Víctimas de esterilizaciones forzadas en Perú continúan su lucha por justicia

Tomado de: http://kaosenlared.net/victimas-de-esterilizaciones-forzadas-en-peru-continuan-su-lucha-por-justicia/
Por Cristina Fontenele

Desde hace más de un año (enero de 2014), la investigación sobre las esterilizaciones forzadas en Perú está archivada parcialmente, excluyendo así la responsabilidad penal del ex presidente Alberto Fujimori y sus Ministros de Salud. Víctimas y organizaciones de derechos humanos continúan reclamando para que no se archive el proceso.

Víctimas y organizaciones de derechos humanos se han movilizado para evitar el archivo de las investigaciones.

Para el abogado del caso, Julio Arbizu, “tenemos serias dudas respecto de la imparcialidad de los operadores de justicia no sólo en los últimos tiempos sino a lo largo de los 18 años que tiene este caso que hasta hoy no ha pasado, con la contundencia que debería, de la etapa preliminar a la investigación preparatoria. Es decir, este caso no se ha judicializado más allá de una vaga imputación por delitos menores”.

Sobre los cambios de fiscal del caso (Luis Antonio Landa será el nuevo responsable del proceso, substituyendo a Carmen Ibáñez), Arbizu espera que sea una decisión definitiva y no provisoria. “No queremos más provisionales que tengan que estar sometidos a los vaivenes o presiones de grupos como el fujimorismo. Sabemos que están presionando y lo decimos en voz alta”.

Según Liz Meléndez, directora del Comité de América Latina y el Caribe para la Defensa de los Derechos de la Mujer (Cladem) en Perú y miembro del Centro de la Mujer Peruana Flora Tristán, “La justicia es una utopía para las mujeres.”

peruinforma

Intercambios de Procurador hacen vulnerable el proceso en la justicia.

El Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer (Cedaw) expresó su preocupación por los casos investigados y cuyas víctimas no recibieron ningún tipo de compensación. El Comité recomienda al Estado que identifique a todas las mujeres víctimas de esa violencia, investigue, procese y castigue a los culpables, así como las debidas reparaciones a las víctimas.

Las primeras denuncias sobre las esterilizaciones ocurrieron entre 1988 y 2001, cuando fueron archivadas en 2009 y reabiertas en 2012 a partir de un acuerdo entre el Estado peruano y la Corte Interamericana de Derechos Humanos, en el cual el Estado se comprometió a buscar una solución amistosa para algunos casos abiertos.

cuartopoder.es

Una de las historias más significativas del país fue la de la Sra. María Mamérita Mestanza, del distrito de La Encañada, Cajamarca (norte del país), fallecida por infección generalizada en abril de 1988, días después de una intervención forzada de esterilización. Este proceso es el único en el cual se reconoció la responsabilidad penal del Estado, indemnizando a la familia de la víctima con cerca de US$ 80 mil.

Entienda el caso

El ex presidente peruano Alberto Fujimori comandó una política de esterilizaciones forzadas durante su gobierno (entre 1990 y 2000), afectando a casi 300 mil mujeres y 22 mil hombres peruanos, bajo el nombre oficial de Programa de Salud Reproductiva y Planeamiento Familiar. Las víctimas eran sometidas a procedimientos sin su consentimiento o bajo coacción, soborno e incluso siendo engañadas.

senaalternativa

Cerca de 300 mil mujeres y 22 mil hombres fueron afectados por la política de esterilizaciones de Fujimori.

Las cirugías eran realizadas en los departamentos y provincias más pobres del país, especialmente en las zonas rurales. En la mayoría de los casos se trataba de la población indígena Quechua y Aimara. Mujeres embarazadas también fueron obligadas por agentes de salud a pasar por el procedimiento, que ponía cupos a cumplir.

Vea el video producido por Cladem Perú en colaboración con el Estudio para la Defensa y los Derechos de la Mujer (Demus) sobre los casos de esterilización en Perú.

Cristina Fontenele. Estudiante de Periodismo en Faculdades Cearenses (FAC), publicista y Experta en Gestión de Marketing por la Fundação Dom Cabral (FDC/MG).

 http://www.adital.com.br/?n=cubh

Anuncios

Perú. Ley General del Trabajo: Hundir más a los trabajadores

A través de Kaos en la red

Por Jorge Rendón Vásquez, 9 febrero, 2015

peru_leygeneraldeltrabajo_hundirmasalostrabajadores
El nivel de ingresos de los trabajadores en nuestro país bordea ahora en promedio la tercera parte del nivel alcanzado durante el gobierno de Velasco Alvarado. Lo fueron erosionando desde 1975 los regímenes que vinieron después. La inflación promovida desde 1980, con cifras astronómicas durante el primer gobierno Alan García, transfirió a los empresarios una gran parte de los ingresos de los trabajadores.
A comienzos de la década del noventa les quedaba a éstos, sin embargo, el cuadro de derechos que habían ganado penosamente desde comienzos del siglo veinte y que fuera incrementado por el gobierno de Velasco Alvarado. El régimen de Fujimori, una fachada de los más grandes empresarios, les arrebató gran parte de esos derechos.
Cuando Fujimori huyó al Japón en noviembre de 2000 y su régimen se vino abajo, desde las bases sindicales partió el clamor de ponerse en acción para recuperar los derechos despojados. Entonces comenzó la maniobra diversionista: los burócratas del Ministerio de Trabajo, cumpliendo “órdenes de arriba” les dijeron a las centrales sindicales que fueran al Consejo Nacional de Trabajo y “concertaran” allí con los empresarios un proyecto de Ley General del Trabajo que podría incluir sus reclamos. Los dirigentes de las centrales sindicales atracaron. En cambio, los dirigentes de las organizaciones empresariales se desternillaron de risa. ¿Cómo iban a perder en una negociación las leyes que le habían hecho expedir a Fujimori?
 Cuatro años entretuvieron a los delegados de las centrales sindicales, durante los cuales lograron que “consensuaran” el 85% del proyecto de Ley General del Trabajo. Cuando este se filtró al exterior, se pudo ver que ese “consenso” era la convalidación de la legislación laboral de Fujimori. Algo más que hablar debieron haber hecho los empresarios para alcanzar este resultado.
Poseídos por una frenética obsesión, los dirigentes de la CGTP movieron cielo y tierra para que el proyecto ingresara al Congreso de la República y se convirtiera en ley.
Pero el sentido común no había desaparecido en las bases sindicales. Algunos profesores de Derecho del Trabajo, les brindamos nuestro consejo. Y logramos, juntos, detener el trámite del proyecto “consensuado”.
En agosto de 2011, un representante fujimorista presentó en el Congreso de la República el proyecto “consensuado”. Los dirigentes de las centrales sindicales: locos de alegría. Nueva campaña en contra de las bases sindicales. El ministro de Trabajo terció, nombrando una comisión de “expertos” para revisar el proyecto.
Los “expertos” fueron: Carlos Blancas Bustamante; Alfonso de los Heros Pérez-Albela; Javier Neves Mujica; Mario Pasco Cosmópolis; Jaime Zavala Costa; y Alfonso Villavicencio Ríos. De los Heros, Pasco y Zavala eran abogados empresariales.
De los Heros y Pasco habían participado en la redacción de la legislación laboral fujimorista. Pasco, como ministro de Trabajo de Alan García, fue uno de los artífices de la reducción de los derechos sociales a la mitad en las empresas con hasta 150 trabajadores, es decir, cerca de un 70% de los trabajadores del país.
 Como era de prever, de allí salió el primigenio proyecto “consensuado” con algunos retoques.
Las bases sindicales no bajaron la guardia, y el proyecto de los “expertos” fue encarpetado en octubre de 2011.
Ahora, los dirigentes de la CGTP han vuelto a la guerra, como Mambrú. Quieren a toda costa que se apruebe ese proyecto por un Congreso de la República que es casi totalmente favorable a los empresarios.
Manuel Dammert Ego Aguirre, un rabioso antivelasquista por lo que el gobierno de Velasco hizo a favor de los campesinos y trabajadores, les ha dado gusto, presentando como suyo el proyecto de los “expertos”.
 Pero como necesitaba seis firmas ha arrastrado a Verónica Mendoza, Rosa Mavila León, Yohny Lezcano, Mesías Guevara, Manuel Merino y Alejandro Yovera. ¿Estos padres y madres de la patria fueron sorprendidos o se dejaron arrastrar de buena gana?
Lo concreto para los trabajadores es que, como ha sucedido siempre en la historia social, sólo su lucha seguirá impidiendo que les saquen el saldo de derechos que aún les quedan y les reduzcan más aún sus ingresos.

