Panamá: Queremos una vida digna para todos

por Genaro López / SUNTRACS-CONUSI

Martes, 03 de Diciembre de 2013
 Marcha Frenadeso Noticias
En el 2014, ¡vamos pa’ encima!

Marcha

No tenemos complicidad ni con el pasado ni el presente de corrupción, ignominia y abusos contra el pueblo. Ya lo hemos dicho, estas elecciones no serán el clásico enfrentamiento entre gobierno y oposición, como en otras épocas. Entonces, que no nos vendan el falso dilema de continuidad del Gobierno de los ‘Locos versus una Alianza guacho’. Todos ellos son lo mismo, representan los mismos intereses de los grupos ultramillonarios, y se sientan en la misma mesa, como lo demostró la reciente reunión con el vicepresidente de Estadios Unidos.

Llamamos al pueblo a que caminemos de la mano para cristalizar el sueño de quienes dieron su vida por un Panamá verdaderamente justo, democrático, humano, y soberano.

Nuestra propuesta de Gobierno será ampliamente consultada con el pueblo. Proponemos medidas urgentes para frenar el alto costo de la vida, aumentar los salarios, generar empleos dignos, brindar agua potable a todos los panameños, enfrentar la inseguridad, que fomentan la delincuencia común y elementos facinerosos dentro de la Policía, por lo que derogaremos la Ley 74; lucharemos por un Panamá donde la salud y la educación dejen de ser un negocio, con viviendas dignas para todos, donde se proteja el ambiente, un Panamá donde se respete plenamente los derechos humanos y la diversidad. Rescataremos al agro de donde lo hundieron las políticas de abandono y libre comercio de los sucesivos gobiernos y partidos. Desde el Gobierno, impulsaremos una Asamblea Constituyente Originaria, no una caricatura de constituyente, como proponen algunos; es decir, cambiar algo para que todo siga igual.

Luchamos por un Panamá de igualdad, donde las riquezas que generan las manos que trabajan; o sea, la inmensa mayoría de la población, llegue a cada uno de los panameños y no al minúsculo número de personas que han gobernado siempre.

Ya todos ellos, lo que han gobernado siempre, tuvieron su oportunidad. Se enriquecieron de las arcas del Estado, reprimieron al pueblo, le mintieron descaradamente. No podemos confiar más en ellos. Ellos no van a cambiar, es como pedirle a un tigre que se haga vegetariano. Ahora tienen que darle paso a lo nuevo y diferente. Esta es la fuerza del pueblo. Esta es la voz de los humildes. Este es su partido, surgido de las entrañas mismas del pueblo.

El FAD ha demostrado una nueva forma de hacer política. Donde los valores éticos y morales y los principios democráticos se impongan al vulgar clientelismo, a las campañas sucias y a la publicidad engañosa y multimillonaria. La política debe dejar de ser también un negocio, donde los mismos de siempre invierten para elegir autoridades que luego le pagan jugosos dividendos y concilian diferencias entre ellos para seguir gozando de total impunidad. Esos son los famosos ladrones de cuello blanco, que logran escaparse de la justicia, gracias a las conexiones con los que controlan las instituciones del Estado, independientemente del partido que sean.

Los guerreros, los luchadores sociales que durante años han luchado en las calles por los derechos del pueblo, ahora harán valer esos mismo derechos desde el Gobierno. Que el Gobierno del pueblo, para el pueblo y por el pueblo sea por fin una realidad.

Queremos agradecer la confianza y el respaldo de los compañeros y el arduo trabajo realizado desde la etapa de inscripción. Los mismos que inscribieron al partido en tiempo récord, que hicieron posible el Congreso Constitutivo y luego apenas dos meses y días de nuestro reconocimiento oficial como partido poder hacer estas primarias con todo el tiempo en nuestra contra y los pocos recursos. Solo una fuerza curtida en la lucha, militante y convencida en lo que hace era capaz de esto.

Por primera vez en Panamá, cuatro hijos del pueblo compitieron por una candidatura presidencial. No hubo un solo millonario. Solo el FAD lo podía hacer posible.

Ahora nos corresponde consolidar la Unidad. Completar nuestra propuesta electoral, con nuestros candidatos a todos los cargos en disputa y reiterarle a los partidos tradicionales: Vamos pa’ encima. ¡Vencerlos es posible!

SECRETARIO GENERAL DE CONUSI-FRENADESO.

http://www.kaosenlared.net/america-latina/item/75253-panam%C3%A1-queremos-una-vida-digna-para-todos.html

Panamá: Saludo a las Madres Panameñas

por Frente Amplio por la Democracia (FAD)

Sábado, 08 de Diciembre de 2012
Rosa roja FRENADESO Noticias
 
Una Rosa Roja para las madres panameñas. Nuestro mensaje de Amor y Esperanza. Este lunes 10 de diciembre, en el Día Internacional de los Derechos Humanos, FRENADESO se movilizará y presentará informe al país. 20 de Diciembre Campaña de Inscripción del FAD en el 23 aniversario de la Invasión.

A ti mujer campesina que con tus manos llenas de callosidad, te levantas día a día a recoger tu cosecha de subsistencia para llevar comida a tus niños descalzos.

A ti mujer indígena que en tu movimiento te confundes con el tallo, con el verde de la naturaleza, con el resplandecer del campo, que nos enseñas la necesidad de proteger la madre naturaleza.

A ti mujer del barrio, que día a día haces magia para llevar el bocado a tus hijos y que luchas en las comunidades para obtener el vital líquido.

A ti mujer, que te ha tocado la difícil tarea de ser madre y padre, que vives la zozobra y el temor de que tus hijos caigan en la violencia del barrio.

A ti mujer obrera, que con las mismas manos que proteges a tus hijos creas las riquezas, y al grito de “sin luchas no hay victorias” empuñas  la bandera.

A ti mujer poeta, profesional, educadora, estudiante que con tus letras y el canto nos enseñas que luchando también se esta educando.

A ti mujer de pelo blanco, que en tu arrullar y paso lento nos instas a seguir el legado de quienes ya partieron, y de quienes murieron luchando.

Un reconocimiento especial a ti mujer que viste derramada la sangre de tu hijo, quién murió luchando, quién murió soñando.

A todas las madres panameñas nuestro respetuoso saludo y nuestro compromiso de seguir construyendo la Esperanza.

Para ti madre, el poema “Has de Seguir en Mí Gota por Gota” de Diana Morán (1966).

Has de surgir en mí gota por gota,
sueño en retorno a su carnal esencia,
lluvia que el fuego dulce precipita
en lloro fecundado al nacimiento.
He de vivir la curva dilatada
en plenitud de sagitario,
salve creciente, vaso de flor viva,
madurarás en mí
hueso por hueso
hasta sacar del limbo tu presencia…
Duplico…
Eres…
Somos…
Victorioso subir de plenilunio
jazminiza la fuente de los senos.

