Quijotes contra empresas eólicas en México

Pese a las amenazas de muerte, el hostigamiento y ahora la intención de encarcelar a defensores de derechos humanos, los pobladores del istmo mantienen el pulso a las eólicas y han tenido algunos éxitos: un proyecto se ha paralizado y ahora será sometido a consulta; y los contratos de otro podrían ser anulados

Juan Martínez se escabulle en la oscuridad todavía no muy cerrada de su humilde casa buscando el interruptor de la luz. Su hija da las últimas puntadas del día al bordado de un huipil. Juan cruza la sala con rapidez y mete la mano entre un nudo de cables enmarañados. ‘Clic’. “Miren”. La bombilla se prende. Los visitantes no salen de su asombro.

“Allá adentro tengo otra”, justifica. Alumbrado por esa luz, rebusca en un cajón y muestra uno de sus pesares: un factura de marzo de 2011 de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) por un importe de 12.732 pesos (unos 800 euros),  50 veces más de lo que pagaría alguien en un departamento de Ciudad de México con todo tipo de tecnologías y electrodomésticos.

“¿Cómo la iba a pagar?”, susurra el pescador. Desde entonces, es considerado moroso por la compañía, que le cortó el servicio.

Pero no es eso lo que más preocupa al señor Juan. Lo que le quita el sueño es otro tema vinculado también a la electricidad: los peces.

“Cuando en noviembre de 2012 llegó Mareña Renovables [una empresa eólica] perforaron en la barra [el pedazo de tierra que separa la laguna superior de la inferior, ya cerca del mar] y perdimos todo el producto”, explica otro pescador zapoteco, Isidro Guerra.

“Golpeaban (barrenaron) el subsuelo profundo y murió pescado”. Guerra no ofrece explicaciones técnicas ni declaraciones de impacto ambiental, sino una prueba para él irrefutable: “Vimos peces muertos”.  Y luego otra. “En Playa San Vicente, donde hay un parque eólico, no queda nada y vienen a pescar aquí, pero no hay para todos”.

El señor Juan y el señor Isidro hacen todos estos comentarios en los intervalos de una asamblea de la comunidad de Álvaro Obregón, perteneciente al municipio de Juchitán, en el estado de Oaxaca, al sur de México. Están en pleno istmo de Tehuantepec, apenas 200 km de tierra que separan el océano Atlántico del Pacífico y cuyo potencial eólico es el segundo mayor del mundo tras el de la Patagonia, con 4.000 horas de viento útil (casi medio año), según los expertos.

A partir de 2006 las compañías energéticas, muchas de ellas españolas, llegaron para quedarse (ahora están todavía más incentivadas con la reforma energética que liberaliza el mercado). Las autoridades, tanto estatales como locales, vieron llegar a la gallina de los huevos de oro y firmaron contratos que, la mayoría de las veces, solo beneficiaban al cacique de turno y no a la población. En otras ocasiones, las empresas negociaron directamente con propietarios de tierras contratos leoninos. 

Poco a poco se multiplicaron las críticas, cuando los pobladores comenzaron a ver que habían sido víctimas de abusos. Esa riqueza que las eólicas supuestamente iban a dejar en el pueblo ni les llegaba (algunas comunidades del istmo siguen sin luz), ni les interesaba a muchos de sus habitantes.

Como al señor Juan. Que solo aspira a pescar y pagar lo justo por las tres bombillas que alumbran su casa. Por eso él y sus vecinos se organizaron y desafiaron a las autoridades locales oficiales, y a los poderes económicos, arriesgando la vida. Porque en México disentir es peligroso y los matones, muchas veces a sueldo de las policías locales o estatales, florecen en cada esquina.

Ahora en Álvaro Obregón se gobierna de forma asamblearia y guardias comunitarios vigilan el paso de cualquier sospechoso. El objetivo es tener electricidad a precios razonables y que no instalen un parque eólico en sus tierras, zonas indígenas zapotecas donde habitan pescadores que no confían en los molinos como generadores de riqueza, sino en sus manos y en sus redes.

“En el momento en que la empresa entre, vamos a desaparecer, es la muerte de nuestra cultura, de nuestra forma de vida, de nuestra comunidad”, teme Pedro López, otro pescador.

En la asamblea de hoy, el señor Juan y sus compañeros ponen al día a Bettina Cruz, una de las fundadoras de la Asamblea de Pueblos Indígenas del Istmo de Tehuantepec  , de los avances en sus reuniones con el ayuntamiento de Juchitán, que prepara una consulta sobre la instalación del parque eólico.

“¿Ven? Ya les consideran interlocutores, ¡vamos avanzando!”, anima esa indígena zapoteca que lleva toda su vida en la lucha social.

De acuerdo a la Asociación Mexicana de Energía Eólica (AMEE), de 1994 hasta 2013, en el estado de Oaxaca se han proyectado dieciséis parques de energía eólica. Sin embargo, no existe un precedente de que se haya celebrado una consulta previa, libre e informada aunque es un derecho reconocido en el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo

Gracias a las movilizaciones y protestas de diciembre de 2012 los tribunales dieron la razón a las comunidades indígenas y ordenaron paralizar el proyecto llamado Mareña Renovables y que pretendía ser, según anunciaba la web de la empresa, el complejo eólico “más grande de Latinoamérica” con 132 aerogeneradores en 5.332 hectáreas.  Ahora la energética vuelve a carga bajo el nombre de Eólica del Sur pero si gana el ‘no’, el proyecto quedará bloqueado de nuevo.

El problema, explica Bettina Cruz, es que la consulta, ni será previa, ni será libre ni será informada porque “han vuelto las amenazas, el hostigamiento y la compra de voluntades”, como denunciaron en noviembre de 2014 varias ONG. En lugar de una especie de referéndum con urnas en el que vote cada ciudadano, los consultados son las organizaciones sindicales, empresariales, de mujeres, la gran mayoría vinculadas a los partidos políticos

LARGA HISTORIA DE ABUSOS

Pese a todos los problemas, llegar a la consulta es un éxito que ha costado sangre, sudor y lágrimas. Literal. Lo sabe bien Cruz, ingeniera  agrícola  que siempre tuvo claro que su lugar era la defensa del derecho a la tierra de su pueblo, el zapoteco, un derecho humano no siempre reconocido por los gobiernos de turno.

Justo después del fallo del tribunal en el caso de Mareña, el hostigamiento se convirtió en amenazas de muerte contra ella y contra otros líderes indígenas como contábamos en este reportaje en Periodismo Humano . Nadie murió entonces aunque hubo fuertes enfrentamientos cuando los pobladores bloquearon el acceso a la barra donde Mareña quería instalar los aerogeneradores. Cruz y otros defensores tuvieron que exiliarse y esconderse.

Ahora el objetivo de las autoridades es  encarcelar a la activista. “Ya sabemos las consecuencias de esta lucha, no vivimos en un país democrático”, asegura ella tajante. Es, denuncian las ONG, una forma de desactivar a los defensores molestos.

“Hay un patrón generalizado (…) de criminalización, detenciones arbitrarias, hostigamiento a las organizaciones, campañas de desprestigio, agresiones aparejadas a los intentos por imponer proyectos o extraer recursos minerales, sin el consentimiento de las poblaciones”, dice un informe de la Comisión Mexicana para la Defensa y Promoción de los Derechos humanos (CMDPDH).

Desde 2011, esta ONG documentó 106 casos de hostigamiento contra 282 defensores del derecho a la tierra y 19 organizaciones en 29  países. En el mismo periodo, 43 fueron asesinados y 123  sufren acoso judicial. Además,  95% de las violaciones de derechos contra los defensores quedan en la impunidad.

El caso de Bettina Cruz es uno de ellos. El delito por la que la persiguen fue participar en 2011 en una protesta pacífica   frente a la CFE en Juchitán para denunciar el alto precio de la electricidad  y exigir la libertad de Filiberto Vicente Aquino, indigena y comunicador comunitario binniza , acusado de robo de energia electrica. O dicho en versión del Estado: “privación ilegal de la libertad y delitos contra el consumo y la riqueza nacional”.

En 2012 la llegaron a aprehender, salió tras pagar fianza, pero el proceso continúa. Tiene que ir al juzgado cada mes  y en cualquier momento llegará la sentencia, aunque estas escasean en México (más del 90% de los crímenes quedan impunes) y pese a que 300 organizaciones y el alto comisionado de derechos humanos de la ONU se han posicionado a favor de la activista.

“Cuando estaba el conflicto tan fuerte durante el bloqueo de la barra, ir a firmar al juzgado implicaba que me pudieran matar por el camino”, asegura.

Cruz no oculta cierta intranquilidad, pero dice que está acostumbrada a los tiempos duros. Como aquel otoño de 2011 en Unión Hidalgo. “Era como una guerra, día y noche. La tensión con la energética Demex era tanta que hasta pedimos al gobierno que interviniera porque temíamos por nuestras vidas”.

Aquel conflicto con Demex, filial de la española Renovalia, que todavía está en los tribunales, alimentó la desconfianza de los pobladores del istmo hacia todas las energéticas.

“Vinieron con programas para mitigar la pobreza (Oaxaca es uno de los estados más pobres de México) pero lo que hacen relumbra un momento y luego cae”, explica Cruz. En parte, reconoce, por la corrupción que todavía impera en los partidos tradicionales y en las administraciones locales.  Pero las multinacionales siempre dijeron que ese no era su problema.