Donde nace la coca

Donde confluyen los flujos 3

jueves 16 de octubre de 2014

¿Se puede seguir el flujo de un producto en el que todos los eslabones de su cadena son ilegales? ¿Se puede seguir el flujo de la coca desde el cultivo de su hoja hasta el producto final que se esnifa o fuma en cualquier ciudad del planeta? Lo intentaremos, para empezar de la coca a la cocaína.

¿Se puede seguir el flujo de un producto en el que todos los eslabones de su cadena son ilegales? ¿Se puede seguir el flujo de la coca desde el cultivo de su hoja hasta el producto final que se esnifa o fuma en cualquier ciudad del planeta?

Sí, se puede llegar a vislumbrar un panorama general de todo el proceso, basado en la multitud de informaciones dispersas de cada eslabón de la cadena y en las estimaciones de los organismos de monitoreo e interdicción. Un rápido y esquemático dibujo de este flujo nos ayudará a visualizar, o por lo menos comprender de manera más o menos sencilla, el complejo sistema de los flujos y sus confluencias o el de la multiescalaridad geográfica. Probemos a hacer este paseo imaginario que nos ayudará a identificar numerosos elementos de la temática que estamos tratando (por lo menos así ya tendremos una imagen de conjunto para cuando hablemos, por ejemplo, de minería, palma aceitera, soja, petróleo o fiscalidad offshore).

Por supuesto nos estamos refiriendo a la hoja de coca que se cultiva y se transforma para la comercialización y consumo de uno de sus alcaloides, la cocaína. Estamos tratando del megaproyecto extractivo colonial de producción, tráfico y consumo de narcóticos (narcotráfico). Por eso queda fuera de este flujo todo lo que tiene que ver con los usos ancestrales y culturales de la hoja de coca (desde el mambeo o coqueo o mascado a las infusiones, alimentos o ritos de numerososPueblos Indígenas del área  amazónico-andina, ¡todo un regalo de la Pacha Mama!), cuyo uso legal está regulado en mayor o menor grado de definición en los tres países productores: BoliviaPerú y Colombia. Vaya, que podemos suscribir esa frase que repiten los defensores de la hoja de coca del área andina que dice que…

La Hoja de Coca NO es Cocaína al igual que la Uva no es Vino

De interés…


Todo un hito histórico (por lo menos en el papel) aconteció con la llegada a la jefatura del Estado de Bolivia de un sindicalista cocalero e indígena (recientemente re-elegido para su tercer mandato). Basta con leer el artículo 384 de la nueva constitución política boliviana para darse cuenta del nuevo estatus legal adquirido por la hoja de coca en el país (o re-conquistado).

CONSTITUCIÓN POLÍTICA DEL ESTADO PLURINACIONAL DE BOLIVIA

Capítulo Séptimo – Biodiversidad, Coca, Áreas Protegidas y Recursos Forestales. Sección II. Coca

Artículo 384. El Estado protege a la coca originaria y ancestral como patrimonio cultural, recurso natural renovable de la biodiversidad de Bolivia, y como factor de cohesión social; en su estado natural no es estupefaciente. La revalorización, producción, comercialización e industrialización se regirá mediante la ley.

Veamos dónde se inicia el flujo que transforma la hoja de coca en narcótico polvo blanco.

  DE LA COCA A LA COCAÍNA

 Actualmente, el flujo de la coca se inicia en determinadas áreas de BoliviaPerú y Colombia. También han sido identificados y erradicados algunos cultivos de mata de coca en Ecuador y Panamá (especialmente en el área fronteriza con Colombia). Los últimos datos publicados por UNODC en 2014 (correspondientes al año 2013) indican que el área cultivada asciende a48.000 ha netas en Colombia, 49.800 ha netas en Perú y 23.000 ha netas en Bolivia (en Bolivia además, el área de cultivos legales regulados por la Ley 1008 asciende a 12.000 ha). De estas 121.000 ha netas se nutre el mercado mundial de la cocaína (2013), aunque el área afectada por los cultivos es aún más grande; así, en Colombia por ejemplo, el área ascendió hasta las 89.215 ha si se adicionan los cultivos erradicados manualmente y los erradicados mediante fumigación aérea.

En las áreas de producción se cultiva la mata de coca y se recoge su hoja (“se raspa”). Es un cultivo eminentemente campesino y familiar en el que no suelen cultivarse grandes extensiones (fáciles de localizar y fumigar) ni suele darse el monocultivo (se intercala su cultivo con el pancoger). En ocasiones, aunque cada vez menos debido a una mayor presión monopolística del narco, son los campesinos quienes elaboran la primera transformación de la hoja a la pasta básica, si no, se vende la hoja de coca al peso.

El cultivo de la hoja de coca es recogido en el mismo campo de producción por los compradores, primeros intermediarios que son realmente quienes inician la cadena del narcotráfico. Al contrario que otros cultivos (yuca, plátano, etcétera) no es el campesino el que se tiene que desplazar, a veces durante horas o incluso días, hasta la plaza de mercadeo más próxima para vender su producto sino que vienen a recogérsela a su propio campo. Las ventajas de cultivar coca son evidentes… pero también los inconvenientes. Ningún cultivador se ha hecho, ni se hará, rico con este cultivo. La riqueza -o el valor añadido del producto de esta cadena- se genera en otros eslabones de la cadena productiva.

