“El Gobierno español tiene las manos manchadas de sangre palestina” (Manu Pineda)

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
  • El brigadista Manuel Pineda, miembro de Unadikum, estuvo en Gaza durante la ofensiva israelí del pasado verano y cuenta de primera mano qué vio allí: “Hay ciudades que han desaparecido enteras. No hay electricidad, no hay medicamentos. No hay material de construcción para reconstruir viviendas”. Se muestra muy crítico con el Gobierno español y califica de “terrorismo” las acciones de Israel contra la Franja
  • “También nos hemos reunido con IU, que dicen que apoyan la causa palestina, pero si los acuerdos entre la Junta de Andalucía e Israel se llevan a efecto e IU sigue perteneciendo a ese gobierno, consideraremos que IU tiene también las manos manchadas de sangre de palestinos. Nosotros no estamos casados con nadie”

Manuel Pineda (Málaga, 1965) es un activista que reside habitualmente en Gaza desde septiembre de 2011. Estando allí ha vivido las dos últimas ofensivas contra el pueblo israelí, la operación Pilar Defensivo (que se saldó con más de 170 fallecidos y 1.300 heridos) y la del pasado verano, Margen Protector, en la que murieron más de 2.000 palestinos y unos 70 israelíes. Es miembro de las brigadas internacionales de Unadikum, con las que protege sobre todo a campesinos y pescadores gazatíes durante su jornada laboral. Este jueves estuvo en Jerez ofreciendo una charla e incluso participó en la marcha estudiantil que recorrió las calles del centro.

¿Cual es su labor en Gaza? ¿Cómo protegen a los gazatíes?

La manera de protegerlos es ponernos de escudo humano. Ellos van a trabajar a unos 300 metros de la valla y llegan los soldados, o a veces ni llegan, hay unas torretas que disparan por infrarrojos, y disparan contra los campesinos. Nosotros nos podemos delante de los campesinos cuando están trabajando. Cuando estamos nosotros evitamos que los hieran o los maten. No evitamos que disparen, pero disparan cerca de los pies o al aire. Algunas veces, cuando hemos estado protegiendo a un tractorista, a mí me han disparado en medio de las piernas. Una vez me volaron el talón de un zapato. Ellos saben que somos europeos y sabemos que no nos van a matar. Esos disparos tienen como objetivo asustarnos, disuadirnos, pero en el sitio que estamos no hay heridos ni muertos. Nuestro trabajo en el campo empieza a las 5:30 o 6:00 horas y acaba a las 10:00 o las 11:00 horas, en verano terminamos antes porque hace mucho calor. A partir de ahí quedamos libres el resto del día y a los brigadistas que vienen con nosotros les hacemos conocer cual es la realidad de la mayor cárcel al aire libre del mundo. Se ponen en contacto con los refugiados, con prisioneros que han puesto en libertad, con la familia de los que siguen secuestrados, hacemos que visiten a las familias de chiquillos que han quedado malheridos, que vean con sus ojos los efectos de la guerra. ¿Sabes qué nos pasa? Cuando hablamos de números hablamos de 1.200 muertos, 11.000 heridos, 529.000 personas que han tenido que dejar sus casas por los bombardeos… Hablamos de números y eso deshumaniza. Nosotros preferimos que la gente vaya y le ponga cara a las víctimas. La mayoría de la gente tiene una imagen muy distorsionada de Gaza. Muchos brigadistas vienen y se sorprenden cuando ven edificios y bloques de viviendas. ¿Dónde creen que vive la gente? Muchos piensan que van a llegar y se van a encontrar unas cuantas jaimas y barbudos con metralletas.

¿Cómo es la situación en Gaza ahora?