“Cuando llegaron los de Demex empezaron a coquetear con los propietarios  de las parcelas mediante chicas guapas que debían convencerles para que firmaran; al año siguiente rifaron una camioneta, luego comenzaron a ofrecer dinero”,  explica Juan Regalado, un dueño de tierras en  Unión Hidalgo que no rechaza a las eólicas, rechaza los engaños. “Nos dijeron una bola de mentiras, como que nos pagarían por hectárea y no por el espacio exclusivo del aerogenerador. Por eso firmamos”. Tampoco podían ni imaginar, que la energética incluso se atrevería a hipotecar sus tierras.

Cuando quisieron revisar las condiciones, la empresa se negó y llegó la violencia. “’Ya firmaron, ya se chingaron’, fue la frase repetida por el responsable de Demex, Fernando Ballester”, añade Regalado.

Fue entonces, octubre de 2011, cuando comenzó lo que Bettima llama ‘la guerra’: por un lado los propietarios bloqueando carreteras; por otro, la empresa y las autoridades locales que querían despejarles. “Pagaron a golpeadores y sicarios”, dice Regalado.

“En un momento dado llegó un grupo armado disparando, pensé que nos iban a matar”, rememora Bettina Cruz. “’Ahora sí pinche vieja cabrona’, me dijo uno de ellos. Pero el disparo no llegó”.

El enfrentamiento acabó con un muerto. “Era uno de ellos, que lo debieron matar de un disparo al aire pero acusaron a un compañero aunque nosotros no llevábamos armas. Tardaron dos años en liberarlo”.

La lucha por anular los contratos de Unión Hidalgo continúa a finales de 2014. La demanda de los propietarios fue aceptada por el tribunal agrario, mientras sus habitantes siguen sumando desagravios: se quejan de la cercanía de los aerogeneradores, del ruido que hacen. “La empresa incluso ha preguntado a los médicos si había más padecimientos del oído para ir a repartir más dinero, así funcionan”, dice una pobladora de Unión Hidalgo que pide el anonimato por seguridad.

“No es fácil luchar contra el sistema”, reconoce Bettina Cruz mientras visita a unos y a otros poniendo en común estrategias de lucha, siempre con ojos en la espalda por lo que pueda venir.

No es la única que vive con las amenazas de muerte o de encarcelamiento. Filiberto Vicente, de Santa María Xadani está en una situación parecida y por los mismos motivos. “Nos acusan de todo, yo soy secuestrador, él es ladrón, incluso me acusaron de traficante de armas”, dice socarrón mientras ofrece al visitante pequeños camarones que pescó en la mañana.  “Tuve que poner rejita en la casa”, explica, aunque es difícil creer que esos cuatro hierros puedan evitarle problemas.

El peligro de Vicente se llama ‘Radio Xadani’, una pequeña emisora comunitaria. “Empecé  a hablar de las eólicas y enseguida comenzó el hostigamiento”. En una ocasión incluso llegó la marina y el ejército, recuerda . “A veces me entra el miedo, a veces coraje”.

Él, igual que Bettina Cruz o el Señor Juan, no tiene luz y se enganchan al suministro a través de tomas que le presta algún vecino. La mitad de los 8.000 habitantes de Santa María Xadani está igual. No paga como parte de la protesta por las altas tarifas. “Me cortarán la luz pero no me pueden tapar la boca”, asegura Vicente.

Mientras se desarrolla la conversación, Bettina recibe una llamada. “Una camioneta sospechosa ha intentado entrar a Álvaro Obregón y los compañeros la han retenido”, cuenta. Según Cruz, son de Eólica del Sur o de la CFE e intentan pasar a hacer mediciones.  El ambiente se tensa pero al cabo de unos minutos, Cruz recibe otra llamada. “Ya se fueron, entraron en razón”.  Ya no hace falta que Filiberto Vicente interrumpa la programación para lanzar un mensaje de emergencia por Radio Xadani. No obstante, asegura que la situación está complicada en todo México.

“Está cabrón. Si no, vea cómo desaparecieron a los 43 estudiantes”

“Todo es parte de la misma lucha”, dice Cruz: la lucha por los derechos de los hombres y los pueblos.

_________________________________________

*Este trabajo se realizó con el apoyo de la Red de Periodistas de a Pie, en colaboración con la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos A.C. (CMDPDH), como parte del proyecto de protección de los defensores de derechos humanos financiado por la Comisión Europea. El contenido no refleja la posición de la UE * 

http://periodismohumano.com/economia/quijotes-contra-empresas-eolicas-en-mexico.html

México – Cada hora desaparecen en el país de 9 a 10 niños

Hidalgo
El Sol de Hidalgo,16 de diciembre de 2014

Por Alejandro Colón

Pachuca, Hidalgo.- Alrededor de 500,000 niños han desaparecido en los últimos seis años en México; es decir, entre nueve y 10 cada hora, de los cuales 58 por ciento tiene entre 4 y 12 años de edad y casi dos terceras partes son del sexo femenino, de acuerdo a distintas agrupaciones, reveló el secretario de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados, José Francisco Coronato Rodríguez.

Sin embargo, el legislador de Movimiento Ciudadano puntualizó que en México no se cuenta con una cifra exacta de niños desaparecidos, pues los datos de las instituciones gubernamentales y de organizaciones civiles difieren mucho en sus estimaciones.

En tal sentido, Coronato Rodríguez refirió que el Senado de la República ha difundido que de 2007 a 2011 el número de niños desaparecidos en el país ascendió a 150,000, esto es, de tres a cuatro niños cada 60 minutos.

En contraste, el portal de la Procuraduría General de la República (PGR) solo documenta a la fecha los casos de 1,385 niños robados o desaparecidos. Este último dato “demuestra falta de voluntad por parte del gobierno para resolver un problema que ya rebasó, por mucho, a las instituciones encargadas de la seguridad del país”, consideró.

Dado que en México no existe una base de datos oficial que indique la cantidad y mucho menos la identidad de los menores cuyo paradero se desconoce, o que compile las investigaciones relativas al fenómeno, el diputado federal promueve una iniciativa para expedir la Ley General que crea el Sistema Nacional del Registro de Menores Desaparecidos y Sustraídos.

También integrante de la Comisión de Seguridad Pública, Coronato Rodríguez afirmó que la ausencia de una base de datos eficaz de esta naturaleza, que permita a las autoridades competentes recabar y almacenar los datos de los menores desaparecidos, ha provocado que este grave delito pase inadvertido, “dejando en el olvido tanto la identidad como el dolor de los familiares de las víctimas”.

Asimismo, se contaría, por obligación, con una base de datos de ADN de los menores desaparecidos, además de que permitirá a sus familiares tener la certeza de que la información al respecto será únicamente para la localización de los niños.

Coronato destacó que la misma PGR calculó, en 2009, que anualmente desaparecen 45,000 menores de edad, siendo el Distrito Federal, el Estado de México y Jalisco, las entidades donde se registra el mayor número de casos. Abundó que se estima que los infantes terminan en Estados Unidos y Canadá, donde se llegan a pagar hasta 50,000 dólares por ellos.

No contar con una base de datos oficial, aseguró el diputado, resulta paradójico, ya que el delito de trata de personas, sea para explotación sexual, de trabajo o extracción de órganos, representa el segundo ilícito más lucrativo en el mundo, solo debajo del narcotráfico, pues se estima que tiene ganancias de 32,000 millones de dólares al año.

Ayotzinapa o la disolución del Estado mexicano

21 noviembre 2014

Alejandro Nadal – Consejo Científico de ATTAC España

Los crímenes en contra de los estudiantes de Ayotzinapa muestran un proceso que está en marcha desde hace tres décadas: la disolución del Estado mexicano. Hoy ya nadie, creo que ni en el gobierno, maneja la tesis de que ese crimen es una hazaña más de la delincuencia organizada. Con el tiempo se aclaró la profundidad del drama: el Estado mexicano es el autor de esta masacre, como lo fue en Tlatlaya y en tantas otras en los últimos años. La advertencia de Peña Nieto sobre el uso de la fuerza debió conjugarse en tiempo pretérito. La fuerza del Estado ha sido usada en innumerables ocasiones porque un Estado en desintegración siente no tener ninguna otra base para sostener el status quo.

En México el Estado de todos y para todos fue una aspiración que cristalizó en algunos artículos de la Constitución de 1917. Esos fueron los artículos de los derechos sociales, los que garantizaban la propiedad de la tierra comunal y ejidal, así como los derechos de los trabajadores. Ese anhelo también estaba plasmado en los preceptos relacionados con la propiedad originaria de la Nación sobre tierras y aguas dentro de los límites del territorio, así como de los recursos naturales en el subsuelo de la plataforma continental.

La ofensiva en contra de esos preceptos fundamentales del Estado mexicano arrancó tan pronto concluyó el congreso constituyente de 1917. Las raíces de la disolución del Estado mexicano emanado de la Revolución de 1910 están en los pactos que frenaron la movilización de masas ligada a la lucha armada. Y aunque ya desde los años cuarenta se puso en marcha una verdadera contrarrevolución, no fue sino hasta 1982 que las clases dominantes encontraron el aliado que habían esperado. La crisis de la deuda permitió destruir los cimientos del Estado mexicano, forzando la subordinación a un nuevo modelo económico que profundizaría la explotación de las masas.