Y aunque las miles de familias (UNODC estima que eran 61.700 hogares en Colombia en 2013) que cultivan las matas de coca no se deben considerar como parte de la cadena del narcotráfico, son tratados como tales por los organismos estatales (o internacionales) de interdicción y erradicación. La cadena del narcotráfico empieza con la compra de la hoja de coca, sigue con su transformación, continúa con su transporte a lo largo y ancho del planeta y termina con su venta en los mercados minoristas, sin olvidar el lavado del beneficio en la economía formal. Ni el consumidor final ni el cultivador de la coca son narcotraficantes pero suelen ser así tratados por la mayor parte de las autoridades políticas y judiciales en el mundo.

Es cierto que soplan vientos de cambio en los foros que determinan las políticas reguladoras del uso de las drogas, tomando más fuerza las tendencias que tratan el tema desde ópticas de legalización, salud pública o desde enfoques de intervención socio-económica rural integral. Pero no hay que llevarse a engaño, la inercia internacional todavía es grande y el grueso del negocio sigue bien activo y dinámico, invirtiendo, por ejemplo, en la construcción de edificios en Ciudad dePanamá o abriendo cuentas en agencias de Lehman Brothers.

 

CULTIVADORES · Cultivadores en el Perú. Foto prensa ‘La República.pe’

Es poco probable que cultivadores y consumidores se piensen mutuamente mientras cultivan la hoja de coca o esnifan la cocaína. Tampoco es probable que sean demasiado conscientes de que son eslabones extremos de una misma cadena -la del flujo mundial de la cocaína- en la que suelen llevarse magros beneficios pero la mayor parte de las afectaciones o efectos nocivos, ¡exactamente igual a como pasa en cualquier otro sector extractivo colonial!

Sin dejar todavía las zonas de cultivo de la hoja de coca, no conviene perder la perspectiva global y tener presente cual es la dinámica actual de las áreas productoras de cultivos declarados como ilícitos en el mundo. Hemos elaborado un mapa que intenta dar una completa instantánea del tema, marcando áreas de cultivo y legalidad del mismo:

 

Antes de seguir avanzando con el siguiente eslabón – donde se transforma la hoja en pasta, luego en base y finalmente en clorhidrato de cocaína-, vamos a esquematizar [en la próxima entrada de la serie] los cruces de flujos y las distintas geografías que se pueden trazar en las áreas de producción de coca.

Excelente charla de Alfredo Molano, historia oral, contexto y flujos históricos del cultivo de la coca y la marihuana en ColombiaFidel

http://otramerica.com/mapas/donde-nace-la-coca/3261

Perú – Los huesos hablan

26 marzo, 2013

Por Jo-Marie Burt* y María Rodríguez**

Se sabe que, a lo largo de los años del conflicto armado interno, la base militar Los Cabitos —sede del Comando Político-Militar de Ayacucho— fue utilizada como centro de detención, tortura, ejecución y desaparición forzada.

Está el testimonio del ex agente de inteligencia Jesús Sosa Saavedra, publicado en el libro Muerte en el Pentagonito de Ricardo Uceda, en el cual da cuenta que él mismo desenterró a unos 300 cuerpos de personas que habían sido ejecutadas en Los Cabitos y los incineró, ordenado por sus superiores para destruir las evidencias de las prácticas siniestras de las Fuerzas del Orden.

Está el Informe de la CVR, que da cuenta de testimonios de 138 casos de personas que fueron secuestradas, torturadas, o asesinadas por las Fuerzas del Orden entre 1983 y 1984 en Los Cabitos.

Están los testimonios de los sobrevivientes y familiares que han testificado ante la Sala Penal Nacional en el proceso judicial de Los Cabitos 83, que comenzó en mayo de 2011. Unas quince personas han contado con detalle cómo fueron detenidas, llevadas a Cabitos, sometidas a varios tipos de torturas, entre ellos la violencia sexual, para luego ser liberadas cuando sus interrogadores se dieron cuenta de que “no tenían nada que ver” con Sendero Luminoso. También están los testimonios de los familiares que relataron, también ante el juzgado, como las Fuerzas del Orden llevaron a sus seres queridos a Los Cabitos y nunca más los volvieron a ver con vida.

Están las exhumaciones realizadas por el Instituto de Medicina Legal (IML) en Los Cabitos, en la zona llamada La Hoyada, entre 2005 y 2009, donde desenterraron más de 50 cuerpos enteros, y los restos parciales de unas 50 personas más. En la mayoría de casos, los cuerpos muestran claro signos de haber sido ejecutados a corta distancia, con balas en la cabeza, y con las manos atadas hacia la espalda. Hallaron, además, cuatro hornos —uno de ellos con restos humanos adentro— que habrían servido para la incineración de cadáveres de personas ejecutadas extrajudicialmente, así como los tubos que alimentaban los hornos de energía. Según las proyecciones del IML, podrían superar un millar las víctimas enterradas en Los Cabitos.

Ahora tenemos un nuevo elemento para afirmar que Los Cabitos fue un centro de detención, tortura y ejecución: luego de un largo proceso de exhumación y análisis, se ha podido identificar a tres de las personas cuyos restos fueron encontrados en La Hoyada. La noticia fue revelada el miércoles durante el juicio Los Cabitos 83, en el contexto de una audiencia sobre los hallazgos de las exhumaciones realizadas en la base militar.

El tribunal leyó un informe presentado por el Equipo Peruano de Antropología Forense (EPAF) dando cuenta de la identificación. Según la doctora Gloria Cano, abogada y directora ejecutiva de Aprodeh que representa a la parte civil en el juicio, dos de las personas identificadas fueron desaparecidas el año 1984, mientras que la otra, en 1985. Se revelaron los nombres de las tres personas que no reproducimos aquí por respeto a la privacidad de los familiares mientras procesan la información sobre el destino de sus seres queridos.

El juicio oral en proceso sólo comprende casos de 1983, por tanto las víctimas cuyas identidades han sido recuperadas no están dentro del proceso actual. El Ministerio Público solicitó al juzgado que remita el informe al fiscal supraprovincial de Ayacucho que tiene a su cargo la investigación de Cabitos 1984-85.

Sin embargo, la identificación de tres personas desaparecidas en Los Cabitos —las primeras identificaciones de los más de cien cuerpos exhumados del cuartel militar— tiene una relevancia para el caso actual, pues aporta nuevas evidencias materiales de la práctica sistemática de la desaparición por parte de las Fuerzas del Orden, práctica que comenzó en 1983 y se continuó utilizando a lo largo de la década de los 80. Confirma además de que sí es posible identificar a los desaparecidos, a pesar de que ha trascurrido más de dos décadas desde su desaparición. Eso, sin duda, va a generar una expectativa enorme entre los familiares de los más de 15,000 desaparecidos en el Perú.

Exhumaciones en Los Cabitos

Las identificaciones de las tres personas reveladas por el informe de EPAF se realizaron por medio del contraste de las muestras de ADN que fueron recolectando de los familiares de los desaparecidos con los restos óseos exhumados en La Hoyada. El proceso ha sido largo. El IML comenzó las exhumaciones en el 2005, y se tuvo que suspender el trabajo por un tiempo por falta de recursos. De nuevo entre 2007 y 2009 se continuó con el trabajo, con el resultado mencionado arriba: se encontraron los restos completos de más de 50 personas, y restos parciales de otros 50. En total, se habrían encontrado los restos de 109 personas.

