Diomedes Meneses, preso político torturado por el estado colombiano: lo dejó en silla de ruedas, le sacó un ojo y le niega asistencia médica

 Por APCrítico

http://www.kaosenlared.net/america-latina/item/24754

Sábado, 14 de Julio de 2012
Diomedes ha sido víctima de torturas por parte del estado colombiano, quién le sacó un ojo con un puñal, e intentó asesinarlo en repetidas ocasiones, “utiliza silla de ruedas debido a la paraplejia ocasionada por las torturas propinadas por funcionarios del Gaula” A continuación la entrevista

Diomedes Meneses, preso político torturado en Colombia: el estado lo dejó en silla de ruedas, le sacó un ojo y le niega asistencia médica

Entrevista a Diomedes Meneses, Transcripción pensamiento crítico*

Diomedes Meneses, preso político torturado por el Gaula, es hoy empujado a la muerte por tortura de negación de asistencia médica. Su caso es ilustrativo de la tortura que sufren las y los más de 9.500 presos políticos en Colombia. VIDEO testimonio de Diomedes Meneses: http://blip.tv/cocalo/diomedes-3393961

Diomedes Meneses, fue brutalmente torturado por el Gaula, hoy sigue siendo torturado: por más de dos años una bacteria corroe su humanidad (…) Iguales circunstancias padecen miles de presos que son desatendidos en las prisiones colombianas, lugar donde se tortura sistemáticamente, incumpliendo el Estado colombiano sus obligaciones constitucionales de respetar el DIH, los derechos humanos” [1], denuncia el Comité de Solidaridad con los Presos Políticos (CSPP). Diomedes ha sido víctima de torturas por parte del estado colombiano, quién le sacó un ojo con un puñal, e intentó asesinarlo en repetidas ocasiones, “utiliza silla de ruedas debido a la paraplejia ocasionada por las torturas propinadas por funcionarios del Gaula” [Ibíd.]

A continuación la transcripción de la entrevista a Diomedes Meneses Carvajalino, preso político y de guerra:

Seguir leyendo

“El 25 de mayo de 2002, un sábado, me encontraba con un compañero, Boris, en un caserío llamado El Gramal, eran las 15h00 aproximadamente cuando llegaron 42 miembros del Gaula -yo pertenezco al Ejército de Liberación Nacional, ELN-. Nosotros nos encontrábamos de civil, y cuando ellos llegan nos comienzan a disparar.

No tenía el arma en uso, la tenía guardada, yo estaba en la esquina de una tienda (…) Me propinaron este disparo en la ceja y caí al piso, mataron al otro compañero, me propinaron otro disparo explosivo en el abdomen (a quemarropa) (…) me desarmaron y luego se alejaron unos 7 metros de distancia y me lanzaron una granada de mano, la granada me levantó como 2 metros del suelo. Después llegaron y viendo que todavía estaba vivo me agarraron a patadas y culatazos, me partieron esta pierna, la derecha, a punta de culatazos de fusil. Me daban con el cañón en la cabeza. Me dieron patadas, puños, culatazos de fusil, me insultaban, me preguntaban dónde estaban los demás compañeros (…) Cuando la granada detonó me reventó por dentro y me puso a vomitar sangre por la boca, por los oídos, por los poros, pero a ellos no les importó, ellos me siguieron golpeando. Un soldado llamó al Cabo Salazar, recuerdo bien su nombre, le dijo ‘este hijo de… no quiere hablar’ entonces el otro dijo ‘ahora habla por las buenas o por malas’ entonces ese soldado me puso la bota sobre la mano izquierda y el Cabo sacó un puñal y me chuzó todos los dedos, me iba preguntando y me iba clavando el puñal. Entonces me quitaron la bota de la pierna derecha y me sacaron uña por uña todas las uñas de los dedos del pie, y así siguieron con el otro pie. Luego se me vino encima y me agarró del cabello y me estrellaba contra el piso, y me colocó la punta del puñal en el ojo izquierdo y dijo que ‘hablaba por las buenas o hablaba por las malas’… Me hizo tres lances interrogándome, al cuarto lance me pinchó el ojo izquierdo, y yo sentí como me bajaba la retina… Perdí el ojo sí… esto es una prótesis ocular. Yo ya había botado mucha sangre, estaba lleno de esquirlas por todo el cuerpo, entonces el Cabo llegó y me degolló, y yo perdí el conocimiento.