Lo que quedaba del Estado de todos fue reemplazado y sólo quedó el Estado como espacio de rentabilidad del capital. Las ‘leyes de la economía’ se convirtieron en eficaz mecanismo de dominación, leyes supuestamente objetivas frente a las que la izquierda institucional no hizo nada. Incapaz de hacer una crítica del discurso del capital (la teoría económica), se vio obligada a renunciar a la posibilidad de identificar y abrir trayectorias alternativas. No pudo o no quiso darse cuenta que esas leyes económicas del neoliberalismo representaban la degradación última de la política.

El modelo económico que se impuso en México a tiros y jalones en las últimas tres décadas tiene dos características centrales. Primero, no puede ofrecer desarrollo económico y social porque el inmovilismo del Estado es la antítesis de las lecciones de la teoría del desarrollo económico. Segundo, es un modelo diseñado para recompensar la rapacería de una clase en la que se concentra cada vez más la riqueza y el poder económico.

Hoy las muestras de la desintegración se encuentran ante todo en la renuncia del Estado mexicano a ser el espacio privilegiado para dirimir controversias. No sólo en términos de proporcionar justicia a los más débiles, sino incluso para resolver los conflictos entre las diferentes esferas del capital. Para decirlo con Gramsci en su ensayo La conquista del Estado (publicado en L’Ordine Nuovo, 1919) el Estado mexicano hasta dejó de ser el espacio que unifica y disciplina a la clase dominante.

Las señales de la disolución están por todas partes. El poder ejecutivo está marcado por su ineficiencia y su profundo letargo, salvo cuando se trata de provocar y amenazar con el uso de la fuerza ‘legítima’. En las secretarías de estado se mueven papeles de un escritorio a otro, pero no hay comunicación con el mundo real. El poder judicial se ha hundido desde hace años en la corrupción y venalidad de sus funcionarios: la justicia cuesta dinero y el que no lo tiene debe olvidar sus aspiraciones de trato justo frente a la ley. El Poder Legislativo es un lugar en el que senadores y diputados se reúnen no para deliberar, sino para pasar lista y acatar instrucciones de cúpulas sometidas a intereses espurios. Los partidos políticos son tristes correas de transmisión del orden del capital y no ofrecen alternativas ni oposición democrática. Incluyo aquí a todos los partidos de las izquierdas institucionales que, por si fuera poco, hoy se han visto salpicadas por los crímenes de Ayotzinapa.

Es importante analizar la dinámica de la crisis orgánica del Estado mexicano. Las transiciones históricas son casi siempre violentas. En esos procesos sobrevienen con frecuencia los llamados y convocatorias de las juntas de notables para sacarle las castañas del fuego a los poderes establecidos. Serán las expresiones de un orden moribundo que todavía no es reemplazado por un nuevo estado de cosas. El devenir histórico está marcado por la incertidumbre y será necesario analizar cuidadosamente la situación para innovar responsablemente a cada paso del camino. Pero sin lugar a dudas será necesario avanzar hacia un mundo en que la sociedad política se someta plenamente a la sociedad civil.

Twitter: @anadaloficial

Artículo publicado en La Jornada

http://www.attac.es/2014/11/21/ayotzinapa-o-la-disolucion-del-estado-mexicano/

 

Ver también:

México:Sentencia del Tribunal Permanente de los Pueblos sobre México (2011 – 2014)  (en Kaos en la red)

La Directora General de la Unesco denuncia el asesinato de la tuitera mexicana María de Rosario Fuentes Rubio

La Directora General de la UNESCO, Irina Bokova, pidió hoy que se investigue la muerte de María del Rosario Fuentes Rubio, activista mexicana en redes sociales, sucedida en Reynosa, estado de Tamaulipas, como paso necesario para restaurar la independencia de los medios y el derecho de los ciudadanos a la información.

“Condeno el asesinato de María del Rosario Fuentes Rubio, una mujer valiente que utilizó las redes sociales para eludir los intentos de los grupos del crimen organizado de suprimir la información sobre sus actividades”, dijo la Directora General. “Es importante que las autoridades hagan todo cuanto esté a su alcance para procesar a los culpables de la muerte de Fuentes Rubio, porque ello permitiría fortalecer la independencia de los medios y el derecho a la información”, añadió la Directora General.

María del Rosario Fuentes Rubio era doctora en Medicina y trabajaba en una clínica de Reynosa, cerca de la frontera con Texas (Estados Unidos). Colaboraba regularmente con el blog Valor por Tamaulipas donde informaba sobre alertas ciudadanas y alentaba a las víctimas del crimen organizado a denunciar los hechos a la policía.

Fuentes Rubio había recibido numerosas amenazas mediante las redes sociales. Fue secuestrada el 15 de octubre al salir de su trabajo. Un día después, alguien publicó en su cuenta fotos de su cadáver.

Las condenas de la Directora General por los asesinatos de profesionales de los medios responden a la resolución 29 adoptada en 1997 por la Conferencia General de la UNESCO y titulada “Condena de la violencia contra los periodistas”. Figuran en la página web que la UNESCO dedica a los periodistas asesinados.

                                                   ****

Contacto: Sylvie Coudray, s.coudray@unesco.org,  +33 (0)1 45 68 42 12

La UNESCO es el organismo de las Naciones Unidas que tiene el mandato de defender la libertad de expresión y la libertad de prensa. El Artículo I de su Constitución declara que la Organización se propone “asegurar el respeto universal a la justicia, a la ley, a los derechos humanos y a las libertades fundamentales que sin distinción de raza, sexo, idioma o religión, la Carta de Naciones Unidas reconoce a todos los pueblos del mundo”. Para lograrlo, la Organización debe fomentar “el conocimiento y la comprensión mutuos de las naciones prestando su concurso a los órganos de información para las masas” y recomendar “los acuerdos internacionales que estime convenientes para facilitar la libre circulación de las ideas por medio de la palabra y de la imagen”.

http://www.unesco.org/new/es/media-services/single-view/news/director_general_denounces_killing_of_citizen_journalist_maria_de_rosario_fuentes_rubio_in_mexico/#.VE7XB2dZgXy

¡MÉXICO`43, hora de lucha!

Escrito por 

“La libertad no se conquista de rodillas, sino de pie, devolviendo golpe por golpe, infringiendo herida por herida, muerte por muerte, humillación por humillación, castigo por castigo. Que corra la sangre a torrentes, ya que ella es el precio de su libertad”

México es para el mundo lo que para un revolucionario la libertad

Tenía preparado para publicar un homenaje a una mujer que vivió la revolución mexicana, Leandra, l`abuelita que hizo la revolución. Recién cumplió 127 años. Pero ante la masacre de estudiantes la noche del 26 de septiembre, me niego a mirar para otro lado. Necesaria es la denuncia tanto como la amistad internacional apremia. Urge para que ruga como León de Tarapacá, enarbolar la dignidad de clase por encima de la deformidad humana. La indignación es denuncia, reacción, confrontación, solidaridad. Que la luz de la verdad prenda sobre nuestras conciencias, ensamble en lo más combativo, recorra los continentes del planeta y enarbole a los pueblos en lucha alumbrando lo más consciente en el desafío de la marcha internacional de los nadie “los que valen menos que nada”, su indignación es dignidad. Marcha con todos los medios a favor, que no se haga de rogar. Que México hermano, levante (amplíe) anclas, fije sus plantas en la tierra que le vio nacer para que brote a tiempo la rabia contenida. Se acerca la hora del estallido colectivo, hora de liberar la rabia amordazada, quebrantada, ira revolucionaria en marcha, todo es camino; océano es el oleaje de fuerza que dió vida a sus antepasados. Hay que liberar el Océano compadres, cuarta pared de la historia (nuestra historia), sin ella, sí que no somos nadie; México está gobernado por la mafia (la que más fomenta el crimen es la mafia gringa, junto con ellos todo el poder es mafia), y no por la ira de la rabia contenida como nudo en la garganta ¡Vamos compadritos! Qué esperas, hermano ¡¡Trinitaria de los campos de las vegas de Morelos, si preguntan por Zapata, diles que no ha muerto!!

El gringo apuntaló la degradación sobre México después de robar parte del país, y, al mundo entero domina, en diferentes dosis de putrefacción; nadie se salva del control de sus garras ideológicas y políticas, su devastadora economía, su cloaca bélica, militar, sus espías y su CIA minando hombres y mujeres “de ese otro lado del mundo” aunque otro mundo siga siendo posible. La mafia mexicana en unión con el gringo controla estados; sectores oscuros de la sociedad, gobiernos enteros y a sus serviles, ejércitos, policías (pequeñas y grandes mafias de éstos) economía, carreteras, aeropuertos. . . Porque el gigante, descomunal agujero negro de la corrupción capitalista en el mundo, sabe que sólo manteniendo en la miseria absoluta y cultural al pueblo, lo domina, doblega, anula; con su deformidad y sumisión triunfa. Así es como se abren camino entre valles y montañas, apuntando a la verdadera paloma de la paz, la gente de conciencia. Así es como a los malos gobiernos, los grandes criminales, les abren los portones de las embajadas y grandes palacios, fomentan mansiones y privatizan los grandes monopolios de las drogas y las armas; sus despachos son alcobas de corrupción de la patria por la que lucharan del lado de los diezmados los grandes de la dignidad, héroes internacionales de la libertad.