En la audiencia del día miércoles, el arqueólogo forense del Equipo Forense del IML Luis Alberto Rueda dio cuenta de estos resultados. Presentó fotografías que ilustraban el trabajo de excavación y fosas halladas en el cuartel Los Cabitos, así como impactantes imágenes de los cuerpos completos de hombres, mujeres, niños y hasta fetos, arrojados en los hoyos o fosas. Casi todos tenía muestras de que habían sido ejecutados extrajudicialmente: orificios de balas en las cabezas, las manos atadas detrás de la espalda. En todas las fosas se hallaron balas o casquillos de balas dentro de los cuerpos o a su alrededor. Según el experto, los restos encontrados pertenecían a los años de 1980 a 1986, pues los objetos asociados que encontraron —monedas de 100 soles de oro— existieron sólo hasta 1986.

En otro sector se hallaron las fosas de los cuerpos incompletos, partes de manos y piernas mezcladas con piedras y cal. Estas eran fosas alteradas por el factor humano, pues en las paredes del entierro figuraban las improntas de instrumentos de labranza, utilizados para remover la tierra.

También se mostró pequeños hoyos de restos óseos expuestos al fuego. El arqueólogo manifestó que estos restos carbonizados estaban mezclados con otros objetos asociados como prótesis, fragmentos de una correa de reloj o el plástico derretido de zapatillas. En total, se registró 30 kilogramos de este material. Estos restos también se hallaron en el barranco ubicado al lado izquierdo de la trocha carrozable del penal Yanamilla, que une el cuartel Los Cabitos.

Rueda destacó el hallazgo de una fosa donde el cuerpo de la víctima yacía entre dos camas de leña, y encima una estructura de cemento. Los restos tenían evidencia de haber sido carbonizados, pero no se había logrado incinerar en su totalidad. Para el arqueólogo, fue un intento de incinerar al individuo dentro de la fosa, sin éxito. Probablemente, fue uno de los primeros intentos en la búsqueda del mejor método de desaparición de restos humanos en el cuartel.

Otra fotografía registró las cuatro estructuras de ladrillos —los hornos utilizados para incinerar los cadáveres— conductos de tuberías de metal y un sistema eléctrico. Uno de los hornos mostró gran cantidad de cenizas y se hallaron restos humanos en estado de calcinación, aunque fue imposible determinar el número. Según Rueda, hubo evidencias del colapso intencional del horno, porque en la quebrada hallaron el arrojo de desmonte y ladrillos asociados, y en la trocha, un proceso de arrastre que los llevó a concluir que objetivo fue destruir el horno.

La urgencia de mayor investigación

Lo que hace evidente el trabajo de exhumación realizada por el IML y las identificaciones realizadas por EPAF es que se requiere mayor investigación para poder identificar a las 15,000 personas que fueron desaparecidas durante el conflicto armado interno. A vísperas de los diez años de la entrega del Informe Final de la Comisión de la Verdad y Reconciliación, según EPAF, se ha podido identificar menos del 1% de los desaparecidos durante el conflicto armado interno, lo cual demuestra lo poco que se ha avanzado en esta tarea.

Falta exhumar en otras bases militares que formaron parte del circuito de represión, como los cuarteles de Totos, Churcapampa, Pampa Cangallo, entre otros. Las autoridades deberían declarar a todas las bases militares como zonas intangibles para prevenir la destrucción de evidencias, como ya ocurrió con La Casa Rosada, que fue el sede de Inteligencia Militar y el cuartel Los Cabitos, centro de reclusión, tortura y ejecución, que fue demolido y ahora hay una nueva construcción en su lugar. También se ha denunciado anteriormente que elementos desconocidos estaban promoviendo la invasión de la zona llamada La Hoyada para la construcción de viviendas. Por ello, y en vías de crear un espacio de conmemoración para las víctimas de Los Cabitos, la Asociación Nacional de Familiares de Secuestrados, Detenidos y Desaparecidos del Perú (ANFASEP) y el movimiento de derechos humanos han solicitado que La Hoyada sea declarada un santuario de memoria. También se requiere ampliar el trabajo de recolección y análisis de ADN de los familiares para tener un punto de contraste con los restos óseos encontrados.

La deuda pendiente con los familiares de los desaparecidos

El Estado peruano tiene una deuda con los 15,000 desaparecidos que no termina de saldar. La CVR recomendó que el Estado diseñe e implemente un Plan Nacional de Búsqueda de los Desaparecidos. No ha ocurrido. Las identificaciones reveladas en estos días de tres víctimas de la desaparición forzada en el cuartel militar Los Cabitos resalta la urgencia de que el Estado tome acción de manera urgente para resarcir el daño causado. Los familiares de las víctimas tienen derecho a conocer la verdad y enterrar a sus seres queridos, y la sociedad tiene derecho a saber plenamente qué pasó durante los años oscuros del conflicto.

Para más información sobre el juicio por el caso Los Cabitos 1983, vea los siguientes reportajes:

Militares en juicio por el caso Los Cabitos: ¿Héroes o amnésicos?

JUICIO POR EL CASO CABITOS: CRÓNICAS DE LAS AUDIENCIAS EN AYACUCHO (Parte I)

Caso Los Cabitos: “Ya te fregaste, estás en el cuartel.”

_____________

*Jo-Marie Burt es profesora de ciencia política en la Universidad de George Mason y asesora principal de la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA). Es autora del libro, Violencia y autoritarismo en el Perú: bajo la sombra de Sendero y la dictadura de Fujimori (IEP, SER, EPAF; 2009, 2011).

**María Rodríguez Jaime es licenciada en Historia por la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Como parte de su proyecto de investigación están monitoreando varios juicios por crímenes de lesa humanidad. Se puede acceder a información sobre el proyecto en la página web, Peru Human Rights Trials Project.

http://www.asuntosdelsur.org/los-huesos-hablan/

La soberanía popular en Perú pone nerviosas a las élites

Fracaso de Newmont

Miércoles 29 de agosto de 2012

Parece que el pueblo de Cajamarca ha vencido. Después de poner muertos y de resistir a la poderosa maquinaria del Gobierno y de la multinacional Newmont, todo apunta a que el Gobierno de Humala renuncia al proyecto. Este acto de soberanía desde abajo ha puesto muy nerviosos a los representantes del modelo neoliberal que empobrece a Perú día a día.

Una de las concentraciones contra el proyecto Conga en Cajamarca.

Una de las concentraciones contra el proyecto Conga en Cajamarca.

