“Sacaría los restos de Franco del Valle de los Caídos”

PACO ETXEBERRIA MÉDICO FORENSE Y PRESIDENTE DE LA SOCIEDAD DE CIENCIAS ARANZADI

Paco Etxeberria (Beasain, 1957) desgrana en esta entrevista parte de su trayectoria como reputado médico forense en casos tan variados como la búsqueda del rey Boabdil en Marruecos, las exhumaciones de Neruda, Allende y los gudaris de Saseta en Asturias

IBAN GORRITI – Lunes, 25 de Marzo de 2013

  • Paco Etxeberria es un entusiasta de su trabajo como médico forense.

DONOSTIA. El médico Paco Etxeberria pertenece a la Sociedad de Ciencias Aranzadi desde 1973, organismo de reconocido prestigio del que el beasaindarra es su actual presidente. A lo largo de su carrera ha participado en numerosas investigaciones.

¿Qué sería de Euskadi sin Aranzadi y sin la Universidad Pública Vasca?

Aranzadi se justifica en un momento de posguerra, cuando no había universidad pública. Por eso a mí me satisface haber conocido como estudiante de bachiller y pantalón corto dos cosas: la Sociedad de Ciencias Aranzadi, en la que me involucré de lleno, y la universidad. Con el transcurso de los años, afortunadamente, se creó una universidad pública, de la que, por cierto, soy profesor. Aranzadi tuvo una justificación en el año 47, porque también existía una estrategia franquista de no permitir que aquí hubiera una universidad pública.

Algunos quieren olvidar la lucha que ustedes protagonizaron en el franquismo para conseguirla.

El conseguirla también nos exigió tener que enfadarnos, tener que manifestarnos. Fuimos perseguidos a palos por la Policía por las calles reivindicando la Universidad pública en el País Vasco. ¡Qué eso también ocurrió! Parece que se nos ha olvidado. Y finalmente la tenemos. Por ello, el otro día cuando algún periodista me preguntó:¿Cuál cree usted que es la cosa más importante que se ha producido en los 30 últimos años en el País Vasco? Le dije: La cosa más importante es la creación de la universidad pública.

¿Por qué esa importancia?

No se puede entender el País Vasco hoy y en el futuro sin una universidad pública. Esto posibilita que la gente pueda estudiar, porque cuando yo quise ir a la universidad, no había una pública y me tuve que ir fuera. Algunos lo ven como si fuera estrambótica o un lujo, pero no, aquí ya había hospitales antes del desarrollo autonómico, colegios, carreteras, casas, playas, pero no había una universidad pública. Por ello comprendo perfectamente a quienes en el año 45, regresando del exilio, saliendo de las cárceles, derrotados de una guerra, creyeron que había que hacer algo que se cuajó en la Sociedad de Ciencias Aranzadi, recordando a la Sociedad de Estudios Vascos Eusko Ikaskun-tza que fue prohibida por los propios franquistas.

¿Cuál es la actualidad de la exhumación de los cuerpos de los gudaris, en su mayoría guipuzcoanos, del batallón comandado por Saseta en Asturias?

En este mismo instante estamos cursando unas solicitudes, permisos que nos han pedido. Por ello estamos más parados y esperando a ver qué se nos dice desde las autoridades de allá. A ellos no les parece mal lo que estamos haciendo, pero quieren que se oficialice un poco. Tenemos el inconveniente de que con el agua de este invierno no hemos podido avanzar demasiado.

¿Se muestra optimista de poder exhumarlos?

Yo nunca soy optimista hasta que las cosas se concretan. Me preocupa la creación de falsas expectativas. Quizás, por lo tanto, en Asturias no encontremos una fosa con 80 personas juntas dentro…

En 1995 halló e identificó los cuerpos de Lasa y Zabala. ¿Cómo vivió trabajar en un proyecto que mezclaba las siglas ETA y GAL?

Teniendo en cuenta, además, que yo era forense en la Audiencia provincial de San Sebastián. En los años anteriores, en los que se produce la desaparición forzada que yo puse de forma intencionada en el informe pericial, había gente que decía que era mentira: ¡No puede ser! ¡Estarán refugiados en México! ¿Cómo va a ser verdad? Había quien decía que habíamos transitado a la democracia, pero aquello estaba muy lejos de parámetros reales. Cuando tuve la posibilidad de encontrar los restos e identificarlos, caí en que algunas fuerzas de seguridad y cuerpos del Estado nos estaban tomando el pelo durante una temporada larga de años. Aquí todo el mundo hablaba de guerra sucia contra ETA, cuando lo era contra la izquierda abertzale. ¿Por qué no decirlo todo seguido?