Ahí, entre la CIA y el Pentágono es que se cobijan los mengeles mandatarios mexicanos de la patria de Juárez, Villa y Zapata, entre miles de héroes más de la revolución mexicana. Encuentran solución a sus desmanes y lo que no consiguen doblegar lo eliminan. Es la ley del gringo impuesta sobre el pueblo mexicano, esclavitud y miseria. Es la barbarie institucionalizada en el poder. Vivimos la decadencia más degradante de la historia del mundo capitalista del amo imperial. Pablo Gonzalez le ordena a Guajardo que le finja un rendimiento, y al ver a Zapata disparan sus armas al llegar al campamento. . . El capitalismo es enemigo antagónico desangra y humilla para alimentar su ego en el dominio; la avaricia es monstruo demoledor. La izquierda (?) domesticada asume la llave de su confort (tarjetas bancarias y sobres con grandes sumas incalculables de “paz y democracia”), su palabra está llena de mensajes del capitalismo que reflejan la negra montura del jinete de la putrefacción; desmovilizan desangrando a los jóvenes de espíritu, su dignidad y combatividad. Otro mundo sin ellos nos espera, paso básico e indiscutible, tónico de libertad. Otro mundo en el que no te maten por ser intelectual competente y no marioneta partícipe de su corrupción; por ser periodista y contar la verdad sin tergiversar los hechos; por ser abogado y desnudar la Ley Damocles contra las legiones esclavas, disponiendo y manipulando a golpe de bota blindada la degradación sobre la tierra; matan, siempre matan.

LA DECADENCIA, su ruindad infinita. . .

(En México violan y secuestran a miles de mujeres)

Las desaparecen. Más miles que cientos cierran año tras año, los ciclos del escarnio de la injusticia, desesperación e impotencia. Las desaparecen en fosas clandestinas. Todo esto y más con la plena participación del imperio de Norteamérica y podridos malandros donde los haya además de asesinos, beneficiarios de la droga y de un estado que criminaliza a su pueblo, asesinando lo más consciente; cuanto más reafirma su independencia, cuando más enarbola su derecho a la libertad,

prohibido ser de izquierdas. A la orilla de un camino corté una blanca azucena, sobre el árbol frondoso y fértil de Villa, Zapata, y sus héroes, la llevo como una ofrenda: 43 estudiantes de magisterio, fueron perseguidos, acorralados por la mafia institucional de la ciudad de Iguala (estado de Guerrero), finalmente los docentes fueron detenidos por la policía con el beneplácito de militares y sicarios. Ocurrió el pasado 26 de septiembre. En pleno siglo XXI sigue dominando el gringo, “rubitos” nos siguen llegando y les abrimos la puerta. Y, ver vemos!, al diezmado pidiendo y a sus hijos llorando de hambre como extraños por su tierra. . . Los torturaron hasta desangrarlos.

Les arrancaron la piel de sus cuerpos, sus ojos.

Les metieron en fosas y quemaron vivos.

43 muchachos de izquierdas tentando a la buena suerte.

43 jóvenes rurales que estudiaban para llegar a ser maestros.

43 estrellas empeñadas en dignificar su existencia y la de la humanidad. 43 luces alumbrando el camino de la dignidad frente a la opulencia.

43 fueron los asesinados, banderas y soles contra el capitalismo carnívoro, sangriento.

México no necesita maestros.

Ni médicos ni periodistas necesita ni mujeres libres.

Ni México ni ningún país mediocre donde la ignorancia impera en los podres que se sostienen a lo fáctico.

Segura, de que el valiente pueblo de Guerrero, campesinos y estudiantes unidos, sabrán dar respuesta revolucionaria por justa a esta nueva masacre.

Segura, de que tarde o más temprano no quedará impune el derroche de crímenes de estado por todo México; vigente más que nunca el manifiesto de liberación del precursor de la revolución, Ricardo Flores Magón:

“La libertad no se conquista de rodillas, sino de pie, devolviendo golpe por golpe, infringiendo herida por herida, muerte por muerte, humillación por humillación, castigo por castigo. Que corra la sangre a torrentes, ya que ella es el precio de su libertad”

43 seres queridos entre 18 y 23 años fueron segados por el sable del criminal.

43 estrellas estrenaban juventud.

43 muchachos apiñados en una pira con parte de sus cuerpos mutilados entre gritos de dolor, fruto del villano vil, la tortura.

Y, el sicario prendió fuego, entre ramas y troncos vertió gasóleo sobre los 43 inmaculados cuerpos.

La orden de raptar a los 43 jóvenes partió del jefe de la policía, Francisco Salgado Valladares, y la de matarlos, de El Chuky, cabecilla de la mafia. Otros principales de la matanza fueron:

El Alcalde de Iguala, José Luis Abarca, y su jefe de seguridad, que tras el crimen, se dieron la fuga con todas las puertas a su favor; y el regidor, cuyo crimen mayor fue negar, “no había oído nada”. Se le vincula no sólo con el narcotráfico sino con la eliminación física de los jóvenes asesinados.

El sueño de Leandrita

(Nota histórica. A, la abuelita más longeva del mundo, Leandra Becerra Lumbreras)

Cuentan que Leandrita vivía en un poblado casi desértico al norte de México, dónde sólo la miseria era compañera de la parte más humana, pero oyó una voz popular que decía ¡¡No te rindas carajo!! Y el grito sirvió como autoestima a la entonces niña Leandra. Tierra en la que apenitas encontraban sustento; pero bellos pajaritos y mariposas sobrevolaban sus encantos y saludaban, espantando el calor agotador sobre la frente del hambre. afortunadamente haber había lagartos, zopilotes, gavilanes y algunas cabras desnutridas, aunque famélicas!, ayudaban el deambular de la dura existencia.

¡¡Resistir luchando es vivir!!

(Dijo la voz de una cabra a su chivito)

Leandrita tuvo que observar mucho y aprender de todo y de todos, la vida no es fácil. Desde que las cercas favorecieron a la propiedad privada de los grandes parásitos y hacinaron el mundo de hacendados, gracias a la esclavitud de los “bueyes”. ¿Y el agua?, ¡ay, ay, ay, el agua!, ese bien tan escaso para los nadie. . . Leandrita tenía una vieja guitarra que le habían regalado sus padres. Y, a la sombra de la higuera entorno a las hojas del fruto preciado, al atardecer cuando el sol resecaba menos su garganta, cantaba como esperando del horizonte donde el astro se esconde, la señal definitiva; la luz palpable que la guiara hacia la libertad donde la justicia no fuera un arma de guerra, si no sinónimo de esperanza y liberación.

Bajo el tintineo de los sueños de Leandra, el mar descansaba y brotaba entre el suave vaivén de su oleaje la añoranza de una vida, más allá del patente valle de lágrimas que arrastra al abismo ¡Cantar, Leandrita, cantaba con ganas! Y, de esas ganas del deseo brotó una nueva luz propia, cantaba hasta desfallecer. Era su voz grito de revolución que llegaba a través de las cordilleras, a toditos los cachetes que daban cuerpo al México añorado de norte a sur entre el este y oeste, penetrando entre colinas. Así expandía su eco contra la tiranía de los hacendados, caciques, subordinados, mediocres, militares, más militares y más policía que el imperio gringo imponía, curtiendo a lazo de látigo al hambriento.

Robar más allá del hurto de una gallina, robar y violar, patrimonio del hacendado. Escuela que patenta por encima de los seres civilizados; los secuestros también los registró su patente. Muertes anunciadas y muertes improvisadas. Los sicarios se envalentonan a base de opio y alcohol como sus grandes jefes, arrasando los valles de los diezmados por la miseria. Un día se despertó Leandrita agitada pero feliz, sus ojos y su sonrisa anunciaban la estrella de una nueva mañana nunca vista. Un viento revoltoso venía del norte. Miles de jinetes polvoreaban los caminos fusil al hombro y cananas repleticas sobre sus pechos henchidos de tierra y aires de libertad. No, aquél no era un ejército pertrecho de uniformes sádicos de los que te fuerzan, despluman y arrastran al barranco de la miseria absoluta. No, para nada, no eran sino campesinos; los muertos de hambre de “toda la vida” habían abrazado a conciencia un fusil de futuro, una estrella de la mañana. Eran guajiritos revolcados en la sal de la tierra, polvo y cicatrices del más que dios, astro que alumbra la tierra y junto con dios lluvia alumbra cosechas colectivas de esperanza sin aguijón tenebroso (lluvia seca), lluvia de muerte temprana.

Los ninguneados como Leandrita, eran personas forjadas a fuerza de bala, falsas promesas y látigo. Miles de mujeres y niños morían de desnutrición, enfermedades que los ricos imponían con mucha mala leche, toda la maldad del mundo es que escupía su boca y sus leyes desleales al pueblo trabajador. Entre los jinetes guerrilleros que como “fantasmas” a lo Cervantes, aparecían en pueblos y aldeas repartiendo las tierras confiscadas a hacendados, y alimentos de primera necesidad, se encontraba, Margarito Maldonado, el que luchara en la Revolución; el que regaló a Leandrita un rifle para que formara parte del deambular de sus días con sus noches. Margarito Maldonado, fue el primer gran amor de Leandra Becerra Lumbreras. Con su fusil al hombro y Margarito, pasó inolvidables tardes y hermosas noches compartiendo la llama de la dignidad, felicidad verdadera, esa que irradia los huesos formando estrellas en la mirada del mar, y bajo los ojos de la luna, los guerrilleros se besan.

¿A qué le tiras cuando sueñas, mexicano?
¿A hacerte rico en loterías con un millón?
Mejor trabaja, ya levántate temprano;
con sueños verdes solo pierdes el camión.