Hernando de Soto es el director del autodenominado Instituto Libertad y Democracia (ILD) y uno de los principales promotores en Perú y en América Latina de la privatización de la tierra y de la inclusión del campesinado al sistema de créditos que, en la mayoría de los casos, los aboca al desastre. Pero, para él, la posibilidad de que el Gobierno abandone el impulso del megaproyecto minero Conga, de la multinacional Newmont ahuyentará a otros inversionistas. “Decir Conga no va [que ha sido el lema de los cajamarquinos, significa que ya no van a ir otros proyectos”. De Soto también considera que “es una medida popular que se paralicen los proyectos mineros en el país”. En este caso, para él  popular es equivalente a mala. La revista internacional sobre minería, desde la óptica de las empresas, Mining.com también se ha visto sorprendida por la aparente decisión del gobierno “de desperdiciar la mayor inversión extranjera en un solo proyecto de la historia del país” (unos 4.800 millones de dólares).

Estas reacciones se producen después de que el primer ministro de Perú, Juan Jiménez, dijera este lunes 27 de agosto que Conga “ya salió” del debate después de que el 24 de agosto Newmont anunciara que aplaza sus planes mineros en Cajamarca durante, al menos, dos años. El columnista conservador Alfonso Baella aseguraba que “el mensaje hacia los inversionistas extranjeros y sus capitales, tan necesarios para continuar creciendo, es confuso y contradictorio porque Conga no cometió delito alguno ni trasgredió la ley pero no puede desarrollar su mina”. Claro, que calificaba a los líderes de la resistencia cajamarquina como “radicales violentistas que no tienen reparo alguno en amenazar a quienes -en uso de su libertad- no quieren participar y menos plegarse a sus paros y marchas; que agreden a comerciantes, exponen niños, secuestran autoridades elegidas, golpean a policías y, que, en suma, representan una clase de ciudadanos privilegiados para quienes no hay ni Estado de derecho”.

Otro columnista visiblemente contrariado con la salida de Newmont, Carlos Basombrío, ningunea a los miles de cajamarquinos que desde hace meses vienen luchando por evitar el desastre ecológico que suponía la pérdida de las lagunas que dan de beber a la región y sólo ve una lucha política entre el presiente de la República, Ollanta Humala, y el presidente regional, Gregorio Santos: “A mi modo de ver, estamos ante una seria derrota política del presidente Ollanta Humala. Le dijo al país que Conga iba. Puso su palabra y su autoridad sobre la mesa. Perdió dos gabinetes en el camino y al final no lo pudo lograr. Lo convirtió en un pulso personal con un presidente regional [Santos] que no ocultó, en ningún momento, que usaba Conga para construir, en torno suyo, una propuesta electoral de la izquierda radical”. Sin embargo, el periodista Augusto Álvarez Rodrich, escribía en La República que “Gregorio Santos sale políticamente fortalecido por su férrea oposición a Conga pues los hechos terminaron demostrando que no es que él fuera el principal obstáculo para este proyecto minero, sino que él supo liderar una ola social. Quedó claro, además, la pobre lectura que se ha tenido en Lima sobre lo que pasa en Cajamarca al igual que en muchas otras zonas del interior”.

Pedro Pablo Kuczynski -ex candidato presidencia, ex ministro de Economía, ex ministro de Minas y Energía, negociador con el Fondo Monetario Internacional de la política económica de Alejandro Toledo en Perú- también está nervioso: “Creo que es una derrota para el Perú, es una derrota para una mejor comunicación en el Perú. La derrota es que una inversión que generaría miles y miles de puestos de trabajo está parada, y no se ve muy bien cuál es la salida”.

 

Si quieres conocer todos los antecedentes de esta lucha, de este éxito popular y de estos nervios, puedes consultar nuestro archivo y todas los reportajes y entrevistas publicados al respecto.

http://otramerica.com/radar/la-soberania-popular-en-peru-pone-nerviosas-a-las-elites/2341

Hugo Blanco: “el estado de sitio en Cajamarca ha fracasado”

Personajes –  Perú

Viernes 13 de julio de 2012

Ollanta Humala nunca ha sido progresista, en Perú gobiernan los militares de facto en alianza con las multinacionales, y los peruanos que se enfrentan al proyecto minero Conga están dispuestos a morir a balazos. Hugo Blanco nos describe la situación en el país y muestra su esperanza en unos movimientos sociales “al alza”. Entrevista con uno de los líderes populares fundamental en Sudamérica.

Por Paco Gómez Nadal

Hugo Blanco tiene muchas vidas. Según el largo perfil que le hizo el colaborador de Otramérica Martín Cuneo, hasta diez vidas tiene este líder popular peruano. “Condenas de muerte, tiroteos, secuestros, intentos de asesinato, alguna enfermedad, catorce huelgas de hambre, torturas y cárceles… Y siempre la muerte salió perdiendo. Tan molesto ha resultado este histórico luchador campesino para los sucesivos Gobiernos peruanos que, en una de sus huelgas de hambre, el entonces ministro del Interior se solidarizó con su situación regalándole un ataúd”, escribía Cuneo.

Su vida es una experiencia revolucionaria sin límites. Sigue en ello a sus 78 años desde Cusco, donde edita Lucha Indígena y desde donde apoya los movimientos sociales de su país y del continente. La situación en Perú es explosiva: estado de excepción declarado por el gobierno en las tres provincias donde el proyecto minero Conga de la empresa Yanacocha de la multinacional Newmont; una huelga magisterial que se extiende desde mediados de junio a pesar del intento de las autoridades de vincularla con Sendero Luminoso; un gobierno sin autonomía controlada por los militares…

Por eso hemos querido hablar con Hugo Blanco y conocer su percepción de la coyuntura y de lo que está por venir. Blanco parte de un hecho: “El atraso en Perú respecto a los procesos políticos de Bolivia o Ecuador se explica por los 20 años de guerra interna y los 70.000 muertos que costó. Los gobiernos aprovecharon la guerra para atacar a los movimientos sociales y quedamos muy debilitados. Estábamos en cero pero poco a poco nos hemos levantado, echamos a Fujimori y ahora siento que estamos en alza“.

Ya no es la propiedad de la tierra el cemento de las luchas sociales, sino “la protección de la naturaleza, de los recursos naturales”. Esa es la clave de la lucha iniciada en la provincia de Cajamarca, norte del país, contra el megaproyecto minero Conga, de la empresa Yanacocha (consorcio formado por la estadounidense Newmont, que tiene el 51% de las acciones, la peruana Buenaventura, que participa con un 43%, y la Corporación Financiera Internacional, una institución que pertenece al Banco Mundial y posee el 5%). “Hay levantamientos contra megaproyectos en varias partes del país y las multinacionales y el Gobierno pensaron que aplastando a Cajamarca iban a acallar al resto… les salió mal“. Hugo Blanco no cree en la supuesta mediación de sacerdotes católicos, ni en el intento de comprar líderes por parte de Newmont: “Conga no va… la gente no va a ceder en el tema del agua y si algún líder se deja comprar pues será calificado como traidor y la lucha seguirá hasta el final. En este momento la gente está dispuesta a dejarse asesinar a balazos antes que morir sin agua”.

Las pruebas las ve Blanco en el fracaso del estado de excepción declarado por el Gobierno tras los choques de la policía con manifestantes en Celendín que terminaron con 5 civiles muertos y, al menos, 45 heridos. “El estado de sitio fracasó“, asegura Blanco en el mismo día [jueves 12 de julio] en el que se registraban manifestaciones en Bambamarca, capital de la provincia de Hualgayoc, y en Cajamarca en una clara afrenta a la suspensión de garantías constitucionales decretadas desde Lima.