Tengo mucho interés en que quede claro que cuando no hay una operación en marcha, de estas a las que les ponen nombres ridículos, también hay agresiones. Sobre Gaza hay agresiones cada día. Cada día se dispara contra campesinos, contra pescadores, tres, cuatro, cinco veces por semana se bombardea en Gaza, se mata gente, pero al no haber de forma masiva, eso no sale en los medios de aquí. Han muerto cerca de 2.200 personas directamente por bombardeos o en las 24 horas posteriores a los bombardeos. El número de muertos ya es muy superior, y el que va a haber en los próximos meses debido a las heridas… Cuando hablamos de heridos no nos referimos a que tienen un dedo roto o un arañazo, nos referimos a gente con el cráneo abierto que ha perdido masa encefálica, nos referimos a más de 3.000 niños heridos, muchos de ellos con la columna vertebral rota, muchos han perdido las piernas o los brazos, muchos con la cabeza abierta… Estamos hablando de 11.000 heridos de ese modo, en una zona en la que no entran los medicamentos y los hospitales no tienen electricidad. Los 2.000 muertos estos pueden ser una anécdota comparado con lo que va a venir en estos próximos meses. Lo que pasa que estas van a ser muertes más silenciosas. Las muertes bajo las bombas son dramáticas, son terribles, pero ellos tienen al menos el consuelo de que sirve para denunciar la agresión israelí, para denunciar a sus verdugos.

¿Allí era libre de moverse por todo Gaza o tenía limitaciones?

Total libertad. La misma libertad que pueda tener un palestino. Allí el problema que teníamos era que caen bombas y te matan. El problema o la ventaja es que eso no te quita libertad porque no hay ningún sitio seguro. Han bombardeado doce hospitales, en uno estábamos como escudo humano, lo bombardearon con nosotros dentro. Israel avisó que iba a bombardear el hospital y nosotros nos metimos dentro para protegerlo. Había 50 enfermos, se evacuaron a los 33 que estaban en mejores condiciones, pero había 17 que estaban mal, y de esos 16 estaban en coma. Avisamos a nuestro Gobierno, avisé al cónsul español en Jerusalén, y avisamos a Israel en una rueda de prensa de que nos metíamos internacionales allí. El hospital lo echaron abajo, tuvimos que desenganchar a los enfermos como pudimos, porque avisaron a las 20:45 y a las 21:00 horas empezaron a bombardear. Los sacamos quitándoles las máquinas, metiendo a los 17 en dos ambulancias, evacuándolos en medio de los escombros y el humo para llevarlos a otro hospital. Uno de los enfermos no soportó el viaje. Ese caso fue más conocido porque habíamos internacionales y eso evitó que mataran a los enfermos. En Gaza hay muchos hospitales pero no tienen nada que ver con los de aquí. La gente cuando tiene problemas serios tienen que ir a otros. Allí te encuentras quirófanos en los que operan con la luz de un móvil porque no tienen electricidad y te están abriendo la barriga y la luz del cirujano es la linterna del móvil.

¿Se palpa en las calles de Gaza odio a Israel?

Imagínate. Allí no hay una familia a la que no le hayan matado varios miembros. Hablar de Israel allí es como hablar del demonio. La gente tiene mucho resquemor a la postura de la democracia occidental. Un ejemplo, iba con una compañera venezolana, a la que le preguntaban de donde era y le decían: Ahh, el comandante Chávez, Maduro. Era como un amigo. ¿Y tú de dónde eres? De España… ¿Eres del Madrid o del Barcelona? Era como mejor hablar de otras cosas, no de lo que hace tu Gobierno. Es vergonzoso lo que hacen los gobiernos europeos que son gobiernos títeres de EEUU.

¿Qué le pareció la postura del Gobierno de España durante el conflicto?