FRENTE AMPLIO POR LA DEMOCRACIA (FAD)

Dado en la ciudad de Panamá a los 7 días del mes de diciembre de 2012.

Saludo de Federico Britton a las Madres. FAD, FRENADESO, SUNTRACS, Panamá

 

El negocio del despojo en Panamá

Zona Libre de Colón

Jueves 18 de octubre de 2012

Los ánimos están (otra vez) encendidos en Panamá. La Asamblea Nacional de Diputados -con mayoría oficial- aprobó hoy viernes en tercer debate un proyecto de ley que permite la venta de las tierras que hoy ocupa la llamada Zona Libre de Colón (ZLC), la mayor área comercial libre de impuestos de las Américas desde la que se importó y exportó mercancías por arriba de los 29 mil millones de dólares en 2011.

Por Laura Avellaneda

El Gobierno de Panamá argumenta que el proyecto de Ley 529 busca una administración más eficiente de la zona a través de la creación de un regimen de propiedad horizontal, y brinda la posibilidad a los actuales arrendatarios de comprar los terrenos por los que hoy pagan arrendamiento (el Estado ingresa unos 33 millones de dólares al año por este concepto).

La propuesta inicial establecía la creación de un fideicomiso del 25% del producto de la venta de las tierras para obras sociales en Colón, pero luego del segundo debate, el porcentaje ha subido al 30%. Sin embargo, la oposición política y el sector obrero han mostrado desde el principio su renuencia a la venta, ya que se trata -han dicho- de la pérdida de activos del Estado. La ley ha sido aprobada ad eforma definitiva por la Asamblea Nacional este 19 de octubre por 41 votos a favor, 4 en contra y 10 abstenciones.

La ZLC existe desde 1948 y es uno de los grandes polos de movimiento comercial de la provincia de Colón, la segunda más importante del país y, también, una de las más desiguales y violentas. Se calcula que la mediana de ingreso mensual en la provincia es de 502 dólares mensuales (la canasta básica de alimentos es de 300 dólares al mes) y que la pobreza afecta al 42.7% de la población.

El Frente Amplio de Colón (FAC) no descarta convocar en las próximas horas un paro general en toda la costa atlántica.

El gobierno ha calculado que, con la venta, el Estado podría obtener unos 2 mil millones de dólares en 20 años lo que, matemáticamente hablando, son más que los 660 millones de dólares que podría obtener por alquiler, en el mismo periodo de tiempo, si el precio por arriendo no aumenta y se mantiene como está (entre $0.50 centavos y $1.40 dólar por metro cuadrado, dependiendo de la zona). Eso sí, esos activos -convertidos en dólares- se perderían para siempre.

Las proyecciones del Gobierno se basan en un precio base de 400 dólares el metro cuadrado para los arrendatarios interesados en comprar los lotes por los que hoy pagan $1.40 (en la zona más cara, el llamado casco antiguo de Colón).

Aunque los números parecen darle la razón al Gobierno, el diputado Miguel Salas dijo en un informe de minoría que la intención real del proyecto es “producir ingresos mayores y más rápidos en el corto tiempo”, quitándole recursos al Estado. “Es curioso cómo el proyecto plantea como positivo expoliar al pueblo colonenses de sus tierras más preciadas a cambio de darles solo una cuarta parte de lo que produzca”.

En los últimos días se han producido cortes de calles, choques violentos entre Policía y manifestantes. De hecho, hoy mismo, unas 2.000 personas ha cortado diversas vías de la ciudad en protesta por la tramitación de la ley 529.

Precisamente, la historia de Colón se cuenta como una danza de millones interminable que nunca ha beneficiado a su población. El Casco Antiguo de la ciudad es hoy un remolino de viejas casas señoriales venidas a cuartos de inquilinato, y sus otrora perfectamente cuadriculadas calles y avenidas están hoy repletas de aguas servidas y basura. Una cantidad importante de población joven pertenece a alguna pandilla, que se disputan territorios para la venta de drogas.

Quienes se oponen han dicho que vender las tierras de la ZLC es un despojo al patrimonio y que el proyecto no es sino otro intento más del gobierno de Ricardo Martinelli de conseguir los millones de dólares que necesita para terminar las obras de infraestructura prometidas (carreteras, mercados públicos, la línea uno del Metro, por ejemplo).

El presupuesto del Gobierno para el año 2013, por ejemplo, ronda los 16 mil millones de dólares, y la oposición resalta que la venta del 49% de las acciones que el Estado posee en la empresa de telefonía Cable & Wireless es otra de las movidas que necesita Martinelli para tapar el déficit que su gestión “generosa” está provocando.

Los diferentes grupos obreros han planteado, por su parte, que bien podría aumentarse la tarifa de arrendamiento si lo que se busca son mayores ingresos.

http://otramerica.com/radar/el-negocio-despojo-panama-zona-libre-colon/2516

Panamá y su mentira

ALERTA

08 de junio de 2012

Panamá está de moda entre inversionistas. Se vende un país próspero, en crecimiento económico imparable… un lugar de oportunidades. Laura Avellaneda no opina igual… la realidad del país es de alto voltaje, con graves riesgos para el sistema democrático y una ciudadanía desmovilizada que deja hacer a un presidente autoritario y caprichoso. Esta es Panamá y su mentira.

Por Laura Avellaneda

Empezaré diciendo que adoro mi país. Es celeste y de sol brillante, con vientos eróticos en verano y un verde intenso en la estación lluviosa. Rico en ritmos y colores, Panamá es un paraíso tropical con costas inmensas y montañas frescas.

Lo segundo que diré -y es aquí donde la cosa empieza a ponerse gris- es que no voté por [el actual presidente] Ricardo Martinelli. De hecho, voté en blanco en las últimas elecciones porque sentía que no había opciones.

De todos modos -y con un apabullante 60%- Martinelli ganó la silla presidencial. Empezó derrumbando edificios ilegalmente construidos en una codiciada zona turística de la capital y tenía a muchos entusiasmados con la notable velocidad de sus decisiones y sus promesas de cambio.

Martinelli, para quien no tiene idea del personaje, es un empresario panameño de mirada torva y vocabulario pobre que no duda un instante en utilizar su cuenta en twitter para “desahogarse” (al mejor estilo uribista). A través de la conocida red social ha insultado a opositores y despidió a su vicepresidente, Juan Carlos Varela.

Quienes conocen algo de su pasado cuentan, en voz baja, cómo su familia compró un buen puñado de hectáreas en el interior por menos de 400 dólares. Otros llaman la atención sobre el hecho de que justo cuando Panamá enfrentaba su peor crisis socioeconómica y política -a fines de los 80, con Manuel Antonio Noriega en el poder- Martinelli hacía prosperar su negocio más conocido: los Super 99.