Un país gobernado por militares

Desde Lima sólo llegan cosas negativas a las provincias. El miembro de la Confederación Campesina de Perú cree que hay una paradoja interesante: “Los limeños apoyaron mayoritariamente a Keiko Fujimori en las elecciones [del 29 de mayo de 2011] y Ollanta Humala ganó por el voto de nosotros, de los del resto del país. Ahora quien rechaza más a Humala es el indígena y el campesino de las provincias y Lima lo apoya porque se da cuenta que protege los intereses de las élites”.

A Humala se le quiso vender como un político progresista y nacionalista, pero Hugo Blanco sólo reconoce en él un militar mediocre que protagonizó un levantamiento [Locumba, 2000] que “fue una cortina de humo para permitir la huida de [Vladimiro] Montesinos”, que “se aprovechó del movimiento político creado por su hermano [Antauro, ahora en prisión por el asalto a una comisaría, creo Avanza País]” y que “jamás ha sido progresista“. “El país es gobernado por militares y [el primer ministro, Óscar] Valdés es amigo de ellos. Ollanta no tiene ni partido, ha sido un fenómeno fabricado”. En la campaña según explica Blanco, Humala trató de mantener un discurso nacionalista y aparentemente progresista -“fue a Cajamarca a decir que él defendería el agua por encima del oro”- pero al llegar a la presidencia se olvidó.

La situación de Perú, por tanto, es delicada en lo político pero esperanzadora en lo social. El experimentado dirigente campesino, en estos días en Italia, considera que la movilización no sólo se siente en las tres provincias afectadas ahora por el estado de excepción, sino que en regiones como Tacna o Arequipa o en el mismo Cusco ya se siente la resistencia popular frente al proyecto de los empresarios-militares encaramados al poder. “Hay un abismo con Lima, eso es cierto, pero el resto de las ciudades se van uniendo a la resistencia campesina”.

 

Los vecinos

Respecto a los procesos de países vecinos como Ecuador o Bolivia, Hugo Blanco les recuerda que para avanzar en los proyectos emancipatorios “no basta con ser progresistas“. Blanco apoya de pleno los procesos, “pero no la apuesta que están haciendo estos gobiernos por el extractivismo, tienen que sacudirse esa tendencia”. Si no lo hacen, se llevarán sorpresas, “porque la gente está comenzando a querer gobernar, ya no son partidos -en Perú no tenemos partidos ya aunque algunos líderes sean de partidos-. la gente ya tiene su propio empuje”.

Y para explicar su optimismo, Hugo Blanco recuerda procesos de lejos [Occupy o los Indignados], o los cercanos: el Consejo Regional Indígena del Cauca (CRIC) en Colombia, el pueblo Kuna en Panamá o el proceso autónomo de Chiapas. “Estos no son sólo ejemplos de lucha, sino de una nueva forma de autogobierno, de gobierno de la gente por la gente misma. La gente todavía no lo ve así… todavía piensa… ‘tendremos que ir a votar a las urnas…’, pero yo si veo en todos estos casos el germen del poder popular“.

http://otramerica.com/personajes/hugo-blanco-el-estado-de-sitio-en-cajamarca-ha-fracasado/2162

Rescate de niños cautivos de Sendero Luminoso

Los menores estaban desnutridos y eran adoctrinados para combatir al Estado peruano.

Por  Mariángel Calderón, 11-06-2012

Con claros signos de desnutrición y cantando himnos subversivos fueron encontrados 11 niños de entre dos y siete años que permanecían secuestrados por la organización terrorista Sendero Luminoso en Perú. Las precarias condiciones de vida que enfrentaban los menores, entrenados a la fuerza para combatir al Estado peruano, fueron expuestas en un video difundido por la Oficina de Prensa del Gobierno de Ollanta Humala.

Según publica el portal de noticias Perú21, las imágenes revelan las condiciones infrahumanas en que los pequeños eran retenidos por la agrupación para ser adoctrinados. Viviendo en chozas ubicadas en la localidad de San Martín de Pangoa, en la provincia de Ayacucho, los niños fueron rescatados de su cautiverio con claros signos de desnutrición.

En la llamada “Operación Albergue”, las fuerzas de la División Contra el Terrorismo y Operaciones Especiales de la policía, rescataron a los pequeños, quienes, según indicó la ministra de la Mujer, Ana Jara, se encontraba entonando “canciones subversivas” y se han mostrado muy poco comunicativos.

En entrevista con el diario El Comercio, Jara señaló que “desde que recibí a los 11 niños vienen entonando cantos con letras subversivas de matar, de dar paso a una nueva república, de viva la guerrilla. Es un cántico que constriñe e indigna porque viene de niños cuya inocencia les ha sido arrebatada”.

Los niños rescatados, fueron encontrados junto a sus madres, quienes están siendo investigadas por su presunta participación en la organización terrorista. La ministra reveló, además, que “todavía hay un promedio de entre 150 y 200 niños en manos de las hordas delictivas, de acuerdo con los informes del servicio de Inteligencia que viene operando en la zona”.

http://www.24horas.cl/internacional/video-muestra-rescate-de-ninos-cautivos-de-sendero-luminoso-217433

Perú apuesta por las multinacionales en contra de los pueblos aislados

Energía

miércoles 04 de abril de 2012

Los pueblos voluntariamente aislados de Perú siguen teniendo al enemigo en casa. El Gobierno ignora las recomendaciones de la ONU y abre la puerta para que las transnacionales sigan amenazándolos en el área del proyecto Camisea.

Area de trabajos del proyecto Camisea.

Area de trabajos del proyecto Camisea. Survival

Los proyectos de hidrocarburos ya han acabado con la mitad de la población Nahua.

Por Survival Internacional

 El Gobierno de Perú está ignorando las nuevas directrices de la ONU en materia de indígenas aislados en la Amazonia.

En vez de respaldar el informe de referencia de la ONU, que sustenta el derecho de los indígenas a que se los deje en paz, Perú está permitiendo que el proyecto gasístico más grande del país se expanda aún más por territorios indígenas donde se sabe que habitan numerosos indígenas aislados.
Las nuevas directrices de Naciones Unidas dejan claro que las tierras de los pueblos indígenas no contactados deberían ser intocables y que “no deberán otorgarse derechos que impliquen el aprovechamiento de recursos naturales”.
El proyecto de expansión se suma a las polémicas existentes sobre el gigante argentino del gas Pluspetrol y su tristemente famoso proyecto Camisea en el sureste de Perú.
La exploración de gas y petróleo en Perú ha tenido como resultado el contacto violento con indígenas aislados, con consecuencias desastrosas.
A principios de los años 80, trabajadores de Shell abrieron caminos hasta el interior del territorio de los indígenas nahuas no contactados. Las enfermedades pronto acabaron con la mitad de este pueblo.
Un superviviente nahua que vive cerca del proyecto Camisea dijo: “No conviene compañero [empresa], no. Helicópteros cada rato ‘brrrrrrrr’. Animales, nuestros animales acabeñose [se acabaron]. Pescado no hay. Por eso, compañero no quiero, no quiero, no quiero. ¡No! No compañero [empresa] no”.
A pesar de una campaña electoral en la que prometió respetar los derechos indígenas, el presidente de Perú, Ollanta Humala, no ha hecho prácticamente nada para garantizar la supervivencia de los pueblos indígenas.
El consorcio Camisea incluye a la española Repsol y a la estadounidense Hunt Oil. Ambas han sido acusadas de violar los derechos de los pueblos indígenas.
El director de Survival International, Stephen Corry, ha declarado hoy: “Este importante informe de la ONU por fin reconoce los derechos de los indígenas aislados. Perú debe leerlo y respetar a aquellos que desean que se los deje en paz antes de que pueblos enteros desaparezcan para siempre”.