En la prensa resulto ya en la bolsa de polietileno [dónde el estado pone a los muertos]. Me trasladan a la quinta brigada y luego a la Morgue. En la morgue duro 2 días hasta que me van a hacer la autopsia, me abren desde el hueso esternón hasta la pelvis y se dan cuenta de que estoy vivo porque boté calor, y entonces el médico que estaba haciendo el procedimiento se dio cuenta de que estaba vivo. Pero no me querían dejar salir, decían que no, que continuara que yo ni siquiera me había movido… pero otro llamó a los derechos humanos. Entonces me llevaron al hospital Ramón González Valencia, me pusieron choques eléctricos, entré en coma intenso, me metieron un ventilador a los pulmones porque no respiraba, sufrí de algo que se llama catalepsia, o sea estaba muerto pero estaba vivo. Duré 2 en la morgue y 13 días en el hospital, en catalepsia, y a los 15 días me despierto. Me suben al 6to piso. Al mes y medio el Gaula me hace un atentado antes de que yo hablara, porque yo aún no podía hablar por lo del tubo de respiración. Me hacen un atentado, se metieron 3 en la habitación y quedó uno en la puerta, uno de ellos sacó una jeringa de un bolso, pero en eso llegó un guardián, y guardó la jeringa, sacaron una cámara y dijeron que venían era a sacarme fotos y se identificaron como del Gaula con unas placas. El guardián le dijo que ya me habían tomado más de 500 fotos (…) El segundo atentado fueron 2 hombres del DAS vestidos de la electrificadota, pero el guardián los reconoció, le preguntaron dónde quedaron los contadores, y él les dijo que si eran de la electrificadora cómo es que no sabían dónde quedaban los electrificadores y les dijo ‘yo sé quienes son, no lo mataron cuando tuvieron la oportunidad, y ahora no lo van a poder matar porque está bajo custodia, y si le van a hacer algo me tienen que hacer algo a mi’. Ese comandante (guardián) ya está muerto… se cayó de una garita de la cárcel La Modelo y se mató…(…)

Luego me tenían que cambiar de clínicas y de hospitales, y apenas hablé puse la denuncia en la Fiscalía. Claro cuando pude hablar los denuncié pero en el estado colombiano no se ha hecho justicia. La denuncia está con nombres, apellidos, con número de cédula, con todo: son miembros activos del Gaula. Me intentaron comprar con cierta cantidad de plata; les dije que el dinero no valía mi salud, mi pierna, etc… A mi me trajeron con 36 compañeros sin camisa, en pantalonetas, descalzo. Estoy condenado por ‘tentativa de homicidio’ pero no sé de qué tentativa se trata porque yo no les disparé, ni siquiera llegué a usar el arma. Me condenaron por rebelión y por tentativa de homicidio a 22 años de cárcel, apelé y me quedó en 17 años. (…)

Duré 97 días en la celda con un compañero que padece de un cáncer terminal y me ha ayudado siempre a moverme, a bañarme, etc; pero estando el ausente yo llamé al enfermero pero estaba muy ocupado… intenté pasarme de la cama a la silla solo y se le corrió la silla y me partí el fémur derecho. Estoy en silla de ruedas con una bolsa de colostomía para hacer del cuero, y casi no comía… Se ganó con los derechos humanos que me dieran una comida alta en proteínas, pero resulta que me estaban dando era de la misma que a todos, era un cuento. En ese sistema de hospital a cárcel, los compañeros presos políticos fueron muy solidarios conmigo (…) Tenía bolsa de colostomía y me metían una sonda por el prepucio para orinar. Los compañeros presos políticos sacaban la bolsa y la lavaban en el baño, para el baño corporal me bañaban con cuidado en una silla plástica, yo no podía mover ni las manos (…) poco a poco ya tengo fuerza en las manos, la idea es recuperar las piernas… Cuando me cambiaron de cárcel de La Modelo a esta me partí una pierna, luego por la ampolla no he podido colocarme la férula, y lo otro es que aquí no hay fisioterapeuta.(…)

