque para acabar con todo optaron por encaramarse al tejado. Él se llamaba Antonis Perris, era músico y llevaba veinte años cuidando de su madre. Cuando estalló la crisis, confesó en su blog, no estaba preparado para afrontarla. Luego se quedó sin dinero: ni para comer. Hace tres o cuatro años arreciaron las adversidades: a su madre le diagnosticaron alzhéimer y, según él, no encontró un centro que acogiese a la anciana.

Antonis tenía 60 años y una madre con alzhéimer a la que no lograba encontrarle una residencia

La pobreza campa por las calles de las urbes griegas y la tasa de paro es galopante. Dimitris Christoulas, un jubilado de 77 años, puso el resquebrajamiento de su país bajo lupa cuando agarró su pistola en la plaza Sintagma y se pegó un tiro.

La prensa internacional se hizo eco a principios de abril de la noticia, que generó protestas que siguieron ocupando las portadas de los periódicos extranjeros.

“El Gobierno ha aniquilado toda esperanza para mi supervivencia”, dejó escrito Christoulas en una nota, difundida por Athens News. “No veo otra solución que darle este final digno a mi vida, ya que no me quiero ver buscando en los cubos de basura”, explicó el pensionista. “Creo que esa juventud sin ningún futuro se levantará algún día en armas y colgarán a los traidores de este país en la plaza Syntagma”. El mismo escenario en el que Christoulas, colmado de indignación y rabia, apretó el gatillo.

– Fotogalería: Los daños colaterales de la crisis griega.

Noticias relacionadas

http://www.publico.es/internacional/434380/un-griego-y-su-madre-enferma-se-suicidan-acuciados-por-la-crisis

¿Es España un Protectorado alemán?

nuevatribuna.es | Actualizado 05 Abril 2012

El imperialismo alemán aporto al colonialismo duro practicado por los imperios europeos en África, y en Asia, los Protectorados, que resultaban tan efectivos como las colonias, pero más baratos para las metrópolis. Se invadían territorios bajo la presión de las cañoneras, para a continuación imponer Gobiernos, Cónsules, ó Sultanes, si era el caso, a los que obligaban a suscribir acuerdos que permitían a las élites europeas satisfacer las  mismas  ambiciones, pero sin las responsabilidades, y costes que exigían las colonias. Ya no interesaba la conquista y la explotación directa del territorio, que se deja en manos de las oligarquías y burguesías locales. Los Protectorados permitían controlar los recursos naturales, los comerciales, los económicos, y políticos, mediante gobiernos  títere, que practicaban las políticas dictadas desde la metrópoli. Nueva Guinea fue protectorado alemán desde 1884 hasta 1914. Francia declaro bajo su protección amiga, esto es tutela militar y económica, gran parte del Marruecos Occidental en 1911. España, impuso su protectorado sobre la zona oriental de Marruecos de 1912 a 1956. En la práctica los gobiernos del protectorado mantenían una sumisión total a las metrópolis que les imponían (¡imponen!) reformas Constitucionales, políticas de Gastos e Ingresos Públicos, provocaban (¡provocan!) destituciones de gobiernos democráticamente elegidos, y todo ello, contra la voluntad de esos mismos Gobiernos: “En los Presupuestos hay muchas cosas que no nos gustan a los miembros del Gobierno, pero la alternativa es infinitamente peor” (Rajoy, dixit), mostrando claramente los auténticos intereses soberanos a los que atienden esos mismos gobiernos títeres.

Las practicas de las oligarquías de Alemania en el seno de la UE, y su intransigente imposición del papel del Banco Central Europeo, –al que a diferencia del Banco de Inglaterra, o Japón, o México o Estados Unidos, no le dejan financiar directamente a los Estados–, del Pacto del Euro ó el reciente Pacto Fiscal, recuerdan de forma escalofriante a las imposiciones de las metrópolis en pleno imperialismo. Han perdido incluso el pudor, y se atreven a valorar y emitir juicios públicos sobre las movilizaciones de los países bajo su protectorado, como ha ocurrido con el ministro de finanzas alemán W.Schäuble cuando señala publicamente que “la huelga general no tuvo bastante apoyo como para impedir que el Gobierno continúe con las reformas, que son necesarias”; (EP, 31.03.2012); y exigen pleitesía preferente a los enviados de la metrópoli, como hemos visto en la previa, a la llegada al Congreso de los Diputados de los Presupuestos 2012, con la recepción del Gobierno del PP, a la delegación del partido CDU encabezada por V. Kauder, presidente del grupo parlamentario.

En este marco porque no preguntarse: ¿Es España ya un protectorado alemán?  ¿Es el modelo de UE impuesto por las oligarquías alemanas y francesas, en realidad un imperialismo que cercena las soberanías nacionales de los estados miembros?.

Cospedal califica de “milongas” las ayudas a dependientes y discapacitados en Andalucía

“Es el momento de hacer lo absolutamente imprescindible; sé que no es el mensaje más popular, pero es el más real”, afirma en Sevilla la presidenta de Castilla-La Mancha
16/marzo/2012
Cospedal, ha tenido una intervención polémica al calificar de “milongas” las ayudas a dependientes y discapacitados

La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, ha estado hoy en Sevilla, un día después de la polémica generada tras conocerse que López del Hierro iba a ser nombrado consejero de Red Eléctrica con un sueldo de 180.000 euros. La polvareda que esta filtración provocó, al estar participada la empresa por el Estado, hizo que el marido de la secretaria general del PP diese marcha atrás y renunciase a un nuevo cargo en consejos de administración de empresas.

No perder ni un euro
Cospedal ha dicho hoy en una reunión de su partido con asociaciones de discapacitados celebrada en Sevilla que no se puede permitir “que se pierda ni un solo euro en algo que no sea imprescindible”. La frase ha hecho que más de uno de los asistentes pensase irónicamente en lo sucedido ayer.(¿Se refiere a los 180.000 euros a los que tuvo que renunciar su marido?)

Hacer solo lo imprescindible
Para Cospedal “Es el momento de hacer lo absolutamente imprescindible; sé que no es el mensaje más popular, pero es el más real; se han acabado los tiempos de la demagogia, son tiempos de mirar la realidad y de hacer una política a ras de tierra”, ha dicho Cospedal ante casi un centenar de asistentes a la reunión”.

¿Milongas la Ley de Dependencia?
La presidenta de Castilla La Mancha y secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, ha tenido una intervención polémica al calificar de milongas las ayudas a dependientes. En concreto ha afirmado que que Andalucía “ya no está para que le cuenten milongas” sobre discapacidad y dependencia ni para que ningún Gobierno le cree “falsas expectativas” en esta materia.

http://www.elplural.com/2012/03/16/cospedal-no-podemos-perder-un-euro-en-algo-que-no-sea-importante/

Otros artículos:

Todos los detalles sobre la renuncia del marido de Cospedal forzada por Rajoy