Estoy harto de decir que el Gobierno español tiene las manos manchadas de sangre palestina. El Gobierno español le vende bombas a Israel, bombas que Israel utiliza para destrozar las cabezas de los niños palestinos. Una vez que ha utilizado esa arma le revende armas al gobierno español con el sello de comprobado en batalla. Sí, esta bomba la he tirado y ha reventado la cabeza de los niños, es eficaz. Hace poco publicó El País un artículo que decía que el gobierno español vende armas a Israel por 12 millones y le compra por 400 millones. Es un gobierno cómplice del terrorismo israelí. Lo que pasa es que luego hace gestos, vende armas y luego manda unas pocas de tiritas a los niños para que se tapen las heridas. Me parece un ejercicio extremo de hipocresía. La función que tenemos es denunciar esa hipocresía y esa complicidad. Estoy invitado a comparecer en el Parlamento Europeo en noviembre para decirle a los europarlamentarios que son cómplices del terrorismo israelí. Nuestra asociación está nominada a los Premios del Ciudadano Europeo y ya te digo que después de la intervención creo que vamos a tener pocas posibilidades (risas).

La operación militar israelí sobre Gaza coincidió con el anuncio de un gobierno de unidad palestino. ¿Hubo intención de impedir que se produjera esa unidad?

La operación no empezó con el gobierno de unidad, ese fue el motivo real. Luego, ellos mismos (Israel) abrieron la caza del árabe, empezaron a linchar a gente, secuestraron en pocos días a 800 palestinos, muchos de ellos parlamentarios. Un tercio del parlamento palestino está en cárceles israelíes. Empezaron a matar gente, la provocación iba a más, lo que hizo que estallara todo. Los colonos hacen lo que hacen los paramilitares, son gente armada hasta los dientes. Los seis colonos secuestraron a un niño de 12 años, lo torturaron de forma sádica y antes de que muriera le hicieron beber gasolina y le metieron fuego. Eso ya hizo que la gente estallara y empezara a lanzar cohetes contra territorio ocupado. Lo que origina todo esto es el anuncio del Gobierno de unidad nacional que acababa con dos años de división irresponsable por parte de los dirigentes palestinos.

¿Qué han supuesto los 50 días de ofensiva que hubo entre julio y agosto?

La situación en el ámbito humanitario está bastante peor. Gaza está ahora mismo en una situación catastrófica. Hay ciudades que han desaparecido enteras. No hay electricidad, no hay medicamentos. No hay material de construcción para reconstruir esas viviendas. Se espera un invierno duro en el que hay mucha gente que no tiene un techo donde cobijarse. En este sentido ha servido para destruir aún más a una población que estaba bastante destruida. En el ámbito político ha servido para quitarle la careta a Israel. Y para quitarle la careta a nuestro Gobierno. Las charlas que voy dando no tienen un objetivo plañidero, no vengo para hacer a la gente llorar. Escucharme tiene el valor de que he estado allí y lo he visto de primera mano, pero no voy a aportar ninguna información que la gente no sepa. La asunción de Palestina y Oriente Medio no pasa por la pacificación con Israel porque es imposible. O sea, tú no puedes vivir con un escorpión en tu casa porque un escorpión en cuanto pueda te va a matar. Lo tienes que matar, o tú lo matas o él te mata a ti. La pacificación de Oriente Medio pasa por la desaparición de Israel. Y pasa porque los territorios históricos palestinos pasen a ser de Palestina, y que allí convivan musulmanes, judíos, cristianos y ateos como yo, y no que los judíos tengan más derechos que la gente de allí. Allí los musulmanes no tienen los mismos derechos que los judíos. No pueden ir por las mismas carreteras, ni ir a los mismos colegios, ni acceder a los mismos sitios. Eso lo hace Israel con el consentimiento y apoyo de la comunidad internacional. Hay que decirle a nuestro Gobierno que si sigue apoyando a esa entidad terrorista son cómplices de terrorismo. Durante la masacre, el Gobierno se vio obligado por las movilizaciones en la calle a anunciar una moratoria para no vender armas a Israel, una moratoria que duró agosto y septiembre, ya se ha acabado. El 7 de octubre se publicó en el BOE un nuevo acuerdo en materia militar entre el Gobierno español y el régimen israelí. Ponemos el ejemplo de varios países latinoamericanos que están dando ejemplos de decencia: El gobierno venezolano, con Chávez al frente, en la operación Plomo Fundido expulsó al embajador del país. Ahora han sido los gobiernos chileno, brasileño, ecuatoriano y salvadoreño. Estamos pidiendo a nuestro Gobierno que imite la decencia y dignidad de esos gobiernos y que eche al embajador sionista de aquí porque es un embajador de una entidad terrorista.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

