La guerra de Mariano

Reuters. 

Desde que llegó al poder un 20-N el Partido Popular se ha instalado en la trincheras. En Génova han cavado zanjas entre sus líneas de ataque y los ciudadanos a los que prometió defender y se han dedicado disparar el obús contra los civiles de a pie. Entre tanto ruido, no es de extrañar que cuando uno se levanta no sepa a qué frente habrán llegado esta noche los zapadores del gobierno. Ayer fue a la educación, los delirios de grandeza del sargento Wert y su paranoia españolista aterrizaron en las lenguas cooficiales. Qué importa el fracaso escolar, el abandono de las aulas o el recorte de 6.300 millones de euros en dos años: Catalunya es la prioridad. Da igual que los alumnos catalanes saquen mejores notas en castellano que en catalán en selectividad, la lengua es una buena cortina de humo para seguir bombardeando al enemigo.

No hay campo de batalla en el que el PP no haya atentando contra la paz social: el empleo, la sanidad, I+D, Hacienda… Me pregunto qué pensarán los pensionistas que votaron a la derecha cuando ven mutiladas sus pensiones por el fuego amigo. Mientras tanto, el líder sigue en el búnker entregado en exclusiva a la guerra propagandística. Más necesaria si cabe en estos tiempos de conflicto, pues no debe de ser fácil justificar que no hay dinero para la paga de Navidad de los funcionarios mientras se recibirán 39500 millones de euros para la banca. Pero en eso, Mariano es un profesional. Sin ir más lejos, ayer, mientras caía el antiguo capo de la CEOE y encontraban en su casa un kilo de oro macizo, Rajoy culpaba a los de siempre de la crisis: a nosotros.  ”Uno de nuestros principales problemas es que ha habido un crecimiento desmesurado del crédito. Hemos comprado a crédito segundas viviendas, televisores de plasma, viajes al Caribe… Y eso no es razonable”, dijo el de Vigo sin inmutarse.

Y en el PSOE como quien oye llover. Mientras se entreguen a viejos veteranos de otras guerras como Rubalcaba o González y su vocación de mayoría para dirigirse a la Moncloa solo podrán retroceder en sus posiciones. Quizá por eso la resistencia ha decidido organizarse por su cuenta en los hospitales de Madrid, en las mareas verdes, en el 25S o las impresionantes muestras de valor de los discapacitados en las manifestaciones de ayer.  Por mucho que sea desesperanzador que cuando se juzguen las injusticias, véase los cuatro mossos de escuadra condenados por tortura, se descubra que el delincuente está blindado gracias a que el ministro de Justicia cree que la separación de poderes es alejarlo del pueblo que gobierna, los ciudadanos no se rinden.

No podemos dar ni un paso más atrás en la frontera del Estado de Bienestar. Tenemos que tomar partido y volver a la senda de la paz.  Disparan contra nuestros derechos y pronto no nos quedarán más bajas que dejar en el campo de batalla.  En el PP son conscientes de que cuando no hay ningún programa claro la guerra es sólo la última forma de hacer política.

04. diciembre 2012 by Carlos Torres

http://www.importanciacapital.com/?p=483

Anuncios

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s