Las alarmas empezaron a encenderse para los “más sensibles” -entiéndase, defensores de derechos humanos– cuando su ministro de Seguridad, José Raúl Mulino, dijo durante una visita a una hacinada cárcel de la capital panameña que la Policía tenía permiso de “tirar a matar” si algún reo intentaba escaparse. Sus palabras generaron algunas reacciones tibias, claro, porque después de todo: ¿a quién le importan los presos?

Las cosas empezaron a cambiar a partir de julio de 2010. Miles de trabajadores bananeros empezaron una huelga en la ciudad de Changuinola, Bocas del Toro, en protesta por unas reformas al Código de Trabajo que vulneraban el derecho a la sindicalización. Lo que empezó siendo una protesta más o menos tranquila terminó convirtiéndose en una batalla campal entre obreros y policías antidisturbios, en la que perdieron la vida los más débiles, por supuesto. Al menos dos trabajadores -Carlos Smith y Virgilio Castillo- fallecieron durante las protestas como consecuencia de las heridas recibidas por uniformados, y en varios informes se dejó constancia de que la Policía Nacional había usado fuerza exagerada.

Mulino volvió a ser centro de atención entonces. A los medios dijo que los trabajadores que protestaron no eran más que “borrachos”y, ante los centenares de heridos por perdigonazos en el rostro, algún funcionario leal y brillante se atrevió a decir que fueron los obreros quienes se agacharon para quedar justo en la línea de tiro…

Seis meses después murieron, asfixiados y quemados, seis jóvenes que cumplían condena en la cárcel para adolescentes de la capital. Las investigaciones han revelado que -otra vez- la Policía Nacional actuó de forma indebida lo que, dicho sencillo, significa que los dejaron morir.

Vivir el gobierno de Martinelli no ha sido fácil. De hecho, se vive en constante sobresalto. Impulsivo y creyente fiel de que los votos le dieron el poder absoluto para mandar, ante las sugerencias o críticas, él y sus funcionarios han repetido que la sociedad pretende “cogobernar”.

El de Martinelli es un gobierno sin conciencia de lo que significan los derechos humanos y la vida digna

La oposición a su gobierno ha crecido porque -hay que admitirlo- ahora se ha metido con el poder económico y con la vaca sagrada de la libertad de expresión. Más allá de las razones politiqueras y partidistas, sectores vinculados a la defensa del ambiente aseguran, por ejemplo, que son los intereses económicos los que están primando y por ello, por ejemplo:

  1. Se están dando concesiones hidroeléctricas a diestra y siniestra, sin medir científicamente la capacidad hídrica de las cuencas;
  2. se está permitiendo la minería a cielo abierto pese a los daños ambientales y sociales a largo plazo;
  3. se están dejando sin efecto resoluciones que declaraban áreas protegidas a zonas de manglares para permitir así el desarrollo inmobiliario y,
  4. se está comprometiendo el estatus de Patrimonio de la Humanidad de varios sitios históricos como Panamá La Vieja, Fuerte San Lorenzo, Portobelo y el Casco Viejo, porque el gobierno está empeñado en construir carreteras que vulneran su valor o, sencillamente, no está invirtiendo en la conservación de estos sitios.

El de Martinelli es un gobierno sin conciencia de lo que significan los derechos humanos y la vida digna.

Como en el resto de los países de Latinoamérica, desprecia a los grupos indígenas y sus ideales de vida. Como “políticas sociales” mantiene una serie de programas de bonos o subsidios sin garantía de persistir porque son utilizados como armas de campaña y no responden a políticas de Estado.

Por si fuera poco, las nuevas generaciones parecen estar condenadas a recibir la misma mala educación que pervive desde hace 40 años, sin perspectivas reales de cambio, porque en el Ministerio de Educación se ha nombrado una ministra creyente en la más conservadora de las líneas de la iglesia Católica. ¿La consecuencia? No ha sido posible implementar una educación sexual integral y científica, y los casos de embarazos precoces y prevalencia de VIH e infecciones de transmisión sexual continúan en aumento.

Quizás lo más grave es que el sistema educativo panameño no educa, tan solo instruye, y está afanado en capacitar para llenar las vacantes que requiere el mercado.

La última gran estocada del gobierno de Martinelli ha sido el veto total del proyecto de ley para impulsar la cultura del país. Pese a los años de consulta y al hecho de que la representante del área del Ejecutivo estuvo en la discusión, Martinelli rechazó la ley y, con ello, la posibilidad de invertir más recursos en un sector que, si sobrevive, es por las ganas y el ahínco de quienes piensan, escriben, cantan, dibujan, bailan y promueven las artes en general.

Vivir el gobierno de Martinelli no ha sido fácil, lo repito. Soy una mujer criada en dictadura -según me dicen, porque nunca fui consciente de aquello sino hasta que vino Estados Unidos y nos dejó caer bombazos, fuego y muerte- que siente temor por lo que ocurre y por lo que podría pasar. Porque Martinelli piensa que la “democracia es continuidad” -y arenga a las masas diciéndoles que si [su partido político] Cambio Democrático no sigue más allá del 2014 perderemos la beca universal y la mochila gratis, y el subsidio a los viejitos que nunca cotizaron, y el ángel guardían para los discapacitados-, porque piensa que crecimiento es desarrollo, porque es avaricioso, derrochador de los dineros del Estado, ultrasensible a las críticas y autoritario, como siempre se supo que era en sus supermercados.

El presidente panameño se ha asegurado no solo de tener el poder presidencial sino el control de la Asamblea de Diputados y de la Corte Suprema de Justicia. En este país, además, protestar en la calle es motivo de cárcel.

La cosa, sin embargo, no sería “tan” grave si existiera conciencia social. Pero resulta que, ya sea porque estamos demasiado ocupados ganándonos el pan o, peor aún, porque la “educación” nos ha vuelto masa indiferente- el panameño no protesta, no exige, no se moviliza. Y cuando otros lo hacen, casi siempre el gobierno se encarga de decir que tan solo son “maleantes”, “borrachos”; “comunistas” o “cuatro gatos” con intereses oscuros y particulares.

Los ciudadanos, mientras tanto, asienten.

http://otramerica.com/opinion/panama-y-su-mentira/2035

 

La revuelta de las trenzas en Panamá

Afrodescendientes

Domingo 20 de mayo de 2012

El lunes 21 de mayo, en Panamá, lucir trenzas tiene un significado poderoso. Como nunca antes, un peinado se ha convertido en el símbolo de un valioso acto de protesta cívica y pacífica; como una forma enérgica y creativa de decir que las reglas no son buenas si violentan nuestra identidad y el derecho a la cultura. La comunidad afrodescendiente levanta su voz… y sus trenzas.