Tenían casi certeza, pero no había pruebas…

No había pruebas. Como ciudadano intuía algo que luego se demostró en el juicio. ¿Para qué sirvió este caso? Para demostrar que con dinero público, funcionarios públicos, con conocimiento de la autoridad política del momento, practicaron la guerra sucia o el terrorismo institucional. Faltaban las pruebas. El caso Lasa y Zabala ajusta esta cuestión de manera rotunda y no hay mayor crimen de todos los que se hayan podido cometer en toda esa franja de años que lo que significa que con medios públicos, la autoridad con dinero público, procedente de todos los ciudadanos, practicó terrorismo con resultado de torturas y muertes de una serie de personas, las cuales, por otra parte, tenían estatus de refugiados políticos en Francia. Ir a un país soberano como es Francia a secuestrar a unas personas para acabar con ellas con viles asesinatos, a mí ya no me cabe mayor crimen que ese.

Aún hay quien se extraña de que le llamen para casos como el de Lasa y Zabala o internacionales…

Yo llevé a cabo ese caso porque me dedico a esto… No tiene nada de extraño que me llamen para el caso Neruda si yo me dedico a esto… Pueden extrañar otras cosas en la vida, pero que una persona especializada en la medicina forense, mayormente, en restos degradados, descompuestos… En Colombia hice trabajos sobre desaparición forzada y se trataba con toda naturalidad, aquí lo decías y parecía que estabas en contra de los intereses del Estado. Tú sabes bien que se pudo demostrar. Me queda un recuerdo emocional también para las familias, porque si no hubiera sido por la insistencia de las familias, no habría sido posible.

¿Se cumplirá algún día el principio de verdad, justicia y reparación?

El principio de verdad, justicia y reparación está muy lejos de haberse cumplido con muchas víctimas como por ejemplo las que tienen que ver con el GAL. Hay que tenerlas igual de presentes que las víctimas del terrorismo de ETA. Está muy lejos de haberse cumplido.

Fue en 2000 asesor del juez Garzón y años después siguió con interés la iniciativa gubernamental de sacar al dictador Franco del Valle de los Caídos fascistas. ¿Hay que sacar al golpista de allí?

Esa es la idea a la que se llegó, según la comisión de expertos que creó el Ministerio de la Presidencia en la etapa final del Gobierno socialista de España. Yo conozco a algunos miembros que dijeron que para empezar a cambiar y contextualizar lo que significa el Valle de los Caídos, el primer paso es transformar su simbología fascista a parámetros del siglo XXI. De hecho, exige sacar a Franco de ahí, incluyendo que Franco no debe estar ahí porque se construyó para quienes murieron en la Guerra Civil y él no murió en la Guerra Civil en el contexto de una ideología católica, cristiana y a favor del movimiento. Siendo así, se preguntan por qué a Franco le asiste el derecho de estar enterrado allá. Por lo tanto, yo comparto la opinión de esa comisión. Lo que no sería extraño, y esto habría que plantearlo sin entrar en crisis con nadie, que la lógica de la transformación de cambiar la simbología del lugar pasa por la necesidad de sacar a Franco de ese sitio. A partir de ahí, en este Estado, no sé si estamos ya con la mentalidad suficiente que exige ser progresista y moderno para aceptar este punto para hacerlo bien. Pero yo no soy una persona que tiende a forzar ninguna situación ante nadie, luchar contra las voluntades es imposible. Yo sí me comprometo a hablar largo y tendido con los que no lo comprenden. Pero no a forzar ninguna situación.

¿Usted sí lo sacaría del Valle de los Caídos fascistas?

¡Claro!

Semanas atrás también viajó a buscar el cuerpo del último rey de Granada, Boabdil, a Fez, ciudad marroquí donde se cree que se enterró su cuerpo en 1493.

Este es un caso de investigación antropológica de carácter histórico. No es un tema judicial. Como estudiante tuve que aprender el caso del último rey de León o de los Condestables de Castilla… En el caso de Fez, nos ha llamado gente del mundo árabe que quiere reivindicar la figura de una persona culta que ha pasado a la historia como un derrotado y como si hubiera sido de poca importancia cuando, en realidad, él decidió entregar la ciudad de Granada y por lo tanto, gracias a él, la Alhambra se conserva porque decidió no destruirla, como hacían otros en momentos históricos que lo arruinaba todo.

Guarda también una conexión con el Reino de Navarra…

Ha servido también para conectar con un mundo que puede parecer distante, pero que a los efectos del País Vasco está entroncado con los Reyes de Navarra, en primer lugar. Y en segundo lugar porque coincide con el descubrimiento de América y todo lo que concierne a la presencia árabe en la medicina, educación, cultura… Nos olvidamos de él porque toda la humanidad comienza a mirar hacia América que llevó a desconsiderar la presencia árabe en la Península durante 200 años. En Fez, las autoridades nos han entendido y hay la idea de hacer una película que recuerde ese momento final del mundo árabe en el momento en que se crea la idea de España con los Reyes Católicos y se descubre América.

http://www.noticiasdegipuzkoa.com/2013/03/25/sociedad/euskadi/el-principio-de-verdad-reparacion-y-justicia-no-se-ha-cumplido-con-muchas-victimas

Anuncios

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s