¿A qué le tiras cuando sueñas, mexicano?
Con sueños de opio no conviene ni soñar:
sueñas un hada. . . y ya no debes nada,
tu casa esta pagada, ya no hay que trabajar,
Ya ´stá salvada la Copa en la Olimpiada,
¡soñar no cuesta nada. . . que ganas de soñar!

¡Ah!. . . Pero eso sí. . . mañana si que lo hago,
pero eso sí. . . mañana voy a ir, pero eso sí. . .

mañana sí. . .

Así fue como Leandrita se convirtió en Adelita, fusil en mano se envalentonó y partió a hacer la Revolución con Margarito Maldonado, para luchar contra el tirano Porfirio Díaz. Corría el año 1910, aún los Bolcheviques con Lenin, no habían tomado el poder en la Rusia imperial y ya los famélicos guajiros mexicanos, estaban haciendo su revolución social con los bravos, Villa y Zapata al frente, luchando contra el tirano de su país y el gringo del mentado Norte, crápula anglosajón y sajón por angostura.

El sueño de Leandrita era el mismo sueño de, Cuauhtémoc y Moctezuma, el mismo de Benito Juárez y Cárdenas, Villa y Zapata; con los que compartió maíz, tierra, agua y amor, muchas lunas de miel bajo los ojos y futuro en la mirada. Pero los sueños, ay, ay, ay, los sueños sueños son. Los sueños duran sólo de la mano de conciencia cuesta arriba sin mirar atrás, y la revolución como los sueños no se desvanecen entre intrigas y salones de cuna del hacendado explotador, oligarca bancaria, rey del ladronicio, traiciones y cansancio. Porque el enemigo que es muuuucho, más que malo, sabe esperar para meterte en el pozo oscuro sin fondo, donde regenere el crimen entre asaltos y estafas. . . ¡Fíate de la virgen y no corras!, dijo Margarito Maldonado a Leandrita.

¿A qué le tiras cuando sueñas, mexicano?
Deja el tesoro que Cuauhtémoc fue a enterrar
Cuántos centavos se te escapan de la mano
buscando un taxi que jamás te ha de llevar.

¿A qué le tiras cuando sueñas, mexicano?
Que faltan niños pa´ poblar este lugar,
Sigue soñando que no hay contribuciones,
que ya no hay mordelones, que ya puedes ahorrar.
Sigue soñando que el PRI ya no anda en zancos,
que prestan en los bancos , que dejas de fumar.

¡Ah!. . . Pero eso sí. . . pero eso sí. . . pero eso sí. . .
¿A que le tiras cuando sueñas, soñador?

Capítulo II:

Los crímenes de Estado siguen haciendo historia

(MÉXICO, PARTE METEOROLÓGICO DEL MAR DE FUEGUITOS)

Estudiantes rurales normalistas asaltan el Palacio de Gobierno de Guerrero, pelotón de campanas al son de Villa Ayala. . . ¿porqué tocan tan dolientes?, refuerza la indignación en marcha haciéndose con el edificio que alberga el Poder Ejecutivo local. Las consignas de las campanas de Villa Ayala marcaron el compás de lucha, como en Chinameca con el insurrecto Zapata:

¡¡NO MÁS MUERTES CARAJO!!

Consiguiendo el “pelotón de a ciento” reafirmar la indignación, logrando se replegara el personal de vigilancia; tal fue la fuerza indignada contra el escarnio del crimen de Estado, logrando entrar en las áreas administrativas encuadradas en los edificios (palacetes) de Palacio. Un derroche de nombres alumbran los edificios de la esfera del crimen, tan esféricos como sugerentes y hasta paradisíacos pero nada representativos de la palabra escrita:

Costa Chica, Costa Grande, Acapulco, Región Centro, Norte y Montaña, además de Tierra Caliente, dónde la indignación fue mas cañera, prendiendo fuego al edificio. Entre ‘caña y caña’ los granos de arroz brotaban de la tierra a borbotones; para más tarde hacerse con el transporte que mantuvieron estacionado durante seis horas, guerreando las andadas entorno a la vialidad del río Huacapa. Forma de asentar el perfil en lucha del Estado Guerrero mientras el fuego consumía a dentelladas la sede del Gobierno estatal. Cinco unidades de bomberos intentaron en vano sofocar el sofocón, pero el estallido del fuego no se detuvo, a contrapunto marcó consignas. El hambre de fuego es hambre de libertad harta de ser despellejada: Septiembre del 2014, en la memoria quedará del campesino y estudiante, como una mancha de Estado más en la historia.

Retención de “personal” en el Palacio de Gobierno

Como es natural en los casos que apuntan entorno al octubre rojo “el grupo de retenidos”, se abrió paso a golpes contra los estudiantes de Ayotzinapa; el ambiente en el perímetro sur de la ciudad echaba chispas, por lo que la tensión entre estudiantes, artilleros del fuego y funcionarios de la función burócrata, generó un afanoso intercambio de intereses a pedrada limpia. Escuchen, oigan “el corrido” que ahuyentó al burócrata (mientras los policías antimotines asomaban por Callejón del gato) obligándole a saltar a cuatro patas, para caer sobre dicho callejón como sacos de adecenas, eran muchos los retenidos del confort del Estado!, se encontraban reforzando la caja fuerte del amo, guardando a lo blindado las balas del Congreso Local.

Las vialidades del río Huacapa tomaron total protagonismo, intentaron reprimir los antimotines amotinados nuevamente a sangre, pero los jóvenes estudiantes de Ayotzinapa convirtieron un camión en lenguas de fuego. Los normalistas estaban encaprichados en hacer valer, prevalecer, su derecho de existencia; se parapetaron a lo valiente como casta de Villa y Zapata, y lanzando piedras reventaron los ventanales del pecado que arropan el Palacio del crimen. De nuevo el fuego artillero purificó la llama y permitió a mujeres, niños, personas mayores, con discapacidad. . . abandonaran las instalaciones del Palacio del Fuego sobre Tierra Caliente del Guerrero.

*Nota histórica que vuela en el tiempo

Muchos años han pasado desde el sueño de Leandra. Días enteros de sueño y lucha, mucha lucha. Son los secretos de la longevidad de la mexicana Leandra Becerra Lumbreras, nacida el 31 de agosto de 1887. La viejita Leandra, la guerrillera, ha transitado por tres siglos. Lo que no le impide conversar sobre los malos gobiernos. La novia de la revolución vive en una casita de Zapopan, Guadalajara, capital del Estado de Jalisco. . . ¡No te rajes nunca Leandrita, que los sueños no te abandonen para que puedas vencer las cataratas y ver con mas claridad las nuevas cosechas!. L`abuelita Leandra busca siempre la mano de quienes se acercan a saludarla y la sostiene fuertemente entre las suyas. En su silla de ruedas y con un rebozo arropando su frágil cuerpo, esperó para soplar las velas del sabroso pastel; pero Leandrita pedir pide y reivindica imponiendo su voz de canto ¡¡Quiero frijoles con gordas!!

Leandra Becerra Lumbreras:

23 años cuando estalló la Revolución.

82 cuando el hombre pisó la Luna.

113 cuando entró el nuevo milenio.

Sigue narrando mientras puede historias de la época revolucionaria. . . Cuando, junto con sus hijos, corría a las cuevas cercanas a Tula para esconderse de los “soldados”, que reclutaban a la fuerza a los más jóvenes. Conoció al líder insurgente Francisco Villa, y a Alberto Carrera, revolucionario que la concedió un terreno expropiado a los hacendados tamaulipecos. Leandrita sigue fija en el pasado, deja volar su mente y conversa con algunos de los ‘fantasmitas’ que marcaron su vida, sueña con aquellos jinetes polvorientos de cara quemada (sol abrasador), que fusil al hombro cabalgan por tierras mexicanas en busca de libertad, de pan y de justicia. Colegas ya me despido, que no tengan novedad. . . Cual héroe murió Zapata por dar tierra y libertad.

Maité Campillo (actriz y directora de teatro)

http://www.kaosenlared.net/secciones/s/derechos-humanos/98290-%C2%A1m%C3%A9xico%6043,-hora-de-lucha

México: Apoyo del EZLN a los estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa

Escrito por  Subcomandante Insurgente Moisés
El Ejercito Zapatista de Liberación Nacional se solidariza, a través de un comunicado, con los estudiantes de la Normal Rural “Raúl Isidro Burgos” de Ayotzinapa, Guerrero, ante la masacre que sufrieron por parte de policías municipales. Anuncian que se movilizarán el 8 de octubre de 2014 de manera silenciosa, a las 17 horas en San Cristóbal de las Casas. 

 

OCTUBRE DEL 2014:

A LOS ESTUDIANTE DE LA ESCUELA NORMAL “RAÚL ISIDRO BURGOS”, DE AYOTZINAPA, GUERRERO, MÉXICO.

A LA SEXTA NACIONAL E INTERNACIONAL:

A LOS PUEBLOS DE MÉXICO Y EL MUNDO:

HERMANAS Y HERMANOS:

COMPAÑERAS Y COMPAÑEROS:

A LOS ESTUDIANTES DE LA ESCUELA NORMAL DE AYOTZINAPA, GUERRERO, MÉXICO, Y A SUS FAMILIARES, CONDISCÍPUL@S, MAESTR@S Y AMIG@S, SÓLO QUEREMOS HACERLES SABER QUE:

NO ESTÁN SOL@S.

SU DOLOR ES NUESTRO DOLOR.

NUESTRA ES TAMBIÉN SU DIGNA RABIA.