Por Roberto Quintero (Especial para Otramérica)

En el marco del Mes de la Etnia Negra, este 21 de mayo se celebra el Día de las Trenzas. No es una celebración oficial realmente, de esas que forman parte de la agenda estatal panameña. De hecho, es la primera vez que se celebra y se perfila más como un interesante experimento que ha generado efervescencia, excitación y mucha expectativa en la sociedad. Sobretodo a lo interno de la Coordinadora Nacional de Organizaciones Negras Panameñas (Conegpa), agrupación que ha convocado la actividad.

¿Cómo o por qué una simple trenza dice más que mil palabras y logra tal protagonismo? A principios de abril de este año, un reportaje (Su hija no puede venir a la escuela con ese peinado, en La Prensa del 2 de abril) daba cuenta de una medida racista y absurda de las que son víctimas las niñas y adolescentes afrodescendientes: en los colegios públicos y privados del país, les prohíben asistir a clase peinadas con trencitas y moñitos; obligándolas, aunque no tácitamente pero sí de forma velada, a alisarse el pelo.

La denuncia de una madre ante los medios, puso en la palestra pública una situación que realmente no es nueva y que también alcanza a las mujeres negras adultas, que son orilladas igualmente a alisarse el pelo para obtener puestos de trabajo. La noticia propició que muchas hablaran de la castración cultural que han padecido en silencio durante años, sin que se diera antes la coyuntura para ventilarlo públicamente.

Según el censo de 2010, la población afrodescendiente en Panamá es del 9,2%, unas 313.000 personas

Roto el silencio, hoy la situación es otra y el debate en torno a las trenzas, ha permitido una interesante y necesaria discusión en torno a la discriminación y el respeto a la identidad cultural. Lo que no deja de ser llamativo en una sociedad como la panameña, con un alto porcentaje de población negra.

Es más, uno de los aditamentos más curiosos e irónicos de esta polémica, es que la actual ministra de Educación, Lucy Molinar, es afrodescendiente. Y aunque ella no tiene la culpa, los panameños esperaban que al menos tomara cartas en el asunto, por empatía y solidaridad con el grupo étnico al que pertenece. Y así fuese china, el absurdo total que revela la norma anti moñitos, que más que racistas es claramente antinatural, invitaba a que tomara una postura en este caso.

Sin embargo, cuando finalmente habló, negó que las trenzas estén prohibidas en los centros escolares y desvió la atención hablando de pelucas de colores. ¿Por qué? Nadie sabe. Lo que sí es evidente es que desaprovechó una oportunidad única para mostrarse orgullosamente negra, calmar las aguas y meterse a la opinión pública en el bolsillo. Pese a todo, en la Coordinadora Nacional de Organizaciones Negras Panameñas no pierden la esperanza de que la Ministra de Educación se olvide por 24 horas del cabello alisado que habitualmente luce y aparezca hoy con su cabellera trenzada, en apoyo al Día de las Trenzas.

Claro que de una sola persona no depende el éxito de esta campaña que, a ciencia cierta, no se sabe la acogida que tendrá. El sábado, en una exitosa jornada de peinados organizada por la Conegpa, había mucha expectativa por descubrir cuántos apoyarán el llamado a enviar a sus niñas con trencitas al colegio, sin distingos de etnias. Y no solo eso, cuánta gente, sin importar la edad o el género, se animará a lucir las trenzas que, como nunca antes, son al mismo tiempo motivo de discordia y esperanza en Panamá. Pronto se sabrá la verdad.

http://otramerica.com/radar/la-revuelta-de-las-trenzas-en-panama/1956

Defensoras de la vida, el territorio y la madre tierra

Miércoles 07 de marzo de 2012

.

El 8 de marzo es el día internacional de la mujer trabajadora. En todos los países de Sur y Norte se violentan los derechos de las mujeres. En la defensa de la vida, el territorio y la madre tierra, las mujeres tienen un rol activo. Resisten en primera línea proponiendo alternativas . Presentamos algunos casos.

Por Guadalupe Rodríguez / Salva la selva

Son legión las mujeres latinoamericanas y caribeñas que están en primera línea de las luchas continentales. En todos los territorios, en todas las trincheras. Estos son sólo algunos casos… cuéntanos más:

Panamá: por la dignidad de las mujeres indígenas en resistencia

El gobierno panameño incumplió su palabra y autorizó la explotación minera e hidroeléctrica en su territorio. Cuando la Comarca es amenazada, los Ngäbe-Buglé trabajan en conjunto. En febrero 2012, indígenas Ngöbe Bougle reaccionaron saliendo a la calle. Fueron ocho días de protesta. El saldo: represión, dos muertes de manifestantes, agresiones sexuales a mujeres por parte de la policía y decenas de heridos. En el largo proceso de resistencia, las mujeres Ngäbe han demostrado en las manifestaciones y en las protestas en el río Tabasará, en Changuinola, en ciudad de Panamá, que la defensa de la vida y el territorio es una de sus tareas. La cacica general del pueblo Ngäbe-Buglé, Silvia Carrera, se ha convertido en un símbolo de resistencia en Panamá. Ella junto a otras compañeras y compañeros ha liderado con dignidad la resistencia a las mentiras y la brutal agresión del Gobierno. Esta mujer Ngäbe, de Alto Laguna, corregimiento de Cerro Pelado (distrito Ñurum), participa de forma activa en la lucha de su pueblo desde que tiene 13 años.

Colombia: mujeres desaparecidas, amenazadas y violentadas

El 17 de febrero se cumplió un año de la desaparición en el departamento del Valle del Cauca de la ingeniera ambiental Sandra Viviana Cuéllar Gallego, activista y artista, nacida en Cali hace 26 años. Hoy aún no se sabe quienes fueron los autores de este crimen que hasta ahora está impune. Desde la Fiscalía colombiana no se ha dado mayor información sobre la investigación y sus avances. A Viviana le faltó la protección y seguridad que también necesitan otras muchas mujeres en su país. Como Rosalba Córdoba, lideresa afrodescendiente que maneja la embarcación de su comunidad en la cuenca del río Cacaricá, una firme defensora de los derechos humanos, mujer inquieta y práctica, al igual que firme a la hora de denunciar operaciones militares y paramilitares en su territorio. O como Yahaira Salazar, joven poeta también de origen afro, que conoció desde niña en carne propia lo que significa el desplazamiento forzado y las mentiras urdidas por el estado colombiano alrededor de la desmovilización de los paramilitares. O Emilsen Manyoma, joven madre que en medio del control militar y paramilitar consentido por el Estado en el Bajo Calima y San Juan se opone al narcotráfico afirmando su derecho a la producción limpia, a la soberanía alimentaria, a la protección de la biodiversidad. Luz Marina Cuchumbe, mujer indígena y madre de seis hijas e hijos, una de las cuales fue ejecutada extrajudicialmente y luego presentada por diversos medios de comunicación de masas como guerrillera junto al compañero que murió a su lado y a un superviviente. Ellas no constituyen casos aislados, sino que forman parte de una terrible realidad social para las mujeres.