A través de su cuenta de Twitter (@Manu_Abu_Carlos) iba contando todo lo que veía en Gaza, ¿cree que medios como éste sirven para concienciar a mucha gente sobre lo que pasa?

No me gusta decir esto porque parece que está uno echándose flores, pero ha sido fundamental la presencia de internacionales allí. Los medios de comunicación ofrecen un discurso bastante distorsionado de la realidad, escriben al dictado de Israel en la mayoría de los casos. La mayoría de la gente que escribe sobre Gaza no está en Gaza, está en Jerusalén, y escriben lo que cuentan los voceros israelíes. Distorsiona mucho lo que está pasando realmente. Esta vez hemos tenido más posibilidad de ir enviando noticias casi al minuto, nos ha permitido romper ese cerco mediático. Hay cosas que no han podido callar. Hay medios muy de derechas que han contactado con nosotros. He participado en tertulias de la Cope. El ABC sacó un artículo sobre el papel de los internacionales allí que parecía que lo estaba escribiendo Mundo Obrero. Ha sido tan malo lo que ha hecho Israel y ha sido tan imposible evitar que se supiera… Creo que ha sido bastante eficaz nuestra presencia allí.

¿No siente miedo estando allí? ¿Cómo lo supera?

Si no tuviera miedo estaría para que me encerraran. No tener miedo en una situación como esa es de locos. Nuestro miedo es menor en el sentido de que lo único que arriesgo es mi vida. La mayoría de los gazatíes el terror que tiene no es por su vida sino por la vida de sus hijos. Te pongo un ejemplo: A partir de un momento casi todas las familias deciden encerrarse en un cuarto de su casa, esperando que no le caigan las bombas pero también esperando que si les caen los maten a todos juntos. No querían dejar más familias rotas, como hay muchas. Hay una familia, la As-Samuni, que perdió en la operación Plomo Fundido a 29 miembros. En la operación Pilar Defensivo hubo dos familias que perdieron muchos miembros. La familia Ardhalu perdió a diez. Han sido casi 90 las familias que han muerto enteras. Cuando hablamos de desaparecer enteras no nos referimos al padre, la madre y un niño. Las familias tienen muchos hijos. Cuando se casan, las niñas se van a vivir con el marido y los niños hacen un piso encima de los padres. Cada vez que bombardean a una familia destruyen a varias generaciones. Tengo hijos y los comprendo perfectamente. Por eso me permitía ciertas licencias que si tuviera allí a mis hijos no me las podría permitir.

Imagino que se alegra entonces del nacimiento de plataformas como Jerez con Palestina.

Claro. Felicitamos a todos esos movimientos. Tenemos que estar pendientes, movilizándonos. La presidenta de la Junta, Susana Díaz, se reunió con el embajador de Israel, anunciando que iba a llevar a cabo una serie de acuerdos con el régimen israelí y se hicieron protestas contra eso. Se llegó a publicar el acuerdo en la web de la Junta y a raíz de las movilizaciones populares se quitó, pero no han renunciado a la firma de esos acuerdos. También nos hemos reunido con IU, que dicen que apoyan la causa palestina, pero si estos acuerdos se llevan a efecto e IU sigue perteneciendo a ese gobierno consideraremos que IU tiene también las manos manchadas de sangre de palestinos. Nosotros no estamos casados con nadie.

http://www.larepublica.es/2014/10/manu-pineda-el-gobierno-espanol-tiene-las-manos-manchadas-de-sangre-palestina/

Anuncios

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s