http://otramerica.com/radar/peru-apuesta-por-las-multinacionales-en-contra-de-los-pueblos-aislados/1756

 

Indígenas peruanos buscan amparo contra la minería del oro

Indígenas y campesinos de Perú llevan su reclamación de ser consultados sobre la explotación minera y petrolera en sus territorios, ante la justicia internacional, sin abandonar los tribunales locales.

28.03.2012 · IPS · Milagros Salazar · Lima (Perú)

Dirigentes indígenas de Perú reclamaron al gobierno que se respeten sus derechos a la consulta sobre el conflictivo proyecto aurífero Conga, en la norteña región de Cajamarca, en una reunión este sábado 24 en Washington ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

“Si vamos a una instancia internacional es porque en Perú no se cumplen las leyes”, advirtió Magdiel Carrión, presidente de la Confederación Nacional de Comunidades Afectadas por la Minería (Conacami), una de las participantes del encuentro.”Siempre nos dicen a las comunidades que somos intransigentes porque protestamos, cuando es el Estado el que toma decisiones sin consultarnos y poniendo en riesgo nuestras vidas”, afirmó.

Carrión estará acompañado de Milton Sánchez, de la Plataforma Interinstitucional de Celendín, en representación de Cajamarca.La reunión de trabajo es resultado de una medida cautelar que solicitaron en diciembre las organizaciones indígenas agrupadas en el denominado Pacto de Unidad, debido al estado de emergencia que estableció el gobierno de Ollanta Humala para que la policía pudiera intervenir en las protestas contra Conga, que la empresa Yanacocha planifica ejecutar en Cajamarca.

La medida cautelar buscaba proteger la integridad de las rondas campesinas o comités de autodefensa desarmados y reconocidos por ley para vigilar tierras y ganados de la comunidad que se pronunciaron contra el proyecto, aparte de solicitar que el Estado respete el derecho a la consulta y consentimiento.
Carrión aseguró que, como resultado de las protestas, fueron denunciados unos 40 dirigentes campesinos, acusados de provocar disturbios y de entorpecer el libre tránsito en los caminos.

“Creemos que es posible utilizar la legalidad para resolver un problema, en lugar de que las personas se estén matando a palos, piedras y balas”, sostuvo Raquel Yrigoyen, vicepresidenta del Instituto Internacional de Derecho y Sociedad en Perú, que acompaña en esta demanda a los campesinos.”Debido a que en Perú no hay solución, en la Comisión se presenta la oportunidad de que los dirigentes lleguen a algún acuerdo con las autoridades”, explicó.

Irigoyen, quien fue jefa del gubernamental Instituto para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas, indicó que la Corte Interamericana de Derechos Humanos ya señaló que en proyectos de gran envergadura, con posibles impactos en la vida de estas poblaciones, deben existir tres salvaguardas. Sigue leyendo

Defensoras de la vida, el territorio y la madre tierra

Miércoles 07 de marzo de 2012

.

El 8 de marzo es el día internacional de la mujer trabajadora. En todos los países de Sur y Norte se violentan los derechos de las mujeres. En la defensa de la vida, el territorio y la madre tierra, las mujeres tienen un rol activo. Resisten en primera línea proponiendo alternativas . Presentamos algunos casos.

Por Guadalupe Rodríguez / Salva la selva

Son legión las mujeres latinoamericanas y caribeñas que están en primera línea de las luchas continentales. En todos los territorios, en todas las trincheras. Estos son sólo algunos casos… cuéntanos más:

Panamá: por la dignidad de las mujeres indígenas en resistencia

El gobierno panameño incumplió su palabra y autorizó la explotación minera e hidroeléctrica en su territorio. Cuando la Comarca es amenazada, los Ngäbe-Buglé trabajan en conjunto. En febrero 2012, indígenas Ngöbe Bougle reaccionaron saliendo a la calle. Fueron ocho días de protesta. El saldo: represión, dos muertes de manifestantes, agresiones sexuales a mujeres por parte de la policía y decenas de heridos. En el largo proceso de resistencia, las mujeres Ngäbe han demostrado en las manifestaciones y en las protestas en el río Tabasará, en Changuinola, en ciudad de Panamá, que la defensa de la vida y el territorio es una de sus tareas. La cacica general del pueblo Ngäbe-Buglé, Silvia Carrera, se ha convertido en un símbolo de resistencia en Panamá. Ella junto a otras compañeras y compañeros ha liderado con dignidad la resistencia a las mentiras y la brutal agresión del Gobierno. Esta mujer Ngäbe, de Alto Laguna, corregimiento de Cerro Pelado (distrito Ñurum), participa de forma activa en la lucha de su pueblo desde que tiene 13 años.

Colombia: mujeres desaparecidas, amenazadas y violentadas

El 17 de febrero se cumplió un año de la desaparición en el departamento del Valle del Cauca de la ingeniera ambiental Sandra Viviana Cuéllar Gallego, activista y artista, nacida en Cali hace 26 años. Hoy aún no se sabe quienes fueron los autores de este crimen que hasta ahora está impune. Desde la Fiscalía colombiana no se ha dado mayor información sobre la investigación y sus avances. A Viviana le faltó la protección y seguridad que también necesitan otras muchas mujeres en su país. Como Rosalba Córdoba, lideresa afrodescendiente que maneja la embarcación de su comunidad en la cuenca del río Cacaricá, una firme defensora de los derechos humanos, mujer inquieta y práctica, al igual que firme a la hora de denunciar operaciones militares y paramilitares en su territorio. O como Yahaira Salazar, joven poeta también de origen afro, que conoció desde niña en carne propia lo que significa el desplazamiento forzado y las mentiras urdidas por el estado colombiano alrededor de la desmovilización de los paramilitares. O Emilsen Manyoma, joven madre que en medio del control militar y paramilitar consentido por el Estado en el Bajo Calima y San Juan se opone al narcotráfico afirmando su derecho a la producción limpia, a la soberanía alimentaria, a la protección de la biodiversidad. Luz Marina Cuchumbe, mujer indígena y madre de seis hijas e hijos, una de las cuales fue ejecutada extrajudicialmente y luego presentada por diversos medios de comunicación de masas como guerrillera junto al compañero que murió a su lado y a un superviviente. Ellas no constituyen casos aislados, sino que forman parte de una terrible realidad social para las mujeres.