Mujeres ecuatorianas construyendo del Buen Vivir

La Asamblea de Mujeres Populares y Diversas del Ecuador – AMPDE expresó en enero 2012 su voz de rechazo al comienzo de cualquier actividad minera en el país. Como alternativa, apuestan por la construcción del Buen Vivir como eje de desarrollo. En un manifiesto afirman que “propuestas extractivistas lejos de traer bonanza para todos y todas, serán causa de conflictos, tensiones, violencia y división social, perpetuando la pobreza y la desigualdad”. Es urgente caminar hacia un nuevo modelo de desarrollo post-extrativista, basado en el cumplimiento de los derechos de la naturaleza y soberanía sobre nuestros recursos naturales. Rechazan también la criminalización de la protesta que sufren mujeres y hombres que participan de la organización social en su país. Otra organización, Mujeres Defensoras de la Pachamama, conmemoran el día 8 de Marzo bajo el lema “Mujeres de las Américas resistiendo a la minería”.

México Indígenas Zoques chiapanecas por la tierra y la propiedad comunal

En el conflicto territorial en la selva de los Chimalapas entre los estados mexicanos de Oaxaca y Chiapas, las mujeres indígenas zoques juegan un papel fundamental. Junto a otras mujeres, María García, presidenta de la Coordinación en Defensa del Territorio y los Recursos Naturales en la Zona Oriente de Oaxaca, participa activamente en la resistencia pacífica en las comunidades de San Antonio y Benito Juárez, contra la creación de un municipio chiapaneco en su territorio comunal que pertenece al estado de Oaxaca. Las mujeres zoques reprochan al gobierno de Oaxaca su desinterés, y exige que apoye esta protesta. Se trata de un conflicto agrario por la posesión de 47 mil hectáreas de selvas y bosques que enfrenta a zoques con ganaderos y talamontes chiapaneco desde hace más de 50 años. “Nuestros antepasados legaron la madre tierra; entonces nosotros tenemos que salvaguardarla también para heredarla a nuestros hijos, a nuestros nietos, a quienes vendrán después”, dice la indígena.

Honduras ¡Ni golpes de Estado ni golpes a las mujeres!

En noviembre de 2011, Feministas en Resistencia hondureñas repudiaron la masacre de campesinos en la región del Bajo Aguán. A pesar de la grave situación para los derechos humanos y para las mujeres en su país, denuncian públicamente que los asesinatos de campesinos son atribuidas al ejército paramilitar organizado por el terrateniente Miguel Facusse Barjum. Este habría atacado a los campesinos mientras descansaban y cuidaban de sus tierras. Demandan al régimen encabezado por Porfirio Lobo Sosa que los crímenes no queden en la impunidad y le hacen responsable de la escalada de violaciones de los derechos humanos del pueblo hondureño. La impunidad galopante refleja la incapacidad para investigar y castigar estos homicidios cometidos contra el pueblo en Resistencia.

Bolivia: Nunca más violencia contra la mujer indígena

Cuatrocientas mujeres indígenas representantes de 34 pueblos del oriente, chaco, amazonía y Tierras Altas marcharon a lo largo de 65 días en 2011 junto a sus esposos, hijas e hijos, hermanas y hermanos en defensa de su territorio amenazado por la construcción de una carretera. Durante la VIII Marcha Indígena en Defensa del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure TIPNIS se produjeron de parte del Gobierno machista y autoridades diversos ataques contra las mujeres -que se encuentran debidamente documentados. Destacamos la falta de justicia para procesar a los responsables de la represión policial ocurrida el 25 de septiembre de 2011. Ese día llegó una orden de dispersión de la Marcha. Aproximadamente 600 policías cercaron a quienes venían marchando, gasificaron el campo que ocupaban y reduciendo violentamente a quienes protestaban fueron alejados de su ruta. Las mujeres indígenas fueron reprimidas, maniatadas, amordazadas, golpeadas. Obligadas a esconderse en el monte, a saltar al río, despojadas de sus hijos e hijas, alejadas de sus esposos, privadas de sus pertenencias que fueron destruidas. Pero ellas fueron valientes para plantear la defensa de sus derechos constitucionales y continuar la caminata de 602 kilómetros hasta la sede de Gobierno donde todo el grupo hizo escuchar sus reivindicaciones. Así lograron el objetivo de detener la construcción de la carretera que partiría en dos mitades. Pocos meses después de este logro que dio la vuelta al mundo, la exuberante naturaleza enfrenta una nueva amenaza: el Gobierno busca activar nuevamente el proyecto vial y ha comenzado una persecución judicial contra las mujeres lideresas de la VIII Marcha y otros compañeros y compañeras defensoras de los derechos indígenas.

Mujeres del Movimiento sin Tierra de Brasil en lucha por la reforma agraria

En Brasil, los grandes latifundistas acaparan enormes extensiones de tierra, mientras miles de familias no tienen acceso a la tierra. Por ejemplo, extensas áreas de cultivo han sido usurpadas para implementar monocultivos de eucalipto. El Movimiento de los Sin Tierra lucha incansablemente por la reforma agraria, denunciando la lentitud del proceso y llevando a cabo ocupaciones de tierras, campamentos y asentamientos.

Así sucede también en plena mata atlántica, en el estado de Bahía. En el municipio Alcobaça-Bahia la madrugada del 1 de marzo de 2012, 1150 mujeres campesinas del MST, de varios campamentos y asentamientos de la región ocuparon la hacienda Esperança, propiedad de la empresa Suzano Papel Celulose. El objetivo central de la ocupación es denunciar el destrozo social y ambiental que provocan las grandes empresas de eucalipto en la región. Expulsión del campo, desempleo, pobreza y desigualdad social son las consecuencias directas. Las mujeres piden una reforma agraria real, mayor agilidad en el proceso y un mayor interés por parte de las autoridades. En el estado de Bahía son 23 mil las familias acampadas del MST, algunas desde hace 8 años. Esta es la segunda ocupación en el Extremo Sur de Bahía, y el sexto año consecutivo que las mujeres del MST realizan acciones visibles y reivindicativas de la mujer campesina y sus problemas durante el 8 de marzo, día de la mujer trabajadora.

¿Qué puedes hacer tú?

Todas y todos quienes lo deseen, pueden participar de una ciberacción conmemorativa del 8 de marzo, día de la Mujer Trabajadora desde la página web de Salva la Selva.