En esta cárcel han venido tomando una represalia política en mi contra (…) hay puros paramilitares y hombres del Gaula, pero nos dieron a ‘escoger’ a los presos políticos entre los calabozos y el patio paramilitar (…) Me roban, me hacen caer de la hamaca, me golpearon… me habían soltado la hamaca y me caí y me golpeé muy fuerte en el piso, la cadera y la columna. Porque en un patio de esos… saben mis limitaciones físicas y saben que yo soy un preso político, y ahí hay ejército, hay Gaula, hay paramilitares… Me intentaron envenenar, pero lo único que me causó fue una fuerte infección en el estómago que me causó una diarrea de esas que uno no alcanza ni a decir ‘compañero páseme al baño por favor’ porque ya está uno sucio… Mi seguridad no la está cuidando nadie, mi seguridad la estoy cuidando yo mismo. Lo otro es que en la comunidad dónde estoy [en la que no hay presos políticos, sino paramilitares] me toca pagar si me quiero bañar, para que me bañen… Porque el compañero preso político que me estaba colaborando tiene un cáncer terminal, un linfoma Hodcking, y ya no me puede colaborar, antes si me ayudaba en todo… Ahora yo tengo que lavar la ropa, reclamar la comida… A veces duro varios días sin poder bañarme porque no cuento con los recursos suficientes. Lo otro es que lo lleven en remisión a uno, y nos toca dormir en el suelo…

Me están doliendo las piernas, ya no me las soporto, no puedo dormir tranquilo, no puedo comer tranquilo, no puedo estar tranquilo en el día porque el dolor no me deja; por eso me cambiaron a morfina pero no me calma el dolor.

Yo quiero es que se haga justicia porque están los 15 nombres de los que me torturaron a mi, están con número de cédula, nombres y apellidos, entonces por qué no han hecho justicia. Y lo otro es que me miren a mí: ¿me consideran acaso peligroso para ponerme en una cárcel de estas que es de ‘alta peligrosidad’? Miren como estoy yo… si me agarran y me bajan y me botan ahí [patio], ahí me toca estarme, porque si no viene nadie que me recoja y me ayude a montarme a la silla, ahí me toca estarme, y si duro días ahí pues me toca orinar ahí, y hacer del cuerpo ahí porque para dónde voy a coger? ¿Por qué tanta represión, tanta persecución política?

El fiscal es conocedor de mi situación, yo se la día conocer. La jueza especializada Nelly Vallejo no tuvo en cuenta mi condición, no sé qué se trae ella contra los presos políticos. No pasó la demanda para que la pasaran a la fiscalía y estaba el procurador y el fiscal ahí, y no pasaron la demanda. A ellos no les gusta que se hable de estos temas.

Sí hay persecución y bastante. Persecución y tortura. Hay tortura, tortura sicológica, verbal, me insultan. Que tengan en cuenta el cómo estoy y que por qué me niegan los beneficios (subrogados). ¿Por qué tengo que estar en esta cárcel de alta seguridad?

Nos obligaban a inyectarnos con la misma jeringa. Uno llega aquí co dolor y lo único que hacen es meterlo a uno en una celda. Uno requiere servicio médico y no le dan nada. Lo dejan a uno muriéndose del dolor. Antes de que llegaran ustedes estaba que lloraba, que gritaba del dolor, desesperado, yo no tengo tranquilidad ni para comer ni para dormir, por el dolor tan penetrante… No nos dan los medicamentos.(…)

Nos sacan a las 5 de la mañana de la celda y hasta las 18h00 no podemos volver a ingresar a la celda, y para mi situación es muy duro, al menos si me acuesto, duermo un rato… y como por el dolor no duermo casi en la noche, pues me da sueño de día y no puedo acostarme… y todo el día sentado, es por eso también que se me hinchan los pies.

De mi familia no sé nada desde hace bastantes años, no sé si están vivos si están muertos, no sé si mis hermanos están bien, si nacieron más niños, si tienen mujer… no sé nada…

 

NOTAS:

* esta entrevista es un testimonio de la tortura que impera en las cárceles colombianas, fue transcrita por el equipo de pensamiento crítico (Apcrítico)

[1]http://www.comitedesolidaridad.com/index.php?option=com_content&;view=article&id=559:despues-de-dos-anos-diomedes-meneses-carvajalino-continua-sin-recibir-atencion-medica-adecuada&catid=23:comunicados&Itemid=45

Ultima modificacion el Domingo, 15 de Julio de 2012 17:06

Video relacionado

http://www.kaosenlared.net/america-latina/item/24754

Anuncios

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s