A LAS COMPAÑERAS Y COMPAÑEROS DE LA SEXTA EN MÉXICO Y EL MUNDO LOS LLAMAMOS A QUE SE MOVILICEN, SEGÚN SU MEDIOS Y MODOS, EN APOYO A LA COMUNIDAD DE LA ESCUELA NORMAL DE AYOTZINAPA, Y POR LA DEMANDA DE JUSTICIA VERDADERA.

COMO EZLN NOS MOVILIZAREMOS TAMBIÉN, EN LA MEDIDA DE NUESTRAS POSIBILIDADES, EL DÍA 8 DE OCTUBRE DEL 2014, CON UNA MARCHA SILENCIOSA EN SEÑAL DE DOLOR Y CORAJE, EN SAN CRISTÓBAL DE LAS CASAS, CHIAPAS, A LAS 1700 HORAS.

¡DEMOCRACIA!

¡LIBERTAD!

¡JUSTICIA!

Desde las montañas del Sureste Mexicano.

Por el Comité Clandestino Revolucionario Indígena-Comandancia General del Ejército Zapatista de Liberación Nacional.

Subcomandante Insurgente Moisés.

http://www.kaosenlared.net/component/k2/97495-m%C3%A9xico-apoyo-del-ezln-a-los-estudiantes-de-la-normal-rural-de-ayotzinapa

México – Todo o nada, Monsanto a la chingada

Sábado 20 de septiembre de 2014

El 17 de septiembre de 2013, gracias a la presión social y a la demanda colectiva interpuesta el 5 de julio de ese año por diversos grupos de la sociedad civil, se dictó una medida cautelar que suspendió todos los permisos para la liberación o siembra de maíces transgénicos en México.

Por Jerónimo Diaz / Agencia Subversiones

Dos tribunales federales –el Quinto Tribunal Colegiado en materia Civil del Primer Circuito, encabezado por el magistrado Walter Arellano Hobelsberguer, y el Segundo Tribunal Unitario en materias Civil y Administrativa del Primer Circuito, conducido por el magistrado Jaime Manuel Marroquín Zaleta– resolvieron que la posibilidad de violentar el derecho humano a la diversidad biológica de los maíces nativos, es razón legal suficiente para mantener detenida la siembra de transgénicos durante trámites del juicio colectivo.

La respuesta de las empresas transnacionales fue inmediata y con el apoyo del gobierno federal, a través de la Sagarpa y la Semarnat, interpusieron decenas de impugnaciones.

A pesar de sus arrebatos, la defensa de los maíces nativos y silvestres sigue en pie de lucha. Ayer mismo se llevó a cabo una reunión pública convocada por el Capítulo México del Tribunal Permanente de los Pueblos (TPP) y por las organizaciones que presentaron la demanda contra el maíz transgénico. El evento se celebró en el centro de derechos humanos Agustín Pro Juárez, en medio de un ambiente de júbilo, pues la contra-demanda realizada por Monsanto hacia el magistrado Marroquí (acusado de parcialidad y falta de ética) no procedió y, apenas la semana pasada, otro magistrado rechazó una impugnación que la transnacional Syngenta había levantado contra la medida cautelar.

Se han ganado varias batallas contra los promotores del desierto, de la concentración tecnológica y del capital, pero no la guerra. Por segunda temporada de lluvias consecutiva, Monsanto y otras empresas que lucran con el germoplasma desarrollado desde hace miles de años por los pueblos mesoamericanos, no van a poder sembrar sus semillas de muerte (o por lo menos no deberían hacerlo legalmente). La responsabilidad que pesa sobre los abogados que defienden al maíz es enorme y necesitarán todo el apoyo de la sociedad, además de los argumentos de razón de los cuales ya disponen.

http://otramerica.com/radar/mexico-todo-o-nada-monsanto-la-chingada/3248

Más allá del aborto en México: cárcel, exilio y amenazas de muerte

El aborto en México (con la honrosa excepción del Distrito Federal) es un agujero negro. Por este motivo han sido encarceladas al menos 157 mujeres en los últimos años. La mayoría sigue en prisión.

Este año, la Corte Suprema se pronunció por primera vez sobre uno de los casos y ordenó la liberación inmediata de Adriana Manzanares, una indígena del estado de Guerrero que llevaba más de 7 años presa.

Antes de llegar a la cárcel, Adriana fue golpeada por su familia y lapidada por su pueblo. Al salir, vive como una exiliada por miedo a regresar a su comunidad. Su mayor apoyo es una defensora de derechos de la mujer amenazada de muerte por su trabajo.

“No quiero recordar más todo eso. Fue un infierno. No sé cómo pude vivir así”. Adriana mira al infinito y luego fija los ojos en sus hijos que juegan en la calle frente a ella a cientos de kilómetros de donde nacieron, la comunidad indígena de Camalote, en las montañas de Guerrero (centro oeste del país), un lugar donde la violencia intrafamiliar y contra las mujeres es la norma.

Su hija mayor, Aracelia, tiene 12 años. “Es muy callada, apenas sale de casa”. Adriana teme que también haya vivido la violencia en sus carnes durante los 7 años 9 meses y 3 días que quedó al cuidado de sus abuelos, el tiempo que ella pasó en la cárcel por un aborto eufemísticamente llamado “homicidio en grado de parentesco” y que, en realidad, fue un parto prematuro en el que el feto nació muerto.

Marco Antonio, su otro hijo, de 10 años, es un torbellino. Ya aguanta los zapatos aunque solo hace dos meses que los usa. No sabe leer ni escribir y en varias ocasiones se escapó de casa de sus abuelos y se fue a la ciudad cercana. “Quería buscarme, me dice. Nunca ponía atención en la escuela porque se la pasaba pensando en mí, es lo que repite”.

“No les conozco, no sé cómo hacer con ellos”, confesaba semanas después de que la Suprema Corte de Justicia de México ordenara su inmediata liberación porque su juicio no fue justo y se violaron sus derechos más básicos, una constante en muchas mujeres acusadas de delitos relacionados con abortos y que son pobres e indígenas, explica la directora de Las Libres, Verónica Cruz, una de sus abogadas.

Es la primera vez que el máximo tribunal se pronuncia sobre un tema como este y para Cruz, es todo un logro aunque tras la libertad la vida no es fácil.

“Tengo que empezar de cero”, añade Adriana que sueña con poner un pequeño comedor para ganarse la vida. El gobierno de Guerrero, a modo de compensación, le ha dado una casa, lejos de su pueblo, y le ha prometido ayudas para la escuela de los niños y para iniciar el negocio pero, aún así, ella denuncia que en ese estado “no hay justicia”. Sus únicos incondicionales, son las organizaciones sociales.

Muchas incertidumbres rondan su cabeza pero una cosa que tiene clara: no quiere ni puede volver a pisar Camalote, un lugar hundido en la “ignorancia” donde “la gente piensa que no tiene derechos, pero sí los tenemos”, dice. Estuvo allí justo después de lograr su libertad el 22 de enero, pero solo unas horas, para recoger a sus hijos que, sorprendentemente, aunque la dejaron de ver con 5 y 3 años, se fueron con ella sin pensárselo dos veces.

Su comunidad natal, le trae demasiados recuerdos. Ahí comenzó su infierno en 2006, cuando su familia se enteró de que estaba embarazada de su tercer hijo, fuera del matrimonio.  Su marido, del que no sabía nada desde que emigró a EEUU, regresó y durante un mes la sometió a palizas constantes antes de ‘devolverla’ a su padre, que hizo lo mismo.  De nada valió su denuncia. “Nadie me hizo caso”, lamenta.  Sus abogados creen que esos meses de golpes posiblemente provocaron el parto prematuro. El feto nació muerto y a Adriana le entró el pánico. Conocía las tradiciones de los suyos.

Su propio padre la acusó de adulterio y homicidio ante las autoridades comunales que la enjuiciaron. La condena fue lapidarla, escupirla y entregarla a la justicia ordinaria. Adriana no quiere recordar los detalles. Duele demasiado.  “Y luego llegó la violencia institucional, también brutal, porque la justicia nacional hizo caso a la comunitaria sin ningún tipo de investigación y violando sus derechos más básicos”, explica  Verónica Cruz.

Adriana entonces solo hablaba tlapaneco. “El español lo aprendí en la cárcel, donde terminé secundaria”, cuenta. Nadie se preocupó de facilitarle un traductor para explicarle de qué se la acusaba.  Sus abogados defensores de oficio no la defendían. La prueba de cargo fue un análisis realizado al feto para saber si respiró antes de morir que no es científico ni concluyente. “Hasta la Suprema Corte lo consideró primitivo”, dice Cruz. Pero la condena fue contundente: 27 años de prisión, luego reducidos a 22 años, de los que cumplió más de siete. “Se las juzga basándose en prejuicios morales de género y no en pruebas científicas y se ensañan con ellas por ser mujeres, indígenas y pobres”, asegura la directora de Las Libres, que ya ha conseguido sacar a varias.

PROTEGIDA POR UNA AMENAZADA

A kilómetros de su tierra, nada más salir de la cárcel Adriana compartió ‘exilio’ con una de las culpables de su puesta en libertad, Silvia Castillo, directora del Instituto Guerrerense de Derechos Humanos y vínculo entre Adriana y Las Libres. Al margen de sus hijos y de un tercer pequeño que tuvo en la cárcel y ahora vive con sus abuelos paternos, Silvia es su única familia. “En todo ese tiempo mi madre solo vino a verme 3 veces al reclusorio porque no tenía dinero ni hablaba español. Ya me acostumbré a estar fuera de ella”, dice con su peculiar castellano. “Mi papá fue una vez y le dije que no quería volver a verle nunca más”.