Compilado por Guadalupe Rodríguez, en base a informaciones y comunicados de Otramérica, Justicia y Paz, Mujeres Populares y Diversas del Ecuador, Mujeres Defensoras de la Pachamama (http://defensoraspachamama.blogspot.com/), Maderas del Pueblo,Feministas en Resistencia hondureñas (http://feministascrenresistenciaalgolpe.blogspot.com/), Marielle Cauthin y Campaña en Defensa del TIPNIS, Movimiento sin Tierra MST de Brasil y Salva la Selva

http://otramerica.com/personajes/defensoras-de-la-vida-el-territorio-y-la-madre-tierra/1647

‘Nos gritaban: indio visto, indio muerto’

Panamá / Pueblos Originarios

Domingo 04 de marzo de 2012

El primer informe independiente sobre violación de Derechos Humanos en la represión violenta de las protestas indígenas antimineras en Panamá retrata a un estado transgresor. Las organizaciones denuncian la violación de, al menos, 15 derechos y recogen testimonios estremecedores.

“Estamos profundamente consternados por  el poco valor que se ha reconocido a la vida de la ciudadanía Ngäbe, Buglé y campesina”

Por Equipo Otramérica

Me agarraron por el pelo y me tiraron al piso, me tiraron gas en los ojos, mientras me daban golpes en todo el cuerpo y me decían que no gritara. Me arrastraron hasta el carro de la policía y me amarraron los brazos hacia atrás. Así estuve muchas horas. Los policías me decían que todos iban a ser maridos míos, discutieron largo rato para ver quién era el que me iba a violar, hasta que uno dijo que solo él iba  a hacerlo. En el bus se pusieron en rueda y el violador se tapó la cara para que no se la pudiera ver, empezó a forcejear conmigo, hasta que me pusieron un arma en el pecho y me amenazaron de que me iban a matar si no dejaba de gritar y no lo dejaba violarme. Me desnudaron delante del grupo y mientras me violaba los otros también se reían, me tocaban y decían cosas vulgares”. Este es uno de los testimonios recogidos por el equipo de campo que ha realizado el primer informe de DDHH sobre los graves sucesos registrados entre el 4 y el 7 de febrero de 2012.

La Coordinadora de Mujeres Indígenas de Panamá (Conamuip), el Centro de Incidencia Ambiental (CIAM), la Alianza Ciudadana Por Justicia / CEASPA y la Comisión de Justicia y Paz son las organizaciones firmantes de un informe basado en entrevistas directas a víctimas y organizaciones sociales y gremiales de la zona afectada.

Entre las principales constataciones, se denuncia “al menos 15 tipos de violaciones a los DDHH, todas ellas presuntamente cometidas por agentes del Estado” y se señala que “gran parte de los manifestantes eran mujeres y menores de edad, ya que familias enteras bajaron de sus comunidades hasta los puntos de movilización”. También se indica que “no existen indicios que las personas convocadas por la Coordinadora y las autoridades tradicionales hayan utilizado armas letales. Solo usaban piedras para defenderse”, pero sí hay “indicios de que el Estado, además de medios y procedimientos para el control de multitudes y disturbios civiles, utilizó tácticas militares y armas letales, o armas no letales en forma letal”. Por si fuera poco, las fuerzas de seguridad “utilizaron buses del MEDUCA [Ministerio de Educación] para privar de libertad, maltratar y trasladar a los centros de detención a las y los ciudadanos indígenas detenidos”.

“Tiraron a quemarropa con calibre 38. Fui seguridad por 12 años y conozco de armas y municiones. Nos disparaban como a 5 o 6 metros de distancia, a un muchacho de Cerro Sombrero le dispararon en la rodilla, iba a refugiarse en una casa, no llevaba nada en sus manos, solo iba huyendo”

El informe detalla los derechos humanos vulnerados y los ordena por categorías señalando pruebas y testimonios en las violaciones del derecho a la vida, a la integridad física, a la integridad sexual de las mujeres, a la libertad de expresión, a las garantías constitucionales, al debido proceso, a la igualdad ante la ley (no discriminación), a la inviolabilidad de las comunicaciones privadas, a la libertad personal, a la circulación, a la propiedad privada, a la protección de la niñez y la adolescencia, a la protección a personas con discapacidad, a la salud y a los derechos específicos de los pueblos indígenas.

Hay que recordar que durante la brutal represión fueron asesinados por impacto de armas de fuego dos de los manifestantes, uno de ellos con discapacidad mental.

No hay procesos abiertos contra los responsables intelectuales ni materiales de estos graves hecho, como tampoco se ha procesado a los funcionarios involucrados en la represión letal de las manifestaciones indígenas en Bocas del Toro a mediados de 2010.

“Es evidente la violencia racista que se dio. Bastaba con que te vieras como indígena o tuvieras rasgos parecidos para que te detuvieran. Muchas mujeres se quitaron las naguas y se vistieron con ropa latina”

Ante la gravedad de los hechos, las organizaciones que han realizado el informe exigen la constitución de una “Comisión Penal para dar seguimiento a los expedientes y corroborar si la investigación del Ministerio Público cumple efectivamente con las normas y procedimientos establecidos en la ley”, así como “una Comisión Internacional para solicitar medidas urgentes a los órganos de control y corroborar si se cometieron delitos contra la humanidad”.

También piden que se cree “una Comisión sobre Uso de la Fuerza para profundizar en el examen técnico de las tácticas, logísticas e instrumentos policiales-militares utilizados en los hechos” y “tomar este conjunto de casos como emblemático para llamar la atención sobre la crisis de institucionalidad democrática y de DDHH”.

De manera explícita, las organizaciones piden la creación de un equipo interdisciplinar que atienda a las víctimas de violaciones y abusos sexuales, especialmente a una menor de edad “revictimizada” al haber sido gravada en plena crisis nerviosa y haberse difundido las imágenes por redes sociales.

Las personas que participaron en el trabajo de campo hacen ver, al final del informe, su indignación con la forma de actuar de los funcionarios estatales. “La forma como un gobierno trata a los más humildes y excluidos de una sociedad  devela sus valores humanos, su forma de hacer vida en democracia y su visión del desarrollo nacional.  Estamos profundamente consternados por  el poco valor que se ha reconocido a la vida de la ciudadanía Ngäbe, Buglé y campesina”.

“Me dispararon y caí. Cuando traté de levantarme, me dieron un manducazo por la espalda. Salí corriendo, me tiré por una cerca y me escondí detrás de una casa. Desde ahí vi cómo agarraron a un Bugodai [seguridad tradicional indígena] y como entre ocho guardias lo pateaban. Lo obligaron a ponerse en cuatro y se le montaban encima haciendo que lo violaban y le decían: ‘¿Fuerza armada? Si ni siquiera pudiste defender a tu gente, aquí menos te podrás defender tú mismo. Ahora te vamos a violar’. Seguían golpeándolo mientras el Bugo se callaba. Luego de un rato lo esposaron y lo tiraron en un carro.”

