Jorge Fernández Diaz, El ministro de los líos

Su número dos, Ignacio Ulloa, es el quinto alto cargo de Fernández Díaz que abandona la caótica nave de Interior en sólo un año. Reproches de filtraciones, operativos exagerados, y crisis internas de partido han oscurecido su gestión

ANDRÉS MUÑIZ Madrid 12/01/2013

El ministro de Interior, Jorge Fernández Diaz, en el acto de entrega de títulos a nuevos comisarios, el pasado octubre.

El ministro de Interior, Jorge Fernández Diaz, en el acto de entrega de títulos a nuevos comisarios, el pasado octubre.EFE.

Si el ministro del Interior pusiese un circo –si es que no lo ha hecho ya–, le crecerían los enanos. Jorge Fernández Díaz ha logrado en un solo año el raro récord de que cinco altos cargos policiales, empezando por su ‘número dos’, Ignacio Ulloa, hayan abandonado la nave o hayan sido invitados a bajarse de la misma.

Fuentes policiales destacan que la alta cifra de ‘fugas’ es directamente proporcional al caos en que tiene sumido el departamento, entre cruces de reproches por las filtraciones de informes fantasmas –como el que ponía en la picota aArtur Mas y los Pujol–, la exageración de operativos antiterroristas, y los enfrentamientos con la Fiscalía y el sector duro de Mayor Oreja –caso Bolinaga–, o con la Audiencia Nacional –intento de criminalizar a los detenidos del 25-S como autores de delitos contra el Estado–. Hasta un juez de la Audiencia, Javier Gómez Bermúdez, estuvo en un tris de interrogarle por revelación de secretos.

Posiblemente para evitar nuevos desengaños, el ministro ha elevado de rango a su hasta ahora jefe de Gabinete, Francisco Martínez Vázquez, y le ha designado secretario de Estado de Seguridad, en sustitución de Ignacio Ulloa, un jurista a quien el Gobierno ha buscado acomodo de momento bien lejos: en el Tribunal de la UE en Luxemburgo.

Cronológicamemte, los mojones de la deriva de Interior en 12 meses han sido los siguientes:

— Junio de 2012: Fernández Díaz, en declaraciones en los pasillos del Congreso, dice que dos españoles detenidos ese día en Melilla por supuesta integración en una red islamista radical, eran tan peligrosos como los autores del 11-M que se inmolaron en un piso de Leganés en 2004. Un mes después, el juez de la Audiencia Pablo Ruz les dejó en libertad por falta de pruebas.

— Junio de 2012: El profesor Rogelio Alonso, fichado por Fernández Díaz en enero como asesor en materia antiterrorista, se va del Ministerio ninguneado en sus tesis sobre el proceso para terminar con ETA, que se sitúan en la línea de Mayor Oreja y el denominado sector duro del PP.

— Julio de 2012:  Ignacio Cosidó destituye al comisario general de Policía Judicial, José Enrique Rodríguez Ulla –quien sólo llevaba seis meses en el cargo– por haber iniciado una investigación sobre un ático que alquilaba en Marbella el actual presidente y entonces vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González. El director de la Policía adujo ‘pérdida de confianza’ porque el comisario no le informó de la investigación, que finalmente quedó archivada.

— 4 de julio de 2012: En una entrevista en ABC Punto Radio, el ministro anuncia que ese día podría producirse una buena noticia sobre ETA, y poco después es detenido Juan María Múgica Dorronsoro por presunta relación con la organización terrorista. El SUP le acusa de anticipar el arresto antes de llevarse a cabo, es decir, de dar un ‘chivatazo’, y pide a Rajoy que destituya al “peor ministro del Interior conocido”.

— 19 de julio de 2012: La amplitud de detalles facilitada por el ministro del Interior sobre la detención por la Guardia Civil de tres presuntos miembros del GRAPO, relacionados con el secuestro de Publio Cordón –que da por zanjado pese a que, a día de hoy, no se han encontrado sus restos–, origina un conflicto con el juez de la Audiencia Javier Gómez Bermúdez, que abre unas diligencias por delito de revelación de secretos. Finalmente, y tras escuchar el fiscal, el magistrado no llama a declarar a Fernández Díaz.