En el pequeño departamento que Adriana y Silvia compartieron durante meses, la paradoja no podía ser mayor. La protectora de la indígena era una mujer que también huye. Esta vez no de las tradiciones de un pueblo sino de las amenazas de muerte suscitadas  por su trabajo como defensora de mujeres.  “Quieren desarticularnos porque no nos callamos, porque denunciamos impunidad donde la hay y hay mucha”, explica Castillo.

Juntas hacen planes y hablan de sus hijos. La primera preocupada porque el niño pega a su hermana, repitiendo el rol del hombre que ha visto en su familia. La segunda sin saber cómo lidiar con los comentarios de la maestra de su hija de 13 años que uno de los primeros días la llamó para avisarla de que “la niña aterraba a sus compañeros con sus historias ‘inventadas’”. “Cuando la pregunté qué les contaba me dijo que los casos de violencia que habíamos tratado en el centro de derechos humanos y que ella escuchaba porque siempre estaba conmigo”.

Silvia conoció a Adriana en 2009. La activista llevaba años denunciando feminicidios y violencia de género y defendiendo el aborto, máxime en casos de violación. “Guerrero permite el aborto en esa circunstancia pero aunque lo dice la ley, en la práctica se niega ese derecho”. “Nosotras vimos que 5.000 mujeres al año llegaban a urgencias por abortos que se habían complicado y que se presentaban unas 2.700 demandas de violaciones al año”. Hay muchas más pero la mayoría no se denuncian.  Según Castillo, en ningún caso se facilitó el acceso a una interrupción del embarazo y las denuncias se quedaban generalmente en papel mojado. “Ese es uno de los motivos por el que llevamos años enfrentándonos con las autoridades”.

Cuando Silvia llegó a la prisión de Chilpancingo, rastreaba a mujeres que hubieran sido encarceladas por  aborto. Encontró a Adriana y logró convencerla para que Las Libres y el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) llevaran su defensa si no quería pudrirse entre rejas porque sus abogados no hacían nada.  “Pero en 2012 todo se complicó”.

Silvia tuvo que esconderse por amenazas de muerte, no vinculadas al caso de Adriana en concreto sino a todo su trabajo como defensora de derechos humanos. “Mi casa llevaba varios días vigilada cuando recibí mensajes en el celular que me avisaban que matarían a mi hija y me entró el pánico. En Guerrero no se andan con tonterías”. Los datos lo confirman. Meses antes habían matado a  Fabiola Osorio, compañera de batallas, y según un informe de 2013  entre diciembre de 2010 y diciembre de 2011, 11 defensoras de derechos humanos fueron asesinadas la mayoría de ellas de Chihuahua y Guerrero.

La situación para Adriana también se complicaba por esas fechas porque, según cuenta Silvia,  el reclusorio se llenó de presas vinculadas al crimen organizado y tomaron el control de la cárcel. “Había que pagar hasta por el agua”, apunta la indígena.

Finalmente, el pronunciamiento de la Corte Suprema llegó en enero, una sentencia que Las Libres confían que siente un procedente para el futuro. Como ya contamos en Periodismo Humano, este colectivo logró en 2010 la liberación de las primeras nueve mujeres en Guanajuato (condenadas a más de 30 años por abortos espontáneos, en algunos casos, fruto de violaciones). Luego han sacado de prisión a otras seis. Pero quedan muchas más.

“Según datos oficiales, que nos han proporcionado las procuradurías de cada Estado, del 2007 al 2012 se ha encarcelado a 157 mujeres por delitos relacionados con aborto en todo el país”, asegura Verónica Cruz. La gran mayoría siguen en prisión y los estados con mayor incidencia son Baja California, Yucatán y Michoacán. “Entre todos esos caso seguro que hay muchas injusticias como las que ya hemos visto, porque se ataca a las mujeres que están en una situación de mayor marginalidad e indefensión”.

Ahora, sin embargo, es tiempo de celebraciones. Adriana viajaba por primera vez a Guanajuato para la presentación del  documental “Las Libres: la historia después de…” de Gustavo Montaña que cuenta cómo mujeres como ella, maltratadas por la justicia mexicana, intentan rehacer sus vidas. “No me gustó verme ahí, en la pantalla, porque quiero olvidarlo todo pero si ayuda a que no vuelva a pasar… está bien”.

Artículo relacionado:

El delito de ser mujer, pobre y estar embarazada

http://periodismohumano.com/mujer/mas-alla-del-aborto-en-mexico-carcel-exilio-y-amenazas-de-muerte.html

TPP: Las políticas del Estado Mexicano están diseñadas para acabar con el pueblo maya

por Lorena Aguilar Aguilar , Lunes, 11 de Noviembre de 2013

TPP: Las políticas del Estado Mexicano están diseñadas para acabar con el pueblo maya

 

Esta preaudiencia se dividió en dos partes, el día 9 de noviembre se presentaron diversos casos de agravios contra el pueblo maya en la península de Yucatán; al siguiente día se escucharon testimonios personales de las personas agraviadas.

 

 Los días 9 y 10 de noviembre de 2013, se llevó a cabo la Preaudiencia “Táan u xu´ulsaj k-kuxtal” (están acabando con nuestra vida) del Tribunal Permanente de los Pueblos-capítulo México. Políticas de exterminio contra el pueblo maya, del eje: Violencia contra el maíz, soberanía alimentaria y autonomía, en la escuela de agricultura ecológica U yits ka´an de Maní, Yucatán.

El Tribunal Permanente de los Pueblos (TPP) es un tribunal ético, internacional, de carácter no gubernamental, continuador de la experiencia del Tribunal Russell que en su tiempo juzgó los crímenes de Estados Unidos en Vietnam y a las dictaduras latinoamericanas. En palabras de organizadores, el TPP, es un proceso de año y medio, que ha servido para sistematizar todos los agravios a los pueblos. La gente agraviada puede ser escuchada en un espacio de encuentro.

Esta preaudiencia se dividió en dos partes, el día 9 de noviembre  se presentaron diversos casos de agravios contra el pueblo maya en la península de Yucatán; al siguiente día se escucharon testimonios personales de las personas agraviadas.

La preaudiencia comenzó el día 9 con una oración dirigida por Ernestina López Bac, teóloga maya Cakchikel; recordó que ese era un día especial, el 2 aurora o amanecer, explicó que durante la aurora empieza a desvanecerse la oscuridad para dar paso a la luz, y que ese amanecer nos invita a la esperanza.

Ernestina López Bac, o hermana Tinita como cariñosamente le llamaron, formó parte del equipo de dictaminadoras y dictaminadores del tribunal, equipo se conformó también por Gloria Muñoz Ramírez, Raúl Lugo Rodríguez, Sylvia Marcos, Carlos Vicente, Andrés Carrasco, Luis Macas y Sara López González, quienes atentamente escucharon con interés y preocupación cada caso; al finalizar cada presentación realizaron preguntas.

El primer caso fue el de San Antonio Ebulá, Campeche, un caso de desalojo violento e impunidad. 76 familias fueron desalojadas violentamente mientras veían como todo su patrimonio era destruido por parapolicías al servicio del empresario Eduardo Escalante, quien se dice dueño de las tierras donde se asentó la comunidad, la agresión se llevó a cabo “a vista y paciencia” de las autoridades.

De este caso siguió, el de despojo de tierras en el municipio de Hopelchén, Campeche; el “mosco” Pereira, con engaños despojó a ejidatarios de más de 99 hectáreas de tierras,  el ejido ha demandado, sin embargo, las autoridades correspondientes han favorecido a los ladrones.

También escuchamos otro caso de despojo, el de la población de Chablekal, Yucatán. Personas del ejido fueron privadas de sus derechos agrarios en procedimientos poco claros. El gobierno ha sido comprador de estas tierras a bajísimos costos para después revenderlas. Las tierras de Chablekal son codiciadas por encontrarse al norte de Mérida, zona que actualmente está siendo explotada para crear fraccionamientos y zonas residenciales exclusivas.

Posteriormente se presentó el caso de las poblaciones que se encuentran al poniente de Bacalar, Quintana Roo. Las tierras ejidales son vendidas a extranjeros y consencionadas a Monsanto. Por una parte, preocupan las facilidades que se le otorgan a extranjeros para comprar las tierras que se despojan a ejidatarios y por otro, la contaminación de la apicultura a causa de la siembra de soya transgénica por parte de Monsanto. De acuerdo a lo expresado por uno de los representantes, los gobiernos ahorcan con la pobreza a los ejidatarios para obligarles a vender sus tierras.

El siguiente caso fue el de la contaminación que ocasiona la soya transgénica, producida por Monsanto,  a la apicultura en Hopelchén, Campeche.  En este municipio hay 14 mil hectáreas de soya transgénica. En 2011 se otorgaron los permisos para la siembre de soya transgénica, en 2012 se logró la suspensión provisional de los permisos y en 2013 se levantó dicha prohibición.

La contaminación de la miel es sumamente grave ya que el mercado europeo no quiere presencia de transgénicos en la miel, esto afecta la economía de apicultores mayas. Los menonitas han tenido todas las facilidades para sembrar la soya transgénica y han deforestado el municipio de Hopelchén.  Además, se está autorizando la perforación de pozos para la extracción de agua.