 

http://otramerica.com/radar/nos-gritaban-indio-visto-indio-muerto/1625

Hagan silencio

Panamá, lunes 27 de febrero de 2012

.

¿Cómo estar tranquilos? ¿Cómo guardar la serenidad ante tanta desfachatez? ¿Cómo sentirse en plano de igualdad? ¿Cómo creer en promesas? Algunas de las preguntas que se hace Jorge Sarsaneda sobre el llamado “diálogo” entre el Gobierno de Panamá y los pueblos Ngäbe y Buglé.

Jorge SarsanedaJorge Sarsaneda

Jorge Sarsaneda es secretario de la Coordinadora Nacional de Pastoral Indígena de Panamá y tiene una amplia trayectoria de trabajo social y político con las comunidades Ngäbe-Buglé de Panamá.

Por Jorge Sarsaneda

En estos días hemos leído y escuchado declaraciones de los señores obispos en los periódicos y televisoras acerca del “diálogo” que se está dando en la Asamblea entre gobierno e indígenas. Como hermano y con respeto, comparto mis reflexiones acerca de las mismas.

Me parece bien que los obispos se interesen y que digan su palabra al respecto. Me parece bien que insistan en que haya diálogo y que la gente se escuche mutuamente. Por supuesto que apoyo el que haya un acuerdo por el bien común.

Sin embargo, no me parece que se insista en aprender a hacer silencio. Los indígenas lo han guardado durante siglos. Así decía la proclama insurreccional en La Paz, ya en 1809: “Hemos guardado un silencio bastante parecido a la estupidez”. Creo que los indígenas ya no quieren, no pueden, no deben guardar silencio.

“Diálogo”. Lo pongo entre comillas porque me parece que es sumamente difícil que uno dialogue con quienes le han matado a familiares y amigos, han herido a sus vecinos, han violado a sus mujeres, los han golpeado e  insultado, por sólo señalar lo que pasó hace menos de un mes. ¡Y ni siquiera han pedido perdón!

Los señores del gobierno han insistido en mentiras una y otra vez, y los indígenas han aguantado, una y otra vez. ¿Cómo estar tranquilos? ¿Cómo guardar la serenidad ante tanta desfachatez? ¿Cómo sentirse en plano de igualdad? ¿Cómo creer en promesas?

¿“Diálogo sin precondiciones”? ¿El respeto a la vida es una ‘precondición’ o es una condición sine qua non? ¿El respeto a la cultura es una ‘precondición’? ¿El actuar con justicia es una ‘precondición’?

¿Por qué durante 15 años los gobiernos no se interesaron por la Ley 10 y ahora sí les importa por dónde va “la línea” de la Comarca? Ellos bien saben que la tal línea fue lo máximo que pudieron lograr los ngäbe y los buglé para defender su tierra. ¿Ahora sí importa la ley?

Los señores obispos conocen muy bien las comunidades buglé de Santa Fe, por poner un ejemplo. Saben que están fuera de la Comarca a pesar de todas sus luchas. ¿Qué pasaría si el gobierno quiere hacer una hidroeléctrica en el río Calovébora, el Luis, o el Guázaro? ¿Ahí vale la ley o la vida de la gente? ¿Y las comunidades que están a uno y otro lado del río Belén y van a ser envenenadas por la minería irresponsable? ¿Qué les decimos?

Creo que, en esta coyuntura, la Iglesia católica, en sus obispos, sacerdotes, religiosas y catequistas que trabajan en la Comarca, ha hecho un buen trabajo. Hay que seguir haciéndolo. Hay que mantenerse al lado de los indígenas. Me parece que es lo que hubiera hecho Jesús.

http://otramerica.com/opinion/hagan-silencio/1600

Panamá: El brillo del cobre ciega al gobierno

Por Marco A. Gandásegui, h. / ALAI AMLatina

Viernes, 10 de Febrero de 2012Panamá: El brillo del cobre enceguece al gobierno
Por 3ª año consecutivo el gobierno de Martinelli reprimió al pueblo ngobe-buglé en su propia comarca. En 2010 cobró 2 vidas de obreros en Bocas del Toro. El fin de semana asesinó en San Félix al trabajador ngobe, Jerónimo Rodríguez, hirió a 50 manifestantes y detuvo a cerca de 100 manifestantes.

Por tercer año consecutivo el gobierno del presidente Ricardo Martinelli reprimió al pueblo ngobe-buglé en su propia comarca situada en el extremo occidente de Panamá. En 2010 cobró 2 vidas de obreros en las bananeras de Changuinola, Bocas del Toro. El fin de semana pasado el gobierno asesinó en San Félix al trabajador ngobe, Jerónimo Rodríguez, hirió a 50 manifestantes y detuvo a cerca de 100 manifestantes.

El país fue sacudido desde el 31 de enero por una insurrección generalizada de los ngobe que protestaban contra un proyecto de ley en la Asamblea que permitiría la explotación minera e hidráulica en la Comarca. El rechazo de los desmanes del presidente y su equipo de gobierno se extendieron a casi todas las provincias del país. Los negocios han sufrido fuertes pérdidas y la imagen del país se ha deteriorado en el exterior. Las capas medias se sienten inseguras y hay incertidumbre. El pueblo – el 80 por ciento de la población – sospecha que si hoy son los ngobe, mañana las víctimas de la represión pueden ser sus propios hijos.

El acuerdo de San Lorenzo entre el gobierno y la dirigencia de la coordinadora ngobe buglé, alcanzado el 7 de febrero con la mediación de la Iglesia católica, puso fin a las protestas que sacudieron al país durante casi 10 días. Sin embargo, no eliminaron y tampoco mitigaron las causas del conflicto. Rogelio Montezuma, fiscal de la Coordinadora de los Pueblos Indígenas, denunció que hay más de 200 desaparecidos. Sus familiares dicen que la lucha ngobe no ha terminado. “Ahora es que comienza” y seguirán vigilantes de que se cumpla lo acordado.

La insurrección ngobe buglé tiene una explicación muy obvia y transparente. En cambio, la agresividad tipo criminal del gobierno es menos obvia y con motivos que no son tan fáciles de identificar.

Los gnobes han planteado desde hace varias décadas que no quieren que se desarrollen explotaciones mineras en el área que en 1997 fue declarada una comarca con sus leyes y reglamentos propios. En febrero de 2011 ante una ofensiva gubernamental, los ngobe lograron arrancarle al gobierno un compromiso de que enviaría a la Asamblea una ley prohibiendo la explotación minera. Renegando su palabra, un año después el presidente Martinelli hizo que la Asamblea de Diputados aprobara en primer debate un proyecto de ley que le abriera las puertas a la explotación minera en la comarca.