Mujeres ecuatorianas construyendo del Buen Vivir

La Asamblea de Mujeres Populares y Diversas del Ecuador – AMPDE expresó en enero 2012 su voz de rechazo al comienzo de cualquier actividad minera en el país. Como alternativa, apuestan por la construcción del Buen Vivir como eje de desarrollo. En un manifiesto afirman que “propuestas extractivistas lejos de traer bonanza para todos y todas, serán causa de conflictos, tensiones, violencia y división social, perpetuando la pobreza y la desigualdad”. Es urgente caminar hacia un nuevo modelo de desarrollo post-extrativista, basado en el cumplimiento de los derechos de la naturaleza y soberanía sobre nuestros recursos naturales. Rechazan también la criminalización de la protesta que sufren mujeres y hombres que participan de la organización social en su país. Otra organización, Mujeres Defensoras de la Pachamama, conmemoran el día 8 de Marzo bajo el lema “Mujeres de las Américas resistiendo a la minería”.

México Indígenas Zoques chiapanecas por la tierra y la propiedad comunal

En el conflicto territorial en la selva de los Chimalapas entre los estados mexicanos de Oaxaca y Chiapas, las mujeres indígenas zoques juegan un papel fundamental. Junto a otras mujeres, María García, presidenta de la Coordinación en Defensa del Territorio y los Recursos Naturales en la Zona Oriente de Oaxaca, participa activamente en la resistencia pacífica en las comunidades de San Antonio y Benito Juárez, contra la creación de un municipio chiapaneco en su territorio comunal que pertenece al estado de Oaxaca. Las mujeres zoques reprochan al gobierno de Oaxaca su desinterés, y exige que apoye esta protesta. Se trata de un conflicto agrario por la posesión de 47 mil hectáreas de selvas y bosques que enfrenta a zoques con ganaderos y talamontes chiapaneco desde hace más de 50 años. “Nuestros antepasados legaron la madre tierra; entonces nosotros tenemos que salvaguardarla también para heredarla a nuestros hijos, a nuestros nietos, a quienes vendrán después”, dice la indígena.

Honduras ¡Ni golpes de Estado ni golpes a las mujeres!

En noviembre de 2011, Feministas en Resistencia hondureñas repudiaron la masacre de campesinos en la región del Bajo Aguán. A pesar de la grave situación para los derechos humanos y para las mujeres en su país, denuncian públicamente que los asesinatos de campesinos son atribuidas al ejército paramilitar organizado por el terrateniente Miguel Facusse Barjum. Este habría atacado a los campesinos mientras descansaban y cuidaban de sus tierras. Demandan al régimen encabezado por Porfirio Lobo Sosa que los crímenes no queden en la impunidad y le hacen responsable de la escalada de violaciones de los derechos humanos del pueblo hondureño. La impunidad galopante refleja la incapacidad para investigar y castigar estos homicidios cometidos contra el pueblo en Resistencia.

Bolivia: Nunca más violencia contra la mujer indígena

Cuatrocientas mujeres indígenas representantes de 34 pueblos del oriente, chaco, amazonía y Tierras Altas marcharon a lo largo de 65 días en 2011 junto a sus esposos, hijas e hijos, hermanas y hermanos en defensa de su territorio amenazado por la construcción de una carretera. Durante la VIII Marcha Indígena en Defensa del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure TIPNIS se produjeron de parte del Gobierno machista y autoridades diversos ataques contra las mujeres -que se encuentran debidamente documentados. Destacamos la falta de justicia para procesar a los responsables de la represión policial ocurrida el 25 de septiembre de 2011. Ese día llegó una orden de dispersión de la Marcha. Aproximadamente 600 policías cercaron a quienes venían marchando, gasificaron el campo que ocupaban y reduciendo violentamente a quienes protestaban fueron alejados de su ruta. Las mujeres indígenas fueron reprimidas, maniatadas, amordazadas, golpeadas. Obligadas a esconderse en el monte, a saltar al río, despojadas de sus hijos e hijas, alejadas de sus esposos, privadas de sus pertenencias que fueron destruidas. Pero ellas fueron valientes para plantear la defensa de sus derechos constitucionales y continuar la caminata de 602 kilómetros hasta la sede de Gobierno donde todo el grupo hizo escuchar sus reivindicaciones. Así lograron el objetivo de detener la construcción de la carretera que partiría en dos mitades. Pocos meses después de este logro que dio la vuelta al mundo, la exuberante naturaleza enfrenta una nueva amenaza: el Gobierno busca activar nuevamente el proyecto vial y ha comenzado una persecución judicial contra las mujeres lideresas de la VIII Marcha y otros compañeros y compañeras defensoras de los derechos indígenas.

Mujeres del Movimiento sin Tierra de Brasil en lucha por la reforma agraria

En Brasil, los grandes latifundistas acaparan enormes extensiones de tierra, mientras miles de familias no tienen acceso a la tierra. Por ejemplo, extensas áreas de cultivo han sido usurpadas para implementar monocultivos de eucalipto. El Movimiento de los Sin Tierra lucha incansablemente por la reforma agraria, denunciando la lentitud del proceso y llevando a cabo ocupaciones de tierras, campamentos y asentamientos.

Así sucede también en plena mata atlántica, en el estado de Bahía. En el municipio Alcobaça-Bahia la madrugada del 1 de marzo de 2012, 1150 mujeres campesinas del MST, de varios campamentos y asentamientos de la región ocuparon la hacienda Esperança, propiedad de la empresa Suzano Papel Celulose. El objetivo central de la ocupación es denunciar el destrozo social y ambiental que provocan las grandes empresas de eucalipto en la región. Expulsión del campo, desempleo, pobreza y desigualdad social son las consecuencias directas. Las mujeres piden una reforma agraria real, mayor agilidad en el proceso y un mayor interés por parte de las autoridades. En el estado de Bahía son 23 mil las familias acampadas del MST, algunas desde hace 8 años. Esta es la segunda ocupación en el Extremo Sur de Bahía, y el sexto año consecutivo que las mujeres del MST realizan acciones visibles y reivindicativas de la mujer campesina y sus problemas durante el 8 de marzo, día de la mujer trabajadora.

¿Qué puedes hacer tú?

Todas y todos quienes lo deseen, pueden participar de una ciberacción conmemorativa del 8 de marzo, día de la Mujer Trabajadora desde la página web de Salva la Selva.

Compilado por Guadalupe Rodríguez, en base a informaciones y comunicados de Otramérica, Justicia y Paz, Mujeres Populares y Diversas del Ecuador, Mujeres Defensoras de la Pachamama (http://defensoraspachamama.blogspot.com/), Maderas del Pueblo,Feministas en Resistencia hondureñas (http://feministascrenresistenciaalgolpe.blogspot.com/), Marielle Cauthin y Campaña en Defensa del TIPNIS, Movimiento sin Tierra MST de Brasil y Salva la Selva

http://otramerica.com/personajes/defensoras-de-la-vida-el-territorio-y-la-madre-tierra/1647