Otro caso que involucra al municipio de Hopelchén, es el despojo de tierras a los pobladores del ejido  X Kix, a quienes les han arrebatado 1,300 hectáreas de tierra. Los apiarios de esta zona se dañaron porque la empresa biomaster riega con químicos, desde avionetas, a sus animales.  Los ejidatarios han solicitado la regularización de tierras, sin embargo, hasta la fecha no cuentan con documentos que comprueben la existencia del ejido.

También se denunció el caso de la expropiación, con engaños, de tierras de la ampliación forestal del ejido Ich Ek, para la creación de la biósfera de Calakmul.

El último caso que se presentó fue el de la construcción del Dragon Mart en Cancún, Quintana Roo. Este proyecto traería consecuencias funestas para la zona de la costa, además de que golpearía fuertemente la industria local. Los convenios se firmaron en total oscuridad. Sus opositores han sufrido amenazas e intimidaciones.

Después de la presentación de los casos se llevó a cabo un evento cultural y con esto finalizó la jornada el primer día.

Los testimonios no solo fueron de las personas agraviadas por las políticas de exterminio, sino también el equipo dictaminador compartió sus experiencias y sus luchas, ya sea desde el periodismo de abajo, así como las luchas con sus pueblos, así como desde el ámbito académico y el cristianismo de base.

Pudimos escuchar testimonios sobre la organización para defender el maíz criollo, para organizarse de manera independiente en la elaboración de proyectos que realmente respondan a las necesidades de la población. También escuchamos las palabras de Fray Tomás, acerca de la movilidad forzada del pueblo maya a causa de la pobreza. Sobre las luchas de las mujeres mayas en la defensa de sus derechos, sobre la educación colonizante, sobre las afectaciones a los pobladores mayas de Hopelchén, Campeche y por último, la historia del genocidio maya.

Después de un receso para la comida, el equipo dictaminador emitió un predictamen. En palabras del equipo dictaminador, los casos presentados son formas de resistencia al despojo y destrucción del planeta.

Los casos son un despojo sistemático, síntoma del sistema capitalista. El despojo no solo es de las tierras físicas, sino también del espacio donde los pueblos desarrollan su cultura, espacio para seguir siendo pueblo. En todos los casos vimos la alianza entre gobierno y empresarios. El despojo también destruye el tejido comunitario indígena.

Desde la concepción del mundo maya, el mundo material es uno de los componentes de la madre naturaleza y es necesario que se complemente con el mundo de lo espiritual. La vida para el pueblo maya es una construcción permanente en interrelación entre todos los elementos vitales. Para la concepción maya, la naturaleza es un sujeto actuante, y no un objeto. El equipo dictaminador considera urgente la prohibición de los transgénicos y declarar a la Península de Yucatán, junto con todo México como libre de transgénicos.

Para finalizar, el equipo dictaminador hizo propia la demanda, denunciando que las políticas del Estado Mexicano están diseñadas para acabar con el pueblo maya, y exhortando al Tribunal Permanente de los Pueblos que condene al Estado Mexicano por este exterminio.

http://www.kaosenlared.net/america-latina/item/73506

[México] El Centro de DH Digna Ochoa denuncia: Criminalizan la defensa de los Derechos Humanos

  por Centro de Derechos Humanos Digna Ochoa Viernes, 19 de Julio de 2013

Por lo cual se teme que realicen dichos operativos y verificaciones utilizando el exceso de la fuerza pública, dejando en estado de indefensión y violentando los derechos humanos de los integrantes de la sociedad cooperativa Bersain Hernández Zavala

Industriales de la Masa y la Tortilla de Tonalá, calumnian y difaman a través de los medios de comunicación a Integrantes Del Centro De DH Digna Ochoa

El día de ayer 16 de julio aproximadamente a las 08:00 de la mañana, en la transmisión del programa “Notinucleo” de la ciudad de Tuxtla Gutiérrez, industriales de la masa y la tortilla de la ciudad de Tonalá enviaron vía correo electrónico una carta dirigida a Javier Figueroa Niño conductor de dicho programa, la cual contenía diversas aseveraciones y señalamientos directos hacia los Defensores de Derechos Humanos Lic. Nataniel Hernández Núñez (Director del CDH Digna Ochoa) y Bersain Hernández Zavala (Presidente del Consejo Directivo del CDH Digna Ochoa Y fundador del Frente Cívico Tonalteco), en la cual los acusaban de ser “pseudo líderes que se dedican a bloquear carreteras, tomar Presidencias Municipales sin que autoridad alguna intervenga, acusados también de querer monopolizar la industria de la masa y la tortilla en Tonalá y municipios aledaños, mencionando también que a través de un grupo de repartidores de tortilla que se distinguen por portar una estrella roja salen a hacer robos y generan delincuencia en la ciudad; escudándose en la organización denominada frente cívico y haciéndose pasar por defensores de los derechos humanos que solo buscan entorpecer la paz social que existe en el municipio”.

Así mismo, el día de hoy 17 de julio aproximadamente a las 12:20 del mediodía, en la transmisión del programa en vivo “Mi Ciudad” de la radiofusora Notinucleo Tonalá, conducido por Rocío Martínez, se presentó personal del Ayuntamiento Municipal para tratar el tema de la Regularización de las tortillerías en el municipio; estando presentes los CC. Lic. Aarón Cisneros (Tesorero Municipal), Contador Manlio Alonso Villasis Adad (Representante de Salubridad), Armando De Los Santos García (Director De Protección Civil Municipal); los cuales manifestaron:  que se haría valer el reglamento de la masa y la tortilla, así como la a aplicación de la ley en términos de la norma 187, y la minuta de acuerdo firmada el 02 de mayo del año en curso por la sociedad cooperativa “Tierra del Sol”representada por el C. Manuel de Jesús Cueto Noriega, grupo de los 11 representado por Cecil de los Santos Castillo, grupo independiente representado por María Aide Toledo Chirino y como testigos de Honor Fray Martin Ojeda Sancho( Secretario Particular Del Ayuntamiento), Alfredo Molina Gómez  (Inspector de la Policía Estatal Preventiva), Lic. Héctor Francisco de la Cruz Morales (Inspector Delegado de Seguridad Turística y Vial), Armando de los Santos García (Director De Protección Civil), Profesor José Luis Marroquín (Secretario Municipal) y el Arquitecto José Miguel López Flores (Subdirector de Desarrollo Urbano), en la cual cada uno de los firmantes estaba de acuerdo con la aplicación del reglamento y la verificación de los establecimientos

Así mismo el Tesorero Municipal el Lic. Aarón Cisneros hizo mención que la “ley es la ley, y nadie puede estar por encima de ella, por lo que las verificaciones de establecimientos y la aplicación del reglamento de la masa y la tortilla y la el acuerdo del 02 de mayo se llevarían a cabo el día 18 de julio del año en curso.

Este Centro de Derechos Humanos ha acompañado el proceso desde la formación y consolidación de la Sociedad Cooperativa “Bersain Hernández Zavala”, así mismo ha presenciado y documentado diversas reuniones con las Autoridades Municipales donde en ningún momento se ha firmado acuerdo y/o documento donde se manifieste que se aceptan las verificaciones y operativos para los establecimientos de las tortillerías, sin embargo existe un acta de fecha 02 de mayo del 2013 en la que se establece la creación del Comité Técnico Consultivo de la Masa y la Tortilla del Municipio de Tonalá, Chiapas.

Por lo cual se teme que realicen dichos operativos y verificaciones utilizando el exceso de la fuerza pública, dejando en estado de indefensión y violentando los derechos humanos de los integrantes de la sociedad cooperativa Bersain Hernández Zavala

Por lo que este Centro De Derechos Humanos exige a las autoridades correspondientes:

  1. Se ponga fin a todo acto de Hostigamiento, Difamación, Calumnia, Amenaza en contra en contra de los integrantes de este Centro de derechos Humanos.
  2. Se garantice en todo momento la integridad Física, Psicológica, Emocional de los integrantes de este centro en especial al Lic. Nataniel Hernández Núñez (Director del CDH Digna Ochoa) y Bersain Hernández Zavala (Presidente del Consejo Directivo del CDH Digna Ochoa Y fundador del Frente Cívico Tonalteco)
  3. Se garantice en todo momento la integridad Física, Psicológica y Emocional de los integrantes de la Sociedad Cooperativa “ Bersain Hernández Zavala”conformada por Repartidor@s de tortillería en moto, Recogedor@s, Maquinist@s, despachador@s y Propietari@s

Antecedentes:

El 26 de marzo del 2013 repartidor@s de tortilla en motos, despachador@s, recogedor@s, Maquinist@as y Propietari@s conformaron la Sociedad Cooperativa denominada “Bersain Hernández Zavala” son parte del Consejo Autónomo Regional de la Zona Costa de Chiapas adherente a la Sexta Declaración de la Selva Lacandona, por ello en diversas ocasiones han sido objeto de Hostigamiento, Señalamientos y Criminalización por Autoridades Municipales, acusados de ser delincuentes.

El ayuntamiento Municipal ha pretendido despojar de sus fuentes de trabajo a los repartidores de tortilla en moto pese a que está permitido en el reglamento de la masa y la tortilla dicha actividad.

http://www.kaosenlared.net/america-latina/item/63503-m%C3%A9xico-el-centro-de-dh-digna-ochoa-denuncia-criminalizan-la-defensa-de-los-derechos-humanos.html