La conquista de 1512 por los Reyes Católicos vuelve a dividir a los navarros

MANUEL MARTORELL | 3 de mayo de 2012

 

Una de las grandes peculiaridades políticas de Navarra es el carácter “cainita” que suele tomar cualquier cuestionamiento a la acción del Gobierno Foral. Sea cual sea la base de razonamiento, casi sin quererlo, uno se encuentra encasillado en uno de los bandos enfrentados, con el agravante de que, si por desgracia te ha tocado estar en el de “los malos”, no tardarás en ser estigmatizado con apoyar posiciones abertzales.

Así ha ocurrido en los últimos años con faraónicos proyectos infraestructurales que han costado miles y miles de millones de euros y que, obviamente, hoy no figurarían en la agenda de ningún responsable político. La autovía de Leizarán, el pantano de Itoiz, el Canal de Navarra, el auditorio-palacio de congresos Baluarte, el circuito de fórmula 1 de Los Arcos o el aparcamiento subterráneo en el centro histórico de la capital navarra son solo algunos de los ejemplos más destacables.

Especialmente significativa, en este sentido, fue la polémica en torno a esta última obra, ya que supuso la destrucción de valiosos restos históricos desde la fundación de Pamplona por las legiones romanas de Pompeyo hasta la actualidad. Fuera cual fuera la forma de pensar, la crítica al aparcamiento te situaba automáticamente en las filas de “la guerrilla urbana” y del “entorno radical”. Así lo repitió el recién nombrado secretario general del Partido Socialista de Navarra (PSN) Roberto Jiménez, entonces concejal y principal apoyo de Yolanda Barcina, presidenta del Gobierno Foral, alcaldesa en esos momentos y principal promotora del aparcamiento.

Solo como botón de muestra de las consecuencias que tenía “no seguir al abanderado” se puede citar el caso de Francisco Javier Zubiaur, que era director del Museo de Navarra. Tras criticar abiertamente y siempre desde un punto de vista estrictamente profesional y científico la obra, tuvo que presentar la dimisión del alto cargo que ocupaba.

Ahora, la historia se repite, con la diferencia de que, en vez de situar a los críticos al lado de ETA, se acusa a los discrepantes de participar en su proyecto de “unidad territorial” para el País Vasco. ¿El motivo?: defender que la conquista de Navarra por los Reyes Católicos, de la que ahora se cumplen 500 años, tenía como objetivo evitar su consolidación como reino independiente.

La conmemoración de este acontecimiento ha vuelto a dividir a la Comunidad Foral entre quienes aseguran que lo ocurrido en 1512 fue una anexión militar y quienes, por el contrario, afirman que esa conquista permitió a los navarros incorporarse de forma voluntaria a la unidad territorial de España. La polémica ha llegado al Parlamento autonómico y al Senado de la Nación, donde el 27 de marzo UPN y PSN aprobaron una moción denunciando la manipulación de este aniversario por parte de la “izquierda abertzale”.

En consecuencia, para celebrar uno u otro enfoque del mismo acontecimiento histórico se han formado sendas comisiones, una gubernamental, apoyada por UPN-PP-PSN, y otra alternativa, respaldada por la oposición. Ambas convocan actos políticos y académicos, ambas tienen sus propias agendas de celebraciones y ambas han puesto en marcha sus portales en internet. Sin embargo hay una significativa diferencia que no se debe despreciar: los programas oficiales se sufragan con el dinero de todos, cuando resulta más que evidente que no todos los navarros comulgan con el enfoque gubernamental.

Monolito a los defensores de Maya, dinamitado en 1931 y reconstruido en 1982. / Manuel Martorell

Este hecho ha quedado en evidencia al organizar dos congresos de Historia con proyección internacional e intención de presentar los últimos avances historiográficos sobre el polémico asunto. Pese a ello y solo por no coincidir con las tesis oficiales, destacados historiadores con novedosas y recientes investigaciones han quedado al margen de los certámenes financiados con el erario público.

Así ha ocurrido con Jon Oria, catedrático de la Universidad de Cambridge, y Álvaro Adot, que han estudiado la configuración del reino de Navarra como Estado renacentista; con los trabajos de contextualización internacional realizados por Xové Estévez y José Luis Orella, de la Universidad de Deusto. Pello Monteano, por su parte, ha encontrado documentos desconocidos sobre cómo vivieron aquellos hechos históricos los navarros de “a pie”, mientras que Tomás Urzainki ha aportado la proyección marítima que tenía el reino de Navarra y Mikel Sorauren, su vocación de ocupar un lugar en la Europa moderna como “Estado pirenaico”.

A ellos habría que añadir la aportación enciclopédica de Pedro Esarte y muchos otros nombres que tienen, como denominador común, no haber sido invitados a los congresos científicos organizados por el Gobierno de coalición UPN-PSN.

También es verdad que no es la primera vez que la conquista divide a la sociedad navarra. Ya ocurrió en 1922, cuando se conmemoraba el 400 aniversario del último intento de recuperar el reino por parte de la dinastía Albret. Derrotadas las fuerzas franco-navarras en la batalla de Noain en 1521, al año siguiente caía el último foco de resistencia en Maya (valle del Baztán). La Comisión de Monumentos de Navarra decidió levantar un monolito en homenaje a los últimos defensores de esta fortaleza, provocando una agria polémica entre quienes les consideraban “héroes” y quienes los calificaban de “traidores” a la unidad de España.

Entonces también se dio la circunstancia de que dirigentes socialistas se posicionaron contra el monumento junto a la derecha liberal, mientras que el jaimismo –nombre que recibía el influyente carlismo- cerró filas con los nacionalistas vascos en defensa del monolito, que fue dinamitado en un atentado terrorista dos meses después de haberse proclamado la II República Española.

http://www.cuartopoder.es/terramedia/la-conquista-de-1512-por-los-reyes-catolicos-vuelve-a-dividir-a-los-navarros/3233

Anuncios

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s