¿Por qué el presidente Martinelli está obstinado en reprimir al pueblo ngobe buglé?
Es una cuestión de negocios. El gobierno nacional no tiene proyecto nacional o interés por impulsar un programa de desarrollo para el país. En las entrañas de la comarca Ngobe Buglé está el yacimiento Cerro Colorado que contiene la reserva de mineral cuprífero más grande de América latina.

La mina que podría producir más de 25 mil millones de dólares en un período de 70 años es propiedad de la Corporación de Desarrollo Minero Cerro Colorado (CODEMIN), empresa del Estado panameño. La misma está autorizada por ley para hacer concesiones a empresas privadas para explotar su riqueza mineral. Cuando la CODEMIN fue creada en la década de 1970, el general Omar Torrijos era jefe de gobierno, se pensó que serviría para contribuir al desarrollo del país. En aquella época, el gobierno militar se asoció con tres multinacionales -Texasgulf, Canadian Javelin y Rio Tinto-Zinc – antes de abandonar el proyecto cuando los precios en el mercado mundial se desplomaron.

En la actualidad, el precio del cobre fluctúa entre los 5 y 8 mil dólares la tonelada. Con ese precio, la inversión en Cerro Colorado se recuperaría rápidamente. Los planes para explotar Cerro Colorado pasan por una concesión internacional con la participación de la trasnacional canadiense, Inmet Mining Corporation, el gobierno coreano y capitalistas nacionales.

La desesperación del presidente Martinelli y su equipo de gobierno para culminar con éxito el negocio, ha creado en el país una situación que limita con el caos. Su ministro de Seguridad Pública ha acabado con todos los resguardos de la Constitución Política. Interrumpió la comunicación inalámbrica en el área sin orden judicial. Allanó viviendas y detuvo a panameños que protestaban llevándolos a la ciudad de Panamá. El ministro de Seguridad admitió que los agentes de Policía portaban armas de fuego en los operativos contra los ngobe.

Según informes de los medios de comunicación, la Policía Nacional violó el derecho a la asistencia sanitaria, a la asistencia legal de los detenidos, el debido proceso al no poner a disposición de las autoridades judiciales a los detenidos en el plazo estipulado por ley y violó los principios básicos de protección de los menores de edad y limitó la libertad de prensa.

El Partido Alternativa Popular (PAP) anunció que acusaría al jefe de la Policía Nacional ante la Procuraduría General de la Nación por extralimitación de funciones. Igualmente, el PAP llevará una denuncia contra el ministro de Seguridad, J. Raúl Mulino, ante la Corte Internacional de Derechos Humanos por crímenes de lesa humanidad.

A pesar de los engaños y los diálogos frustrados, el pueblo ngobe-buglé se ha mantenido firme en su posición de no permitir que las empresas cupríferas extranjeras en combinación con los rentistas panameños destruyan sus comunidades. El plan de las multinacionales es explotar Cerro Colorado utilizando tecnologías de cielo abierto, mucho más económicas, pero también insostenibles. La población ngobe tendría que abandonar sus tierras y migrar hacia las ciudades.

Aún no es claro quienes serían los socios panameños de los canadienses y del gobierno coreano en la empresa cuprífera de Cerro Colorado. Se supone que el presidente Martinelli estaría a la cabeza del grupo empresarial local. En la actualidad, la Inmet canadiense y el gobierno coreano están a punto de iniciar la extracción de cobre en la mina de Petaquilla, en el distrito de Donoso, provincia de Colón.

Según el economista panameño, William Hughes, “aún cuando el gobierno del presidente Martinelli dice no estar interesado en explotar Cerro Colorado, la empresa canadiense Corriente Resources hace trabajos en el sitio con conocimiento del gobierno”. Todo indica que los empleados de la minera canadiense en la Comarca Ngobe Buglá realizan su labor en forma ilegal. Sin embargo, son ignorados por las autoridades. Hughes agrega que “Corriente Resources fue adquirida por empresas estatales chinas, la Tongling Nonferrous Metals Group Holdings Co. Ltd. y la China Railway Construction Corp. Ltd.”

Otra fuente de conflicto son las empresas que tienen proyectos de generación de energía hidráulica en la Comarca Ngobe-Buglé. Familiares de altos funcionarios del gobierno tienen intereses en estas empresas. Las represas que se construyen en la actualidad y las otras que aún están en la etapa de diseño, exportarán energía por la red mesoamericana hacia el mercado de EEUU.

Panamá, 9 de febrero de 2012.

– Marco A. Gandásegui, hijo, es docente de la Universidad de Panamá e investigador asociado del Centro de Estudios Latinoamericanos (CELA) Justo Arosemena.
http://marcoagandasegui11.blogspot.com

Tomado de: http://www.kaosenlared.net/america-latina/item/7375-panam%C3%A1-el-brillo-del-cobre-enceguece-al-gobierno.html

Panamá… el día en que el Gobierno se olvidó de los derechos humanos

Crisis

Domingo 05 de febrero de 2012

El actual Gobierno de Panamá tiene un triste historial en cuanto al respeto de los derechos humanos o en fidelidad a la verdad. Pero el domingo 5 de febrero y las horas previas serán recordados como un punto de inflexión. En Panamá está abierta una crisis sin precedentes, hay un civil muerto y decenas de heridos a manos de la Policía.

La población se ha levantado en varios puntos del país para protestar por el uso excesivo de la fuerza.

Ver también: Última hora/ Vuelven los enfrentamientos en Viguí

Por Equipo Otramérica

Este domingo ha sido triste en Panamá. Numerosos ciudadanos han escrito a Otramérica mostrado su rabia, las redes sociales han destilado impotencia. El Gobierno desató desde las 6 a.m. la represión contra los indígenas Ngäbe que mantenían cortada la vía Interamericana desde el pasado martes. Las mentiras de la versión oficial, la preparación de la acción policial (que incluyó el corte de todas las comunicaciones policiales en la zona), los ataques a miembros de la Iglesia católica o, incluso, a la Defensora del Pueblo (favorable en inicio a la intervención policial) han marcado un día funesto para las libertades y los derechos humanos en el país.

La reacción solidaria con los Ngäbe reprimidos se ha multiplicado en Chiriquí, Darién, Bocas del Toro, Veraguas y la ciudad capital. Para el lunes 6 de febrero ya hay diversas convocatorias. La noche comienza en tensa calma, con la carretera semiabierta al tráfico, un inmenso dispositivo policial y los manifestantes tratando de reagruparse y cerrando parcialmente en otros puntos.

Ha tenido que haber un muerto para que los medios internacionales comerciales miraran a Panamá, pero ahora ya es un hecho. Otramérica ha acompañado el proceso de la lucha antiminera de los Ngäbe desde hace tiempo y el 5 de febrero se lo hemos contado así:

Sigue leyendo