— Agosto 2012: La Policía detiene a dos ruso-chechenos y un turco entre Cádiz y Ciudad Real. Fernández Díaz les define como peligrosos miembros de Al Qaeda que preparaban atentados y que tenían explosivo para destrozar un autobús. La Fiscalía de la Audiencia Nacional prorroga su detención para lograr algún indicio que permita su encarcelamiento, que finalmente llega en forma de datos de la Policía estadounidense. El explosivo intervenido estaba formado por poco más de 100 gramos de pólvora.

— Agosto de 2012: Fernández Díaz apoya el tercer grado penitenciario para el preso de ETA con cáncer Josu Uribetxebaerria Bolinaga –secuestrador de Ortega Lara–, desatando las iras de Mayor Oreja y del resto del sector de éste, que le acusan de continuismo con la estrategia antiterrorista de Rodríguez Zapatero. Es decir, de blandeguería con los terroristas.

— Septiembre de 2012: El director general de la Policía, Ignacio Cosidó, releva del cargo a su jefe de Gabinete, Pedro Agudo, tras conocerse que su mujer dirigía una academia de formación de futuros policías. Hombre de confianza de Cosidó, se consideraba enfrentado al poderoso director adjunto operativo, Eugenio Pino. También se le relacionó con el supuesto filtrador a la prensa del ‘caso Interligare’, que salpica a varios cargos policiales de la etapa de Rubalcaba y de la actual.

— 26 de septiembre de 2012. La jefa de Gabinete de Ulloa en la Secretaría de Estado de Seguridad, la diplomática Concepción Figuerola, es cesada y enviada rumbo a un destino en el Ministerio de Asuntos Exteriores.

— Septiembre/octubre de 2012: La Policía, con el apoyo del ministro del Interior, insiste en acusar a detenidos tras las manifestaciones del 25-S en las inmediaciones del Congreso de los Diputados de delitos contra altas instituciones del Estado, que serían competencia de la Audiencia Nacional. El tiro le sale por la culata, ya que el juez Santiago Pedraz rechaza asumir el caso y aprovecha para criticar a la Policía y a “la decadencia de la clase política”.

— Noviembre/diciembre 2012: Se publican en “El Mundo” informes atribuidos a la Unión de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía sobre la existencia de cuentas en Suiza de Artur Mas y Jordi Pujol y su familia. El jefe actual de la UDEF, días más tarde, se desvincula de los documentos en testimonio ante un juez y dice que no han podido ser elaborados por su equipo.

— 12 de diciembre de 2012. Una diputada canaria, Ana Oramas, revela en el Congreso que una circular interna ordena a los guardias civiles comunicar a su Dirección General con una semana de antelación sobre las investigaciones a políticos que están realizando.

— 28 de diciembre de 2012. El coronel de la Guardia Civil que dirigió el operativo en el que fue detenido Santiago Cervera, entonces diputado del PP por Navarra, informó personalmente al titular de Interior, Jorge Fernández Díaz, de los detalles de la operación, y el ministro le pidió discreción. Cervera está imputado por supuesto chantaje al presidente de Caja de Navarra, y dimitió como diputado tras conocerse el caso.

11 de enero de 2013. Ignacio Ulloa deja la Secretaría de Estado de Seguridad y es sustituido por Francisco Martínez, el jefe de Gabinete del ministro. El motivo oficial de la renuncia son “razones personales”, y la vicepresidenta del Gobierno, a preguntas de los periodistas, rechaza expresamente que haya sido consecuencia directa del lío montado en Catalunya con los informes policiales anónimos contra Mas y la familia Pujol.

http://www.publico.es/espana/448768/el-ministro-de-los-lios

Anuncios

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s